Cuatro grandes estudios sobre “reasignación de sexo” coinciden: no hay evidencia alguna de beneficio

Cuatro grandes estudios sobre «reasignación de sexo» coinciden: no hay evidencia alguna de beneficio

La presión ideológica está produciendo que se recomienden tratamientos asumiendo que no hay evidencia clínica de su eficacia.

¿Sobre qué base científica se están llevando a cabo las intervenciones de “reasignación de sexo”, ya sean farmacológicas o quirúrgicas? Los cuatro estudios o revisiones de estudios más importantes, por su independencia y amplitud, coinciden en que la evidencia de beneficio para las personas que se someten a ellas es muy baja.

Universidad de Birmingham
En julio de 2004, el Aggresive Research Intelligence Facility, un departamento de la Universidad de Birmingham que evalúa procedimientos sanitarios para asesorar al sistema de salud pública en su área, llevó a cabo una revisión de 100 estudios médicos de todo el mundo sobre transexuales sometidos a intervenciones quirúrgicas de “reasignación”. El resultado, publicado por The Guardian, fue que “no hay evidencia concluyente de que las operaciones de cambio de sexo mejoren la vida de los transexuales… Muchas personas mantuvieron una angustia severa y comportamientos suicidas tras la operación… No se encontró una sólida evidencia científica de que la reasignación de género sea clínicamente eficaz“.

El entonces director del departamento, Chris Hyde, actualmente profesor de Salud Pública y Epidemología Clínica en a Universidad de Exeter, lo sintetizaba así: “Existe una enorme incertidumbre sobre si cambiarle a alguien el sexo es algo bueno o malo. A pesar de que, sin duda, se actúa con mucho cuidado para asegurar que reciben reasignación de género los pacientes adecuados, sigue habiendo un gran número de personas que se someten a la cirugía pero permanecen traumatizados, hasta el punto de cometer suicidio”.

Una de las razones que invalidaban numerosos estudios fue la elevada tasa de abandono en el seguimiento. Por ejemplo, en un estudio de cinco años sobre 727 personas sometidas a cambio de sexo, 495 (el 68%) abandonaron el programa “por razones desconocidas”. “Aunque está claro que a algunas personas la cirugía de reasignación de sexo les va bien”, explicó Hyde, “las investigaciones disponibles no permiten asegurar a cuántos pacientes les va mal y, en tal caso, cómo de mal”.

Instituto Karolinska de Estocolmo
En febrero de 2011 se publicó un estudio sobre seguimiento a largo plazo (treinta años: 1973-2003) de pacientes sometidos a cirugía de “reasignación de sexo” en Suecia: 191 hombres a mujer y 133 mujeres a hombre. El estudio lo firmaron seis investigadores del prestigioso Instituto Karolinska de Estocolmo, y la conclusión fue rotunda: “Las personas con transexualismo, después de la reasignación de sexo, tienen un riesgo considerablemente mayor de mortalidad, comportamiento suicida e incidencia psiquiátrica que la población general”, con una tasa de suicidio veinte veces superior entre los diez y quince años posteriores a la cirugía.

Hayes, Inc., líder en evaluación tecnológica médica
En mayo de 2014, Hayes Inc., una empresa de referencia en la evaluación de tecnología médica, elaboró tres informes sobre el impacto de la terapia hormonal, la cirugía de reasignación de sexo y los procedimientos secundarios (modificaciones faciales o de voz) en el tratamiento de la disforia de género.

La conclusión para los tres procedimientos fue otorgarles el nivel más bajo en cuanto a “calidad de la evidencia” del beneficio para el paciente tal como se desprende de los estudios revisados: “No se ha demostrado consistentemente mejorías estadísticamente significativas… En general los estudios tienen deficiencias asociadas con su realización…”. Entre ellas, “falta de aleatoriedad”, “periodos de seguimiento desconocidos o muy cortos”, “variable duración del seguimiento”, “posible sesgo en la selección”, “falta de una medición objetiva y validable de los resultados”…

Asesoría científica de Medicare
En agosto de 2016, y a pesar de sufrir enormes presiones de la Administración Obama para que la cirugía de reasignación de sexo fuese cubierta por Medicare (el sistema público de salud), los Centers for Medicare & Medicaid Services (CMS) opinaron en contra con una razón contundente: “Actualmente, los contratistas locales de Medicare determinan la cobertura de la cirugía de reasignación de género caso por caso. Hemos recibido una petición completa y formal para que decidamos que las soluciones quirúrgicas para el trastorno de identidad de género, ahora conocido como disforia de género, reciban una cobertura nacional. Los CMS no van a tomar en este momento una decisión de cobertura nacional para la cirugía de reasignación de género para los beneficiarios de Medicare con disforia de género porque la evidencia clínica no es concluyente para la población bajo Medicare”.

En una anterior decisión de junio, ya anticipaban que “sobre la base de una revisión exhaustiva de la evidencia clínica disponible en este momento, no hay suficiente evidencia para determinar si la cirugía de reasignación de género mejora los resultados de salud de los beneficiarios de Medicare con disforia de género. Había estudios con resultados discutidos (inconsistentes), y de los estudios mejor diseñados, unos informaban de beneficios mientras que otros informaban de perjuicios“.

Lo reconocen incluso quienes la apoyan
Esta última decisión de los expertos de Medicare reviste especial importancia por mostrar su independencia de criterio ante la presión política, algo realmente difícil dada la estrategia de intimidación del establishment político, cultural, educativo y mediático para imponer la ideología de género, que tiene en la normalización del cambio de sexo su principal plasmación práctica.

