¿Se acerca un cambio rápido del campo magnético de la Tierra?

A lo largo de la historia del planeta Tierra, los polos magnéticos se han invertido muchas veces.

A lo largo de la historia del planeta Tierra, los polos magnéticos se han invertido muchas veces.

El campo magnético terrestre no sólo nos ayuda a encontrar el norte utilizando una brújula, sino que también nos protege de la peligrosa radiación que emana del Sol.

Desde hace tiempo los científicos saben que a lo largo de la historia del planeta Tierra, los polos magnéticos se han invertido muchas veces.

Ese proceso, del que se desconocen sus causas exactas y que se creía duraba miles de años, se inicia con un progresivo debilitamiento del campo magnético y culmina con la inversión de los polos.

Según algunos cálculos, las reversiones magnéticas han ocurrido con una frecuencia de 1 a 5 eventos cada millón de años.

Ahora, un estudio realizado por científicos de la Universidad de California en Berkeley (UCB) y la Universidad de Columbia, junto con investigadores franceses e italianos, ha concluido que la última inversión magnética que se produjo en la Tierra se dio hace 786.000 años y no se prolongó durante miles de años sino que se produjo en menos de un siglo.

Esa rapidez en la reversión geomagnética terrestre -por la que las posiciones del polo norte y sur magnéticos se intercambian- ha sorprendido a los responsables de la investigación, publicada en la revista Geophysical Journal International, que señalan que el cambio se dio “en lo que dura una vida humana”.

Inversión de los polos

El campo magnético terrestre es resultado de la interacción de los núcleos interno y externo del planeta y de la rotación terrestre.

El campo magnético terrestre es resultado de la interacción de los núcleos interno y externo del planeta y de la rotación terrestre.

El campo magnético terrestre es resultado de la interacción de los núcleos interno y externo de nuestro planeta -compuesto el primero por hierro en estado sólido y el segundo por una aleación líquida de hierro y níquel- junto con el movimiento de rotación terrestre.

Ello crea un proceso de dinamo que convierte la Tierra en un enorme imán.

Por razones que no están claras, la intensidad de campo magnético terrestre varía y cada cientos de miles de años, los polos magnéticos se invierten, en un proceso que deja su huella en las rocas.

Cuando, por ejemplo, la lava se enfría, partículas de óxido de metal quedan “congeladas” en la dirección del campo magnético existente, lo que permite que los científicos puedan saber la posición de los polos en un momento determinado examinando y datando muestras de esa lava.

Ahora, estudiando los sedimentos de un antiguo lago expuestos en la cuenca Sulmona de los montes Apeninos, al este de Roma, en Italia, los científicos de la UCB han podido constatar que la última inversión de los polos de nuestro planeta se produjo en menos de 100 años.

Debido a que los sedimentos del lago se depositaron a una velocidad alta y constante durante un período de 10.000 años, los científicos pudieron datar la inversión magnética en aproximadamente 786.000 años.

Esta fecha es mucho más precisa que la obtenida por estudios anteriores, que situaban la reversión hace entre 770.000 y 795.000 años.

Incertidumbre

Las auroras polares se producen cuando cuando una eyección de masa solar choca con la magnetosfera terrestre.

Las auroras polares se producen cuando cuando una eyección de masa solar choca con la magnetosfera terrestre.

“Lo más interesante de nuestro estudio fue poder constatar que el campo magnético de la Tierra puede cambiar muy rápidamente. Imaginábamos que podía suceder pero no contábamos con los datos que lo corroboraran”, explica en conversación con BBC Mundo Paul Renne, profesor de geología en la UCB y unos de los coautores del estudio.

“Como el cambio que estudiamos es bastante reciente, podemos observar con mucho detalle cómo sucedió. El problema es que no sabemos si cada vez que se da un cambio de polaridad ocurre de la misma manera. Así que no sabemos si el próximo cambio va a ser más lento, igual o más rápido que el que hemos analizado”.

Según Renne, las reversiones de los polos vienen precedidas por un periodo de inestabilidad que puede prolongarse entre 2.000 y 5.000 años.

La transición final, cuando el campo magnético se invierte del todo, es lo que puede suceder en un periodo inferior a un siglo, según el científico.

