¿El “matrimonio” homosexual y el aborto son derechos humanos? Responden expertos

Luego de una exitosa gira en Perú en la que lograron “desenmascarar” la ideología de género, los politólogos argentinos Agustín Laje y Nicolás Márquez explicaron por qué el mal llamado “matrimonio” homosexual y el aborto no pueden ser considerados derechos humanos.

Los coautores del bestseller de Amazon “El Libro Negro de la Nueva Izquierda” conversaron con ACI Prensa durante su gira del 12 al 17 abril en la que asistieron a un debate, tres universidades, el Congreso de la República, dos conferencias abiertas al público, y en la que recibieron a cerca de medio centenar de medios de comunicación.

Un total de 1500 personas asistieron a sus conferencias que sirvieron para mostrar que la ideología de género es una nueva careta del movimiento político de izquierda al que denominan “neomarxismo”.

“Matrimonio” homosexual

El joven politólogo y escritor, Agustín Laje, explicó que el “matrimonio homosexual” no es un derecho humano, sino “una avanzada político-ideológica en el terreno de la lengua para deformar lo que matrimonio significa”.

El autor explicó que la palabra matrimonio proviene del latín mater, es decir, “de la capacidad de ser madre, de la potencia de engendrar que tiene el matrimonio como institución social”.

Por su parte, el abogado, politólogo y escritor, Nicolás Márquez, añade que el matrimonio no puede ser homosexual “porque el matrimonio por definición es un vínculo en donde está la potencialidad de ser madre”.

Complementando lo dicho por su colega, Márquez dijo que la raíz latina mater (de donde proviene la palabra matrimonio) viene a su vez de “matris”, la cual está “relacionada al útero y la concepción”.

En ese sentido, indicó que “la maternidad es un requisito inherente al matrimonio”.

“Es cierto que un matrimonio heterosexual no necesariamente puede tener hijos o porque tienen alguna disfunción orgánica, no lo desean o por cuestión de edad. Es cierto, no necesariamente del matrimonio habrán hijos, pero sí está la potencialidad de la maternidad”, aseguró.

Sobre la unión homosexual dijo que “no puede ser un matrimonio”, porque existe en ella una “potencialidad para la maternidad nula”.

“Llámenle X pero ya no es un matrimonio”, precisó.

Además, Márquez explicó para el Estado hay un interés real y práctico para legislar en favor del matrimonio, porque este “es una institución de orden público”.

“Del matrimonio proviene la prole, que son criaturas indefensas y que solamente pueden estar a merced de los padres. El Estado sabe que esa es la futura generación de una comunidad política, entonces éste subsidiariamente protege a un niño en situación de desamparo, pero además le otorga a los cónyuges y a los padres derechos y obligaciones entre sí”, destacó.

Sobre aquellos que acusan de “discriminación” el no permitir casarse a personas con atracción del mismo sexo, Márquez dijo que esto es falso.

“Puede que sea una discriminación, pero es una discriminación justa. La discriminación no es algo malo en sí. Por ejemplo, ¿un ciego le puede pedir al Estado un carné de conducir? El Estado no le tiene que dar al ciego el carné porque esa persona tiene una discapacidad que le impide manejar. ¿Es el Estado discriminador ‘ciegofóbico’? ¿Soy yo ‘ciegofóbico’ por sostener que esta decisión es sensata? No, es decir, no es una discriminación injusta”, afirmó.

En ese sentido, expresó que lo que sí debe hacer el Estado “es respetar a aquel que quiere vivir con alguien de su mismo sexo y llevar adelante un proyecto de vida, tenga plena libertad de hacerlo. Sin embargo, pretender derechos que la naturaleza les niega es atentar contra el sentido común y toda noción de orden natural”.

Adopción homosexual

Sobre la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo, el abogado indicó que cuando la unión homosexual busca fabricar artificialmente qué es un matrimonio –aunque no lo sea objetivamente– y el Estado lo permite, esa pareja tendrá los derechos inherentes al vínculo matrimonial, entre estos, el de adoptar.

“Ya no se trata de la intimidad de dos personas sino que se está afectando a terceros”, aseguró.

Márquez dijo que la adopción no es solo el derecho de una pareja, sino “el derecho de una pareja subordinado a los derechos e intereses del niño”.

Tanto es así que no siempre una pareja puede adoptar un niño, porque puede ser que algunos de los esposos tengo uno o varios problemas que se lo impidan o no cumplan con los requisitos, afirmó.

Márquez dijo que cuando el Estado no permite una adopción, eso no lo convierte en un agente “discriminador o ‘heterofóbico’”, porque el “niño debe ser ambientado en una réplica de aquello que le fue quitado por circunstancias de la propia vida, que es una familia conforme vino al mundo”.

El experto indicó, reafirmando las tesis y estadísticas descritas en su libro, “que los niños que han sido educados y formados por parejas homosexuales, tienen mayor tendencia a la homosexualidad, crisis de angustia, de identidad, depresión”, etc.

“Hay estadísticas incipientes porque este experimento es nuevo, de que además, al niño no le sale gratis satisfacer los caprichos de una pareja que quiere parodiar una relación heterosexual adoptando a un tercero”, sentenció.

El aborto

Sobre el tema del aborto, el politólogo Agustín Laje aseguró tajantemente que “no puede ser un derecho humano en cuanto el primer derecho humano es el de vivir”.

“Alguien que no tiene vida no tiene ningún tipo de derecho. Por eso, en una escala, es lo primero que tenemos que salvaguardar”.

Laje ratificó que aquellos que defienden la vida del niño por nacer, no aseguran que en el vientre de la madre hay vida “solo porque lo dice la Biblia”, sino porque la ciencia lo dice.

“Aquello que la mujer lleva en su vientre tiene un ADN distinto al de la madre, es una vida independiente que parte de su ciclo vital se encuentra en el vientre materno por un periodo de 9 meses. Como luego estará en una cuna y seguirá siendo parte de la vida de la madre, a tal punto que ésta tiene que hacer un trabajo multiplicado exponencialmente a lo que tenía que hacer antes, porque ahora tiene que hacer cambio de pañales, darle leche, etc”, resaltó.

Laje destaca –reafirmando las tesis de su libro– que la ciencia ha encontrado que allí hay un ser independiente: “¿Qué tipo de ser? ¿Es un perrito que después se convierte en humano cuando sale del útero? No, es un ser humano”.

Por su parte, Nicolás Márquez añadió que tanto la ciencia como la razón indican que un bebé en gestación “es un cuerpo diferente del de la madre. Ni siquiera es un ser humano en estado potencial, sino que es un ser humano actual que tiene mucho potencial, porque tiene toda la vida por delante”.

Laje expresó que los abortistas intentan convencer a través del lenguaje que el aborto es un derecho. Asimismo, denunció que los grupos afines a la ideología de género, como el feminismo radical, buscan realizar una “transmutación de lo que las palabras significan”.

Ejemplificando, el joven escritor indicó que lo que hoy se llama “interrupción del embarazo” no es tal como se plantea, porque estas palabras deberían significar en la realidad un “cese momentáneo de una actividad para que se reanude luego”.