La aceleración e intensificación de ese proceso de coerción sobre los profesionales es patente en los dos últimos años, y dos publicaciones recientes son ejemplo de ello.

En octubre de 2017, un estudio publicado por la JAMA sobre tratamiento de la disforia de género ofrece seis recomendaciones, tres de las cuales incluyen terapia hormonal y cirugía pos-terapia hormonal, al tiempo que reconoce que están apoyadas en “baja” o “muy baja” evidencia.

Un mes antes, la Endocrine Society publicó unas directrices para el tratamiento de la disforia de género, con objeto de “establecer un marco para el tratamiento apropiado de estas personas”, en sentido favorable a la “reasignación de sexo”. Cada una de las 28 recomendaciones va acompañada de una valoración sobre su evidencia clínica. Pues bien: de las 28 recomendaciones, 6 no reciben calificación (por tratarse de pautas generales), 5 tienen una “muy baja” evidencia, 14 una “baja” evidencia y 3 una “moderada” evidencia. Ninguna alcanza el nivel máximo de “alta” evidencia.

No es extraño, pues, que en julio de 2017 tres médicos de primer nivel alertaran contra la supresión hormonal en adolescentes: los doctores Paul W. Hruz, pediatra y profesor de Endocrinología y Fisiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis; Lawrence S. Mayer, psiquiatra en la Facultad de Medicina del hospital Johns Hopkins y de informática biomédica en la Clínica Mayo; y Paul R. McHugh, que fue durante 26 años jefe del departamento de Psiquiatría del Hospital Johns Hopkins.

La intimidación
¿Qué conduce a unos especialistas a recomendar la aplicación de terapias de eficacia no contrastada sobre organismos sanos para resolver un problema psicológico, o incluso a pura petición del interesado?

Una parte de la explicación reside en el temor. Como explica la doctora Michelle Cretella, presidenta del Colegio Americano de Pediatras, “nadie está libre de disentir sin ser castigado. Los castigos abarcan desde no ser tenido en cuenta en los ascensos a ser cesado de puestos de dirección, pasando por sufrir la pérdida de fondos para investigación o un intenso acoso por parte de tus compañeros y amenazas de muerte por parte de activistas”.

Fue el caso del doctor Paul McHugh, durante veinte años jefe del departamento de Psiquiatría en el Johns Hopkins Hospital. Allí empezaron a hacerse las primeras cirugías de reasignación de sexo, hasta que en 1979 decidió suprimirlas ante la evidencia de que no ayudaban a las personas con disforia de género. A partir de entonces cayó en desgracia, existen páginas web creadas exclusivamente para atacarle y fue acusado en diversos medios de comunicación de “poner en peligro la vida de los jóvenes transgénero” (The Huffington Post).

Los presupuestos filosóficos
Pero otra parte de la explicación va más allá de la medicina.

Según Ryan Anderson, autor de When Harry became Sally, también importa la filosofía personal de cada profesional. “Algunos médicos puede considerar que los sentimientos y creencias desconectados de la realidad son parte del funcionamiento normal del ser humano y no deben preocuparnos a no ser que produzcan angustia. Otros médicos peuden considerar que esos sentimientos y creencias son disfuncionales en sí mismos (aun si el paciente no los considere causa de estrés), porque indican un problema en los procesos mentales. Pero las opiniones de unos u otros psiquiatras a efectos de diagnóstico y tratamiento no pueden resolver las cuestiones filosóficas: ¿es bueno o malo o neutral albergar sentimientos y creencias que chocan con la realidad? ¿Debemos aceptarlos como la última palabra, o intentar entender sus causas y corregirlas, o al menos mitigar sus efectos?”.


When Harry became Sally [Cuando Harry se convirtió en Sally. Respondiendo al momento transgénero], de Ryan Anderson, es una obra recién publicada cuyo autor se sintió movido a escribir ante las desagarradoras historias de personas que se han arrepentido de los tratamientos de “reasignación de sexo” sufridos.

Y lo cierto es, subraya Anderson, que, contrariamente a lo que pretenden los ideólogos de género, “el sexo no se ‘asigna’ al nacimiento, y por esa razón no puede ser ‘reasignado’. El sexo es una realidad corporal que puede reconocerse antes del nacimiento… En un organismo el sexo se identifica y define por la forma en la que dicho organismo se organiza para la reproducción sexual“. Y eso permanece más allá de las transformaciones hormonales o quirúrgicas que puedan introducirse artificialmente en él.

“En el corazón de la ideología [de género]”, dice Anderson, “está la pretensión radical de que los sentimientos determinan la realidad”. Eso no es bueno para quien padece disforia de género, pero peor es que se convierta en dogma: “Si la identidad de género se la crea uno mismo, ¿por qué los demás deben aceptarla como una realidad? Si debemos ser libres para elegir nuestra realidad de género, ¿por qué algunas personas pueden imponer a los demás su idea de la realidad solo porque se identifican como transgénero?”.

Son las contradicciones que esa ideología es incapaz de responder, por lo cual, para imponerse, ha de hacerlo, señala el pediatra Andre Van Mol, “como una religión subvencionada por el estado“.

Fuente: https://www.religionenlibertad.com/cuatro-grandes-estudios-sobre-reasignacion-sexo-coinciden-hay-evidencia-63057.htm

Anuncios

La ideología de género mata, el maligno doctor John Money

El experimento definitivo sobre la ideología de género ya tuvo lugar en 1966.

Al encontrarme con este caso en al menos tres obras —“La tabla rasa” (2003) del científico cognitivo de Harvard Steven Pinker, “Ideología de género y feminismo radical” (2015) del cristiano ortodoxo Mario Cely y en “El libro negro de la nueva izquierda” (2016) del politólogo Agustín Laje que retoma lo dicho por Pinker— y entendiendo la importancia que nuevamente toma en el debate público, a continuación, hago reseña del experimento del psicólogo John Money.

