La violencia que se esconde dentro del movimiento LGBT que no se comenta

Como todos saben, hoy día la violencia de género se destaca y se combate con vehemencia de muchas formas, los especialistas, la prensa y las redes sociales ayudan  a concientizar a las personas sobre el tema, sin embargo, se comenta y se habla muy poco sobre la violencia que existe entre todas las personas que componen el movimiento LGBT , esto porque según algunos estudios existe más promiscuidad y más infidelidad en las personas que pertenecen a todos esos grupos y ocultan estos hechos porque los índices son mucho más altos que entre los heterosexuales como lo veremos a continuación.

Se afirma que la violencia intragénero, es aquella que se produce dentro de las relaciones, ya sean matrimoniales o no, entre personas del mismo sexo.

Los datos sobre violencia intragénero se vienen publicando hace ya algún tiempo, por ejemplo, un reportaje publicado en un sitio de Internet denominado religiónenlibertad.com menciona un estudio titulado “Victimization and Perpetration Rates of Violence in Gay and Lesbian Relationships: Gender Issues Explored”, publicado en 1997 en la revista Violence and Victims, revela que sobre una muestra de 283 personas homosexuales, el 47,5% de las lesbianas y el 29,7% de los varones gays había sido víctima de acciones violentas perpetradas por una pareja del mismo sexo”. https://www.religionenlibertad.com/polemicas/48936/las-cifras-del-matrimonio-gay-mas-breve-y-mas-conflictivo-segun.html

Un sitio denominado colegas.com nos explica que “Hay estadísticas de los Estados Unidos, el Reino Unido y Australia y todos tienen casi la misma información. En los Estados Unidos, el Centro para el control de la enfermedad hizo una encuesta de cuantas personas LGTB han sido una víctima de la violencia doméstica. El porcentaje de ‘sí’ fue 38% para las lesbianas, 61.1% para las mujeres bisexuales, 25% para los hombres homosexuales, y 37.3% para los hombres bisexuales. Otra encuesta dice que 34.6% de todas las personas transgéneros han sufrido la violencia doméstica.  Stonewall, una ONG en el Reino Unido hizo una encuesta y una cuarta parte de las lesbianas y mujeres bisexuales y la mitad de los hombres gais y bisexuales respondieron sí. La encuesta del Centro de investigación australiano de salud y sexualidad dice que en la población LGTB, 41% de los hombres y 28% de las mujeres han sufrido la violencia doméstica”.

“En comparación, 35% de las mujeres heterosexuales y 29% de los hombres heterosexuales han sido víctimas en los Estados Unidos. El porcentaje para el Reino Unido es 25% para todas las mujeres y 16.6% para todos los hombres, independientemente de la orientación sexual”. Todos los países tienen sus propias estadísticas, pero el resultado mundial es que las parejas LGTB sufren la violencia doméstica en casi la misma proporción que las parejas heterosexuales”.  http://www.colegas.lgbt/violencia-intragenero/

Y la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, en Chicago, señala que “Las tasas de violencia doméstica entre parejas del mismo sexo son consistentemente más altas que las de parejas heterosexuales”, afirmó Richard Carroll, psicólogo y coautor del informe”.

Un estudio en Estados Unidos indica que las relaciones entre parejas del mismo sexo sufren niveles mucho más altos de violencia doméstica que sus contrapartes heterosexuales. Es un problema que, hasta hace poco tiempo, ni la sociedad en general ni la misma comunidad LGBT (a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales) querían afrontar muy abiertamente”. “La nueva realidad de uniones civiles y matrimonios gay en EE. UU. ha cambiado la percepción de este problema y varias instituciones desde el ámbito gubernamental hasta el comunitario están tomando cartas en el asunto”. https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/11/141120_cultura_violencia_domestica_parejas_homosexuales_wbm

Además, existen otros problemas de desigualdad y de violencia, que se publican muy poco, un ejemplo es el caso de la luchadora Shang Mau Bi que murió tras ser golpeada por Nilika Dobronev, un hombre que se cree mujer y participa en la liga femenina de Vale Todo, aquí uno se pregunta ¿acaso no hay violencia y abuso cuando se sabe que un hombre (aunque se crea mujer) es más fuerte que la mujer?

