No se considera científico negar la realidad histórica de Jesús

cristianismo

Es un hecho, muchos escépticos sostienen todavía que Jesús de Nazaret es un personaje ficticio, fruto de la siempre fértil y delirante imaginación humana; una entelequia prefabricada situada exactamente al mismo nivel que Zeus, Ra, Don Quijote, Sherlock Holmes y el Pato Donald, sólo que, según ellos, más “dañina” que los citados. No estamos hablando aquí de milagros u otros hechos excepcionales que, según los evangelios, se le atribuyen, todos más o menos aceptados por las distintas nominaciones cristianas y los historiadores no aconfesionales. No, y entendemos que este no es el lugar más indicado para debatir ese asunto. Aquí estamos hablando una vez más de Ciencia, y de lo que ésta ha dictaminado sobre la realidad o no de la existencia histórica de Jesús, de su ubicación material como individuo concreto dentro de unas coordenadas reales de tiempo y espacio. Muchos ateos niegan, no sólo ya los milagros del Galileo (algo que, por otra parte, podemos entender), sino también su historicidad, un tema este sobre el que ya no queda ningún debate abierto, por muchos arietes retóricos que nuestros intrépidos ateos embistan para reabrirlo.

Como supondrán, he tenido que elegir una entre muchas fuentes para documentar esta entrada. Al final me he decidido por la última que he encontrado, la más reciente de las que dispongo, para evitar ser acusada de “no estar al día de los últimos descubrimientos”. Esto también me lo conozco.

Los párrafos que siguen han sido extraídos del artículo “Jesús visto con los ojos de hoy”, aparecido en el número 162 de la revista “Clío Historia”, una publicación a la que se puede acusar de lo que ustedes quieran, menos de ser afín a la religión organizada :-). Está firmado por Antonio Piñero, catedrático de Filología Griega de la Universidad Complutense de Madrid, especializado en lengua y literatura del cristianismo primitivo, un área de estudio a la que ha dedicado las últimas décadas. Piñero se define a sí mismo en estos términos: “historiador independiente, escéptico, racionalista, agnóstico y respetuoso con las creencias de los demás, aunque como ideas que son deben discutirse educadamente. No soy militante”.  Precisamente por no ser un agnóstico militante o proselitista de la línea dura, es invitado en ocasiones a aportar su autorizada opinión sobre la sociedad de la época de Jesús tanto en publicaciones católicas no fundamentalistas como en espacios de contenido escéptico. Pero subrayamos que el doctor Piñero NO es creyente, y esto es una excelente baza a favor del fin que nos proponemos en este post, pues de este modo la objetividad del documento queda garantizada, hasta donde esto es posible. Vayamos, pues, sin más dilación, al meollo del asunto. Como siempre, los incisos en caracteres grises son míos:

La pregunta básica y fundamental, si existió Jesús realmente, no se discute hoy.Aunque sí continúa estudiándose el valor historiográfico de los evangelios, sobre todo el de los tres primeros, Mateo, Marcos y Lucas. Igualmente, ¿cómo deben interpretarse los testimonios externos de autores no cristianos, como Talo (fragmentos recogidos por Jorge Sincelo, historiador bizantino de finales del siglo VIII y principios del IX), Plinio el Joven, Suetonio, Tácito, Flavio Josefo, Mara bar Serapión o Luciano de Samosata?

El último libro importante y serio que cuestionaba la existencia histórica del nazareno es la obra de Hermann Raschke, “La negación de la historicidad de Jesús en el pasado y el presente”, publicado por Bremen en 1926. A partir de ese año, sin embargo, la postura general de la crítica cambió radicalmente. Desde entonces no se considera científico negar la realidad histórica de Jesús, sino que su existencia se acepta como un hecho más del pasado, una existencia sin perfiles definidos, como la de tantos otros personajes de la historia antigua de los que sabemos poco. Negar la historicidad de Jesús supone muchísimos más problemas que afirmar su existencia. En realidad la mera afirmación de su existencia histórica es poco problemática. Lo importante es, como ocurre siempre, la interpretación posterior de su figura.

La investigación está de acuerdo en que la personalidad de Jesús es compleja, como la de todo gran personaje, y difícil de condensar en una sola perspectiva: su teología y su modo de argumentar es afín a la de los fariseos; su Dios y su religión es una profundización de lo que él considera la esencia de las Escrituras judías; y hay un cierto acuerdo -discutido solo por los más fundamentalistas- en que Jesús no propugnó la fundación de ninguna religión nueva, sino una cierta reforma para abrir más el corazón hacia Dios, el prójimo y lo esencial de la ley con vistas a entrar en el Reino.

Se está de acuerdo en que Jesús asumió distintos papeles: profeta y proclamador del Reino futuro, rabino, visionario apocalíptico, exorcista y sanador…

Los evangelios canónicos, aceptados por las iglesias, están escritos desde la fe y para suscitar la fe, son propagandísticos… La historia estricta parece no interesarles. Hoy día es casi un axioma el aserto siguiente: no conservamos ni un solo texto evangélico que nos comunique un dato histórico sobre Jesús por sí mismo, es decir, por el gusto de hacer historia, sin a la vez transmitir la fe de la comunidad primitiva sobre ese posible dato, lo cual lleva a pensar irremediablemente que tal texto pueda no ser objetivo.  Pero, a la vez, no es general, ni mucho menos, una postura escéptica radical sobre el valor testimonial de los tres primeros evangelios, sino que se admite que una sana crítica histórica, literaria y de fuentes puede obtener datos suficientes de ellos para formarse una imagen general de Jesús (…)

Se está de acuerdo también en que a través de las fuentes que poseemos no podemos saber nada o casi nada del ‘Jesús real o de hecho’. Esta expresión se refiere a la serie de detalles de su vida que nos podrían interesar: fecha exacta de su nacimiento y muerte, aspectos más precisos sobre su familia y parientes, cómo se llevaba con ellos antes de su vida pública y cómo creció, cómo y dónde ejerció su oficio, qué aspecto físico tenía, cuáles eran sus preferencias respecto a la comida y la bebida, si se ponía o no enfermo de vez en cuando, qué carácter y humor tenía, y si los habitantes de Nazaret lo consideraban su amigo o hasta qué punto lo apreciaban antes de su vida pública, etc. De eso nada dicen los evangelios ni otras fuentes por lo que en círculos científicos se opina que toda reconstrucción de tales o análogos datos es absolutamente aventurada, y en la casi totalidad de los casos fantasiosas y sin ningún valor.

(A título personal, yo aplicaría también esta conclusión de los estudiosos a esta célebre reconstrucción del rostro de Jesús. No dejen de leer el artículo de la revista Quo que les enlazamos. Por lo que he podido entender, si dentro de dos mil años, un arqueólogo encontrara un cráneo en un yacimiento ubicado en lo que hoy es el madrileño barrio de Lavapiés, a partir de él podrán reconstruir el rostro del actual alcalde de Valdepeñas… Y no se me sulfuren los lectores ateos, esta “reconstrucción” me parecería igualmente arbitraria, aunque la imagen resultante hubiera sido un primitivo clon de Brad Pitt, en lugar del aspirante a Cromañón que nos proponen estos expertos :-).  Es el procedimiento científico seguido lo que me suscita dudas y sospechas de sesgo, no el resultado).

Sí se está de acuerdo en que podemos llegar a saber las líneas generales de la vida, hechos y palabras de ese Jesús como maestro galileo de la Ley carismático, del que hemos afirmado que existió históricamente.

Sobre el estado civil de Jesús hay un cierto consenso entre los estudiosos en proclamar nuestra ignorancia al respecto. Al comienzo de su vida pública, en torno a los treinta años de edad, Jesús pudo haber sido soltero, viudo o casado que había dejado temporalmente a su familia por amor a la propagación del Reino de los cielos inminente. Todas estas posibilidades estaban abiertas en el Israel del siglo I…Todas las especulaciones en torno a María Magdalena son consideradas, por lo general, fantasías, generadas sobre todo a partir de finales el siglo XIX e inicios del XX.

Sobre el motivo de su muerte empieza a haber un cierto acuerdo, incluso entre los católicos no fundamentalistas. La inmensa mayoría de los estudiosos se inclinan a considerar que Jesús fue condenado a la cruz, como mors agravata, por los romanos por considerarlo un pretendiente mesiánico, un sedicioso para el Imperio, como individuo políticamente peligroso en cuanto que -al proclamarse mesías- podría provocar de inmediato un motín contra las fuerzas de ocupación del Imperio (…)

Jesús como fundador del cristianismo no suscita tampoco consenso y se discute, además, cómo puede entenderse el término ‘fundador’. Hay una cierta tendencia a pensar que Jesús es más su causa explicativa, su impulsor y su fundamento, pero no estrictamente su fundador, ya que el cristianismo es la expresión de la cristología y teología neotestamentaria, y ésta solo se forma después de la muerte de Jesús como relectura y reinterpretación de su vida y obra.

El tema ‘Jesús de Nazaret’ no es del todo abarcable y continúa siendo enigmático por falta de fuentes. Los ojos de hoy han proporcionado novedosas perspectivas sobre el Jesús del pasado a base de estudios serios y de comparaciones con textos del pensamiento antiguo, social, histórico, filosófico y religioso, a las que hasta el momento se había prestado poca atención.