Renne señala que en la actualidad se está produciendo un debilitamiento del campo magnético terrestre que es diez veces más rápido del habitual.

Eso ha llevado a que algunos investigadores se planteen si se acerca un nuevo cambio de polaridad en nuestro planeta.

“Si es similar al que se dio hace 786.00 años, puede ser que estemos entrando en el periodo de inestabilidad que pude prolongarse durante miles de años. Pero no estamos seguros de que eso vaya a ser así. Es por eso que debemos considerar la posibilidad de que la inversión ocurra de manera muy rápida”, apunta Paul Renne.

Peligros

Los cambios en el magnetismo terrestre podrían tener consecuencias en las infraestructuras eléctricas del planeta.

Los cambios en el magnetismo terrestre podrían tener consecuencias en las infraestructuras eléctricas del planeta.

¿Qué consecuencias tendría para la vida en la Tierra una inversión de los polos magnéticos?

“Los cambios en el magnetismo terrestre podrían tener consecuencias en las infraestructuras eléctricas del planeta y también, por ejemplo, en los instrumentos de navegación”, señala el geólogo.

“Además, también se podrían producir consecuencias en la naturaleza, ya que sabemos que muchos animales, como los pájaros, la ballenas o las abejas, utilizan el campo magnético para orientarse”.

Otros investigadores advierten que si durante el proceso de inversión de los polos el campo magnético se debilitara excesivamente o incluso desapareciera, aunque sólo fuera durante un corto perido de tiempo, perderíamos nuestra protección contra la radiación solar y los rayos cósmicos, lo que podría afectar la vida en nuestro planeta, ya que estos pueden producir mutaciones genéticas.

La cuestión, según Paul Reene, es que los científicos saben que no se trata de un ciclo que se dé con regularidad, por lo que “no podemos predecir cuándo sucederá“.

Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/11/141111_ciencia_campo_magnetico_terrestre_inversion_jg?ocid=socialflow_facebook

La Tierra se “salvó” en 2012 de una potente llamarada solar

Fue el 23 de julio. Si hubiera ocurrido 9 días antes habría impactado sobre la Tierra, según científicos de EE.UU.
Rey Sol. La llamarada del 23 de julio de 2012, tal como la captaron investigadores estadounidenses./ NASA

Rey Sol. La llamarada del 23 de julio de 2012, tal como la captaron investigadores estadounidenses./ NASA

Un potente estallido solar que podría haber dañado gravemente los sistemas eléctricos e inutilizado los satélites rozó la Tierra en el año 2012, según han anunciado este miércoles científicos estadounidenses. La llamarada solar habría causado estragos en el campo magnético de la Tierra, con una afectación similar a la del caso Carrington de 1859, la mayor tormenta solar detectada en nuestro planeta. En aquella ocasión, el impacto tumbó el sistema de telégrafos de Estados Unidos, según la física de la Universidad de Berkeley Janet Luhmann.

“Si (el estallido de 2012) hubiera impactado en la Tierra, probablemente habría sido como el de 1859, pero hoy el efecto sobre toda nuestra tecnología moderna habría sido espectacular”, explica Luhmann en un comunicado. Un estudio del año 2013 estimó que una tormenta solar como la de 1859 representaría hoy un impacto de 2,6 billones de dólares sobre la economía global.

El masivo estallido de viento solar y de campos magnéticos salió disparado del Sol el 23 de julio de 2012 y habría impactado directamente contra la Tierra si se hubiera producido nueve días antes, según los cálculos de Luhmann.

Las llamaradas solares impulsaron hacia el sur campos magnéticos que habrían afectado al campo magnético norte de la Tierra, provocando un giro en las corrientes eléctricas que habrían hecho que los transformadores eléctricos se incendiaran. Las interferencias magnéticas también habrían afectado a los sistemas posicionamiento por satélite como los GPS.

El estudio completo sobre este estallido solar que pudo haber sido grave para los humanos fue detectado por la nave STEREO de la NASA y se publicó en la revista Nature Communications.