Interesante hasta donde han llegado las cosas, ¿no les parece?

https://www.elmundo.cr/la-violencia-que-se-esconde-dentro-del-movimiento-lgbt-que-no-se-comenta/

La macabra relación entre el Marxismo y el Psicoanálisis

Estas ideas son la base principal utilizada por los grupos feministas actuales que afirman que hay “roles socialmente construidos” que perjudican a las mujeres.

AdornoHorkheimerHabermasbyJeremyJShapiro

Para desarrollar la unión entre el psicoanálisis y el marxismo, Horkheimer trajo al instituto nuevos personajes que influirían profundamente en la sociedad de los años sesenta. (JjShapiro / WikiMedia)

El “Instituto de Investigación Social” abrió sus puertas por primera vez en 1924. Esta organización, comúnmente conocida como la Escuela de Frankfurt, era un lugar de encuentro para los marxistas que, en pos de lograr cambios sociales drásticos, revivió la teoría política al moverse desde el campo económico al campo social.

Después de que Max Horkheimer asumió la dirección del instituto en 1930, cambió las investigaciones que hasta entonces se habían concentrado en el análisis socioeconómico de la sociedad burguesa. Este intelectual marxista alemán, siguiendo la línea de Georg Lukács, convirtió la cultura en el foco de estudio, desplazando a la economía como la estructura fundamental del marxismo.

El nuevo líder de la Escuela de Frankfurt fue lo suficientemente inteligente como para entender que la “clase trabajadora” ya no aceptaba las ideas de Marx. Por el momento, los trabajadores comprendieron que lo mejor que podía pasarles era ser contratados por una gran empresa, por lo que no tenía sentido poner sus esperanzas en una revolución que venía de los trabajadores. No tenía sentido tratar de conseguir seguidores utilizando los mismos argumentos cansados, donde el capitalismo era el culpable de la pobreza; nadie lo creía más.

Entonces, el instituto buscó nuevos grupos sociales para reemplazar a la clase trabajadora. Horkheimer era un apasionado del psicoanálisis, y un fiel seguidor del trabajo del neurólogo austriaco Sigmund Freud, nació la clave de la unión macabra que se convertiría en una de las columnas de la nueva izquierda. La escuela de Frankfurt comenzó a reformular el discurso, ahora en el campo cultural, basado en la unión entre el marxismo y el psicoanálisis.

Marx entendió que los antagonismos tenían que crearse para alcanzar su objetivo. Es por eso que afirmó que bajo el capitalismo, la clase trabajadora era oprimida por los dueños de los medios de producción. La escuela de Frankfurt, ahora utilizando el psicoanálisis, creó una nueva confrontación y llegó a sugerir que bajo la cultura occidental, todos los pueblos viven en un estado constante de represión psicológica. Cabe señalar que, en última instancia, lo que están diciendo es que la cultura occidental debe ser derribada primero para luego provocar el cambio económico.

Para desarrollar una unión entre el psicoanálisis y el marxismo, Horkheimer trajo al instituto nuevos pensadores que influirían profundamente en la sociedad de los años sesenta. Theodor Adorno, Erich Fromm y Herbert Marcuse fueron quizás las adquisiciones más importantes que hizo la Escuela de Frankfurt, cada vez más cerca de su nuevo objetivo.

El sexo como una construcción social

Erich Fromm, psicoanalista y psicólogo social, y Herbert Marcuse, el filósofo y sociólogo alemán, fueron pioneros de izquierda. Crearon conflictos útiles en el campo de la sexualidad utilizando el psicoanálisis. Fromm afirmó que la moralidad prevaleciente era represiva y que se necesitaba una mayor libertad para los diferentes comportamientos sexuales. Marcuse en sus escritos requería crear una sociedad basada en la “perversidad polimorfa”, que consiste en la capacidad del ser humano de obtener satisfacción sexual fuera de los parámetros sociales.