Además, Jesús no es solo una realidad histórica, sino también un símbolo. Como tal tiene significados e irisaciones múltiples para quienes creen en él. Y como tal es solo apropiable personalmente, de modo que cada uno puede asimilarlo de un modo distinto. Pienso que este proceso es utilitariamente legítimo”.

Si, como hemos visto, los historiadores más serios han dictaminado que Jesús fue un personaje real, ¿por qué tantos ateos mantienen todavía que nunca existió? Nos cuesta creer que se trate sólo de ignorancia o de la comprensible necesidad de que la realidad se ajuste a sus deseos :-), aunque también haya algo de esto. Esta actitud resulta especialmente insólita cuando se trata de ateos cientifistas quienes, como tantas veces hemos advertido aquí, asumen los dictados de la Ciencia ortodoxa sin “digerir”, yo diría que casi sin masticar, y sin el menor asomo de duda o crítica. Cuando lo que está en juego es la existencia o no de Jesús, sin embargo, muchos no están tan dispuestos a acatar el lema tácito del movimiento “Extra scientiam nulla salus” 🙂 Estamos habituados a las  incoherencias y otros desatinos de algunos nuevos ateos, pero esta actitud nos resulta singularmente llamativa.

Tirando del hilo, hemos encontrado una de las razones que explicaría en parte esta conducta. Pueden consultar un excelente compendio de las claves que dieron origen a esta corriente negativista en esta entrada de Wikipedia.  Por favor, léanla completa, o podrían sufrir el mismo traspiés que el ateo que citábamos en este otro post 🙂 Y este consejo es aplicable a cualquier lectura de fondo teísta o ateo: lean lo que lean, háganlo hasta el final.

***

Ya para acabar, les cuento una anécdota que bien podríamos enmarcar en nuestra exitosa sección “Leído al pasar” :-). He rastreado las obras del doctor Antonio Piñero para estar segura del rigor y objetividad de su trabajo, antes de publicarlo en nuestro sitio. Pues bien, debajo de uno de los artículos que el doctor Piñero dedica a Pablo de Tarso y su relación con las mujeres, encontré este jugoso comentario, donde un anónimo escéptico impone, más que propone, al experto su personal revisión de la vida privada del Apóstol de los Gentiles:

“De acuerdo con la información de que yo dispongo (información cuyas fuentes no facilita, se limita a decir que dispone de ella), Paulo (¿Paulo?) de Tarso tenía dos hijas y un hijo. Una vez que abandonó su familia para dedicarse a la predicación fue cuando sintió las presiones del ‘vientre y del bajo vientre’ que decía Eusebio de Cesarea(obispo del s. III-IV que no cita nunca a esos “hijos” de Pablo o Saulo, y que cuando alude a las “presiones del bajo vientre” se refiere al deseo sexual en general y no al de Pablo en particular, que no dudamos que lo tuviera, como todo hijo de vecino. Pero nuestro escéptico cita a Eusebio como apoyo a su tesis, queda muy erudito, y, oye, a lo mejor cuela).
2 Pedro (suponemos que se refiere a 2 Pedro 3: 16) concluye que no hay quien entienda las epístolas paulinas (todo parece indicar que Pablo experimentó algún tipo de fenómeno místico -dedicaremos una próxima entrada a este polémico tema-, y todos los que han pasado por esta experiencia coinciden en que es inefable, es decir, imposible de describir; a esto se refería Pedro), que es un modo de decir que practicaba el onanismo intelectual”.

 Recordamos una vez más la fábula de la zorra y las uvas, ‘como mi capacidad cognitiva no me alcanza para entender un concepto, ese concepto es irrelevante o absurdo, y el autor un“onanista”‘.
Además, lo dijo Eusebio de Cesarea.
🙂
Lo dicho, “siembra duda, que algo queda”.

Encuentran la imagen más antigua de Jesús sin barba

Arqueólogos en España han desenterrado una de las imágenes más antiguas de Jesús, arrojando así nueva luz sobre la apariencia de la Cristiandad en la península Ibérica.

jesus-sin-barba-e1412437093913

Grabado en un plato de vidrio (llamado patena) que data del siglo 4 d.C., Jesús es representado sin barba y con cabello corto y rizado. Ataviado con una toga de filósofo, el nazareno está flanqueado por otros dos hombres sin barba que se piensa pueden ser los apóstoles Pedro y Pablo. Todos tiene un halo sobre sus cabezas.

Este plato, que mide unos 22 centímetros de diámetro, se cree fue utilizado para el pan durante los rituales de Eucaristía cristianos. Al ser desenterrado, estaba roto en varios fragmentos. El primitivo objeto fue encontrado dentro de un edificio en el ancestral pueblo de Cástulo, en Andalucía. De acuerdo a Marcelo Castro, jefe de la excavación FORVM MMX autora del descubrimiento, la construcción fue erigida en la segunda mitad del siglo 4 d.C. y abandonada un siglo después. «Sabemos que data del siglo 4 después de Cristo, en parte porque en los siglos siguientes los papas ordenaron que todas las patenas fueran hechas de plata», declaró Castro ante los medios locales.

Además, la datación coincide con el gobierno del emperador romano Constantino, quien puso punto final a la persecución a la que se vieron sometidos los cristianos. Siendo una de las representaciones de Jesús más antiguas jamás halladas en territorio español, el plato de vidrio se destaca por tener una tonalidad verde y —a pesar de hallarse roto— estar en un excelente estado de conservación. Hasta ahora los arqueólogos han logrado reunir el 81 por ciento de los fragmentos que componían la patena original. Según Castro, lo observado en el plato se encuentra en línea con el Cristo de la iconografía de la Majestad. Copia los estilos romanos y bizantinos. Los primeros artistas cristianos siempre retrataron a Jesús en el centro de la composición, a menudo rodeado de otros personajes sagrados.

En la patena de vidrio, Jesús sostiene una cruz en una de sus manos —símbolo de la resurrección— y las sagradas escrituras en la otra. Ambas figuras que se disponen a su lado, posiblemente los apóstoles Pedro y Pablo, llevan un rollo en sus manos.

«La escena tiene lugar en la orbe celestial, enmarcada entre dos palmeras, que en la iconografía cristiana representan la inmortalidad, la otra vida y el Cielo, entre otras cosas», aclaran los investigadores. La patena se encuentra actualmente en exposición en el Museo Arqueológico de Linares, Andalucía.

El crismón presente en la patena representa el Alfa y el Omega, el principio y el fin, y realza la idea de inmortalidad, realeza y divinidad que se pretendía obtener con este Cristo en majestad. «Yo soy el Alfa y el Omega -dice el señor Dios- el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso» (Libro del Apocalipsis 1, 8).

Fuente: http://www.elmundo.es/ciencia/2014/10/02/542c5234e2704ea0458b4582.html

Desafíos teológicos del conflicto palestino-israelí

¿Despojado de nombre, de pertenencia, en una tierra que ha crecido con mis propias manos? Job ha llenado hoy el cielo con su grito: ¡no hagáis de mí un ejemplo otra vez! -Mahmoud Darwish, Pasaporte

israel_palestine

La historia trágica de la nación palestina, tras las victorias militares israelíes de 1948 y 1967 y las consiguientes expansiones territoriales del recién creado estado de Israel, efectuadas siempre a costa del desplazamiento de palestinos y la expropiación de sus tierras,1 debe ser tema prioritario para cualquier teología que conciba como su tarea primordial la atención y el cuidado de los dolores y las aspiraciones de pueblos oprimidos y comunidades menospreciadas. Como ha escrito, tras visitar Palestina, la autora afroamericana Alice Walker: “lo que acontezca a una porción de la humanidad, nos compete a todos. No importa cuan oculta sea la crueldad, o cuan lejos sean los gritos de dolor y terror, vivimos en un mundo. Somos un pueblo”.2 La infausta situación del pueblo palestino obliga a ponderar ciertos cruciales e ineludibles asuntos de importancia tanto para la teología como para el conflicto clave del Cercano Oriente.