Referencias:

http://rt.com/usa/solar-blast-devastated-earth-2012-161/

http://www.clarin.com/sociedad/Tierra-salvo-potente-llamarada-solar_0_1106289482.html

http://news.nationalpost.com/2014/03/20/earth-narrowly-missed-being-crisped-by-solar-flares-in-2012/

http://www.natureworldnews.com/articles/6384/20140319/suns-perfect-storm-narrowly-missed-earth-but-could-have-wrecked-havoc.htm

Fuente:

http://www.nature.com/ncomms/2014/140318/ncomms4481/full/ncomms4481.html

El campo magnético del Sol está a punto de invertir su polaridad

12/11/2013 de la Universidad de Stanford

Un grupo de físicos de la Universidad de Stanford han señalado que el campo magnético del Sol, la estrella que hace posible la vida en la Tierra, está a punto de invertir su polaridad.

Cada 11 años en promedio nuestra estrella madre se somete a un cambio de imagen completa cuando la polaridad de su campo magnético (el norte y el sur magnéticos) se voltea. Los efectos de este evento se sienten a gran escala por la totalidad del Sistema Solar.  Aunque el mecanismo interno que impulsa el cambio no se entiende completamente, los investigadores del Wilcox Solar Observatory de Stanford han observado el campo magnético del Sol desde el año 1975 y estudian este proceso en la superficie de la estrella.

La nueva polaridad se desarrolla durante todo el ciclo solar durante 11 años aproximadamente. Transcurrido este tiempo, las manchas solares (áreas de intensa actividad magnética) se extienden y, poco a poco, de forma gradual el campo magnético migra desde el ecuador hacia uno de los polos del Sol, sin llegar al alcanzarlo del todo.

campo magntico sol

“A medida que la polaridad se desplaza hacia el polo, erosiona lo existente, la polaridad opuesta”, ha afirmado Todd Hoeksema, un físico solar en Stanford y director del Wilcox Solar Observatory. El campo magnético se reduce progresivamente a cero y provoca rebotes con la polaridad opuesta.

El efecto más llamativo de este evento es que la zona de influencia del Sol (llamada heliopausa) se amplía y el viento solar pasa las sondas Voyager de la NASA y se acerca a la frontera con el espacio interestelar. El Sol alcanzará el pico de su actividad durante la inversión del campo magnético y verá incrementadas sus erupciones solares y eyecciones de masa.

El cambio en el campo magnético del Sol y las ráfagas de partículas cargadas pueden interactuar con el propio campo magnético de la Tierra, de manera que puede provocar una notable aparición de auroras. El efecto negativo que puede ocasionar el cambio es que los sistemas electrónicos, los satélites GPS y las redes de distribución de energía pueden verse afectados.

Hoeksema y sus colegas también han detectado que la fuerza de los campos magnéticos en los polos medida hace dos o tres años fueron sólo la mitad de lo que se considera el mínimo solar. Esto indicó que el próximo ciclo solar será más débil.

[Noticia completa]

Visto enhttp://observatori.valencia.edu

Bjorn Carey, Stanford News Service: (650) 725-1944, bccarey@stanford.edu

¿Puede haber una llamarada solar que destruya la Tierra?

  • En la Estación Espacial Internacional los astronautas tienen un refugio para protegerse durante las tormentas solares.
  • Las tormentas afectan fundamentalmente a los satélites; para prevenir sus efectos se cambian de posición o se apagan.
Tormenta solar / NASA

Tormenta solar / NASA

Partículas solares lanzadas al espacio a miles de kilómetros por segundo, llamaradas potentes, máxima actividad, tormentas electromagnéticas que pueden causar problemas en los sistemas de comunicación… El clima espacial preocupa, y mucho, máxime teniendo en cuenta que nos acercamos al pico de actividad solar de este ciclo de 11 años.

Pero los científicos de la NASA dejan claro que no hay por qué preocuparse: incluso las llamaradas solares más potentes son incapaces de destruir la Tierra. Y es que, tal y como recuerdan, estos ciclos solares se han producido durante milenios y nunca ha habido llamaradas solares asesinas.

Sin embargo, recuerdan que esto no quiere decir que no afecte en nada. El hecho de que la llamarada solar no llegue a la tierra no quiere decir que las partículas solares y la radiación electromagnética que se expulsan con estas llamaradas no nos afecten, aunque no atraviesen la atmósfera.

Así, la NASA recuerda que, en un mundo cada vez más tecnológico, en el que todos utilizamos teléfonos móviles y GPS para orientarnos, no sólo en nuestros coches sino también en la navegación aérea e incluso en relojes extremadamente precisos para las transacciones financieras, el clima espacial es un asunto que se tiene muy en cuenta.