“¿Se interrumpe el embarazo o se mata una vida? La muerte no vuelve a ser vida. La muerte es el acto final de la vida”, aseguró.

En ese sentido, Márquez añadió que el aborto no solamente es un crimen, sino que es un crimen agravado por dos circunstancias: “primero porque la víctima tiene imposibilidad absoluta de defenderse y segundo porque la víctima es tu hijo”.

Finalmente, el politólogo indicó que “los ideólogos de género, todos abortistas, se preocupan por la mujer golpeada, pero quieren que la mujer mate al hijo. Una cosa bastante contradictoria”.

“Desde el punto de vista racional el aborto es indefendible. Por eso los abortistas siempre apelan a argumentos distractivos como ‘la capacidad de elegir’, ‘interrupción del embarazo’ o argumentos sentimentales”, concluyó.

Para adquirir El Libro Negro de la Nueva Izquierda ingrese AQUÍ.

Pedagoga sueca: “Enseñar ideología de género es negativo porque es ideología”

Inger Enkvist, 64 años, hispanista sueca y pedagoga, parece conocer el secreto del éxito en educación, y pone el ejemplo de Finlandia o de Singapur. Autora de un libro emblemático, La buena y la mala educación, tiene claro que los niños deben tener derechos y deberes, pero también límites.

Y que tan importante como los conocimientos que se imparten en las aulas, es el entorno familiar, ya que la educación es un “todo” en el que son cruciales los valores familiares.

Así se lo explica a Actuall durante su visita a España para impartir varias conferencias sobre educación en diferentes colegios, como el Stella Maris College & Prep School de Madrid.

¿Quién debe criar al niño la guardería o la madre?

Creo que las dos partes deben educar al niño, pero la responsabilidad la tienen los padres.

Pero no están…

Lo que ocurre es que hoy en día los padres tienen que trabajar. Por eso, tiene que haber un equilibrio. Tampoco creo que sea bueno que los hijos estén ocho horas en la guardería.

¿Qué generación va a salir de una Europa en la que las madres no están en casa cuando llega el niño?

Con las guarderías, los niños aprenden un poco de la vida social y a convivir con otros niños. Y, en los casos, en aquellas familias en las que no hay mucha idea de educar a sus hijos, las maestras de Infantil educan un poco mejor en lo técnico, pero lo que está en peligro es el vínculo emocional entre padres e hijos.

¿Por qué es importante el vínculo emocional?

Ahora los psicólogos dicen que eso de identificarse sólo con una persona y, en primer lugar, con la madre es muy importante para empezar a sentirse como persona. Pero, a la vez, hay un momento en que deben saber separarse de la madre.

Las madres no sólo transmitían la vida sino también la cultura pero ahora ya no lo hacen, ¿la tele y las redes han sustituido a las madres?

Sí. Lo reconoce todo el mundo. Los padres vienen de trabajar y están muy cansados, y piensan que si los hijos están entretenidos un rato con estos dispositivos, hay paz un rato. Así los padres descansan y luego ya preparan la cena, pero esto no es lo ideal. Lo ideal es que los padres estuvieran casa sobre las cuatro de la tarde para que pudieran hablar con sus hijos. Formar un conjunto y que los hijos sientan que tienen un sitio en ese conjunto.

¿En qué consiste una buena educación para usted?

La escuela tradicional estaba centrada en el conocimiento al mismo tiempo que mandaban tareas o ponía controles. A través de las tareas y la disciplina intelectual, los niños aprendían mucho. Porque aprendían a respetar a los compañeros, a proponerse metas y hasta a comportarse bien. Es decir,  los profesores enseñaban habilidades éticas e incluso estéticas de cómo contestar, realizar una tarea, escribir, etc.

En la superficie la escuela sólo se preocupaba por lo intelectual, pero en la práctica esto no funcionaba si había ruido en clase, si había alumnos más rebeldes o si había tipo de problema con los padres. Por eso es difícil que los profesores mantengan todas esas cosas. Sin embargo, ahora hay jóvenes que no saben ni lo qué quieren ni a dónde van.

“Ahora los jóvenes pueden pasar por un sistema educativo y no salir educados”

¿Qué es para usted una persona bien educada?

La que tiene amplios conocimientos generales, un buen lenguaje, capaz de reflejar cualidades éticas y estéticas. Creo que en otras épocas cuando decíamos que una persona era educada pensábamos que era una persona que o bien estudiaba en Bachillerato o que estaba en la Universidad. Suponíamos que con los conocimientos venían una serie de cualidades de respeto, de cortesía y de saber moverse por el mundo. Todo esto era una persona educada, pero ahora los jóvenes puedan pasar por un sistema educativo y no salir educados. Y en parte porque nadie se atreve a poner límites.

“A los niños les dejaría usar móviles pero con control. Pondría un tiempo: de ésta hora a ésta puedes utilizarlo”

Dice usted que lo que el alumno necesita antes de la ESO es lengua, matemáticas, geografía, historia… y que Internet les despista. Pero los chicos están todo el día con el móvil..

Es verdad que ahora se necesita saber manejar un móvil o una tablet, pero eso se aprende rápido. Sin embargo, aprender matemáticas o historia es un proceso prolongado en el tiempo.

Por ello, lo que debemos proteger es el proceso de aprendizaje a largo plazo. De ahí, que exista la escuela y que estudien año tras año, porque es un proceso largo. Y si le robamos tiempo a los alumnos con los ordenadores o las tablets permitimos que se robe tiempo a sí mismos y no van a completar el ciclo de conocimiento que está previsto para cada edad.

Entonces, ¿qué tipo de controles deben seguir los padres con este tipo de dispositivos?

Yo pondría un tiempo. Es decir, de ésta hora a ésta puedes utilizarlo. Sé que es fácil decirlo y que es una lucha diaria de muchos padres, pero es imprescindible.

Los europeos de ahora tienen muy poco vocabulario y menos ideas. ¿Deberían leer más a Andersen, Verne, o Enid Blyton?

Creo que es difícil tener menos ideas, pero sí les cuesta más articular sus ideas. La articulación de las ideas es una manera de llegar más lejos.  Por eso, tener un buen vocabulario tiene conexión con el desarrollo.

¿Cómo transmitir conocimientos y valores en la era del relativismo?  

Hay que intentarlo y no darse por vencido de antemano. También hay que prepararse mucho como profesor para crear buenos contenidos y ejercicios, hay que seguir formándose para tener argumentos.

¿Por qué dice vd. que los ‘coles’ son guarderías para adolescentes?

Porque si no se exige nada y si los alumnos no adquieren el nivel que deben tener en cada curso, esos alumnos simplemente estarán cruzado de brazos. En este escenario, los profesores lo único que pueden hacer es esperar a que pase el día.

¿De qué manera se puede animar a los niños que no son tan brillantes?

A los alumnos menos brillantes, hay que prestarles mucha atención en los dos primeros años de Primaria. Si aprenden bien a leer y a escribir tienen un instrumento para captar de lo que viene después.

Por otro lado, a la edad de 12 o 13 se pueden ofrecer itinerarios para que cada uno pueda encontrar aquello que mejor encaje con lo que quiere hacer. Intentar que todo el mundo estudie más o menos lo mismo es una esperanza vaga. Debemos ofrecer opciones.