  1. Las teologías de liberación han enfocado la narración bíblica del éxodo como paradigma emancipador clave.3 Pero, con excesiva frecuencia, descuidan o evaden su dimensión siniestra –la conquista de Canaán, una invasión violenta que conlleva la subyugación o el exterminio de sus habitantes. La hermenéutica teológica palestina posibilita la consideración seria de esta aciaga cara oculta del éxodo, tanto en su contexto narrativo bíblico – las atroces reglas militares que prescriben la servidumbre o la aniquilación de los pueblos que habitan la ruta a la “tierra prometida” (Deuteronomio 20:10-17) – como en las actuales circunstancias históricas en las que el pueblo palestino es seriamente maltratado por el estado de Israel. En el relato bíblico de la invasión y la conquista de Canaán, los pueblos indígenas se consideran fuentes potenciales de contaminación étnica, religiosa y ética y, por consiguiente, los hebreos reclaman derecho divino para desplazarlos, expelerlos o exterminarlos. Actitud discriminatoria similar asoma posteriormente en la reconstrucción de Jerusalén y el templo, lo que resulta en la inmisericorde expulsión de las mujeres extranjeras y sus hijos, según los epílogos de Esdras y Nehemías. Son auténticos textos de terror, en la tristemente oportuna frase de Phyllis Trible.4 Resonancias desafortunadas de esta perspectiva excluyente se pueden identificar en algunos escritos teológicos y jurídicos durante la conquista ibérica de Indoamérica en el siglo dieciséis,5 al igual que en las proclamas de innumerables sionistas israelíes quienes invocan esos mismos textos bíblicos para intentar legitimar sus aspiraciones de un Gran Israel (Eretz Yisrael), libre de toda posible “contaminación” palestina.
  2. La memoria adolorida de al-nakba (la “gran catástrofe” de 1948), permite a la hermenéutica palestina acentuar los temas bíblicos significativos de devastación, desplazamiento, dispersión y cautividad, que son, al fin y al cabo, las matrices históricas cruciales de las escrituras sagradas judeocristianas, como ejes centrales de enunciación y reflexión teológicas. Es la experiencia trágica de la derrota nacional, la destrucción de la patria y sus lugares sagrados y el desplazamiento forzado, de donde emerge con vigor irresistible la necesidad imperiosa de recordar, de preservar la memoria de Dios como fundamento trascendente de la esperanza de liberación y de la aspiración obstinada del retorno a la tierra perdida.6 Contrario a otras escrituras hieráticas del Oriente próximo, redactadas por escribas cortesanos y caracterizadas por sus laudos a las victorias nacionales, la Biblia se forja en el dolor intenso de la experiencia trágica de la devastación y el exilio. Son escrituras sagradas justamente porque surgen del dolor de un pueblo invadido y desplazado que a lo lejos contempla con honda tristeza la demolición de sus viviendas y lugares santos, pero que no ceja en sus anhelos de retorno y restitución. Este es precisamente el lugar de reflexión que asume la nueva generación de teólogos palestinos.
  3. Los teólogos palestinos han podido responder crítica y eficazmente al empleo sionista de la Biblia hebrea para justificar la militarización y expansión territorial del estado de Israel y sus políticas sociales discriminatorias contra árabes y palestinos. Después de todo, es difícil, para cualquier lector atento, evadir o marginar la médula profética de las escrituras sagradas hebreas, con su vínculo indisoluble entre la práctica de la justicia y el conocimiento de Dios (Jeremías 22:16) y su énfasis continuo en la solidaridad y la compasión con los sectores más vulnerables de la sociedad –los pobres, las viudas, los huérfanos, los inmigrantes, las víctimas de la avaricia de los poderosos- como expresión máxima de la obediencia a la voluntad divina.7 ¿Cómo citar la Biblia para justificar el trato cruel y degradante que el actual estado de Israel practica hacia la población palestina, cuando esos mismos textos sagrados enfáticamente reprochan y censuran al Israel bíblico por sus acciones y leyes injustas y opresivas? Tanto los libros históricos como los proféticos, en la Biblia hebrea, proclaman por igual el profundo desagrado divino ante las estructuras endémicas de injusticia social que proliferan en la monarquía israelita.
  4. El tema del “pueblo escogido” por Dios ha sido un dilema teológico clásico. La primera confesión de fe bíblica comienza así: “Un arameo a punto de perecer fue mi padre, el cual descendió a Egipto… Los egipcios nos maltrataron, nos afligieron y nos impusieron una dura servidumbre…” (Deuteronomio 26:5s). ¿Quiénes son los genuinos descendientes de ese arameo errante, supuesto antecesor patriarcal de un “pueblo divinamente escogido”? En Palestina, dos respuestas conflictivas pugnan intensamente. Muchos sionistas alegan que los judíos, cualquiera sea su procedencia o su linaje cultural (sefarditas o asquenazíes, en toda su inmensa diversidad lingüística) constituyen la nación escogida con sus correspondientes derechos divinos a poseer la tierra palestina. Esta es la premisa ideológica de las leyes israelíes de retorno. La citada primera confesión bíblica de fe, sin embargo, no necesariamente recalca la alegada descendencia biológica o étnica. Su énfasis central es la experiencia de esclavitud, subyugación y potencial genocidio que sufre un pueblo al que Dios libera tras prestar atención a sus clamores de angustia y dolor. El riesgoso concepto de “pueblo de Dios”, por consiguiente, nada tiene que ver con una alegada descendencia filogenética, demostrable, en teoría, mediante análisis del ácido desoxirribonucleico (ADN) de enteras colectividades humanas. Refiere, más bien, a la lectura de los tiempos en una hermenéutica profética de emancipación. Pertenece genuinamente al pueblo de Dios toda persona que enmarca su existencia en la búsqueda audaz, teórica y práctica, de la liberación de los oprimidos, excluidos y menospreciados.8 
  5. A través de su extensa historia, Jerusalén ha sido simultáneamente bendecida y maldecida por el reclamo que las tres grandes religiones semitas monoteístas hacen de ella como ciudad sagrada. Durante siglos e incluso milenios, judíos, cristianos e islamitas la han considerado “ciudad santa”, santificada por la presencia divina. Los intensos sentimientos religiosos evocados por Jerusalén, ubicada en los mapas medievales en el centro del orbe creado, donde conviven tensa y conflictivamente la Iglesia del Santo Sepulcro, el Muro de las Lamentaciones, la Mezquita De Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca, la han transfigurado, en la imaginación activa de innumerables creyentes, peregrinos y cruzados, en una urbe a la vez santa y peligrosa, sagrada y sanguinaria, como ninguna otra ciudad en la historia humana.9 Incontables judíos, cristianos e islamitas han invocado con profunda devoción el nostálgico cántico a la ciudad perdida y añorada: “¿Cómo cantaremos un cántico a Dios en tierra de extraños? Si me olvido de ti, Jerusalén, pierda mi diestra su destreza. Mi lengua se pegue a mi paladar, si de ti no me acuerdo; 
si no enaltezco a Jerusalén como preferente asunto de mi alegría” (Salmo 137:4-6). ¡Un himno espléndido, ciertamente! Pero con frecuencia se olvidan sus rencorosos versos postreros, en los que el lamento se transforma en anhelo de cruel venganza: “Hija de Babilonia… bienaventurado el que te dé el pago 
de lo que tú nos hiciste. ¡Dichoso el que tome tus niños y los estrelle contra la peña!” (Salmo 137:8-9). La sacralidad atribuida a varios lugares en Palestina, Jerusalén en primer rango, ha sido causa funesta de interminables conflictos violentos y sangrientos. ¿Tenemos acaso, ese es el reto que agudamente plantea la teología palestina, los recursos intelectuales y espirituales para reconfigurar este debate de manera que el concepto de “tierra santa” sea punto de partida, no para la “guerra santa”, sino para el diálogo, el entendimiento y la solidaridad entre las tres grandes religiones monoteístas que comparten memorias y escrituras sagradas? De la respuesta a esa pregunta crucial depende en buena medida el destino feliz o infortunado de los diversos pueblos que habitan los valles y colinas de Palestina y quizá incluso la paz mundial.
  6. La teología palestina, quizá más enfáticamente que otras teologías de liberación, subraya el arduo pero deseable y necesario vínculo entre justicia y reconciliación, denuncia profética y esfuerzos pacificadores, recuperación de la historia de agravios y el perdón sanador de esa memoria.10 La meta última de la denuncia profética no puede ser la humillación ni menos aún la destrucción del pueblo adversario, sino el cumplimento histórico de la visión de Isaías de una nueva creación, libre de violencia y devastación bélica, un mundo en el que las comunidades en conflicto, en este caso palestinos e israelíes, “edificarán casas y las habitarán;
 plantarán viñas y comerán de su fruto. No edificarán para que otro habite 
ni plantarán para que otro coma… No trabajarán en vano 
ni darán a luz para maldición…” (Isaías 65:21-23). La reconciliación, en un contexto de paz justa y de restitución de agravios inicuos, es hoy, tras varias devastadoras guerras recientes y la memoria herida de siglos de sanguinarias hostilidades, un sueño compartido por muchos palestinos e israelíes, sean judíos, islamitas, cristianos o no-creyentes. Un sueño de paz y reconciliación. Es la aspiración de dos pueblos con memorias profundamente heridas: la memoria del shoah, el atroz holocausto judío, y la memoria de al-nakba, la trágica catástrofe palestina. Este sueño es tema central de la teología palestina. Lo comparten además teólogos y líderes religiosos judíos que reconocen y respetan la dignidad de la diferencia.11 Es también un anhelo que, desde tierra de gentiles, compartimos muchos y a cuya realización podemos contribuir disipando estereotipos degradantes y forjando redes creadoras de diálogo, comunicación y colaboración.12 

“Señores, señores profetas,
no preguntéis su nombre a los árboles,
no preguntéis por su madre a los valles:
de mi frente se escinde la espada de la luz,
y de mi mano brota el agua del río.
Todos los corazones del hombre… son mi nacionalidad:
¡retiradme el pasaporte!”