Porque sí es cierto que una tormenta electromagnética (solar) puede inutilizar los satélites de comunicación o provocar apagones de radio, con los trastornos que esto puede ocasionar. Puede, por ejemplo, perturbar la transmisión de señales de un GPS a la tierra. Por eso, lo normal es que se utilicen sistemas de prevención, exactamente igual que se hace cuando hay aviso de huracanes.

Así, como los que más se pueden ver afectados son los satélites, lo normal es que se les cambie de posición para que la tormenta no les atrape o bien se apagan todos sus sistemas electrónicos momentáneamente. En el caso de, por ejemplo, los astronautas de la Estación Espacial Internacional, estos tienen un refugio dentro de la estación que les sirve de protección y jamás se programan paseos espaciales si está previsto que la llamarada o la tormenta vaya en su dirección.

Fuentehttp://www.teinteresa.es/

El centro de la Tierra está tan caliente como el Sol

El núcleo interno de la Tierra es cristalino.

El núcleo interno de la Tierra es cristalino.

Nuevos cálculos sugieren que el núcleo interno de la Tierra está mucho más caliente de lo que sugerían experimentos anteriores, a una temperatura de 6.000 grados centígrados, más o menos tan caliente como la superficie del sol.

El núcleo sólido de hierro es cristalino y está rodeado por el núcleo externo que es líquido y está en movimiento, lo cual genera el campo magnético terrestre.

Pero la temperatura a la cual ese cristal del núcleo sólido se puede formar ha sido motivo de debate durante mucho tiempo.

Un nuevo experimento usó rayos X para sondear pequeñas muestras de hierro bajo una extraordinaria presión con el objetivo de examinar cómo esa materia cristalina se forma y se funde. Los resultados fueron publicado en la revista especializada Science.

El análisis de las ondas sísmicas registradas tras los terremotos en todo el mundo puede proporcionar mucha información sobre el grosor y la densidad de las capas de la Tierra, pero no pueden indicar su temperatura.

Eso debe ser calculado en un laboratorio o a partir de modelos informáticos que simulan el interior de la Tierra.

Buscando un acuerdo

Las mediciones de principios de los años 90 de las “curvas de fundido” del hierro, a partir de las cuales se puede deducir la temperatura del núcleo interno, sugerían una temperatura de unos 5.000 grados centígrados.

Tenemos que darles respuestas a los geofísicos, a los seismólogos, a los geodinámicos; necesitan ciertos datos con los que alimentar los modelos informáticos”

Doctora Agnes Dewaele

“Entonces era sólo el principio de este tipo de mediciones así que fueron una primera estimación para determinar la temperatura dentro de la Tierra”, dijo Agnes Dewaele, de la agencia de investigación francesa CEA, coautora de la nueva investigación.

“Otros investigadores hicieron otras mediciones y cálculos por computadora y no se llegó a ningún acuerdo. No es bueno para nuestro campo estar en mutuo desacuerdo”, le dijo a la BBC.

Determinar la temperatura del núcleo es crucial para todo un número de disciplinas que estudian distintas regiones del interior de nuestro planeta a las que nunca tendremos un acceso directo y que guían nuestro conocimiento para todo, desde los terremotos hasta el campo magnético de la Tierra.

“Tenemos que darles respuestas a los geofísicos, a los seismólogos, a los geodinámicos; necesitan ciertos datos con los que alimentar los modelos informáticos”, dijo la doctora Dewaele.

Visión con rayos X

Por eso su equipo acaba de reconsiderar esos más de 20 años de mediciones utilizando las instalaciones del European Synchrotron Radiation Facility, que tiene una de las fuentes de rayos X más intensas del mundo.

Ahora todo concuerda

Doctora Agnes Dewaele

Para replicar la enorme presión sobre el límite del núcleo terrestre, que es más de un millón de veces mayor que la presión a nivel del mar, usaron un artilugio llamado en inglés “diamond anvil cell”, esencialmente, una muestra minúscula de hierro sostenida entre las puntas de dos diamantes sintéticos de precisión mecanizada.