¿Y a los que sí que lo son?

Una formación con más contenido teórico, porque en estos momentos no existe.

“La gente no va a la universidad para formarse, sino para obtener el certificado para trabajar”

Cree que la universidad se ha equivocado al convertirse en una agencia de colocaciones en lugar de un centro de saberes…

El problema está en la ideologización de la universidad. La gente no va a la universidad para formarse, sino para obtener el certificado para trabajar. Durante mi visita en Madrid, he estado visitando una facultad de la Universidad Complutense y me he dado cuenta de que muchos jóvenes estudian carreras para alzar su voz e incluso para imponer sus ideas. Me llamó mucho la atención que daban su opinión, pero no escuchaban las respuestas.

¿Por qué no se ha apostado por la Formación Profesional en lugar de por una Universidad masificada?

Hay dos explicaciones. Lo primero es la tradición que existe en los países como Italia, Francia y España de valorar mucho lo verbal y literario. Y lo segundo, que se ha considerado una conquista social que todos  fueran a la universidad. Y eso es estar mal informado porque no hay una tradición profesional como la hay en otros países.

Creo que sería bueno que España llevará a cabo una buena formación profesional con muchas variantes y con un gran nivel de contenido. Así lo han hecho en Singapur. Tienen un gran complejo dedicado a la Formación Profesional con cursos donde los alumnos eligen como si estuvieran en la universidad. Es decir, que la Formación Profesional tiene una consideración social que en España no existe.

¿Cómo lo hacen los finlandeses? ¿Cuáles son los claves de su éxito?

Los finlandeses en la ESO parecen tener un sistema homogéneo, pero en realidad dentro de una misma clase algunos alumnos disponen de la  ayuda de un profesor de educación especial y otros tareas más difíciles y exigentes.

Por ejemplo, los alumnos que saben que van a continuar estudiando el Bachillerato de Naturales, hacen los ejercicios más complicados.

“Es bueno que los niños hagan deberes, pero racionalizando el tiempo, no después de jornadas escolares excesivamente largas”

¿Es bueno que los escolares hagan deberes?

Está mal planteada la pregunta, porque en realidad se está hablando de una jornada escolar excesivamente larga. Se habla de alumnos que llegan cansados a casa y entonces tienen que ponerse con los deberes.

Quizá si tuvieran una jornada escolar más pequeña o más recreos tendrían el mismo tiempo para descansar como para hacer una tarea. Creo, además, que deberían servir para que el alumno repase lo visto en clase. En resumen son buenos los deberes, pero racionalizando el tiempo. Todos los países que les va bien en educación tienen tareas.

En España, los gobiernos socialistas han cambiado el conocimiento por adoctrinamiento y han bajado mucho el nivel de exigencia ¿qué opina?

Es una idea que ha calado en muchos países. Creen que bajando el nivel de exigencia los alumnos tendrán un resultado más igualado. Pienso que corren tras un fantasma. Bajar la exigencia no hace que todos acaben del mismo modo. Lo que hay que hacer es estimular el esfuerzo y luego dar opciones al que no llega a tanto.

¿Qué le parece que se obligue a los niños a estudiar contenidos LGTB?

La ideología de género es negativa. Se debe estudiar en la escuela lo que está científicamente comprobado. Cosas de las que todo el mundo está de acuerdo. La ideología de género es pura ideología como dice la propia palabra y no estoy de acuerdo, porque no existe un consenso social.

“¿Cataluña? No me parece correcto que los padres no puedan elegir la lengua en la que sean educados sus hijos”

Conoce bien el panorama educativo de Cataluña ¿cree que el nacionalismo termina matando a la ciencia?

Me he interesado por el tipo de material que usan en los colegios de Cataluña y no me parece correcto que los padres no puedan elegir que sus hijos sean educados en castellano o en catalán. Veo muy mal que los padres no elijan la lengua. Además, los contenidos son diferentes porque con el catalán se incluye la ideología nacionalista. Estoy muy preocupada con lo que están haciendo en un país democrático en el siglo XXI.

¿No cree que la educación en Occidente se ha deteriorado cuando, a partir del mayo del 68, se cuestionó la autoridad?

Eso es obvio. Dieron más importancia a los métodos de trabajo que a los contenidos y a la autoridad de los profesores. En mi país, por ejemplo, en lugar de aprender de los profesores se pasó a que los alumnos aprendiesen solos o en grupo. Y además se dijo que los alumnos no debían leer libros, porque el libro suponía la imposición de otra autoridad: la del autor.

“Me hice pedagoga por curiosidad, pero me gustó tanto que ya no lo pude dejar”

“De un buen profesor no te olvidas jamás” suele repetir. ¿Cuál fue el profesor que más le influyó?

Yo tengo un buen recuerdo de mis años como alumna. Tuve una buena formación.

Finalmente, ¿por qué se hizo usted pedagoga?

Quizá por curiosidad. Podía haberme dedicado a muchas otras cosas, pero empecé con la educación y me gustó tanto que ya no quise hacer otra cosa.

Fuente: http://www.actuall.com/entrevista/educacion/la-mas-prestigiosa-pedagoga-sueca-ensenar-ideologia-genero-negativo-ideologia/?mkt_tok=eyJpIjoiWXpNek9UZzFZalJsT1dZdyIsInQiOiJMNmI3MVdpZWQ3cnV1R2NXazZiQmJvNGlyeG55Y0tiNWxKU3kzdGtQSUZqbUdPelRLQWFFTFc0SFwvQ3ordUdvVFpzb2prWGpOcEpZSGdwSVhFSkNVck5tWjBUQVdjREV6R3ZPbTVCWWIwYU80SUp0YjJaMnhsSHpDRU5VaXpVSjAifQ%3D%3D

La diferencia entre asesinar a 148 cristianos en Garissa y a 50 homosexuales en Orlando

El doble rasero en la condena de los atentados perpetrados por el terrorismo islamista ha quedado esta vez más patente que nunca, tras la masacre cometida en un local frecuentado por homosexuales en la ciudad de Orlando (Florida, EEUU).

Imagen del artículo pubicado por Elentir en Contando Estrelas / Actuall

Imagen del artículo pubicado por Elentir en Contando Estrelas / Actuall

El doble rasero en la condena de los atentados perpetrados por el terrorismo islamista ha quedado esta vez más patente que nunca, tras la masacre cometida en un local frecuentado por homosexuales en la ciudad de Orlando (Florida, EEUU).

Por su interés a este respecto, reproducimos el artículo que Elentir ha publicado en su blog Contando Estrelas, en el que compara la reacción a la matanza de este fin de semana y lo sucedido tras la matanza de Garissa, en Kenia, en la que fueron asesinados 148 cristianos a manos de Boko Haram.

http://www.actuall.com/criterio/persecucion/la-diferencia-asesinar-148-cristianos-garissa-50-homosexuales-orlando/

El transgenerismo de los niños es abuso infantil: Colegio Americano de Pediatría

El Colegio Americano de Pediatras emitió un comunicado esta semana en que se declara que la reclasificación de género de los niños, también conocida como la transexualidad, constituye un abuso infantil.