Ambos aceptan como su lucha principal la idea de que la masculinidad y la feminidad no son un reflejo de las diferencias sexuales, sino una consecuencia de la influencia de factores típicos de la vida cotidiana. Por lo tanto, el sexo es una construcción social.

Estas ideas constituyen la base utilizada por los grupos feministas actuales que afirman que existen “roles socialmente construidos” que perjudican a las mujeres. Para estos grupos, las elecciones que las mujeres hacen a lo largo de sus vidas y las desventajas naturales que pueden tener con los hombres, no tienen nada que ver con su sexo sino con una sociedad patriarcal que los pone en desventaja.

Por lo tanto, la nueva izquierda encontró un nuevo sujeto revolucionario: las mujeres. Para su “liberación” es necesario poner fin a la cultura occidental, argumentaron. Pero, basándose en las mismas ideas, también lograron conquistar los grupos LGTBI +; aquellos jóvenes que se sentían separados y marginados por sus comportamientos sexuales verían en estos marxistas a un grupo que les decía que no eran extraños y que el rechazo que experimentaban podía culparse a la cultura occidental, en cuyo centro está el sistema capitalista.

El sexo es una construcción social y la cultura occidental es lo que te dice cuál debería ser tu género, mujer u hombre, dijeron. Por lo tanto, para aquellos que no se sienten cómodos con el rol “asignado” por la sociedad, la solución es desmantelar y eliminar esos valores conservadores de nuestras vidas, de una vez por todas.

El libro de Marcuse, “Eros and Civilization”, se convirtió en la Biblia de los estudiantes en los años 60. En este texto, el autor afirma que la represión es la esencia del capitalismo, lo que obliga a las personas a reprimir sus instintos sexuales, generando en ellos lo que Freud llama “obsesiones”. Esta nueva izquierda propone nada menos que la eliminación de cualquier restricción al comportamiento sexual. Va tan lejos como para normalizar el libertinaje y cualquier cosa que pueda catalogarse como aberrante. Ahora deben ser aceptados, argumentan, pero por supuesto, la libertad total no se lograría hasta que se desmantele la cultura occidental.

Lo que Marcuse hizo, y en general lo que logró la escuela de Frankfurt, fue decirle a los jóvenes todo lo que querían escuchar; ‘haz lo que quieras, no hay límites’. Ese libertinaje es bueno, y si se les culpa es culpa de la cultura occidental, del sistema capitalista.

Así es como el marxismo logra entrar, camuflado, en la cultura hippie de la época y luego ser aceptado por los jóvenes de las clases medias y altas. Para millones de nuevos militantes que no tenían que leer los libros de Marx ni discutir sobre economía, la lucha ya no estaba en el campo económico sino en el campo cultural. Lo que tenía que destruirse es la cultura occidental con sus valores conservadores y luego el sistema capitalista caerá.

La izquierda fue reinventada. Entendió que tenía que encontrar nuevos sujetos revolucionarios con la unión entre el psicoanálisis. Esto convirtió al marxismo en un gran éxito que logró atraer a millones de personas, muchas de las cuales aún no se han dado cuenta de que están siendo utilizadas por el marxismo. La mayoría de estos nuevos “militantes” no entienden el papel fundamental del capitalismo en el logro de las libertades individuales que disfrutamos hoy.

Traducido de: https://panampost.com/vanesa-vallejo/2018/04/02/the-macabre-relationship-between-marxism-and-psychoanalysis/?cn-reloaded=1

Expertos desmontan las mentiras de los estudios a favor de la adopción homosexual

La página web de la Columbia Law School, que forma parte de la prestigiosa Columbia University de Nueva York, ha publicado los resultados de los 79 estudios llevados a cabo hasta ahora en los Estados Unidos sobre el bienestar de los niños en familias homoparentales.