Una vez que las muestras fueron sujetas a altas presiones y a altas temperaturas usando un láser, los invetigadores usaron rayos X para realizar una “difracción”, es decir, para hacer rebotar los rayos X sobre el núcleo de los átomos del hierro y ver cómo cambiaba el patrón a medida que el hierro cambiaba de sólido a líquido.

Esos patrones de difracción ofrecen información sobre los estados del hierro parcialmente fundido, que es lo que el equipo cree que los primeros investigadores midieron en sus primeros experimentos.

Los científicos ahora sugieren una temperatura del núcleo interno de 6.000 grados, pero lo importante, según la doctora Dewaele, es que “ahora todo concuerda”.

Fuentehttp://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/04/130425_ciencia_tierra_tempertaura_ig.shtml

Algo inesperado está ocurriendo en el Sol

El año 2013 se supone que será el año del máximo solar; es decir, el pico del ciclo solar de 11 años. Sin embargo, 2013 ha llegado y la actividad solar es relativamente baja. La cantidad de manchas solares está muy por debajo de los valores registrados en 2011, y las poderosas erupciones solares han sido poco frecuentes durante muchos meses.

Esta tranquilidad ha llevado a algunos observadores a preguntarse si las predicciones han errado el blanco. El físico solar Dean Pesnell, del Centro Goddard para Vuelos Espaciales (Goddard Space Flight Center, en idioma inglés), tiene una explicación diferente:

“Este es el máximo solar”, sugiere. “Pero es diferente de lo que esperábamos, ya que posee doble pico”.

Un nuevo vídeo ScienceCast explora el comportamiento desconcertante del Ciclo Solar 24 en curso. La gráfica muestra el promedio de manchas solares mensuales.

La sabiduría popular sostiene que los cambios en la actividad solar van de un lado a otro como si fueran un péndulo. En un extremo del ciclo hay un tiempo tranquilo con pocas manchas solares y llamaradas. En el otro extremo, el máximo solar presenta un alto número de manchas solares y también de tormentas solares. Es un ritmo regular que se repite cada 11 años.
La realidad, sin embargo, es más complicada. Los astrónomos han contado las manchas solares desde hace siglos, y han visto que el ciclo solar no es perfectamente regular. Por un lado, el conteo de las oscilaciones entre el máximo y el mínimo puede tardar de 10 a 13 años en completarse; además, la amplitud del ciclo solar varía. Algunos máximos son muy débiles; otros, muy fuertes.

Pero Pesnell señala otra complicación: “Los dos últimos máximos solares, que tuvieron lugar alrededor de 1989 y 2001, produjeron no uno sino dos picos”. La actividad solar subía, luego bajaba un poco para subir de nuevo, realizando de este modo un mini-ciclo de alrededor de dos años.

Lo mismo podría estar ocurriendo ahora. El conteo de las manchas solares ascendió en 2011, cayó en 2012, y Pesnell espera que rebote de nuevo en 2013: “Me siento confiado al decir que otro pico ocurrirá en 2013 y posiblemente continuará hasta el año 2014″, predice.

Otra curiosidad del ciclo solar es que los hemisferios del Sol no siempre alcanzan el pico al mismo tiempo. En el ciclo actual, el sur ha quedado rezagado respecto del norte. El segundo pico, si se produce, probablemente ocurrirá con el hemisferio sur tratando de emparejarse, con un aumento de la actividad al sur del ecuador del Sol.

shortfall_spanish

Las recientes cantidades de manchas solares están por debajo de las predicciones. Crédito: Dr. Tony Phillips & NOAA / SWPC

Pesnell es un destacado miembro del Panel de Predicción del Ciclo Solar (Solar Prediction Cycle Panel, en idioma inglés) de la NOAA/NASA, un grupo prestigioso de físicos solares que se reunieron en 2006 y 2008 con el fin de pronosticar el próximo máximo solar. En ese momento, el Sol estaba experimentando su más profundo mínimo en casi un centenar de años. La cantidad de manchas solares se situaba cerca de cero y la actividad de erupciones de rayos X se mantuvo plana durante períodos de meses. Reconociendo que los mínimos profundos suelen ir seguidos de máximos débiles, y reuniendo muchas otras evidencias que permiten realizar predicciones, el panel emitió esta declaración:

“El Panel de Predicción del Ciclo Solar 24 ha llegado a un consenso. El panel ha decidido que el próximo ciclo solar (Ciclo 24) estará por debajo de la media respecto de su intensidad, con un máximo número de manchas solares de 90. Teniendo en cuenta la fecha del mínimo solar y la intensidad máxima estimada, se espera que el máximo solar se produzca en mayo de 2013. Cabe destacar que esta no es una decisión unánime, pero una mayoría del panel está de acuerdo“.