“El Colegio Americano de Pediatras insta a los educadores y legisladores a rechazar todas las políticas que condicionan a los niños a aceptar una vida normal de suplantación química y quirúrgica del sexo opuesto”, la declaración, titulada “La ideología de género perjudica a los niños”, indicó. “Los Datos – no la ideología – son los que determinan la realidad.”

Crédito de la imagen: Shutterstock

Crédito de la imagen: Shutterstock

La declaración publicada el lunes 21 de marzo con una declaración completa que continuará en el verano de 2016, aparece lo que la asociación dictaminó que deben ser ocho hechos objetivos que respaldan su argumento de por qué la reclasificación de género ahora será oficialmente clasificado como abuso:

1. La sexualidad humana es un rasgo binario biológico objetivo: “XY” y “XX” son marcadores genéticos de la salud – marcadores no genéticos de un trastorno.

2. Nadie nace con un género. Todo el mundo nace con un sexo biológico. Género (una toma de conciencia y el sentido de sí mismo como hombre o mujer) es un concepto sociológico y psicológico; no un concepto biológico objetivo.

3. La creencia de que una persona él o ella son algo que no son, en el mejor de los casos, es un signo de pensamiento confuso. Cuando un niño por lo demás es sano biológicamente cree que es una niña, o una niña biológica por lo demás sanos cree que es un niño, existe un problema psicológico objetivo que está en la mente, no del cuerpo, y debe ser tratado como tal.  Estos niños sufren disforia de género. La disforia de género (GD), anteriormente enumerado como trastorno de identidad de género (GID), es un trastorno mental reconocido en la más reciente edición del Manual de Diagnóstico y Estadístico de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-V).

4. La pubertad no es una enfermedad y las hormonas de la pubertad de bloqueo pueden ser peligroso. Reversible o no, las hormonas de la pubertad-bloqueo inducen un estado de enfermedad – la ausencia de la pubertad – e inhiben el crecimiento y la fertilidad en un niño previamente biológicamente saludable.

5. De acuerdo con el DSM-V, como mucho un 98% de los niños confundidos con su género y un 88% de las niñas confundidas con su género eventualmente aceptan su sexo biológico después de que naturalmente pasan la pubertad.

6. Los niños que utilizan bloqueadores de la pubertad para suplantar al sexo opuesto requerirá hormonas del sexo opuesto en la adolescencia tardía. hormonas sexuales (Cross-testosterona y estrógenos) se asocian con riesgos peligrosos para la salud, incluyendo pero no limitado a la presión arterial alta, coágulos de sangre, accidente cerebrovascular y cáncer.

7. Las tasas de suicidio son veinte veces mayor en los adultos que usan hormonas del sexo opuesto y se someten a cirugía de reasignación de sexo, incluso en Suecia, que se encuentra entre la mayoría de los LGBQT – afirmando países.

8. Los niños acondicionado en la creencia de una vida de suplantación química y quirúrgica del sexo opuesto es tan normal y saludable como el abuso infantil.

De antemano pido disculpas por la traducción, de todas formas se cita la fuente original para evitar problemas de interpretación por parte de los lectores (sobre todo de los ateos de Internet que suelen criticar este tipo de superficialidades dejando de lado el contexto de fondo).

Traducido de: http://www.theblaze.com/stories/2016/03/26/transgenderism-of-children-is-child-abuse-american-college-of-pediatrics-rules/

Fuente: http://www.acpeds.org/the-college-speaks/position-statements/gender-ideology-harms-children

«Por qué dejamos de hacer operaciones de cambio de sexo»: Ciencia real contra ideología de género

Paul R. McHugh es Catedrático de Servicios Distinguidos en Psiquiatría en la Universidad Johns Hopkins. Escribe sobre el cambio de sexo en FirstThings.com.

Cuando la práctica de cambio de sexo mediante cirugía surgió por primera vez, a principios de los años 70, solía recordarles a menudo a los psiquiatras que defendían este tipo de operación que con otros pacientes, especialmente con los alcohólicos, ellos solían citar la Oración por la Serenidad: “Dios, concédeme la serenidad de aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar aquellas que puedo y sabiduría para reconocer la diferencia”.

¿De dónde sacaron la idea de que nuestra identidad sexual (“género” es el término que ellos prefieren) como hombres o mujeres estaba en la categoría de cosas que se pueden cambiar?

Su respuesta habitual era mostrarme a sus pacientes. Los hombres (y hasta poco antes eran todos hombres) con los que hablaba antes de ser operados me decían que sus cuerpos e identidad sexual estaban en desacuerdo; con los que hablaba después de la operación me decían que la cirugía y los tratamientos de hormonas que les habían convertidos en “mujeres” les habían proporcionado felicidad y satisfacción.

Sin embargo, ninguno de estos encuentros era convincente.

Los sujetos post-quirúrgicos me parecían caricaturas de mujeres. Llevaban zapatos de tacón alto, mucho maquillaje y vestidos llamativos; me explicaban cómo se sentían al poder dar rienda suelta a sus inclinaciones naturales por la paz, la domesticidad y la dulzura.

Pero sus grandes manos, sus prominentes nueces de Adán y sus evidentes rasgos faciales eran incongruentes y lo serían cada vez más a medida que envejecieran.

Las psiquiatras a las que los enviaba para que hablaran con ellos conseguían ver intuitivamente a través del disfraz y la exageración en los gestos. “Las chicas conocen a las chicas”, me dijo una de ellas, “y eso es un chico”.

Tres rasgos de estas “nuevas mujeres”

Los sujetos antes de la cirugía me llamaban la atención aún más cuando veía que intentaban convencer a cualquiera que quisiera influirles sobre su operación.

Primero, dedicaban una increíble cantidad de tiempo a pensar y hablar sobre sexo y sus experiencias sexuales; su hambre sexual y sus aventuras parecían preocuparles.

Segundo, hablar de bebés y niños no les interesaba demasiado; incluso parecían indiferentes a los niños.

Y tercero y más importante, muchos de estos hombres que declaraban ser mujeres decían que encontraban a las mujeres sexualmente atractivas y que se veían como “lesbianas”.

Cuando les decía a sus defensores que sus inclinaciones psicológicas se parecían más a las de los hombres que a las de las mujeres, recibía varias respuestas, pero la mayoría me decía que haciendo esta clase de juicios estaba recurriendo a estereotipos sexuales.

transgender_time_frontpage

 

Hasta 1975, cuando me convertí en jefe de psiquiatría del John Hopkins Hospital, no solía compartir mis sugerencias sobre estas cuestiones. Pero cuando se me dio autoridad sobre todos los casos en el Departamento de Psiquiatría me di cuenta de que si era pasivo estaría eligiendo tácitamente impulsar la cirugía de cambio de sexo en el departamento que la había propuesto en origen, y que seguía defendiéndola.

Decidí desafiar lo que yo consideraba ser una mala dirección de la psiquiatría y exigir más información, tanto antes como después de las operaciones.

Dos “dogmas de género” a estudio
Dos cuestiones se presentaron como objetivo de estudio. Primero, quería examinar la declaración según la cual los hombres que habían sido operados de cambio de sexo habían encontrado la solución a sus muchos problemas psicológicos.