En 1966, con tan solo 8 meses, Bruce Reimer perdió su pene producto de una circuncisión mal hecha. Los padres muy preocupados por el futuro de su hijo y sin saber qué hacer, confiaron en la gran reputación que tenía en ese entonces el doctor John Money —quien sostenía que el género no es algo natural sino algo aprendido— lo contactaron y aceptaron su sugerencia de reasignación de sexo, así, se prosiguió 14 meses después, a retirar los testículos de Bruce y a crearle una vulva artificial, desde entonces sería conocido como Brenda y estaría sometido a tratamiento psicológico y hormonal.

Este experimento sería la prueba reina a favor de los teóricos de la construcción social, ya que Bruce tenía un hermano gemelo homocigótico (del mismo “huevo”), Brian, el cual, al compartir el 100% de los genes y la misma familia, haría posible demostrar que lo importante para determinar la identidad de género es el entorno.

Dada la tesis de Money, de que el género es algo que se aprende, —por decirlo de forma simple, no se nace, se hace— él le dijo a la familia que nunca le contarán la verdad a Brenda y, además, que la trataran como a una niña. Si la tesis de Money era correcta, y los bebés vienen al mundo con la mente en blancosolo hacía falta que al antes Bruce Reimer, lo educaran como niña, le pusieran vestidos y le comparan muñecas para que el experimento fuera exitoso.

El nombrado caso que Money llamó John/Joan fue expuesto al mundo como un éxito rotundo, sin embargo, en 1977 saldría a luz que:

[…] desde muy pequeña, Brenda se sentía un niño atrapado en un cuerpo de niña y un rol de género. Rasgaba los vestidos con volantes, rechazaba las muñecas y prefería las armas, le gustaba jugar con chicos y hasta insistía en orinar de pie. A los 14 años se sentía tan desgraciada que decidió que o bien vivía su vida como chico o bien acababa con ella, y al final su padre le contó la verdad. Se sometió a una nueva serie de operaciones, asumió una identidad masculina y hoy está felizmente casado con una mujer. [1]

Durante al menos 10 años Money estuvo dando apoyo psicológico a Brenda, y evaluando los resultados de su operación y reasignación de sexo. Lo que dice otra parte de esta historia es que a los 13 años Brenda amenazó a sus padres con suicidarse si la seguían obligando a ver al doctor Money, las visitas al doctor money eran «traumáticas más que terapeuticas». Cuenta Agustín Laje:

[…] a medida que la “niña” se negaba a adoptar su nuevo género, el doctor se veía obligado a aplicar enfoques cada vez más extremos. Pidió tener sesiones conjuntas con los gemelos, a quienes les hacía quitarse la ropa, mirarse mutuamente, ensayar poses sexuales y someterse a sesiones fotográficas. Los dos niños cumplían un papel no muy diferente del que pueden cumplir dos ratas de laboratorio.

[…] El último intento de Money consistió en intentar convencer a “Brenda” de someterse a una cirugía que perfeccionara su vulva rudimentaria y se le pudiera construir una vagina artificial. A los trece años de edad, llegó a entrevistarla con un transexual para que éste la persuadiera respecto de las bondades de la cirugía. Pero “Brenda” se negó, y pidió a sus padres no volver a ver nunca más al doctor Money. [2]

Con ello, Money dejaría de hablar de su supuesto exitoso caso John/Joan, sin revelar que había sido un fracaso, y Brenda, por su parte:

[…] decidió asumir su papel masculino, y se puso por nombre David. En 1997, David Reimer se había sometido a un tratamiento para revertir la reasignación, que incluía inyecciones de testosterona, una mastectomía doble, y dos operaciones de faloplastia. Conoció a una mujer, con la que se casó y se convirtió en el padrastro de sus tres hijos. [3]

La vida de David nunca fue fácil, no logró terminar su escuela normalmente como el resto de niños, estuvo muchos años desempleado y hasta fue estafado por un hombre al que le vendió su historia, finalmente, luego de separarse de su esposa, sumándose al dolor el suicidio de su hermano Brian por sobredosis en 2002, a causa de todos sus traumas, el 4 de mayo de 2004, a sus 38 años, en un aparcamiento de un supermercado, se pegó un tiro en su cabeza.

La trágica destrucción de la familia Reimer a causa de la negación de la naturaleza humana no fue un caso aislado contra la ideología de género. En un estudio realizado a veinticinco niños que nacieron sin pene (un defecto de nacimiento conocido como extrofia cloacal) a los cuales se castro y educó como niñas:

Todos mostraron unos patrones masculinos, se dedicaban a juegos bruscos y tenían unas actitudes y unos intereses típicamente masculinos. Más de la mitad de ellos declararon espontáneamente que eran niños, uno cuando sólo tenía cinco años. [4]

Lo que actualmente se llama ideología de género, es el adoctrinamiento educativo-cultural por parte del Estado hacia los niños, negando la naturaleza humana para “meterles en la cabeza” que el género se puede cambiar al antojo.

No debemos tampoco caer en el error de pensar que cualquier intento educativo enfocado en visibilizar a homosexuales o transexuales para disminuir el bullying o intolerancia hacia estos, entre otros, hace parte de la llamada ideología de género, desde luego, si en una clase se le enseña a los niños a que deben valorar a las personas por lo que son, y no por su físico, religión u orientación sexual, esto en cambio, es digno de felicitación, y sin duda nos conducirá hacia sociedad mejor.