-Mahmoud Darwish, Pasaporte

  1. Edward W. Said, The Question of Palestine (London: Routledge, 1980); Ilan Pappe, A History of Modern Palestine: One Land, Two Peoples (Cambridge: Cambridge University Press, 2006).
  2. Alice Walker, “Overcoming Speechlessness,” Tikkun, September/October 2009, 35-36.
  3. Jorge V. Pixley, Éxodo, una lectura evangélica y popular (México, DF: Casa Unida de Publicaciones, 1983); José Severino Croatto, Exodus, a Hermeneutics of Freedom (Maryknoll, NY: Orbis Books, 1981).
  4. Phyllis Trible, Texts of Terror: Literary-Feminist Readings of Biblical Narratives (Philadelphia: Fortress Press, 1984).
  5. Luis N. Rivera Pagán, Evangelización y violencia: la conquista de América (San Juan: Edicio­nes Cemí, 1992).
  6. Daniel L. Smith-Christopher, A Biblical Theology of Exile (Minneapolis: Fortress Press, 2002).
  7. Walter J. Houston, Contending for Justice: Ideologies and Theologies of Social Justice in the Old Testament (London: T & T Clark, 2006).
  8. Aquí es la valiosa la teología judía de la liberación desarrollada por Marc H. Ellis en su libro Toward a Jewish Theology of Liberation (3rd expanded edition) (Waco, TX: Baylor University Press, 2004).
  9. Amos Elon, Jerusalem: Battlegrounds of Memory (New York: Kodansha International, 1995).
  10. Naim Stifan Ateek, Justice and Only Justice: A Palestinian Theology of Liberation (Maryknoll, NY: Orbis Books, 1989), 163-175; Mitri Raheb, I Am a Palestinian Christian (Minneapolis: Fortress Press, 1995), 112-116. Véase, además, Naim Stifan Ateek, A Palestinian Christian Cry for Reconciliation (Maryknoll, NY: Orbis Books, 2008).
  11. Jonathan Sacks, The Dignity of Difference: How to Avoid the Clash of Civilizations (London: Continuum, 2002); Judith Butler, Parting Ways: Jewishness and the Critique of Zionism (New York: Columbia University Press, 2012).
  12. Son muy útiles, desde las tradiciones culturales y religiosas progresistas islámicas, los escritos de Anouar Majid, sobre todo sus libros Unveiling Traditions: Postcolonial Islam in a Polycentric World (Durham, NC: Duke University Press, 2000), Freedom and Orthodoxy: Islam and Difference in the Post-Andalusian Age (Stanford: Stanford University Press, 2004) y A Call for Heresy: Why Dissent Is Vital to Islam and America (Minneapolis, MN: University of Minnesota Press, 2007). Sobre el conflicto Israel/Palestina sigue siendo esclarecedor el texto de Rosemary Radford Ruether y Herman J. Ruether, The Wrath of Jonah: The Crisis of Religious Nationalism in the Israeli-Palestinian Conflict (Minneapolis, MN: Fortress, 2002).

Fuente: http://www.80grados.net/desafios-teologicos-y-hermeneuticos-del-conflicto-palestino-israeli

10 científicos que afirman tener pruebas sobre la existencia de Dios

Tanto los creyentes como ateos están constantemente a la espera de una clara evidencia para confirmar o negar la existencia de Dios. Echa un vistazo a esta lista de teorías y pruebas llevadas a cabo por científicos de diferentes campos que tienen la intención de demostrar la existencia de Dios, el Cielo y el Infierno. ¿Son realidad o ficción? Usted decide!

1. El científico que logró registrar gritos “del infierno” en Siberia (1989)

a98822_Hell2

Según la leyenda, en 1989 un equipo de científicos rusos que operaban bajo la dirección del Dr. Azzacove perforó un agujero que tenía nueve kilómetros de profundidad en un lugar sin nombre en Siberia antes de romperse a través en una cavidad. Intrigado por este descubrimiento inesperado, bajaron micrófonos tolerantes al calor, junto con otros equipos sensoriales, en el pozo. Ellos escucharon y grabaron (supuestamente) los gritos atormentados de personas desesperadas. La segunda sorpresa fue la alta temperatura que descubrieron en el centro de la tierra, que era de más de 2.000 grados Fahrenheit. La conclusión fue que habían abierto un agujero en el infierno.

La historia fue publicada por primera vez en 1990 por el periódico finlandés Ammennusatia , una revista publicada por un grupo de cristianos de Leväsjoki, una ciudad en Finlandia occidental. Estados Unidos pronto publicaron la historia, y los archivos de las grabaciones de esas supuestas súplicas sonar de los condenados-comenzó a aparecer en varios sitios a través de Internet. Inmediatamente, la Trinity Broadcasting Network (TNB) discutió el clip de sonido en sus canales evangélicos, proclamando que el clip fue la prueba definitiva de la existencia del infierno.

Edad Rendalen, un profesor noruego, escuchó la historia en TBN durante su visita a los Estados Unidos. Disgustado con lo que él percibe como la credulidad masiva, Rendalen decidió aumentar el cuento a costa de TBN. Rendalen escribió a la red, inicialmente afirmando que no creyeron la historia, pero, a su regreso a Noruega, supuestamente leyó una “relación fáctica” de la historia. Según Rendalen, la “historia” afirmó no sólo que el pozo maldito era real, pero que una aparición de murciélagos (una representación pictórica común de los demonios, como en el de Miguel Ángel El Tormento de San Antonio ) se había levantado de ella antes de ardiente un rastro en el cielo de Rusia.  Para perpetuar su engaño, Rendalen tradujo mal deliberadamente un artículo noruego trivial acerca de un inspector de construcción local y presentó tanto el artículo original noruego y la “traducción” Inglés para TBN. Rendalen también incluyó su nombre real, número de teléfono y dirección, así como los de un pastor amigo que sabía de la broma y que había acordado exponer a cualquiera que le llama la búsqueda de verificación.  Desafortunadamente, la Trinity Broadcasting Network publicó la historia sin contactar Renalden o el pastor de California, y la falsa historia de “Bueno al infierno engaño” aparecieron en la televisión, la radio, y en un gran número de publicaciones. La verdadera historia es que la Unión Soviética había, de hecho, perforado un agujero de casi ocho millas profunda, la Kola Superdeep Pozo, situado no en Siberia, pero en la península de Kola, que comparte fronteras con Noruega y Finlandia. Al término de la perforación en 1989, se encontraron algunas anomalías geológicas interesantes, aunque manifestaron ningún encuentro sobrenatural. La temperatura alcanzó los 180 ° C (360 ° F), por lo que la perforación más profunda prohibitivamente caro. La grabación, sin embargo, se reveló más tarde que ha sido una parte hábilmente remezclado de la banda sonora de la película de 1972 Barón Sangre , con diversos efectos añadidos. La mejor parte es que usted puede conseguir su copia del Infierno Suena hoy por sólo $ 12.99! ( Fuente 1 | Fuente 2 | Fuente 3 )

2. El neurólogo que afirmaba que el Cielo existe después de estar en coma una semana (2008)

a98822_Heaven

En 2008, Eben Alexander III, un neurocirujano de Harvard, sufrió una infección de meningitis E coli muy feroz que atacó su cerebro y le sumió en un coma profundo de una semana. Los escáneres cerebrales mostraron que toda su corteza – las partes del cerebro que nos dan la conciencia, el pensamiento, la memoria y la comprensión – no estaban funcionando. Los médicos le dieron pocas posibilidades de vivir y dijeron a su familia que si lo hacía sobrevivir probablemente tendría el cerebro dañado por el resto de su vida. Contra todo pronóstico, el Sr. Alexander despertó una semana después de haber sido golpeado. Profundo en coma, su cerebro estaba infectado tan mal que sólo las partes más primitivas estaban trabajando. Afirmó que él experimentó algo extraordinario:. Un viaje al cielo , en su libro autobiográfico Prueba del Cielo: El Viaje de un neurocirujano en el Más Allá , él afirma que él dejó su cuerpo. y tuvo una experiencia cercana a la muerte el Sr. Alexander afirma que hay una eternidad de esplendor perfecto que nos espera más allá de la tumba, con ángeles, nubes, y los parientes fallecidos. Como de 3 de julio de 2013, Proof of Heaven ha estado en la lista del New York Times Best Seller durante 35 semanas.

En una amplia investigación de la historia del señor Alexander y antecedentes médicos, Esquire revista informó en su edición de agosto de 2013, que con anterioridad a la publicación de la prueba de los Cielos , el Sr. Alexander había sido revocada o suspendida desde varios hospitales, y había sido el objeto de varias demandas por negligencia, incluyendo por lo menos dos que implica la alteración de registros médicos para encubrir un error médico . La revista también encontró lo que afirmaba eran las discrepancias con respecto a la de Alejandro versión de los acontecimientos en el libro. Entre las discrepancias, según un relato del artículo en Forbes , “Alexander escribe que él se metió en coma como consecuencia de la meningitis bacteriana grave y no tenía actividad cerebral superior, mientras que un médico que cuidó de él dice la coma fue inducido médicamente y el paciente estaba consciente, aunque alucinando. ” Sr.Alexander emitió una declaración después de la publicación del artículo, afirmando que él escribió un relato veraz de sus experiencias durante un coma. libro de Alexander y la campaña publicitaria han sido criticadas por los científicos, incluyendo el neurocientífico Sam Harris, quien describió cuenta la ECM de Alexander (una crónica en la revista Newsweek, octubre 2012) como “alarmantemente poco científico”, y “las pruebas que prevé esta afirmación no sólo es inadecuada -. ​​sugiere que él no sabe nada acerca de la ciencia del cerebro relevante”

En noviembre de 2012, Alexander respondió a los críticos en un segundo Newsweek artículo que afirmaba que sus médicos le han dicho que de acuerdo a todas las pruebas del cerebro que estaban haciendo, no había manera de que alguna de las funciones, incluyendo la visión, la audición, la emoción, la memoria, el lenguaje, la lógica o, posiblemente, podría haber sido intacto. ¿Es cierto o falso? Sólo usted puede decidir.

