Un prestigioso informe científico afirma que la condición de homosexual o transexual no es “innata”

El lobby gay ha conseguido influir a gran parte de la clase política mundial / EFE

El lobby gay ha conseguido influir a gran parte de la clase política mundial / EFE

La revista The New Atlantis ha publicado un estudio sobre “sexualidad y género” en el que desmonta algunas de las teorías del lobby LGTB respecto a transexualidad, homosexualidad y la dicotomía género-sexo.

Entre las conclusiones del informe destaca que no hay evidencia científica que respalde que la identidad de género sea independiente del sexo. Es decir, aquello tan repetido de “soy un hombre atrapado en el cuerpo de una mujer” o viceversa. De este modo, ser homosexual o transexual no sería algo “innato”.

Así lo afirman los autores del informe, el psiquiatra Lawrence Maier (miembro del departamento de Psiquiatría de la Universidad de Medicina Johns Hopkins) y el psicólogo y psiquiatra Paul McHugh (también de la misma universidad), que además señalan que hay una diferencia entre lo que la gente cree que significa la transexualidad y lo que realmente la ciencia revela sobre la  misma. Para ello han analizado los problemas mentales y de salud que afectan a los transexuales.

Hay que recordar que The New Atlantis está considerada una revista con gran prestigio en el mundo científico. De periodicidad trimestral, la revista aborda temas sociales, tecnológicos y científicos con el fin de “elevar el conocimiento en aspectos de la vida que necesitan una explicación regulada por la ciencia”.

Precaución con los niños

El propio editor de la revista, Adam Keiper, explica la necesidad de este trabajoso estudio. “La transexualidad es una de las realidades más complejas de la sexualidad humana, se puede ver hasta como un fraude en el género humano y necesitábamos contar desde el punto de vista de la biología y la psicología qué es la transexualidad y si tienen repercusiones mentales”, señala Keiper, encargado además de dirigir un vídeo sobre este informe.

Asimismo, estos dos expertos sostienen que la realidad biológica es una realidad que no puede ser alterada ni socialmente ni a través de la cirugía: “Aunque un niño pequeño sea considerado -incluso por él mismo- una niña, no lo convierte biológicamente en una niña. La definición científica del sexo biológico es, para casi todos los humanos, claro, binario, y estable, lo que refleja una realidad biológica subyacente que no se contradice con las excepciones a la conducta sexual habitual, y no puede ser alterada por la cirugía o condicionamientos sociales”.

Al mismo tiempo el estudio señala que la creencia de que la orientación sexual es innata y responde a una realidad biológica, es decir, “que la gente nace así”, no está apoyada por ninguna evidencia científica. Mientras que el sexo biológico es una característica innata de los seres humanos, la identidad de género es un concepto más difícil de alcanzar.

Sólo una minoría de los menores que muestran pensamientos o comportamientos atípicos sobre su género continúan haciéndolo durante la adolescencia y la edad adulta

Los niños son además una parte importante del estudio. El informe sostiene que sólo una minoría de los menores que muestran pensamientos o comportamientos atípicos sobre su género continúan haciéndolo durante la adolescencia y la edad adulta. Por eso los científicos creen que no hay motivo para que todos estos niños deban ser animados a convertirse en transexuales y mucho menos a ser sometidos a un tratamiento hormonal e incluso a la cirugía.

Para Lawrence Maier y Paul McHugh nadie puede determinar la identidad de género de un niño. “Tenemos dudas acerca de que un niño tenga desarrollado el sentido de su género. Nos alarman profundamente estas terapias, tratamientos y cirugías (LGTB) porque pueden ser prematuras, ya que la mayoría de los niños que se identifican con el género opuesto a su sexo biológico no continuará haciéndolo ni durante su adolescencia ni en edad adulta. Hay una falta de estudios fiables sobre los efectos a largo plazo de estas intervenciones. Instamos enérgicamente a la precaución en este sentido”.

Subpoblaciones LGTB

Uno de los puntos más polémicos del estudio es el que se refiere a los problemas de ansiedad, depresión y suicidio que sufren homosexuales y transexuales en un porcentaje mayor al de los heterosexuales. Y no sólo eso, sino que además son más frecuentes en ellos problemas sociales y de comportamiento tales como la violencia de pareja.

La ciencia no ha demostrado que el estrés o el estigma social sean los causantes de la totalidad, o incluso una mayoría, de los problemas mentales de homosexuales y transexuales

Y es que uno de los argumentos tradicionales empleados para explicar esta realidad es el del estrés que tanto homosexuales y transexuales sufren a causa de la discriminación y el estigma social. El estudio, sin embargo, señala que la ciencia no ha demostrado que estos factores por sí solos representen la totalidad, o incluso una mayoría, de los problemas mentales entre homosexuales y transexuales.