Segundo (y esto era más ambicioso), quería ver si los niños con genitales ambiguos que eran transformados quirúrgicamente en niñas y educados como tales, como afirmaba la teoría (del Hopkins), se normalizaban con facilidad en la identidad sexual que se había elegido para ellos.

Estas afirmaciones habían generado la opinión en círculos psiquiátricos de que el “sexo” y el “género” de una persona eran cosas distintas: el sexo estaba determinado genética y hormonalmente desde la concepción, mientras que el género estaba modelado por la cultura mediante la acción de la familia y otros durante la infancia.

La primera cuestión era más fácil y sólo requería que yo impulsara la investigación continua en comportamiento sexual humano de un miembro de la facultad que fuera un estudiante con capacidad.

El psiquiatra y psicoanalista Jon Meyer ya estaba desarrollando un método para hacer el seguimiento de adultos que habían sido operados de cambio de sexo en el Hopkins para ver en qué medida la cirugía les había ayudado.

Encontró que la mayoría de los pacientes que había localizado años después de la cirugía estaban satisfechos con lo que habían hecho; sólo unos cuantos se arrepentían. Pero en el resto de los aspectos habían cambiado poco en lo que se refiere a sus condiciones psicológicas. Seguían teniendo los mismos problemas que antes con las relaciones, el trabajo y las emociones. La esperanza que tenían de superar sus dificultades emocionales para mejorar psicológicamente no se había cumplido.

Arreglar sus mentes, no sus genitales

Leímos los resultados como demostración de que del mismo modo que estos hombres disfrutaban del travestismo antes de la operación, después de ella les gustaba vivir en el sexo opuesto, pero no se sentían mejor en su integración psicológica ni la vivían mejor.

Con estos hechos en la mano llegué a la conclusión de que el Hopkins estaba fundamentalmente colaborando con una enfermedad mental.

Pensé que nosotros, los psiquiatras, teníamos que concentrarnos en intentar arreglar sus mentes y no sus genitales.

¿Qué lleva a pedir el cambio de sexo quirúrgico?
Gracias a su investigación, el Dr. Meyer pudo dar algo de sentido a los trastornos mentales que estaban llevando a solicitar este tratamiento inusual y radical. La mayoría de los casos cayeron dentro de uno de estos dos grupos que menciono a continuación, bastante diferentes entre ellos.

Un grupo consistía en hombres homosexuales conflictivos y guiados por un sentido de culpa que veían en el cambio de sexo un modo de resolver sus conflictos sobre la homosexualidad, pues les permitiría comportarse sexualmente como mujeres con hombres.

El otro grupo -la mayoría, hombres más mayores- estaba formado por varones heterosexuales (y algunos bisexuales) que sentían gran excitación sexual al travestirse de mujeres. A medida que envejecían, estaban cada vez más deseosos de añadir verosimilitud a sus disfraces y buscaban o se les sugería una transformación quirúrgica que incluía implantes mamarios, amputación del pene y reconstrucción pélvica para parecerse a una mujer.

Posteriores estudios sobre sujetos similares en los servicios de psiquiatría del Clark Institute de Toronto identificaron a estos hombres por la auto-excitación que sentían al imitar a mujeres seductoras sexualmente.

Muchos de ellos imaginaban que sus demostraciones podían ser excitantes también para los espectadores, sobre todo las mujeres.

Esta idea, una forma de “sexo en la cabeza” (D. H. Lawrence), era lo que provocaba su primera aventura al disfrazarse con ropa interior femenina, llevándolos después a considerar la opción quirúrgica.

La mayoría de ellos veían en las mujeres el objeto de su interés, por lo que al hablar con los psiquiatras se identificaban a sí mismos como lesbianas.

El término que con el tiempo acuñaron en Toronto para describir esta forma de mala dirección sexual fue “autoginefilia”.

transgender

Autoginefilia: hombres que se excitan vistiéndose como mujeres… y buscando gustar a mujeres; después de usar ropa de mujer, buscan un cuerpo de mujer.

De nuevo concluí que alterar quirúrgicamente el cuerpo de estas personas desgraciadas era colaborar con un trastorno mental en lugar de tratarlo.

Esta información y una mejor comprensión de lo que habíamos estado haciendo nos hizo tomar la decisión de dejar de prescribir las operaciones de cambio de sexo para adultos en el Hopkins —para gran alivio, tengo que decirlo, de varios de nuestros cirujanos plásticos que habían recibido orden previamente de llevar adelante este tipo de intervención.

El caso de los bebés con genitales deformes

Y con esta solución en lo que respecta a la primera cuestión, puedo ahora hablar sobre la segunda, a saber: la práctica de asignar un sexo femenino a recién nacidos varones que al nacer tenían genitales malformados y ambiguos sexualmente, como también defectos severos en el pene.

Esta práctica, que pertenece más al campo de la pediatria que al mío propio, era sin embargo motivo de preocupación para los psiquiatras porque las opiniones que se habían generado alrededor de estos casos contribuían a formar la opinión de que la identidad sexual era una cuestión de condicionamiento cultural más que algo esencial en la constitución humana.

Varias enfermedades, afortunadamente raras, pueden llevar a defectos en la formación del tracto genitourinario durante la vida embrionaria. Cuando esto ocurre en un varón, la forma más simple de cirugía plástica -con la idea de corregir la anormalidad y ganar una apariencia estética satisfactoria- es quitar todas las partes masculinas, incluyendo los testículos, y construir una vagina y unos labios con los tejidos disponibles.

Esto proporciona a estos bebés malformados una anatomia genital de apariencia femenina sin importar su sexo genético. Dada la afirmación de que la identidad sexual de un niño seguirá fácilmente a su apariencia genital si está apoyado por la familia y el entorno cultural, los cirujanos pediátricos se aficionaron a construir genitales de apariencia femenina tanto a niñas con una constitución cromosómica XX como a niños con una XY, para que así todos tuvieran aspecto de niñas pequeñas, a la vez que eran educadas como tales por sus progenitores.

Los psicólogos persuadían a los padres

Todo esto se hacía, desde luego, con el consentimiento de los padres que, afligidos por las graves malformaciones de sus bebés, eran persuadidos por los endocrinólogos pediátricos y los psicólogos que los asesoraban a aceptar la cirugía de transformación de sus hijos.

Se les decía que la identidad sexual de sus hijos (de nuevo, su “género”) simplemente se amoldaría al condicionamiento ambiental.

Si los padres sistemáticamente respondían al niño como si fuera una niña ahora que su estructura genital parecía la de una niña, él aceptaría este rol sin mucho esfuerzo.

Esta propuesta les planteaba a los padres una decisión crítica. Los médicos aumentaban la presión después de hacer la propuesta diciendo a los padres que la decisión había que tomarla pronto porque la identidad sexual de un niño se establece a los dos o tres años de vida.

El proceso de inducir al niño en un rol femenino debía empezar rápidamente con el nombre, el certificado de nacimiento, la parafernalia para el bebé, etc.

Con los cirujanos preparados para la operación y los médicos seguros, a los padres se les ofrecía algo que era difícil de rechazar (a pesar de que, y esto es interesante, unos cuantos padres, pocos, rechazaron este consejo y decidieron que la naturaleza hiciera su curso).