( Fuente 1 | Fuente 2 )

3. El estudiante de química quien ha demostrado que el cielo y el infierno existen

a98822_Student

Según la leyenda urbana, la siguiente es una pregunta fue hecha en la Universidad de Washington en el departamento de Química intermedia. La respuesta de uno de los estudiantes fue tan “profunda” que el profesor quiso compartirla con sus colegas a través de Internet, lo cual es, por supuesto, ¿por qué ahora tener el placer de disfrutar de ella también.Pregunta extra: ¿Es el Infierno exotérmico (desprende calor) o endotérmico (absorbe calor) La mayoría de los estudiantes de las pruebas de sus creencias escribió usando la Ley de Boyle (el gas se enfría cuando se expande y se calienta cuando es comprime) o alguna variante.  Un estudiante, sin embargo, escribió lo siguiente: En primer lugar, necesitamos saber cómo la masa del Infierno varía con el tiempo. Por lo tanto, tenemos que saber la velocidad a la que entran las almas en el Infierno y el ritmo al que se están yendo. Creo que podemos asumir con seguridad que una vez que un alma ha entrado en el Infierno, ya no sale nunca. Por lo tanto, no se producen salidas. En cuanto a cuántas almas entran, veamos las diferentes religiones que existen hoy en el mundo. La mayoría de ellas declaran que si no eres un miembro de su religión, irás al Infierno.  Dado que hay más de una de estas religiones y la gente no pertenece a más de una religión, se puede concluir que todas las almas van al Infierno. Con las tasas de nacimientos y muertes existentes, podemos esperar que el número de almas en el Infierno crece exponencialmente. Ahora, nos fijamos en la tasa de variación del volumen del Infierno, porque la ley de Boyle establece que, para que la temperatura y la presión en el Infierno permanezcan igual, el volumen del Infierno tiene que expandirse en proporción a la entrada de almas. Esto da dos posibilidades:

1. Si el Infierno se expande a una velocidad menor que la velocidad a la que entran las almas, entonces la temperatura y la presión en el Infierno se incrementarán hasta que el infierno se desata.

2. Si el Infierno se expande a una velocidad mayor que la de entrada de almas, la temperatura y la presión disminuirán hasta que el Infierno se congele.

¿En qué quedamos? Si aceptamos el postulado que me dio Theresa durante mi primer año que ” será un día frío en el Infierno antes de que me acueste contigo “, y se tiene en cuenta el hecho de que me acosté con ella ayer noche, la número dos debe ser verdadera, y por lo tanto estoy seguro de que el Infierno es exotérmico y que ya está congelado. El corolario de esta teoría es que, dado que el Infierno ya está congelado, se deduce que no se aceptan más almas y por lo tanto está dejando al Cielo como única alternativa, lo que demuestra la existencia de un ser divino que explica por qué, anoche, Teresa no paraba de gritar, “Oh, Dios mío.” Por supuesto, este estudiante recibió una A+. ( Fuente )

4. El profesor de medicina que afirmó haber encontrado esculturas hechas por Dios mismo

a98822_Beringer

En 1725, el Profesor Johann Bartholomeus Adam Beringer, Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Würzburg, encontraron muchas piezas de piedra caliza talladas en las formas de los lagartos, ranas, arañas en sus telas, un pájaro pez con cara, soles y estrellas en el Monte Eibelstadt, Alemania. Algunos de ellos fueron con inscripciones tales como el nombre hebreo de Dios en latín, árabe y caracteres hebreos.  Estas piezas con formas peculiares, en su opinión, eran piedras talladas por el mismo Dios, mientras que la experimentación con los tipos de vida que Él pensaba crear.  Beringer también propuso varias explicaciones posibles para los supuestos fósiles, además de su propia interpretación preferida que mientras algunas de estas piedras puede haber animales muertos (fósiles), la mayoría eran simplemente “fabricaciones caprichosas de Dios.”  También consideró la posibilidad de que fueran las tallas de los paganos prehistóricos, pero tuvo que descartar esta posibilidad ya que los paganos no saben el nombre de Dios. Sin embargo, esta evidencia de la escultura sólo le convenció más fuertemente que el cincel se empuñada por la mano de Dios. De hecho, él fue víctima de un engaño perpetrado por sus colegas, el ex jesuita J. Ignatz Roderick, Profesor de Geografía e Matemáticas, y Johann Georg von Eckhart, consejero privado y bibliotecario de la universidad. Al descubrir la verdad, Beringer tomó a sus bromistas a los tribunales, y el escándalo que siguió dejó los tres de ellos en la desgracia. Algunas de las piedras están ahora en exhibición en el Museo de la Universidad de Oxford y Teylers en los Países Bajos. ( Fuente )

5. La apuesta de Pascal: Dios es, o no lo es. Usted debe apostar (siglo 17)

a98822_Pascal

La apuesta de Pascal es un argumento en la filosofía de disculpa que fue ideado por el matemático francés del siglo XVII, el físico y filósofo Blaise Pascal (1623-1662). Se postula que los seres humanos todos apuestan con sus vidas, ya sea que Dios existe o no existe. Dada la posibilidad de que Dios realmente existe y asumiendo la ganancia infinita o pérdida asociada a la creencia en Dios o con incredulidad, una persona racional debe vivir como si Dios existe y tratar de creer en Dios.

Si Dios no existe realmente, esa persona tendrá sólo una pérdida limitada (algunos placeres, lujo, etc) La filosofía utiliza la siguiente lógica:

1. Dios es, o no lo es.

2. Un juego se está jugando en el cara o cruz aparecerá.

3. De acuerdo con ello, no se puede defender ninguna de las proposiciones.

4. Usted debe apostar. (No es opcional.)

5. Pesemos la ganancia y la pérdida en la apuesta a que Dios es.

Vamos a calcular estas dos posibilidades. Si usted gana, usted gana todo; si usted pierde, usted no pierde nada. Históricamente, la apuesta de Pascal fue innovadora, ya que trazó un nuevo territorio en la teoría de la probabilidad, marcó el primer uso formal de la teoría de la decisión, y anticipa futuros filosofías como el existencialismo, el pragmatismo y el voluntarismo. ( Fuente )

6. Fórmula de Euler para explicar la existencia de Dios (siglo 18)

a98822_Euler

Leonhard Euler (Abril 15,1707 – 18 de septiembre 1783) fue un matemático suizo pionero y físico que hizo importantes descubrimientos en campos tan diversos como el cálculo infinitesimal y la teoría de grafos. Euler también introdujo gran parte de la moderna terminología y notación matemática, particularmente para el análisis matemático, como por ejemplo la noción de función matemática, y es reconocido por su trabajo en la mecánica, dinámica de fluidos, la óptica y la astronomía.

Pasó la mayor parte de su vida adulta en San Petersburgo, Rusia, y en Berlín, Prusia. Mucho de lo que se sabe de las creencias religiosas de Euler se puede deducir de sus Cartas a una princesa alemana y un trabajo anterior, Rettung der Göttlichen Offenbahrung Gegen die Einwürfe der Freygeister (Defensa de la Revelación Divina en contra de las objeciones de los Librepensadores) . Estos trabajos muestran que Euler era un devoto cristiano que cree que la Biblia es inspirada; la Rettung era sobre todo un argumento para la inspiración divina de las Escrituras. Hay una famosa leyenda inspirada en los argumentos de Euler con filósofos seculares sobre la religión, que se establece durante el segundo período de Euler en la Academia de San Petersburgo. El filósofo francés Denis Diderot estaba de visita en Rusia sobre la invitación de Catalina la Grande. Sin embargo, la emperatriz estaba alarmado de que los argumentos del filósofo para el ateísmo estaban influyendo en los miembros de su corte, por lo que Euler se le pidió que enfrentará al francés. Diderot fue informado de que un matemático aprendido había producido una prueba de la existencia de Dios; accedió a ver la prueba, ya que se presentó en la corte. Euler apareció, avanzó hacia Diderot, y en un tono de convicción perfecta anunció lo siguiente

no sequitur: “¡Señor, \ frac {a + b ^ n} {n} = x, por lo tanto, Dios existe-”

Diderot, a quien (dice la historia) todas las matemáticas era un galimatías, se quedó estupefacto como carcajadas en erupción de la corte.  Avergonzado, le pidió salir de Rusia, petición que fue concedida graciosamente por la emperatriz. Sin embargo divertía la anécdota puede ser, es apócrifa, dado que el propio Diderot hizo la investigación en matemáticas. Euler fue presentado en la sexta serie de los suizos de 10 francos de billetes, y en numerosos suizos, alemanes, y los sellos de correos de Rusia. El asteroide Euler 2002 fue nombrado en su honor. Él también es conmemorado por la Iglesia Luterana en su Calendario de los Santos el 24 de mayo, ya que él era un cristiano devoto (y creyente en la infalibilidad de la Biblia), que escribió la apologética y argumentó enérgicamente en contra de los ateos prominentes de su época. El 15 de abril de 2013, fue el 306o cumpleaños de Euler que fue celebrado con un Doodle Google. ( Fuente )

7. El matemático que desarrolló el teorema de Dios (1931)

a98822_Godel

Kurt Friedrich Gödel era un austriaco, y más tarde de América, lógico, matemático y filósofo. Considerado, junto con Aristóteles y Frege, que es uno de los lógicos más significativos de la historia humana, Gödel hizo un inmenso impacto en el pensamiento científico y filosófico en el siglo 20.