[1] Pinker, S. (2003) “La tabla rasa”. Barcelona: Paidós. (p. 559).

[2] Laje, A. Márquez, N. (2016) “El libro negro de la nueva izquierda”. Buenos Aires: Unión Editorial. (p.83).

[3] Cely, M. (2015) “Ideología de género y feminismo radical”. Editorial CLIR. (p. 79).

[4] Pinker, S. (2003) “La tabla rasa”. Barcelona: Paidós. (p. 559).

Fuente: https://www.misescolombia.co/la-ideologia-genero-mata-maligno-doctor-john-money/

Candidato a la presidencia Chileno propone incorporar temas de Ideología de Género desde la educación parvularia

El candidato presidencial Alejandro Guillier es uno de los promotores de un proyecto de ley que busca incorporar la identidad de género en la educación parvularia. El proyecto, que fue firmado por otros cuatro senadores, está en su primer trámite constitiucional. “Guillier quiere utilizar una retroexcavadora valórica para que a los niños desde kínder se les empiecen a inculcar la diversidad sexual”.

“Incorporar la identidad de género entre los objetivos de la educación parvularia”, es el propósito de una moción firmada, entre otros, por el candidato presidencial del Partido Radical y del Partido Socialista Alejandro Guillier.

El proyecto de ley, que actualmente se encuentra en primer trámite constitucional en la comisión de educación y cultura del Senado, busca modificar el artículo 28 de la ley N°20.370, que establece la ley general de educación. Esta actualmente señala una serie de principios y valores que la educación parvularia deberá fomentar para lograr un desarrollo integral de los niños y niñas, para lo cual debe promover los aprendizajes, conocimientos, habilidades y actitudes que permitan el desarrollo de esos principios y valores en los niños.

La moción, presentada entre otros por el senador Guillier, establece al respecto que “en la inclusión de dicho listado se echa de menos una temática que ha sido de mayor aceptación y preocupación social y que dice relación con el desarrollo de la identidad sexual de género de los niños y niñas”.

El proyecto de ley fue firmado además por los senadores Carlos Bianchi (IND), Isabel Allende (PS), Manuel Antonio Matta (DC) y Andrés Zaldívar (DC), además del candidato presidencial.

EL CAMBIO QUE SE BUSCA EN LA LEY

Los senadores impulsores de la modificación a la ley 20.370 buscan modificar dos letras del artículo 28, que actualmente establece lo siguiente: “Sin que constituya un antecedente obligatorio para la educación básica, la educación parvularia fomentará el desarrollo integral de los niños y niñas y promoverá los aprendizajes, conocimientos, habilidades y actitudes que les permitan”. A continuación se establecen, de las letras “a” a la “m”, lo que debería permitir la educación parvularia.

La actual letra “b” de la ley dice: “apreciar sus capacidades y características personales”. Esta busca ser reemplazada, según el nuevo proyecto de ley, por “apreciar sus capacidades y características personales, así como también su identidad de género”.

Además se busca reemplazar la actual letra “e” (“trabajar individualmente y en equipo, con esfuerzo, perseverancia, responsabilidad y tolerancia a la frustración”), por la siguiente: “desarrollar actitudes de respeto y aceptación de la diversidad social, étnica, cultural, religiosa, física y de género”.

Puedes leer completa la moción presentada por Alejandro Guillier aquí.

Fuente: http://www.eldemocrata.cl

La ideología de género y su implicancia en Chile

La discusión sobre “ideología de género” cada vez se hace más presente en nuestro país, introduciéndose con fuerza en diversos proyectos de ley que se discuten actualmente en el Congreso. En entrevista con El Demócrata, el director ejecutivo de la ONG Comunicad y Justicia, Tomás Henríquez, explica qué es esta corriente, a qué responde y sus implicancias tanto en Chile como en el mundo. “Su objetivo es generar una revolución cultural, política, social y jurídica que vuelva al sexo de las personas irrelevante en todos esos campos”, asegura el abogado.

El director ejecutivo de la ONG Comunicad y Justicia, Tomás Henríquez, explica a El Demócrata que la ideología de género es “un término utilizado por sus detractores para denominar un conjunto de ideas más o menos sistemáticas que plantean una antropología pública alternativa y opuesta a nuestro actual entendimiento de la persona humana como ser sexuado“.

En esa línea, Henríquez asegura que “su objetivo es generar una revolución cultural, política, social y jurídica que vuelva al sexo de las personas en irrelevante en todos esos campos, reemplazándolos por el concepto de género, identidad de género y expresión de género, que son distintos al sexo, comenzando porque todos ellos son subjetivos en su fuente, a diferencia de la constitución sexual humana, que es objetiva”. 

—¿Por qué es tan importante este debate?

—Todo ordenamiento jurídico tiene en su centro un concepto o imagen de la persona humana sobre el cual se construyen sus reglas, sus consideraciones de lo justo y de los derechos subjetivos reconocidos para resguardar eso justo. En la actualidad entendemos que el sexo es parte de lo que somos como integral a toda persona. Modulamos nuestro lenguaje en torno a este entendimiento (“hombre” y “mujer”, “padre” y “madre”, atienden a la diferenciación sexual, y denominan para todos lo que aceptamos como una realidad, expresada por medio de estos conceptos), así como también nuestro derecho –que es sexuado, en atención a que la persona es sexuada, y que el derecho debe servir a las personas– y nuestras relaciones sociales.

SUSTENTO TEÓRICO DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

—¿En qué se sustenta la ideología de género?