Pienso que estas opiniones profesionales y la elección con la que se presionaba a los padres estaban basadas en pruebas anecdóticas difíciles de verificar y más difíciles aún de reproducir. A pesar de la seguridad que demostraban sus defensores, les faltaba un apoyo empírico sustancial.

Animé a unos de nuestros psiquiatras residentes, William G. Reiner (que estaba ya interesado en el tema porque antes de su formación psiquiátrica había sido urólogo infantil y había sido testigo del problema desde el otro lado) a empezar un seguimiento sistemático de estos niños, en particular de los niños transformados en niñas durante su infancia, para así determinar hasta qué punto llegaban a estar integrados sexualmente como adultos.

Un caso a estudio: la extrofia vesical

Los resultados fueron aún más sorprendentes que en el trabajo de Meyer. Reiner escogió estudiar intensamente la extrofia vesical porque pondría mejor a prueba la idea de que la influencia cultural tiene el papel principal en la identidad sexual.

La extrofia vesical es una deformación embrionaria que produce una gruesa anormalidad de la anatomia pélvica, por lo que la vejiga y los genitales están terriblemente deformados en el momento del nacimiento. El pene masculino no se ha formado del todo y la vejiga y el tracto urinario no están claramente separados del tracto gastrointestinal. Fue crucial para el estudio de Reiner el hecho de que el desarrollo embrionario de estos desafortunados varones no es hormonalmente distinto al de los varones normales. Ellos se desarrollan dentro de un ambiente hormonal prenatal típicamente masculino proporcionado por su cromosoma Y y su función testicular normal.

Esto expone a estos embriones/fetos en desarrollo a la hormona masculina de la testosterona, como les sucede a todos los otros varones en los vientres de sus madres.

A pesar de que la investigación sobre animales ha demostrado hace tiempo que el comportamiento sexual masculino deriva directamente de su exposición a la testosterona durante su vida embrionaria, este hecho no impidió la práctica pediátrica de tratar quirúrgicamente a estos bebés varones que tienen esta severa anomalía mediante castración (amputando sus testículos y cualquier otro vestigio de estructuras genitales masculinas) y la reconstrucción de una vagina, para que así pudieran crecer como niñas. A mediados de los años 70 esta práctica se había convertido prácticamente en universal.

Estos casos ofrecieron a Reiner la mejor prueba de los dos aspectos que son el trasfondo de este tratamiento: (1) que los humanos cuando nacen serían neutrales en lo que se refiere a su identidad sexual y (2) que para los humanos son las influencias posnatales y culturales y no hormonales, especialmente en la primera infancia, las que más influirían en su identidad sexual última. Los varones con extrofia vesical eran modificados habitualmente mediante cirugía para parecerse a niñas; a los padres se les instruía para que los educaran como tales.

Pero, el hecho de que habían sido expuestos por completo a la testosterona en el útero ¿derrotaba el intento de educarlos como niñas? Las respuestas serían más evidentes con el cuidadoso seguimiento que Reiner estaba empezando.

bisturi_doctor_malo

Antes de describir los resultados, quiero señalar que los médicos que proponían este tratamiento para los varones con extrofia vesical entendían y eran conscientes de que estaban introduciendo nuevos y severos problemas físicos a estos varones.

Obviamente, estos niños no tenían ovarios y sus testículos habían sido quirúrgicamente amputados, lo que significaba que tenían que recibir hormonas exógenas durante toda su vida. La misma cirugía les negaba cualquier posibilidad de fertilidad en el futuro. Y uno no podía preguntar al pequeño paciente si quería pagar este precio.

Los médicos que asesoraban a los padres las consideraban cargas aceptables con el fin de evitar la angustia en la infancia de unas estructuras genitales malformadas y se esperaba que pudieran seguir un rumbo sin conflictos hacia su maduración como niñas y mujeres.

Educados como niñas, pero actuaban como chicos

Sin embargo, Reiner descubrió que estos varones re-diseñados nunca se sintieron cómodos como mujeres cuando fueron conscientes de ellos mismos y del mundo.

Desde el principio de su vida infantil de juegos actuaban espontáneamente como chicos y eran claramente distintos a sus hermanas y otras niñas; les divertían más las riñas de chavales que las muñecas y “jugar a las casitas”.

Más tarde, muchos de estos individuos, cuando supieron que genéticamente eran varones, desearon reconstituir sus vidas como tales (algunos incluso pidieron reconstrucción quirúrgica y tomar hormonas masculinas) -todo ello a pesar de los sinceros esfuerzos de sus padres para tratarlos como niñas.

Vale la pena relatar los resultados de Reiner, de los que informaba la edición del 22 de enero de 2004 del New England Journal of Medicine. Hizo un seguimiento a dieciséis varones genéticos afectos de extrofia vesical vistos en el Hopkins, de los cuales catorce fueron sometidos, en el periodo neonatal, a reasignación al sexo femenino social, legal y quirúrgicamente. Los padres de los otros dos niños rechazaron el consejo de los pediatras y educaron a sus hijos como varones.

Ocho de los catorce sujetos reasignados como mujeres declararon ser varones. Cinco vivían como mujeres y uno vivía sin una identidad sexual clara. Los dos que fueron educados como varones permanecieron varones.

Los dieciséis tenían intereses que eran típicamente masculinos, como la caza, el jockey sobre hielo, el karate y el bobsleigh.

De este trabajo Reiner sacó la conclusión de que la identidad sexual sigue a la constitución genética. Las tendencias masculinas (juegos de fuerza, sentirse excitados por las mujeres y agresividad física) son el resultado del desarrollo intrauterino fetal rico en testosterona de los individuos estudiados, a pesar de los esfuerzos por socializarlos como mujeres desde el nacimiento.

Después de examinar los estudios de Reiner y Meyer, nosotros, en el Departamento de Psiquiatría del Johns Hopkins llegamos a la conclusión de que la identidad sexual humana está construida en nuestra constitución por los genes que heredamos y la embriogénesis que experimentamos. Las hormonas masculinas sexualizan el cerebro y la mente.

A disgusto con el propio sexo

La disforia sexual -un sentido de inquietud respecto al rol sexual de uno mismo- ocurre naturalmente en esos raros casos de varones que crecen como mujeres en un esfuerzo por corregir un problema estructural genital infantil. Una inquietud similar puede ser socialmente inducida en hombres aparentemente normales desde un punto de vista de la constitución, en asociación con (y presumiblemente motivados por) serias aberraciones en el comportamiento, entre las cuales están la orientación homosexual conflictiva y la notable desviación masculina llamada ahora autoginefilia.

Estaba claro, entonces, que los psiquiatras debíamos trabajar para disuadir a los adultos que buscaban la cirugía de reasignación de sexo.

Cuando el Hopkins anunció que pararía estos procedimientos en adultos con disforia sexual, muchos otros hospitales le imitaron, pero algunos centros médicos siguen realizando este tipo de cirugía. Tailandia tiene varios centros que realizan esta cirugía “sin preguntar” nada; basta tener el dinero para pagarla y medios para viajar a Tailandia.