Gödel publicó sus dos teoremas de incompletitud en 1931 cuando tenía 25 años de edad, un año después de terminar su doctorado en la Universidad de Viena. El primer teorema de incompletitud establece que para todo sistema axiomático recursivo auto-consistente lo suficientemente poderoso como para describir la aritmética de los números naturales (por ejemplo, la aritmética de Peano), existen proposiciones verdaderas sobre los naturales que no pueden ser probadas a partir de los axiomas. Para demostrar este teorema, Gödel desarrolló una técnica que ahora se conoce como numeración de Gödel, el cual codifica expresiones formales como números naturales. También demostró que ni el axioma de elección ni la hipótesis del continuo se pueden refutar a partir de los axiomas aceptados de la teoría de conjuntos, suponiendo que estos axiomas son consistentes. El resultado anterior se abrió la puerta para que los matemáticos para asumir el axioma de elección en sus pruebas. También hizo importantes contribuciones a la teoría de la prueba mediante la aclaración de las conexiones entre la lógica clásica, la lógica intuicionista y la lógica modal.

Cuando Gödel murió en 1978, dejó tras de sí una teoría tentadora basada en los principios de la lógica modal, un tipo de lógica formal que, por poco definida, implica el uso de las expresiones “necesariamente” y “posiblemente”, de acuerdo a la Universidad de Stanford. Así el teorema dice que Dios, o un ser supremo, es que para los que no puede ser pensado. Dios existe en el entendimiento. Si Dios existe en el entendimiento, que nos podíamos imaginar que Él sea mayor al existir en la realidad. Por lo tanto, Dios debe existir. ( Fuente )

8. El científico que no encuentra conflicto entre la ciencia y la fe religiosa (2007)

a98822_Collins

Durante una entrevista con CNN en abril de 2007 en Rockville, Maryland, Francis S. Collins MD y Ph.D., director del Proyecto Genoma Humano, reafirma que la información incorporada en el ADN prueba la existencia de Dios. Como director de la Human Genome Project, ha liderado un consorcio de científicos para leer los 3,1 mil millones de letras del genoma humano. Como creyente, el Dr. Collins ve ADN – la molécula de la información de todos los seres vivos – como el lenguaje de Dios, y la elegancia y complejidad de los cuerpos y el resto de la naturaleza como un reflejo del plan de Dios. Sin embargo, no siempre ha abrazado estas perspectivas. Cuando era un estudiante graduado en química física en la década de 1970, él era un ateo, no encontrando razón para postular la existencia de cualquier verdad fuera de las matemáticas, la física y la química. Luego se fue a la escuela de medicina y se encontró con problemas de vida y muerte en las cabeceras de sus pacientes. Ante el desafío de uno de esos pacientes, que le preguntó: “¿Qué cree usted, doctor?”, Comenzó la búsqueda de respuestas. En su mente, el Dr. Collins admitió que la ciencia, que tanto amaba, era incapaz de responder a las siguientes preguntas : “¿Cuál es el significado de la vida?” “¿Por qué estoy aquí” “¿Por qué funciona la matemática, de todos modos?” “Si el universo tuvo un comienzo, que lo creó” “¿Por qué las constantes físicas en el universo tan finamente? sintonizado para permitir la posibilidad de formas de vida complejas? “” ¿Por qué los seres humanos tienen un sentido moral? “” ¿Qué sucede después de que morimos? ” Dr. Collins siempre asume que la fe se basaba en argumentos puramente emocionales e irracionales, y quedó asombrado al descubrir , inicialmente en los escritos del erudito de Oxford CS Lewis y, posteriormente, de muchas otras fuentes, que uno podría construir un caso fuerte para la verosimilitud de la existencia de Dios por razones puramente racionales. De hecho, el Dr. Collins dice que no encuentra ningún conflicto aquí. Sí, también afirma la evolución por descendencia de un ancestro común es claramente cierto. Afirma que si había alguna duda persistente acerca de la evidencia del registro fósil, el estudio de ADN proporciona la prueba más fuerte posible de nuestra relación con todos los demás seres vivos. Según palabras del Dr. Collins, encontró que existe una maravillosa armonía en las verdades complementarias de la ciencia y la fe. El Dios de la Biblia es también el Dios del genoma.Dios se puede encontrar en la catedral o en el laboratorio. Por la investigación de la creación majestuosa e impresionante de Dios, la ciencia puede realmente ser un medio de adoración.

( Fuente )

9. Los científicos en computación que supuestamente demostraron la existencia de Dios (2013)

a98822_Paleo

En octubre de 2013, dos científicos, Christoph Benzmüller de la Universidad Libre de Berlín y su colega, Bruno Woltzenlogel Paleo de la Universidad Técnica de Viena, formalizaron un teorema sobre la existencia de Dios, que fue escrito por el matemático austríaco Kurt Gödel. Usando una computadora MacBook ordinaria , han mostrado que la prueba de Gödel era correcta, por lo menos en un nivel matemático, por medio de una mayor lógica modal. En su presentación inicial en el servidor de investigación “, Formalización, la mecanización y la automatización de la prueba de Gödel de la Existencia de Dios”, el par decir que “prueba ontológica de Gödel se ha analizado por primera vez con un grado de detalle sin precedentes y la formalidad con la ayuda de demostradores de teoremas de orden superior.” Pero como era de esperar, hay una advertencia en lugar significativo para esa afirmación. De hecho, lo que los investigadores en cuestión afirma que ha demostrado un teorema que fue presentada por el reconocido Gödel, y la verdadera noticia no se trata de un Ser Supremo, sino que lo que ahora se puede conseguir en los campos científicos usando tecnología superior .Los matemáticos dicen que su prueba de axiomas de Gödel tiene más que ver con la demostración de cómo la tecnología superior puede ayudar a conseguir nuevos logros en la ciencia. Benzmüller y Paleo creen que su trabajo puede beneficiar a áreas como la inteligencia artificial y la verificación de software y hardware. En última instancia , es poco probable que gane más de muchos ateos la formalización de la prueba ontológica de Gödel, ni es probable que consolar a los verdaderos creyentes que podrían argumentar que la idea de un poder superior es el que desafía la lógica, por definición.Sin embargo, para los matemáticos buscan maneras de abrir nuevos caminos, tal vez la noticia podría representar una respuesta a sus oraciones. ( Fuente 1 | Fuente 2 )

10. El neurólogo que afirma que las experiencias cercanas a la muerte realmente pueden suceder (2013)

a98822_Near

Mientras que esas líneas no mencionan declaraciones precisas sobre la existencia del Cielo o el Infierno, no queremos dejar pasar la oportunidad para mencionar este artículo sobre las experiencias cercanas a la muerte. Un estudio científico ha revelado que las experiencias cercanas a la muerte, como ver a un luz brillante, viajando a través de un túnel, o la sensación de salir de su propio cuerpo son más viva que cualquier otra memoria. Según el Dr. Steven Laureys, neurólogo belga que dirige el Coma Science Group en el hospital universitario de la ciudad de Lieja ( Bélgica), ha hablado con muchos pacientes en los últimos años que han despertado de un coma y le habló de “viajes” que han estado en durante la experiencia cercana a la muerte. El equipo, que se compone de científicos del Coma Science Group y Psicología Cognitiva de la Universidad de Investigación Uni, realizados características de memoria de los cuestionarios, lo que prueba para los detalles sensoriales y emocionales en los recuerdos. Luego compararon las experiencias cercanas a la muerte con otros recuerdos de los acontecimientos de la vida real intensas, así como recuerdos de sueños y pensamientos. Sin embargo, los científicos se sorprendieron al encontrar que las experiencias cercanas a la muerte eran mucho más ricos que cualquier acontecimiento imaginado o real, incluyendo los nacimientos y matrimonios. El 10 de abril de 2013, el Dr. Laureys dijo a CNN que los pacientes en cuidados intensivos suelen tener miedo de contar su historias de experiencias cercanas a la muerte, ya que tienen miedo de que la gente no los toman en serio; pero la gente que va en los viajes se pueden cambiar para siempre, con un poco de la muerte ya no temer. El cuestionario preguntó a los supervivientes acerca de cómo ciertos eran los que una experiencia recordada fue un evento real. Dr. Laureys, quien cree que las experiencias se originan en la fisiología humana, dijo: “Ellos (los pacientes) están muy convencidos de que es real.” También se ha descubierto que es suficiente con pensar que te mueres por tener un memoria de una experiencia cercana a la muerte. El estudio dijo: “Muchas personas que han tenido las ECM no estaban físicamente en peligro de muerte lo que sugiere que la percepción, por sí solo, el riesgo de muerte parece ser importante en la obtención de las ECM.” Laureys no quiere especular sobre la existencia del cielo o el infierno, pero él dice que sólo una pequeña minoría de las experiencias cercanas a la muerte son horripilantes. La mayoría de ellos son agradable y edificantes. A partir de sus cuentas, parece que más personas van al “Cielo” que al “infierno”. ( Fuente 1 | Fuente 2 )

Artículo traducido por laverdadysololaverdad de su original en inglés.