—La ideología de género tiene una agenda eminentemente práctica. Pero esa agenda tiene un sustento teórico que viene de los pensadores del feminismo de género, como por ejemplo Shulamith Firestone o Beatriz Preciado (ahora conocida como Paul). Lo que une a estos autores es su fundamentación de una revolución política y social que tenga por efecto eliminar la diferencia sexual, lo que trae encadenado en sus tesis, la eliminación de la familia biológica (aspiración explícita en Firestone), la abolición de la idea de que los niños pertenecen a sus familias y que están bajo el cuidado de sus padres, etc. Sostienen una mirada de construccionismo social estricto, en que la identidad es de construcción desanclada de todo dato objetivo, y solo dependiente de la cultura, lo que no es cierto.

— ¿A qué responde?

—Las ideas y las agendas que forman parte de la ideología de género no son homogéneas en su origen. Uno puede encontrar en ellas tendencias o corrientes que son marxistas en su dialéctica, al mismo tiempo que se defiende desde el liberalismo expresivista. En cuanto a las corrientes filosóficas que nutren la misma, creo que es posible enmarcar la cuestión del transgenerismo dentro de un contexto más amplio, que es el transhumanismo y el gnosticismo.

IDEOLOGÍA DE GÉNERO EN CONCRETO

—¿Cómo se traduce en la práctica? 

A nivel del control del lenguaje, por medio de la imposición coaccionada de códigos de expresión. La obligación bajo sanción penal de tener que aceptar nuevas terminologías o pronombres para denominar a quienes se identifican como transgénero. Forzar a la población a tener que llamar y reconocer como mujer a quien es constitutivamente varón, pues mujer no es ya el ser humano que por su constitución física es apto para realizar la función sexual femenina, sino todo aquel que reclame la etiqueta para sí, de forma que “mujer” ya no denomina una realidad objetiva, sino que una convicción subjetiva.

“Esto impide la libertad de expresión, y por extensión, de pensamiento. Más aún, es una forma de expresión obligada. El lenguaje es patrimonio de todos y de construcción común. El Estado no debe tener el poder de controlar como hablamos, y por extensión, cómo pensamos. Esta amenaza es realidad ya en Canadá, bajo la última modificación del código criminal y de derechos humanos de dicho país”, agrega el director de Comunidad y Justicia.

SU IMPLEMENTACIÓN EN CHILE

—¿Cómo se ha implementado en Chile la ideología de género?

—El proyecto de ley de identidad de género en nuestro país, ya que este no es un proyecto de reconocimiento del género. Lo que hace es establecer que el sexo —realidad constitutiva de la persona— se vuelve electivo en el derecho, pues toda persona puede escoger cambiarlo según su gustopara que se ajuste a su identidad de género. Luego, el sexo se mantiene solo en nombre, porque ahora es un mecanismo para expresar un género, y no un concepto expresivo de la realidad constitutiva de la persona.

“La iniciativa —continúa Henríquez— empodera a quienes hagan uso de la ley para imponer esta nueva realidad sobre toda institución, sea pública o privada. Esto se extiende a colegios y universidades. Luego, el beneficiario de la ley puede exigir a todo otro tercero que le reconozca el carácter de mujer o de hombre, a pesar de no ser consistente con la realidad, en todo escenario y para todo efecto”.

“Además, está la circular de la Superintendencia de Educación sobre “derechos de los estudiantes trans”, que asume como paradigma que la identificación como transgénero de los menores de edad es una situación de carácter permanente, que la identidad de la persona es sólo aquella que ella subjetivamente afirme (ignorando toda expresión objetiva de la misma), y que la única forma de abordar esta situación es por medio de la confirmación de la pretensión del menor y su familia,en oposición a toda la evidencia existente sobre la baja persistencia de dicha convicción, y las discrepancias sobre el bien superior del niño. Todo establecimiento que desobedezca la posición de la Superintendencia es amenazada de ser sancionada”, destaca el abogado.

—¿A través de qué otras leyes se está introduciendo?

—Hay elementos de ella en la Ley de Garantías de la Niñez e Infancia —el modelo de los niños como adultos en miniatura, la inclusión del supuesto derecho a la identidad de género, y la posibilidad de sancionar a los papás como violadores de derechos de los hijos por el gobierno–; la ley de identidad de género; el proyecto de reforma al matrimonio; el proyecto de modificación de la ley general de educación para incluir la teoría de género como parte de los objetivos de la educación parvularia; por nombrar solo algunos.

IDEOLOGÍA DE GÉNERO EN EL MUNDO

—¿Qué implicancias ha tenido su implementación en otros países?

—La experiencia con la positivización de los postulados teóricos en la ley es extremadamente reciente,y aún no sabemos con claridad todas sus consecuencias. Si no me equivoco, existen menos de 5 países que tengan legislación que fuerza formas de expresión, como lo acaba de hacer Canadá. No hay más de una docena de países en el mundo que haya legislado sobre los cambios de sexo, y la mayoría lo hace en términos muy restrictivos, no como lo pretende nuestro actual proyecto de ley. Por lo mismo, parte del razonamiento es prospectivo, precisamente porque estamos al inicio de un proceso, debiendo decidir hacia dónde movernos.

—Pero, ¿Qué es lo que se ha viso hasta ahora?

—De manera anecdótica, pues aún no tenemos estudios estructurados sobre el tema, no deja de llamar la atención que exista un auge de auto-diagnóstico de transgenerismo focalizado en países, e incluso en regiones dentro de países, con replicación social de la misma. Dicho en simple, niños y adolescentes que se identifican como transgénero por replicación de lo que ven en la cultura y en sus grupos sociales.