Así lo explican los autores del informe: “Hay una necesidad de una extensa investigación para demostrar la hipótesis de estrés social y otros aspectos que expliquen esta diferencia porcentual (entre heterosexuales respecto a homosexuales y transexuales), así como para ayudar a identificar formas de abordar los problemas de salud presentes en estas subpoblaciones”.

Sin entrar en aspectos políticos, el estudio reclama realizar más investigaciones sobre casi 20 temas críticos relacionados con la orientación sexual y la identidad de género. “Se necesita más investigación para descubrir las causas del aumento de las tasas de problemas de salud mental en las subpoblaciones LGBT“.

La revista, asimismo, advierte de que “a menudo hay una gran brecha entre la certeza de nuestras creencias acerca de estas cuestiones y lo que la ciencia muestra”. Por ello, concluye: “La sexualidad es una parte enorme complejidad de la vida humana que desafía nuestros intentos de definir todos sus aspectos y estudiarlas con precisión”.

Visto en: http://www.actuall.com/familia/prestigioso-informe-cientifico-afirma-la-condicion-homosexual-transexual-no-innata/

Fuente del artículo: http://www.thenewatlantis.com/publications/number-50-fall-2016

El transgenerismo de los niños es abuso infantil: Colegio Americano de Pediatría

El Colegio Americano de Pediatras emitió un comunicado esta semana en que se declara que la reclasificación de género de los niños, también conocida como la transexualidad, constituye un abuso infantil.

“El Colegio Americano de Pediatras insta a los educadores y legisladores a rechazar todas las políticas que condicionan a los niños a aceptar una vida normal de suplantación química y quirúrgica del sexo opuesto”, la declaración, titulada “La ideología de género perjudica a los niños”, indicó. “Los Datos – no la ideología – son los que determinan la realidad.”

Crédito de la imagen: Shutterstock

Crédito de la imagen: Shutterstock

La declaración publicada el lunes 21 de marzo con una declaración completa que continuará en el verano de 2016, aparece lo que la asociación dictaminó que deben ser ocho hechos objetivos que respaldan su argumento de por qué la reclasificación de género ahora será oficialmente clasificado como abuso:

1. La sexualidad humana es un rasgo binario biológico objetivo: “XY” y “XX” son marcadores genéticos de la salud – marcadores no genéticos de un trastorno.

2. Nadie nace con un género. Todo el mundo nace con un sexo biológico. Género (una toma de conciencia y el sentido de sí mismo como hombre o mujer) es un concepto sociológico y psicológico; no un concepto biológico objetivo.

3. La creencia de que una persona él o ella son algo que no son, en el mejor de los casos, es un signo de pensamiento confuso. Cuando un niño por lo demás es sano biológicamente cree que es una niña, o una niña biológica por lo demás sanos cree que es un niño, existe un problema psicológico objetivo que está en la mente, no del cuerpo, y debe ser tratado como tal.  Estos niños sufren disforia de género. La disforia de género (GD), anteriormente enumerado como trastorno de identidad de género (GID), es un trastorno mental reconocido en la más reciente edición del Manual de Diagnóstico y Estadístico de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-V).

4. La pubertad no es una enfermedad y las hormonas de la pubertad de bloqueo pueden ser peligroso. Reversible o no, las hormonas de la pubertad-bloqueo inducen un estado de enfermedad – la ausencia de la pubertad – e inhiben el crecimiento y la fertilidad en un niño previamente biológicamente saludable.

5. De acuerdo con el DSM-V, como mucho un 98% de los niños confundidos con su género y un 88% de las niñas confundidas con su género eventualmente aceptan su sexo biológico después de que naturalmente pasan la pubertad.

6. Los niños que utilizan bloqueadores de la pubertad para suplantar al sexo opuesto requerirá hormonas del sexo opuesto en la adolescencia tardía. hormonas sexuales (Cross-testosterona y estrógenos) se asocian con riesgos peligrosos para la salud, incluyendo pero no limitado a la presión arterial alta, coágulos de sangre, accidente cerebrovascular y cáncer.

7. Las tasas de suicidio son veinte veces mayor en los adultos que usan hormonas del sexo opuesto y se someten a cirugía de reasignación de sexo, incluso en Suecia, que se encuentra entre la mayoría de los LGBQT – afirmando países.

8. Los niños acondicionado en la creencia de una vida de suplantación química y quirúrgica del sexo opuesto es tan normal y saludable como el abuso infantil.

De antemano pido disculpas por la traducción, de todas formas se cita la fuente original para evitar problemas de interpretación por parte de los lectores (sobre todo de los ateos de Internet que suelen criticar este tipo de superficialidades dejando de lado el contexto de fondo).

Traducido de: http://www.theblaze.com/stories/2016/03/26/transgenderism-of-children-is-child-abuse-american-college-of-pediatrics-rules/

Fuente: http://www.acpeds.org/the-college-speaks/position-statements/gender-ideology-harms-children