Estoy decepcionado pero no sorprendido por esto, dado que algunos cirujanos y centros médicos pueden ser persuadidos de llevar a cabo cualquier tipo de cirugía si son presionados por pacientes con desviaciones sexuales, sobre todo si esos pacientes encuentran un psiquiatra que responde por ellos.

El ejemplo más asombroso es el del cirujano de Inglaterra que estaba dispuesto a amputar las piernas de pacientes que declaran excitarse sexualmente observando y exhibiendo muñones de piernas amputadas.

De todas formas, nosotros en el Hopkins sostenemos que la psiquiatría oficial tiene pruebas suficientes para dar razones contra este tipo de tratamientos y debe empezar a clausurar esta práctica en todas partes.

Para bebés: ayuda urológica, esperar a que crezca

Para los niños con defectos de nacimientos el enfoque más racional en este momento es corregir lo antes posible cualquiera de los principales defectos urológicos que tienen, pero posponiendo cualquier decisión sobre identidad sexual para mucho más tarde, mientras se educa al niño según su sexo genético.

Los cuidadores médicos y los padres deben procurar que el niño sea consciente de que los aspectos de la identidad sexual pueden surgir mientras él o ella crece. Decidir lo que se debe hacer debe esperar a la maduración y el reconocimiento del niño o de la niña de su propia identidad.

Cuidados adecuados, incluyendo un buen acompañamiento por parte de los progenitores, significa ayudar al niño a través de las dificultades médicas y sociales presentadas por la anatomía genital, pero protegiendo en el proceso los tejidos que pueden ser útiles, en especial las gónadas.

Hay que continuar este esfuerzo hasta que el niño pueda ver el problema de su rol en la vida de un modo más claro a medida que el individuo diferenciado sexualmente surge de su interior.

Entonces, a medida que el joven adquiere un sentido de responsabilidad en lo que atañe al resultado, él o ella puede ser ayudado mediante cualquier construcción quirúrgica que desee.

Un verdadero consentimiento informado lo proporciona sólo la persona que va a vivir con el resultado y no se apoya en las decisiones tomadas por otros que creen “que saben más”.

transgenero_disfraz

Detrás del maquillaje y los colores llamativos, hay un dolor y sufrimiento psíquico y espiritual que es el que necesita ser atendido

La ideología de los activistas transgénero

¿Cómo se reciben ahora estas ideas? Creo que medianamente bien. Los activistas “transgéneros” (ahora a menudo aliados de los movimientos de liberación gay) siguen defendiendo que sus miembros tiene derecho a cualquier cirugía que ellos quieran y siguen declarando que su disforia sexual representa una concepción verdadera de su identidad sexual. Han protestado algo contra el diagnóstico de autoginefilia como mecanismo para generar peticiones de operaciones de cambio de sexo, pero han ofrecido pocas pruebas que refuten este diagnóstico.

Los psiquiatras están recibiendo mejores historias sexuales de las personas que piden el cambio de sexo y están descubriendo más ejemplos de esta extraña tendencia al exhibicionismo masculino.

Gran parte del entusiasmo relacionado con un arreglo rápido de los defectos de nacimiento terminó cuando la prueba anecdótica sobre un caso que recibió mucha publicidad acerca de un varón gemelo educado como una niña resultó ser falso. El psicólogo responsable escondió, mediante la utilización de una mala información, el hecho de que el niño, a pesar de los esfuerzos de su familia para tratarlo y educarlo como una niña, había desafiado constantemente el tratamiento, averiguando al final el engaño y restableciendo su masculinidad. Desgraciadamente, tenía un diagnóstico adicional de depresión grave y cometió suicidio.  [ReL publicó este caso estremecedor aquí].

Hostilidad para defender que “todo es maleable”

Pienso que, desde el otro lado, ya no se puede decir mucho acerca de la cuestión del cambio de sexo para los hombres. Pero he aprendido de la experiencia que el desafío más duro es intentar obtener conformidad para buscar pruebas empíricas sobre opiniones relativas al sexo y al comportamento sexual, incluso cuando las opiniones parecen claramente sinsentido.

Uno esperaría de las personas que declaran que la identidad sexual no tiene una base biológica o física ofrecerían más pruebas para persuadir a los otros. Pero según he aprendido, hay una gran hostilidad y se favorece la idea de que la naturaleza es totalmente maleable.

Sin una posición fija sobre qué es la naturaleza humana cualquier posición puede entonces defenderse como legítima. Una práctica que parece que le da a la gente lo que quiere -y que algunos de ellos reclaman ruidosamente- es difícil de combatir con una experiencia profesional ordinaria y la sabiduría. Incluso a menudo se ofrece resistencia -rechazando sus resultados- a ensayos controlados y estudios de seguimiento meticuloso realizados para asegurar que la práctica no sea perjudicial en sí misma.

El gran daño del cambio de sexo

He sido testigo del gran daño que puede provocar la reasignación de sexo. Los niños que han visto transformada su constitución masculina en un rol femenino sienten mucho sufrimiento y tristeza pues son conscientes de su disposición natural.

Sus progenitores normalmente viven con sentimiento de culpa por las decisiones tomadas -cuestionándolas a posteriori y avergonzados de algún modo por la fabricación, tanto quirúrgica como social, que han impuesto en sus hijos.

Y respecto a los adultos que vienen a nosotros declarando que han descubierto su “verdadera” identidad sexual y que han oído hablar de las operaciones de cambio de sexo, nosotros los psiquiatras nos hemos olvidado de estudiar las causas y la naturaleza de su trastorno mental y nos hemos dedicado sólo a prepararlos para la operación y una vida en el otro sexo.

Hemos malgastado recursos científico y técnicos y dañado nuestra credibilidad profesional colaborando con la locura en lugar de intentar estudiarla, curarla y, en última instancia, prevenirla.

(Traducción de Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares)

Artículo publicado originalmente en First Things.

Lea sobre esto el caso emblemático de Bruce y Brenda/Brian: Así destruye a la gente la ideología de género: la realidad estremecedora de su inventor, John Money

Visto en: http://www.religionenlibertad.com/por-que-dejamos-de-hacer-operaciones-de-cambio-de-sexo–42897.htm

 

 

Derrota de la cultura de la muerte en la 47 Cumbre de Población y Desarrollo de la ONU

  • El documento final derrota los intentos de imponer las ideologías feminista y de género
  • Niega el aborto como método de planificación familiar
  • Confirma la tutela de los padres en la educación sexual de sus hijos menores
  • Reconoce a la familia como base de la sociedad.

El documento final niega el aborto como método de planificación familiar; confirma la tutela de los padres en la educación sexual de adolescentes y reconoce a la familia como base de la sociedad. Aunque se advierten carencias y es necesario seguir alerta.

onu-47_cpd

REDACCIÖN HO.-  ArgentinosAlerta.org ofrece un amplio análisis de los resultados de la 47 Cumbre de la Comisión de Población y Desarrollo (CPD) de la ONU, que iniciada en Nueva York (EEUU) el pasado día 7, culminaba el sábado 12 de abril. La Comisión reafirma finalmente el soberano derecho de cada país para implementar las recomendaciones emanadas de esa instancia; niega el uso del aborto como método de planificación familiar; confirma la tutela de los padres en la educación sexual y reproductiva de los adolescentes y reconoce a la familia como base de la sociedad, llama a brindarle protección integral.