Sus conclusiones son sorprendentes y parecen definitivas: dicen que no hay ninguna desventaja en ser hijos de una pareja de mujeres o de hombres en lugar de serlo de una pareja formada por un hombre y una mujer.

Los invitados del Centro di Ateneo di Studi e Ricerche sulla Famiglia han desmontado esos estudios, tirando por la borda la conclusión de los mismos

75 de ellos apoyan esta teoría por tan solo cuatro que muestran datos contrarios. Pero he aquí que los invitados del Centro di Ateneo di Studi e Ricerche sulla Famiglia, de la Universidad Católica de Milán, han desmontado esos estudios, tirando por la borda la conclusión de los mismos y sus métodos científicos.

Los responsables de la rectificación han sido Paul Sullins, Elena Canzi, Eugenia Scabini y Vittorio Cigoli, en un seminario internacional titulado “Homogenitorialidad y filiación”, que tuvo lugar el 28 de septiembre pasado.

Dos grandes fallos

La primera crítica de estos expertos hacia estos estudios atañe a la falta de representatividad y a la reducida dimensión de los tipos de población utilizados en los informes favorables al colectivo LGTBI.

“Un detallado recuento por parte de los revisores, tanto favorables como críticos, concuerdan que sólo 5  estudios de todo el grupo han utilizado un tipo casual. Esto significa que 70 de los 75 estudios que sostienen la opinión de que a los niños no les afecta tener padres homosexuales no utilizan un tipo representativo en apoyo de su inferencia”.

Es decir, casi todos los estudios favorables al lobby LGTBI presentados como “investigación” están basados en sondeos de contactos y amigos, y conocidos de los amigos o de los propios investigadores.

“Este procedimiento no es creíble. Intentar valorar lo bien que van las cosas para los niños criados por parejas gays entrevistando a redes receptivas a las peticiones de los gays, es como intentar valorar el índice de religiosidad de una población entrevistando a los participantes a un curso de estudios bíblicos y a sus amigos”.

En cambio, los 5 estudios que revelan desventajas para los hijos de parejas homosexuales están basados todos en tipos casuales y cuantitativamente representativos.

“El 61% de los casos identificado como ‘padres del mismo sexo’ consistía en parejas progenitores de sexo distinto”

El segundo tipo de error es de orden fáctico. Es el caso de tres de estos estudios se incluyeron a parejas heterosexuales erróneamente clasificadas como homosexuales.

Estos errores materiales no son raros y condicionan mucho los resultados porque, al ser el número de las parejas homosexuales muy pequeño comparado con el de las heterosexuales, no refleja las proporciones efectivas en la realidad, según recoge ReL.

En el estudio de J.L. Wainright “el 61% de los casos identificado como ‘padres del mismo sexo’ consistía en parejas progenitores de sexo distinto. En otro reciente estudio basado en datos del censo holandés, casi el 65% del tipo de progenitores del mismo sexo consistía en progenitores heterosexuales asignados erróneamente“.

Al final, los estudios más fiables del total de los 75 son aquellos que contradicen la conclusión que se publica en la página, y es que los hijos en situaciones homoparentales tienen más problemas que los que tienen como progenitores a un hombre y una mujer que viven juntos.

Visto en: www.actuall.com

Legisladores de América exigen que la OEA abandone agenda abortista y LGTBI

Congresistas de 18 países del Continente han suscrito una declaración en la que denuncian el despotismo de la Organización de Estados Americanos al imponer la agenda ideológica, atropellando la soberanía de los pueblos.

Setecientos congresistas de 18 países de América firmaron y divulgaron este 15 de junio una declaración conjunta en la que exigen a la Organización de Estados Americanos (OEA) abandonar la agenda abortista y de género que pretende imponer a sus pueblos.