“Sé que esta afirmación es polémica, pero no es mía, sino que de Stephen Stathis, psiquiatra que dirige la clínica de género para niños en Brisbane, que dice que la mayoría de los pacientes que llegan a verlo no son transgénero, y que para muchos adolescentes, el apropiarse de la identidad transgénero es una conducta consciente para sobresalir en su grupo. Y el problema es que, si no estamos consciente de que esto es posible, el potencial error en diagnóstico y posibles tratamientos posteriores es un peligro real e inminente para los derechos de los niños”, remata el abogado experto en la materia.

Fuente: https://www.eldemocrata.cl/noticias/tomas-henriquez-de-comunidad-y-justicia-explica-la-ideologia-de-genero-y-sus-implicancias-en-chile/?utm_content=buffer7e791&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

El posmodernismo (progresismo) busca la legalización de la pedofilia

El progresismo ya pedía la legalisación de la pedofilía , hace 40 años!

En Chile el mundo progre plantea, que su ideología de género no tiene nada que ver con la pedofilia. Que su interés no es el de manipular a los menores en materia sexual. La historia de los movimientos “progresistas” en Alemania, Francia y Holanda, demuestra que si existen nexos y que el distanciamiento de la pedofilia, por parte de los movimientos progre, se debió y debe a razones de carácter exclusivamente electoral, porque descubrieron, que la gente común y corriente no los acompañaba con las posturas más extremas de sexualización social. En Chile sin embargo, el representante del Movilh (Rolando Jimenez) se sacó la careta antes de tiempo, demandando la despenalización de relaciones sexuales entre adultos y menores de edad, y la eliminación de los artículos 365 y 373 del código penal (http://www.movilh.cl/chiled…/365_y_373_del_Codigo_Penal.html)

Artículo 365 del código penal:
El que accediere carnalmente a un menor de dieciocho años de su mismo sexo, sin que medien las circunstancias de los delitos de violación o estupro, será penado con reclusión menor en sus grados mínimo a medio.

ART. 373 del código penal.
Los que de cualquier modo ofendieren el pudor o las buenas costumbres con hechos de grave escándalo o trascendencia, no comprendidos expresamente en otros artículos de este Código, sufrirán la pena de reclusión menor en sus grados mínimo a medio.

Fuente: https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1984

De acuerdo a lo que informa la Fiscalía de Chile:

La violación consiste en acceder carnalmente, por vía vaginal, anal o bucal, a un niño, niña o adolescente.
El abuso sexual, por su parte, es la realización de una acción sexual, distinta del acceso carnal contra un niño, niña o adolescente, como por ejemplo: tocaciones o besos en área de connotación sexual; simulación de acto sexual; realizar acciones de significación sexual ante niño, niña o adolescente; hacerle ver o escuchar material pornográfico o presenciar espectáculos del mismo carácter; determinar a un niño, niña o adolescente a realizar acciones de significación sexual.

¿Rolando Jimenez desea despenalizar la pedofilia o la violación de menores de edad?

He aquí un articulo muy importante para conocer someramente la historia de la pedosexualidad política en Alemania y Europa occidental.  El caldo de cultivo de la pedofilia:

“Hace veinticinco años, el partido de Los Verdes de Renania Westfalia pidió la supresión de los artículos 174 a 176 del Código Penal alemán, relativos a los abusos sexuales en situación de dependencia y a la pedofilia. Para justificar esa petición se decía:

“La sexualidad practicada de común acuerdo es una forma de comunicación entre seres humanos de cualquier edad, sexo, religión o raza, y debe estar a salvo de toda limitación”. El sexo con niños “resulta para ambas partes agradable, productivo, estimula el desarrollo; en resumen: es algo positivo”. “Las relaciones sexuales entabladas de mutuo acuerdo no se deben criminalizar… No es aceptable que se amenace con penas de hasta diez años de prisión a adultos que se toman en serio los deseos sexuales de niños y adolescentes y mantienen con ellos relaciones amorosas”.

Ese texto se modificó posteriormente, pero de entrada se aprobó con 76 votos a favor y 53 en contra y pasó a formar parte del programa del partido.El caso de los verdes alemanes no constituye un hecho aislado. En el contexto de la revolución sexual de los sesenta y de la convergencia de planteamientos inspirados en Marx y en Freud, socavar los viejos tabúes de la moral sexual tradicional parecía un objetivo inseparable de la lucha contra el orden social capitalista-burgués. El fenómeno rebasa el ámbito de la política y se hace perceptible en la pedagogía y en la cultura en general. La erosión de los viejos valores se convierte en un elemento central del programa educativo antiautoritario y emancipador. http://viva-chile.cl/2010/04/el-caldo-de-cultivo-de-la-pedofilia/

El hecho es que la exaltación de la sexualidad en todas sus modalidades implica admitir la pedofilia, en la teoría y en la práctica. Muchos experimentos de “estilos alternativos de vida”, que proliferan durante los años setenta y ochenta en occidente, con esas comunas en las que, en principio, todo se compartía, también incluían la iniciación sexual de los pequeños.

Conocemos el estrepitoso fracaso de esas fórmulas sociales pretendidamente revolucionarias, pero parece que nos cuesta extraer todas las lecciones que nos brinda su experiencia. Si se ponen determinadas causas, resulta inevitable que se sigan los efectos correspondientes. Ante los escandalosos sucesos de pedofilia que ocupan la atención pública de diversos países es de rigor la aplicación de la tolerancia cero y, en consecuencia, el castigo penal de los responsables. Parece igualmente oportuno revisar y endurecer códigos y reglamentos allí donde la legislación era demasiado laxa o dejaba inquietantes zonas de sombra.

Y además de atender a las víctimas y castigar a los culpables, es urgente adelantarse y trabajar en la prevención. Si no se incide en los factores culturales y educativos que, en buena medida, están en el origen de esos lamentables incidentes, gastaremos nuestra energía en perseguir efectos sin atacar las causas que los producen. La promiscuidad sexual como programa y como forma de vida tiene consecuencias.