Derrota de las ideologías abortista y antifamilia 

Las posiciones encontradas en temas como aborto, acceso libre de anticonceptivos para niños y adolescentes, educación sexual desde la niñez y la implementación de programas de educación sexual “para una actividad sexual plena y sin riesgos” desde temprana edad, llevaron a que hasta el cuarto día de negociaciones no se alcanzara un compromiso consensuadotras más de 19 horas de negociación el último día de trabajos, durante la madrugada de este 12 de abril, se alcanzó un documento final que incorporaba las diversas observaciones de los delegados de los 47 Estados Miembros: 47CPD, Assessment of the Status of Implementation of the Programme of Action of the International Conference on Population and Development.

Bastaron 4 horas para que en medio del agotamiento generalizado y diversas reservas, objeciones, congratulaciones, reconocimientos y respaldos, de todo un poco, expuesto por los delegados de al menos una decena más de países, fuera aprobado el documento, que se convirtió en un duro revés para grupos feministas a nivel internacional, que fracasaron en su intento por avanzar en temas polémicos como la ampliación del acceso al aborto.

El Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, Janusz Urbanczyk, advirtió que no menos de 80 países registran una tasa de fertilidad que está por debajo del nivel de reemplazo. Este fenómeno “solo puede ser resuelto promoviendo la vida familiar y la fertilidad”, expresó. Urbanczyk manifestó su preocupación por la visión que considera a la fertilidad y el embarazo como una enfermedad que debe ser o bien prevenida o bien controlada por el estado. Frente a esto, resaltó que las prioridades clave para alcanzar un desarrollo humano integral deben abarcar “el acceso a la educación, a las oportunidades económicas, a la estabilidad política, a la salud básica y el apoyo a la familia”.

Las principales recomendaciones y propuestas de la resolución emanada de la 47 CPD son:

  • Reconocer el derecho al desarrollo como universal e inalienable y que forma parte de los derechos humanos. El desarrollo propicia el disfrute de los derechos humanos (pero) la falta de aquél no puede invocarse para justificar la violación de los derechos humanos internacionalmente.
  • La salud es una condición previa para el desarrollo económico y social.
  • La salud sexual y reproductiva son fundamentales para la realización de la justicia social y el logro de compromisos globales, regionales y nacionales para el desarrollo sostenible. La CDP reafirma el soberano derecho de cada país para implementar las recomendaciones del programa de acción u otras propuestas en la resolución.
  • La resolución (emanada de esta instancia) se aplicará al amparo de la legislación y el plan de desarrollo de cada país, con pleno respeto de los diversos valores religiosos y éticos y los antecedentes culturales de su pueblo y de conformidad con los derechos humanos internacionales universalmente reconocidos.
  • El texto reconoce los derechos deberes y responsabilidades de los padres y otras personas encargadas legalmente de los adolescentes de impartirle, “en consonancia con la evolución de sus capacidades”, adecuada dirección y orientación sexual y reproductiva.
  • Los países deben garantizar que los programas y las actitudes de los proveedores de cuidados de salud no restrinjan el acceso de adolescentes a los servicios apropiados y la información que necesitan, incluida la sexual y de transmisión de infecciones.
  • En casos de abuso sexual los servicios prestados deben salvaguardar el derecho de los adolescentes a la privacidad, confidencialidad, respeto y consentimiento informado, respetando los valores culturales y creencias religiosas y que en este contexto, los países deben, en su caso, eliminar las barreras legales, regulatorias y sociales a información sobre salud reproductiva para adolescentes.

Plantea el acceso de los adolescentes y jóvenes a información completa y veraz, así como a educación sobre salud sexual y reproductiva, incluyendo educación integral basada en la evidencia sobre la sexualidad humana. “Se trata de una real promoción, respeto, protección y cumplimiento de los derechos humanos, especialmente los derechos humanos de las mujeres y las niñas, incluyendo la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos”, puntualiza.

Priorizar atención a la salud materna

Para mejorar la salud materna, la CPD insta a los gobiernos reducir la morbilidad infantil y mortalidad materna y prevenir y atender el tema del VIH / SIDA. Para ello urge a fortalecer los sistemas de salud y garantizar que tenga prioridad el acceso universal a información sobre servicios sexuales y reproductivosHace énfasis en  que “en ningún caso el aborto debería promoverse como método de planificación familiar, prevención y tratamiento de infecciones de transmisión sexual, incluyendo el VIH y otras condiciones de salud reproductiva”.

Violencia contra la mujer, “omnipresente”

Se expresa una “profunda preocupación” sobre la omnipresencia de la violencia basada en género, en particular la violencia contra las mujeres y las niñas y reitera la necesidad de intensificar aún más los esfuerzos para prevenir y eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas y prácticas nocivas, como el matrimonio precoz y forzado y la mutilación genital femenina.

En este sentido reconoce que la violencia contra las mujeres y las niñas son los obstáculos para el logro de su empoderamiento, aunado a la pobreza y la falta de políticas sociales y económicas. La marginación en todos estos procesos sociales puede resultar de su exclusión de los beneficios del desarrollo sostenible y las mantiene en riesgo creciente de violencia.

Familia 

Por otro lado, en un párrafo incluido de última hora, en las negociaciones cerradas que tuvieron que sacarse del pleno y llevarse por largos periodos en sedes alternas dentro del propio edificio sede de la ONU, la 47CPD reconoce que la familia es la unidad básica de la sociedad. Como tal, debe fortalecerse, y tiene derecho a recibir una protección integral y apoyo que en diferentes sistemas culturales, políticos y sociales, dice el texto incorporado en momentos en que los delegados presentes daban por hecho que en este rubro no habría novedad alguna.

Otro aspecto incorporado que resultó contrario al impulso de un grupo de naciones, particularmente latinoamericanas es “tomar nota” de los documentos emanados de las Conferencias Regionales sobre población y desarrollo. Admite que aquellos dan directrices específicas para la zona en la que se realice y que adoptó tal resolutivo. Con ello derribó la insistencia de países como Uruguay y Argentina de pretender hacer de estas conferencias regionales documentos que rijan a nivel global, lo cual era rechazado por los países africanos o el grupo árabe.

 Jóvenes, veta del desarrollo

Un punto aparte mereció el tema de los jóvenes. Reconoció la 47CPD que la actual generación de adolescentes y jóvenes es la más grande que nunca y en todos los países son un recurso importante para los agentes de desarrollo y clave para el cambio social, el impulso económico y la innovación tecnológica. Por ello exhortó a los gobiernos, organismos de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, según proceda, para apoyar activamente e invertir en aumentar la participación de los jóvenes en las organizaciones dirigidas por jóvenes y orientada a la juventud.

No se establecieron, lamentablemente, políticas para revertir el envejecimiento poblacional, para impulsar la natalidad en países donde la tasa de reposición se ha desplomado y donde existen riesgos severos en materia de pensiones y fortalecimiento de la población en edad productiva.

Fuente: http://www.hazteoir.org/noticia/59226-derrota-cultura-muerte-47-cumbre-poblacion-y-desarrollo-onu