Dado el tranquilo estado de la actividad solar en febrero de 2013, un máximo en mayo parece ahora poco probable.

“Podríamos estar viendo lo que sucede cuando usted predice un solo máximo y el Sol responde con un doble pico”, comenta Pesnell.

Por cierto, Pesnell observa una similitud entre el Ciclo Solar 24, que está en marcha ahora, y el Ciclo Solar 14, que tuvo un doble punto máximo durante la primera década del siglo XX. Si los dos ciclos son en realidad gemelos, ” significaría un pico a finales de 2013 y otro en 2015″.
Nadie sabe a ciencia cierta lo que el Sol va a hacer en el futuro. Sin embargo, parece probable que el final del año 2013 podría ser mucho más animado que el principio.

Créditos y Contactos
Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips     Traducción al Español: Ramiro Franco Hernández
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Juan C. Toledo

Más información en http://ciencia.nasa.gov/ciencias-especiales/01mar_twinpeaks/

Visto en: www.tiempo.com

Anillo de radiación rodeó la Tierra durante un mes

Según un estudio, fue aniquilado por una onda de choque proveniente del Sol.

In September, a third ring appeared between the two known Van Allen radiation belts that girdle the Earth thousands of miles above. Credit: Johns Hopkins Univ. Applied Physics Laboratory/Univ. of Colorado Boulder Laboratory for Atmospheric and Space Physics

In September, a third ring appeared between the two known Van Allen radiation belts that girdle the Earth thousands of miles above. Credit: Johns Hopkins Univ. Applied Physics Laboratory/Univ. of Colorado Boulder Laboratory for Atmospheric and Space Physics

Los cinturones de Van Allen son bandas magnéticas que rodean nuestro planeta a apenas miles de kilómetros sobre nuestras cabezas y que lo protegen de la radiación atrapando las partículas cargadas procedentes del Sol.

Durante cincuenta años, se ha creído que solo existían dos anillos de partículas de este tipo, pero los científicos se han llevado una sorpresa: Un nuevo anillo de radiación se formó alrededor de la Tierra a principios de septiembre de 2012 y persistió durante un mes antes de ser “aniquilado” por una poderosa onda de choque proveniente del Sol, según un estudio publicado en Science.

Los anillos de Van Allen fueron observados por primera vez en 1958 por el científico americano James Van Allen. Cuando los rayos cósmicos golpean la atmósfera terrestre se descomponen creando lluvias de partículas. Tanto las partículas originales procedentes del Sol o del espacio exterior como estas «lluvias» son capturadas por estos cinturones, formando anillos en los lugares donde son atrapadas por el campo magnético terrestre.

El pasado agosto, la NASA envió una misión, las sondas gemelas Van Allen, para aprender más sobre estos cinturones, ya que las enormes cantidades de radiación que crean plantean serios riesgos para los satélites en órbita geoestacionaria. Un nuevo análisis de los datos obtenidos por las sondas por parte de Dan Baker, autor del estudio e investigador de la Universidad de Colorado, descubrió la formación del tercer cinturón. «Resultaba tan raro que pensé que había un fallo en el instrumento (que recogía los datos)», recuerda Baker. «Pero vimos las mismas cosas en cada nave, así que tuvimos que llegar a la conclusión de que era real».

Los datos enviados a la Tierra por las sondas durante el mes de septiembre inicialmente mostraban solo dos bandas magnéticas, las esperadas, pero después de unos pocos días, apareció una tercera banda de electrones menos compacta. El fenómeno persistió hasta la tercera semana de septiembre, cuando empezó a languidecer hasta que un «bombazo» llegado del Sol prácticamente lo «aniquiló».

Visto en: http://www.elintransigente.com

Fuente: http://www.sciencenews.org/view/generic/id/348664/description/Radiation_ring_around_Earth_mysteriously_appears_then_dissipates