Finalmente la última opinión la tiene usted.  ¿Qué nuevos descubrimientos vienen de parte de la ciencia? no lo sé, pero lo que si puedo decir es que ¡estamos viviendo tiempos fantásticos!, proféticamente y tecnológicamente hablando.

Testimonios no cristianos de la existencia de Jesús de Nazareth

No fue considerado significativo para los historiadores de su tiempo aunque Flavio Josefo y Tácito se refieren a Cristo en sus escritos.

WIKIMEDIA Supuesto retrato romano de Flavio Josefo.

WIKIMEDIA
Supuesto retrato romano de Flavio Josefo.

¿Padeció bajo el poder de Poncio Pilato? De la existencia de Jesús de Nazareth no duda ningún historiador serio. Para el historiador especializado en culturas antiguas Michael Grant, ya fallecido, hay más evidencia de que existió Jesús que la que tenemos de famosos personajes históricos paganos. También James H. Charlesworth escribió: «Jesús sí existió y sabemos más de él que de cualquier palestino judío antes del 70 d.C.». E. P. Sanders en «La figura histórica de Jesús» afirma: «Sabemos mucho sobre Jesús, bastante más que sobre Juan el Bautista, Teudas, Judas el Galileo y otra de las figuras cuyos nombre tenemos de aproximadamente la misma fecha y el mismo lugar». y F.F. Bruce, autor de «¿Son fidedignos los documentos del Nuevo Testamento?», sostiene que «para un historiador imparcial, la historicidad de Cristo es tan axiomática como la historicidad de Julio César».

«La muerte en cruz es el hecho histórico mejor atestiguado de la biografía de Jesús», señala a ABC Santiago Guijarro, catedrático de Nuevo Testamento de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca.

Jesús no fue considerado como significativo por los historiadores de su tiempo. Si aparece en la literatura pagana y judía de la época fue por el empuje de los cristianos que le siguieron. «Ninguno de los historiadores no cristianos se propuso escribir una historia de los comienzos del cristianismo, y por esta razón sólo mencionan los acontecimientos que tenían alguna relevancia para la historia que estaban contando. Sin embargo, el valor de estos datos puntuales es muy grande», explica Guijarro en «El relato pre-marcano de la Pasión y la historia del cristianismo».

El historiador norteamericano John P. Meier relata en «Un judío marginal. Nueva visión del Jesús histórico» cómo «cuando en conversaciones con gente de la prensa y el libro (…) ésta fue casi invariablemente la primera pregunta: Pero ¿puede usted probar que existió? Si me es posible reformular una interrogación tan amplia en una más concreta como «¿Hay pruebas extrabíblicas en el siglo I d.C. de la existencia de Jesús? Entonces creo que, gracias a Josefa (Flavio Josefo), la respuesta es sí».

Flavio Josefo (93 d.C.)

El historiador judío romanizado (37 a 110 d.C.) recoge en el texto conocido como «Testimonium flavianum» de su libro«Antigüedades judías (91-94)» una referencia a Jesús que si bien se cree que fue retocada con las frases abajo entre paréntesis, se considera auténtico: «En aquel tiempo apareció Jesús, un hombre sabio, (si es lícito llamarlo hombre); porque fue autor de hechos asombrosos, maestro de gente que recibe con gusto la verdad. Y atrajo a muchos judíos y a muchos de origen griego. (Él era el Mesías) Y cuando Pilato, a causa de una acusación hecha por los principales de entre nosotros lo condenó a la cruz, los que antes le habían amado, no dejaron de hacerlo. (Porque él se les apareció al tercer día de nuevo vivo: los profestas habían anunciado éste y mil otros hechos maravillosos acerca de él) Y hasta este mismo día la tribu de los cristianos, llamados así a causa de él, no ha desaparecido».

En Ant. 20.9.1. también hace referencia a «Jesús, que es llamado Mesías» al dar cuenta de la condena a Santiago a ser apedreado.

Tácito (116 d.C.)

El historiador romano (56 a 118 d.C) menciona a «Cristo» en sus «Anales» escritos hacia el año 116 d.C. al hablar sobre Nerón y el incendio de Roma en el año 64. Informa de la sospecha que existía de que el propio emperador había ordenado el fuego y recoge cómo «para acallar el rumor, Nerón creó chivos expiatorios y sometió a las torturas más refinadas a aquellos a los que el vulgo llamaba “crestianos”, [un grupo] odiado por sus abominables crímenes. Su nombre proviene de Cristo, quien bajo el reinado de Tiberio, fue ejecutado por el procurador Poncio Pilato. Sofocada momentáneamente, la nociva superstición se extendió de nuevo, no sólo en Judea, la tierra que originó este mal, sino también en la ciudad de Roma, donde convergen y se cultivan fervientemente prácticas horrendas y vergonzosas de todas clases y de todas partes del mundo».

Los historiadores consideran a Flavio Josefo y Tácito como los testimonios primitivos independientes relativos al mismo Jesús más consistentes, aunque también hay otras fuentes que recogen datos sobre los primeros cristianos:

Plinio, el joven (112 d.C.)

Procónsul en Bitinia del 111 al 113 y sobrino de Plinio el Viejo. Se conservan 10 libros de cartas que escribió. En la carta 96 del libro 10 escribe al emperador Trajano para preguntarle qué debía hacer con los cristianos, a los que condenaba si eran denunciados. En ella cita tres veces a Cristo y señala que los cristianos decían que toda su culpa consistía en reunirse un día antes del alba y cantar un himno a Cristo «como a un dios»: «Decidí dejar marcharse a los que negasen haber sido cristianos, cuando repitieron conmigo una fórmula invocando a los dioses e hicieron la ofrenda de vino e incienso a tu imagen, que a este efecto y por orden mía había sido traída al tribunal junto con las imágenes de los dioses, y cuando renegaron de Cristo (Christo male dicere). Otras gentes cuyos nombres me fueron comunicados por delatores dijeron primero que eran cristianos y luego lo negaron. Dijeron que habían dejado de ser cristianos dos o tres años antes, y algunos más de veinte. Todos ellos adoraron tu imagen y las imágenes de los dioses lo mismo que los otros y renegaron de Cristo. Mantenían que la sustancia de su culpa consistía sólo en lo siguiente: haberse reunido regularmente antes de la aurora en un día determinado y haber cantado antifonalmente un himno a Cristo como a un dios. Carmenque Christo quasi deo dicere secum invicem. Hacían voto también no de crímenes, sino de guardarse del robo, la violencia y el adulterio, de no romper ninguna promesa, y de no retener un depósito cuando se lo reclamen».

Trajano contestó a Plinio diciéndole que no buscara a los cristianos, pero que, cuando se les acusara, debían ser castigados a menos que se retractaran.

Suetonio (120 d.C.)

El historiador romano (70-140 d.C.) hace una referencia en su libro «Sobre la vida de los Césares» donde narra las vidas de los doce primeros emperadores romanos. En el libro V se refiere a un tal «Chrestus» al mencionar la expulsión de los judíos de Roma ordenada por el emperador Claudio: «Expulsó de Roma a los judíos que andaban siempre organizando tumultos por instigación de un tal Chrestus».

La mayoría de los historiadores coinciden en que Chrestus es Cristo porque era frecuente que los paganos confundieran Christus y Chrestus y no existe ningún testimonio sobre ningún Chrestus agitador desconocido.

En los Hechos de los Apóstoles se recoge este acontecimiento: «[Áquila y Priscila] acababan de llegar [a Corinto] desde Italia por haber decretado Claudio que todos los judíos saliesen de Roma».

Luciano (165 d.C.)

El escritor griego Luciano de Samosata satiriza a los cristianos en su obra «La muerte de Peregrino»: «Consideraron a Peregrino un dios, un legislador y le escogieron como patrón…, sólo inferior al hombre de Palestina que fue crucificado por haber introducido esta nueva religión en la vida de los hombres (…) Su primer legislador les convenció de que eran inmortales y que serían todos hermanos si negaban los dioses griegos y daban culto a aquel sofista crucificado, viviendo según sus leyes».

Mara Bar Sarapión (Finales del siglo I)

Existe una carta de Mara Ben Sarapión en sirio a su hijo en la que se refiere así a Jesús, aunque no lo menciona por su nombre: «¿Qué provecho obtuvieron los atenienses al dar muerte a Sócrates, delito que hubieron de pagar con carestías y pestes? ¿O los habitantes de Samos al quemar a Pitágoras, si su país quedó pronto anegado en arena? ¿O los hebreos al ejecutar a su sabio rey, si al poco se vieron despojados de su reino? Un dios de justicia vengó a aquellos tres sabios. Los atenienses murieron de hambre; a los de Samos se los tragó el mar; los hebreos fueron muertos o expulsados de su tierra para vivir dispersos por doquier. Sócrates no murió gracias a Platón; tampoco Pitágoras a causa de la estatua de Era; ni el rey sabio gracias a las nuevas leyes por él promulgadas».

Celso (175 d.C.)

En «Doctrina verdadera» ataca a los cristianos. Aunque no se conserva su libro, sí muchas de sus citas por la refutación que escribió Orígenes unos 70 años después.