Algunas manifestaciones de la ideología de género, herederas de la revolución de los sesenta, pretenden haber dejado atrás los conceptos de naturaleza y de normalidad. Incluso la idea de identidad de género, construcción socio-cultural con que se intenta desplazar al sexo biológico, llega a estorbar, pues la mera noción de identidad impone limitaciones. Ahora priman conceptos como el de “transición”: no hay una identidad estable, sino un juego libre de transiciones, ayudadas o no por la cirugía y los tratamientos hormonales. El papel lo soporta todo, pero la realidad es notoriamente tozuda (ahí siguen sin inmutarse los virus y bacterias responsables de la extensión casi epidémica de las infecciones de transmisión sexual, que van a lo suyo al margen de lo políticamente correcto).

Se entiende, por ejemplo, que el gobierno inglés se muestre consternado por los numerosos casos de abusos físicos y sexuales producidos en los famosos internados británicos. Pero se entiende menos que, simultáneamente, ese mismo gobierno y el parlamento saquen adelante una ley de familia, infancia y educación que, pasando por encima de la voluntad de los padres, establece la educación sexual a partir de los cinco años de edad, con un enfoque que apunta de modo inevitable a la sexualización de la infancia. Otro ejemplo: el gobierno suizo va a distribuir millón y medio de preservativos de tamaño reducido, para uso de los chicos de doce años.

La ministra sueca de educación declaraba en los años sesenta: “Hay que enseñar a la gente a servirse de su sexo como a manejar los cubiertos. Cuando se sabe estar a la mesa, no se piensa más en ello. Con el sexo debe pasar lo mismo, no plantearse más el problema. Por otra parte, nada está mal, nada es anormal”. Quien siembra vientos, desde luego, recoge tempestades.”

Referencias:

http://www.movilh.cl/documentacion/2016/Acuerdo-MOVILH-Estado.pdf

http://www.movilh.cl/chilediverso/365_y_373_del_Codigo_Penal.html

http://www.fiscaliadechile.cl/diptico/diptico_fiscalia_final.pdf

http://www.unav.edu/web/facultad-de-teologia/detalle-opinion2?articleId=259262&articleId=259262&tituloNoticia=null?fechaNoticia=null

http://viva-chile.cl/2010/04/el-caldo-de-cultivo-de-la-pedofilia/

https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1984

La #ideología de #género se cae a pedazos ante la #ciencia

“Investigadores identifican 6.500 genes que se expresan de forma diferente en hombres y mujeres. Los genes que son más activos sobre todo en un sexo o el otro pueden jugar un papel crucial en nuestra evolución y la salud”.

Los hombres y las mujeres difieren en maneras obvias y menos evidentes – por ejemplo, en la prevalencia de ciertas enfermedades o reacciones a las drogas. ¿Cómo están conectados con el sexo? Investigadores del Instituto Weizmann de Ciencia descubrieron recientemente miles de genes humanos que se expresan – copiados para producir proteínas – de manera diferente en los dos sexos. Sus hallazgos mostraron que las mutaciones perjudiciales en estos genes particulares tienden a acumularse en la población en frecuencias relativamente altas, y el estudio explica por qué. El mapa detallado de estos genes, publicado en BMC Biology, proporciona pruebas de que los machos y hembras experimentan una especie de evolución separada, pero interconectada.

“El genoma básico es casi el mismo en todos nosotros, pero se utiliza de forma diferente en todo el cuerpo y entre los individuos”, dice Gershoni. “Por lo tanto, cuando se trata de las diferencias entre los sexos, vemos que la evolución a menudo funciona en el nivel de expresión génica”. Pietrokovski añade: “Paradójicamente, genes vinculados al sexo son aquellos en los que las mutaciones perjudiciales son más propensos a ser transmitido , Incluyendo aquellos que afectan la fertilidad. Desde este punto de vista, hombres y mujeres experimentan diferentes presiones de selección y, al menos en cierta medida, la evolución humana debe ser vista como una co-evolución. Pero el estudio también hace hincapié en la necesidad de una mejor comprensión de las diferencias entre hombres y mujeres en los genes que causan la enfermedad o responden a los tratamientos “.

Comentario de laverdadysololaverdad:

Pero …  todo es un constructo social ¿Cierto? 😀

Fuente: http://wis-wander.weizmann.ac.il/life-sciences/researchers-identify-6500-genes-are-expressed-differently-men-and-women

GOBIERNO DE CHILE IMPONE: DUCHAS Y BAÑOS TRANS EN COLEGIOS

EXCLUSIVO | Baños y duchas “inclusivas”, utilizar un lenguaje que elimine el “estereotipo de género”, permitir que un niño trans elija qué uniforme usar (si de hombre o de mujer), la obligación de llamarlo con el nombre “social” que ha elegido independiente de cómo se llame legalmente. Estas son algunas de las medidas que la Superintendencia de Educación ha ordenado a todas las instituciones educacionales del país, para resguardar los derechos de los niños transgénero y respetar la identidad de género, acorde a la ideología impulsada por la comunidad LGBTI. De no cumplir lo establecido por la Superintendencia, lo establecimientos serán sancionados.

Esta es la circular enviada por el gobierno de la Nueva Mayoría

La Superintendencia de Educación envió una circular dirigida a todos los sostenedores y directores de establecimientos educacionales del país y firmada por el superintendente Alexis Ramírez —a la cual El Demócrata tuvo acceso— para establecer “disposiciones que regulan los derechos de niños, niñas y estudiantes trans en el ámbito de la educación”.