Para los legisladores la intervención de la OEA, a través de la Corte y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para fines ajenos a los propuestos en su fundación violan la soberanía y la autodeterminación de los países miembros.

La declaración advierte que “los agresivos y continuados esfuerzos” de la OEA y de su sistema de derechos humanos por imponer “políticas y perspectivas ideológicas que atentan contra el derecho a la vida, la familia y las libertades de expresión, de asociación y religiosa” constituyen un “golpe a la democracia representativa de la región”.

Estas tentativas “exceden el mandato que les ha sido conferido por los Estados miembros, pues interfieren en asuntos que no están contemplados por la Convención, y que, por ende, corresponden a la jurisdicción interna de los Estados”.

Nunca antes tantos congresistas se habían plantado frente a la orientación ideológica que la OEA

Esta es la primera vez que un grupo tan amplio de congresistas de tantos países se planta frente a la orientación ideológica que la OEA ha asumido desde casi una década y que se ha intensificado con la llegada de Luis Almagro a la presidencia del organismo.

El texto firmado es la “Declaración americana sobre la independencia y autodeterminación de los pueblos en asuntos relacionados a la vida, la familia y la libertad religiosa”.

También es conocida como la “Declaración de México” porque se ha dado a conocer en la primera edición del Congreso Hemisférico de Parlamentarios celebrado este 15 de junio en la Ciudad de México con la presencia de 50 representantes de los signatários.

El diputado chileno José Antonio Kast, presidente de la comisión organizadora del Congreso, informó que el documento será entregado a los cancilleres de los países de los firmantes para que sea presentado ante el pleno de la OEA en la 47 asamblea general del organismo que se realizará del 19 al 22 de junio en Cancún, México.

“Vemos con preocupación que un organismo internacional, que esta fundado sobre princípios muy claros, esta tratando de imponer una especie de imperialismo cultural sobre nuestas naciones y eso, es inaceptable”, apunta Kast.

“La OEA ha tenido un giro en los últimos años y ha dictado resoluciones que son alarmantes, valoramos su labor en materia de democracia y derechos humanos pero no aceptamos que pase por encima de nuestros parlamentos y de nuestras cortes y mucho menos en estos temas tan caros para nuestros pueblos”, subrayó.

La “Declaración de México” recuerda que el artículo 3 de la Carta de la OEA reconoce claramente “el respeto a la soberanía e independencia de los Estados” y al “ejercicio efectivo de la democracia representativa”.

También recuerda que el artículo 1 de la Carta de la OEA establece que esta organización “no tiene más facultades que aquellas que expresamente le confiere” dicha Carta fundacional y que “ninguna de disposición la autoriza a intervenir en asuntos de la jurisdicción interna de los Estados miembros”.

El texto firmado por los congresistas rechaza cualquier interpretación que la OEA o el Sistema Interamericano de Derechos Humanos haga del actual orden jurídico para crear y promover supuestos nuevos derechos no contemplados en la Convención Americana ni en la legislaciones locales.

Rechaza también la promoción una “supuesta obligación internacional de autorizar o subsidiar el aborto voluntario o de ampliar supuestos de aborto no punible; o que limite el derecho de objeción de conciencia de aquellos que por razones serias se niegan a cooperar con el aborto voluntario”.

Se opone a cualquier interpretación que busque deformar o “alterar la definición del matrimonio como la unión entre el hombre y la mujer en el ordenamiento jurídico interno de los Estados partes de la Convención o que busque crear una supuesta obligación estatal de autorizar la adopción de niños por parejas del mismo sexo”.

Y se niega a considerar como “discriminación” la legitima oposición de legisladores o gobernantes al reconocimiento o protección legal de las uniones entre personas del mismo sexo.

El texto completo puede ser leído aqui.

Fuente: https://www.actuall.com/familia/setecientos-legisladores-de-america-exigen-que-la-oea-abandone-la-agenda-abortista-y-lgtbi/