«Colgado» en el Talmud

Encuentran ataúd relacionado con el éxodo de Israel de Egipto

El anillo de cierre escarabajo tallado con el nombre del faraón Seti I (izquierda) y el sarcófago descubierto en el montículo arqueológico de Tel Shadud. Foto: AP

El anillo de cierre escarabajo tallado con el nombre del faraón Seti I (izquierda) y el sarcófago descubierto en el montículo arqueológico de Tel Shadud.
Foto: AP

Los arqueólogos desenterraron un antiguo ataúd en el norte de Israel, y lo relacionaron con la edad de los faraones y el éxodo de los israelitas de Egipto, dijeron las autoridades.

Los científicos en el lugar de enterramiento también encontraron un escarabajo de oro que tenía el sello del faraón egipcio Seti I, que gobernó en la Edad de Bronce tardía, según la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Seti I era el padre de Ramsés II, a quien algunos estudiosos han identificado como el faraón que gobernó durante el escape de los israelitas de la esclavitud en el antiguo Egipto.

“Hemos descubierto un hallazgo único y raro: un ataúd de arcilla cilíndrica con una tapa anthropoidal rodeado de una variedad de cerámica, que consiste principalmente de los recipientes de almacenamiento de alimentos, vajilla, vasos de culto y huesos de animales”, según una declaración de la autoridad de antigüedades.

El hombre misterioso dentro de este ataúd era más probable un funcionario regional que sirvió bajo su regla faraón en torno al siglo 13 aC.

O podría haber sido un hombre de la localidad rica que quería un funeral digno de un faraón.

“Dado que los vasos enterrados con el individuo fueron producidos localmente, asumimos que el fallecido era un funcionario del origen cananeo que estaba ocupado en el servicio del gobierno egipcio”, según los investigadores.

“Otra posibilidad es que el ataúd pertenecía a un individuo rico que imitó las costumbres funerarias egipcias.”

El sarcófago fue descubierto en los últimos meses en las excavaciones en el valle de Jezreel en el norte de Israel.

En la noche de Pesaj el próximo lunes, los judíos de Israel y la diáspora leerán y cantarán en el Séder las vicisitudes de sus antepasados bajo el yugo faraónico. Más de tres mil años después, los arqueólogos observan con emoción el hallazgo en la Galilea. Como dice uno de ellos, “los faraones fueron muy hostiles hacia los judíos pero se debe reconocer que sabían crear obras de arte”.

Fuente: http://nypost.com/2014/04/09/archaeologists-find-coffin-related-to-israelites-exodus-from-egypt/

Referencias:

http://www.elmundo.es/ciencia/2014/04/10/53465b1622601dd1728b456d.html

Ateísmo y religión, los asesinatos en masa de la historia

Lo que sigue a continuación, es la traducción de un articulo por Dinesh D`Souza llamado “ateísmo y no religión, es la fuerza real tras los asesinatos en masa de la historia” .

Pinchar aquí para leer el articulo original.

Dinesh D`Souza

Dinesh D`Souza

En los últimos meses, una oleada de libros ateos han sostenido que la religión representa, como expone en su libro “El fin de la fe” su autor Sam Harris, “la fuente más fuerte de conflictos humanos pasados y presentes”

El columnista Robert Kuttner hace uso de la familiar letanía: “Las cruzadas sacrificaron a millones de personas en el hombre de Jesús, y la Inquisición trajo torturas y asesinatos a millones más. Después de Martin Lutero, los cristianos se vieron envueltos en una sangrienta batalla contra otros cristianos durante tres siglos”

En su best seller “La ilusión de Dios”, Richard Dawkins sostiene que la mayoría de los recientes conflictos en el mundo- en el medio Oriente, las Balcanes, en Irlanda del Norte, en Cachemira y en Sri Lanka- son una muestra de la vitalidad del impuso asesino de la religión.

El problema es que estas críticas tienen la curiosa tendencia de exagerar los crímenes atribuidos a la religión al tiempo que ignoran los crímenes mucho mayores del fanatismo secular.

Un buen ejemplo de persecución religiosa en América, es el caso de las bujas de Salem. ¿Cuántos fueron asesinados en estos juicios? ¿miles? ¿cientos de personas? En realidad, menos de 25, pero aun así el mito aun sigue dando vidilla a las críticas de los iluminados.

Es extraño ser testigo de la pasión con que algunas figuras seculares claman contra las fechorías de los cruzados e inquisidores de hace mas de 500 años.

El número de condenados a muerte por la Inquisición española parece haber sido de unos 10.000. Algunos historiadores sostienen que habría que computar unos 100.000 más, muertos en cárceles por cuestiones de desnutrición o enfermedad.

Estas cifras son trágicas, qué duda cabe, y es cierto que los niveles de población eran mucho menores en aquellos momentos, pero aún así, son minúsculas en comparación con las cifras de muertos producidos por los despotismos ateos del S. XX.

En el nombre de la creación de su propia versión de una utopía libre de la religión, Adolf Hitler, Joseph Stalin, and Mao Zedong dieron lugar a un tipo de masacre que ningún inquisidor pudo igualar. En conjunto, estos tiranos ateos asesinaron a más de 100 millones de personas.

Más aun, muchos de estos conflictos que fueron computados como “guerras religiosas” no se lucharon por temas religiosos. Principalmente, la lucha respondía a reivindicaciones rivales por tierras o poder. ¿Podríamos denominar a la guerra entre Inglaterra y Francia una guerra religiosa simplemente porque los ingleses fueran protestantes y los franceses católicos? Pues, difícilmente.

Lo mismo puede decirse en la actualidad. El conflicto entre israelíes y palestinos no es, en su raíz, un conflicto religioso. Surge por una disputa por tierra y autodeterminación. Hamas y los partidos de extrema ortodoxia en Israel pueden presentar afirmaciones de tipo teológico, como “Dios nos dio esta tierra a nosotros, etc”, pero el conflicto seguiría siendo exactamente el mismo incluso sin estos motivos religiosos. La rivalidad étnica, y no la religión, es la fuente de tensión en Irlanda del norte y las Balcanes.

Sin embargo, los ateos de nuestros días insisten en hacer de la religión la causa de todos los males. Consideremos por ejemplo el análisis que Harris hace del conflicto en Sri Lanka: “Si bien las motivaciones de los Tigres Tamiles no son explícitamente religiosas- afirma- son hindúes que, sin duda, creen en cosas improbables a cerca de la naturaleza de la vida y de la muerte”. En otras palabras, mientras que los Tigres se ven como combatientes en una lucha política secular, Harris detecta un matiz religioso porque esta gente resultan ser Hindúes y seguramente “debe haber” algún matiz de locura religiosa que subyace y explica su fanatismo.

Harris podría continuar sin parar en este sentido. Buscando exonerar al secularismo y al ateísmo de los horrores perpetrados en su nombre, sostiene que el maoísmo y el estalinismo en realidad, eran “poco mas o menos una religión política”. En referencia al nazismo, dice, “mientras que el odio a los Judíos en Alemania se expresaba de un modo predominantemente secular, ello era debido a una herencia directa del cristianismo medieval”. De hecho, “el holocausto marco la culminación de dos mil años de cristianismo fulminante contra los Judíos”

Y uno encuentra las mismas sandeces en el trabajo del Sr. Dawkins. No se deje usted engañar por esa prestidigitación retorica. Ni Dawkins ni Harris pueden explicar por qué, si el nazismo fue descendencia directa del cristianismo medieval, el cristianismo medieval no produjo a Hitler. ¿Cómo puede una ideología autoproclamada como atea, presentada por Hitler como un repudio al cristianismo, ser una culminación de 2000 años de cristianismo?

Dawkins y Harris están empleando un truco que resulta transparente, y que hace responsable a la Cristiandad por los trucos cometidos en su nombre, mientras que exonera al secularismo y al ateísmo por los crímenes aun mayores cometidos bajo su ideología.

Los fanáticos religiosos han hecho cosas que son imposibles de defender, y algunos de ellos, en su mayoría en el mundo islámico, aun llevan a cabo estos horrores en el nombre de su credo. Pero si la religión a veces dispone a la gente a realizar su propia justicia y absolutismo, también proporciona un código moral que condena el asesinato de inocentes, y en particular, las enseñanzas morales de Jesús no aportan apoyo alguno – de hecho, suponen una severa reprimenda- a las injusticias históricas perpetradas en nombre del cristianismo.

Los crímenes del ateísmo, en general han sido realizados a través de una ideología arrogante que ve al hombre, no a Dios, como creador de valores. Utilizando las últimas técnicas de la ciencia y la tecnología, el hombre busca desplazar a Dios y crear una utopía secular en la tierra. Por supuestos, si algunos- Los Judíos, los terratenientes, los no aptos, los discapacitados…- tienen que ser eliminados para lograr esta utopía, este es un precio que los tiranos ateos y sus defensores se han mostrado siempre más que dispuestos a pagar. Y así es, como estos datos confirman la verdad de la sentencia dada por Fiodor Dostoievski “Si Dios no existe, todo está permitido”

Cuales quiera que sean los motivos por sed de sangre atea, el hecho indiscutible es que todas las religiones en el mundo juntas no han conseguido matar en 2000 años a tanta gente como ha sido asesinada en el nombre del ateísmo en las últimas décadas.

Ya es hora de abandonar el poco reflexionado mantra de que las creencias religiosas han sido la mayor fuente de conflicto humano y de violencia. El ateísmo, y no la religión es la fuente real detrás de los asesinatos en masa de la historia.

Visto en: http://lastresllavesdepablo.blogspot.com/

Fuente: http://www.csmonitor.com/2006/1121/p09s01-coop.html