DEFINICIÓN DE IDENTIDAD DE GÉNERO

El documento de nueve páginas define “género” como “los roles, comportamientos, actividades y atributos construidos social y culturalmente en torno a cada sexo biológico, que una comunidad en particular reconoce en base a las diferencias biológicas”.

Para la Superintendencia, la identidad de género es una “vivencia interna e individual del género tal como cada persona se siente profundamente, la cual podría corresponder o no al sexo asignado al nacer“. Asimismo, la “expresión de género” corresponde a “cómo una persona manifiesta su identidad de género”.

En tanto, trans quiere decir “personas cuya identidad y/o expresión de género no se corresponde con las normas y expectativas sociales tradicionalmente asociados con el sexo asignado al nacer“.

La circular dice que los establecimientos educativos deberán conocer e implementar las disposiciones establecidas, ya que su incumplimiento constituye una infracción, que será sancionada en el procedimiento administrativo conforme a la gravedad de la misma.

DERECHOS TRANS: EXPRESAR LA IDENTIDAD DE GÉNERO Y ORIENTACIÓN SEXUAL

Entre los derechos de los estudiantes trans que el gobierno establece, se encuentran:

  • El derecho a recibir una educación que les ofrezca oportunidades para su formación y desarrollo integral, atendiendo especialmente las circunstancias y características del proceso que les corresponde vivir.
  • Derecho a no ser discriminados arbitrariamente por el Estado, ni por las comunidades educativas, en ningún nivel ni ámbito de la trayectoria educativa.
  • Derecho a estudiar en un ambiente de respeto mutuo, con trato digno e igualitario en todos los ámbitos, en especiales en los de las relaciones interpersonales y de la buena convivencia.
  • Derecho a expresar la identidad de género propia y su orientación sexual.

OBLIGACIONES DE LOS SOSTENEDORES Y DIRECTIVOS

En tanto, la circular asegura que “los sostenedores, directivos, docentes, educadores, asistentes de la educación y otras personas que componen a la comunidad estimativa, están obligados a respetar todos los derechos que resguardan a niños, niñas y estudiantes”.

En esa línea, la Superintendencia de Educación expresa que “la vulneración de estos derechos constituye una infracción de suma gravedad a las disposiciones que regulan la materia, en cuanto  legal, tanto nacional como las convenciones internacionales firmadas y ratificadas por Chile que establecen el resguardo de la no discriminación”.

PROCEDIMIENTO PARA EL RECONOCIMIENTO DE LA IDENTIDAD DE GÉNERO

El documento sostiene que los padres, tutores legales o apoderados de aquellos niños trans, así como el estudiante en caso de contar con la mayoría de edad, “podrán solicitar al establecimiento educacional el reconocimiento de su identidad de género, medidas de apoyo y adecuaciones pertinentes de la etapa por la cual transita su hijo/a, pupilo/a o estudiante”.

Para esto, los padres “deberán solicitar una entrevista o reunión con la máxima autoridad educativa del establecimiento (…) quien tendrá que dar las facilidades para concretar dicho encuentro en un plazo no superior a cinco días hábiles, que deberá ser registrado por medio de un acta simple, que incluya los acuerdos alcanzados, las medidas a adoptar y la coordinación de los plazos para su implementación y seguimiento”.

“Toda medida deberá ser adoptada con el consentimiento previo de la niña, niño o estudiantes, y su padre, madre, tutor legar o apoderado, velando siempre por el resguardo de su integridad física, psicológica y moral”, dice la circular.

MEDIDAS CONCRETAS QUE DEBERÁN ADOPTAR LOS COLEGIOS

Entre las medidas concretas que los establecimientos deberán implementar, se encuentran:

  • La utilización de lenguaje inclusivo para eliminar estereotipos de género (mundialmente han usado términos como “niñxs”, “niñ@s” o la letra “E”).
  • Promover espacios de reflexión, orientación, capacitación acompañamiento y apoyo a los miembros de la comunidad educativa, con el objetivo de garantizar la promoción y reguardo de los derechos de las niñas, niños y estudiantes trans.
  • En caso de que el niño trans tenga un nombre social —independiente de su nombre legal— todas las personas que componen la comunidad educativa deberán tratar siempre y sin excepción a la niña, niño o estudiante, con el nombre social que ha dado a conocer en todos los ambientes que componen el espacio educativo. Por ejemplo, si un niño legalmente se llama Carlos, pero su nombre social ahora es Sofía, todos deberán llamarlo Sofía.
  • Presentación personal: El niño, niña o estudiante trans tendrá el derecho a utilizar el uniforme, ropa deportiva y/o accesorios que considere más adecuado a su identidad de género. Para esto se espera que los manuales de convivencia escolar se ajusten a derecho, de acuerdo a la normativa vigente.
  • Utilización de servicios higiénicos: Se deberá dar facilidades a los niños trans para el uso de baños y duchas de acuerdo a las necesidades propias del proceso que estén viviendo, respetando su identidad de género. Las adecuaciones podrán considerar baños inclusivos u otras alternativas previamente acordadas.

Finalmente, el documento expresa que “los establecimientos educativos deberán conocer e implementar las disposiciones establecidas en los cuerpos legales citados en esta circular en los términos señalados, ya que su incumplimiento constituye una infracción, que será sancionada en el procedimiento administrativo conforme a la gravedad de la misma”.

Fuente: http://www.eldemocrata.cl/noticias/duchas-y-banos-trans-en-colegios-de-chile-gobierno-envia-circular-obligando-a-adoptar-estas-medidas/

Referencia: El Transgenerismo de los niños es un abuso infantil