La ideología dominante se atreve a censurar la ciencia

En uno de los artículos más leídos y polémicos de este blog, Lo que dice la ciencia sobre la vida humana, que tuvo 92 comentarios (hasta ahora el récord del blog), expliqué cómo, por razones puramente ideológicas, los partidarios del aborto cierran los ojos a lo que dice la ciencia, que no duda en afirmar (y lo hace desde hace siglo y medio) que la vida de cada ser humano comienza en la fecundación del óvulo por el espermatozoide. Frente a esto, los abortistas se empeñan en hacer afirmaciones falsas como estas: un feto no es más que una parte del cuerpo de la madre; un feto no es un ser humano; un feto no es más que un conjunto de células (¿pues qué son los abortistas?).

Denunciando que se ha dado un paso más hacia el control ideológico de la investigación científica, la revista británica The Lancet, segunda en factor de impacto en el campo de la Medicina, ha publicado un artículo que acusa de injerencia en la investigación científica a ciertas ONG abortistas y al gobierno del Reino Unido. Los científicos firmantes del artículo forman parte de un equipo perteneciente a la London School of Hygiene and Tropical Medicine, que realizó la evaluación de un proyecto destinado a reducir las muertes por embarazos no deseados en 14 países de África y Asia (o sea, el número de muertes causadas por abortos provocados). El proyecto, que tenía asignada una financiación de 140 millones de libras esterlinas, estaba patrocinado por el Departamento para el Desarrollo Internacional del reino Unido (DFID por sus siglas en inglés) y llevado a cabo por dos importantes ONG dedicadas a la salud reproductiva internacional (un eufemismo para ocultar la palabra aborto, aunque esas organizaciones no la ocultan en sus webs). El problema surgió cuando los resultados de la evaluación realizada por el equipo universitario no fueron del agrado de las dos ONG abortistas, que a base de presiones y amenazas consiguieron impedir la publicación de una serie de artículos científicos que detallaban los resultados de la evaluación y que ya estaban aceptados por revistas del ramo. Ante las protestas y acusaciones de las ONG, la universidad abrió una investigación sobre el trabajo del equipo evaluador, llegando a la conclusión de que dicho equipo había trabajado correctamente, aunque le ordenó dejar en el anonimato la participación de las dos grandes ONG abortistas y los países donde habían trabajado, lo que en la práctica concedía a dichas empresas la facultad de decidir qué resultados de la investigación podían publicarse y cuáles no.El equipo investigador recurrió la decisión, porque equivalía a instaurar la censura de las ONG abortistas sobre los resultados de su investigación, pero el departamento gubernamental DFID del Reino Unido desestimó su recurso. Posteriormente se les permitió publicar un solo artículo, pero quedan muchos resultados que no han podido hacerse públicos, lo que ha inducido a dos de los investigadores a escribir el artículo de denuncia para The Lancet. Los autores señalan que no se trata sólo de su caso, sino que muchos otros investigadores se encuentran en la misma situación que ellos, cuando los resultados de sus trabajos chocan con la ideología dominante. Veámoslo con sus palabras:

Numerosos colegas han descrito formas similares de interferencia, en diferentes etapas del proceso de investigación, que dan como resultado una “evaluación…” diseñada para complacer a los donantes; informes “archivados” o “embargados”; y un “regateo” sobre qué resultados pueden publicarse. A menudo, tal interferencia se expresa en el lenguaje de la ética; otras veces los donantes y sus socios atacan el rigor de los métodos de investigación o tratan de desacreditar las interpretaciones de los investigadores llamándolas “ingenuas”, para presionarlos y obligarlos a suprimir hallazgos y análisis que arrojan una luz desfavorable sobre sus estrategias o resultados programáticos.

En otro sitio dicen esto:

“Censura” es una palabra fuerte. ¿Pero qué otra cosa se puede llamar, cuando un donante que encarga una investigación basada en la evaluación de uno de sus principales programas globales de salud ordena a los investigadores que omitan resultados importantes en su informe final? ¿O cuando les presiona para que cambien sus conclusiones? ¿O cuando un miembro del personal de un socio que está siendo evaluado amenaza la reputación de los investigadores y su Universidad si publican resultados negativos?

Fuente: http://divulciencia.blogspot.com/2019/05/ideologia-dominante-censura.html

Adopción: homosexuales y lesbianas presentan mayor riesgo para menores.

Resultado de imagen para adopción homosexual
Imagen de referencia. https://www.actuall.com

El siguiente corresponde a un HILO de Twitter del usuario juanj0gonzalez y son argumentos y evidencia científica que destaca el hecho que parejas homoparentales y lesboparentales están en desventaja en la adopción de menores con relación a parejas heterosexuales.

Más abajo en el mismo HILO se presenta la evidencia científica, a continuación un resumen:

Se ha dicho constantemente que no existe evidencia por parte de la ciencia entorno a los efectos perjudiciales de niños adoptados por parejas homoparentales o lesboparentales, así que la misión ahora es ir aclarando algunos mitos. Va HILO

Recomiendo una lectura completa

#NoAlAborto. La casa de Ohio aprueba el “Proyecto de ley de latidos del corazón” que restringe el aborto después de la detección del latido fetal

Por una votación de 59 a 35, la Cámara de Representantes de Ohio aprobó una vez más la “Ley de latidos del corazón”.

El proyecto de ley, considerado por uno de los proyectos de ley de aborto más restrictivos del país, prohibiría el aborto en el primer latido fetal detectable. Eso podría venir dentro de las primeras seis semanas de embarazo.

Antes de la votación, hubo legislaciones personales de ambos lados sobre este tema, algunos hablaron sobre las luchas de sus propias familias con la planificación familiar, el embarazo y el aborto espontáneo.

Los opositores calificaron el proyecto de ley demasiado extremo, y señalaron que no hace ninguna excepción en casos de violación o incesto.

La única excepción que permite es cuando el embarazo podría arriesgar la vida de la madre o causaría a la madre “un deterioro sustancial e irreversible de una función corporal importante”.

“Esto es determinar la vida de un ser humano, el dolor de un ser humano. Vidas que creamos”, dijo la Representante Candice Keller. “El aborto es un asalto a la familia. Es un asalto a Ohio porque destruye las mentes y los corazones de las mujeres en todas partes”.

“Convertirme en madre, y específicamente en ser madre de hija, solo ha aumentado mi resolución sobre lo importante que es permitir que las mujeres puedan controlar cuando ingresan a la maternidad”, dijo la Representante Kristin Boggs. “La maternidad nunca debe ser impuesta a nadie”.

Este mismo proyecto de ley fue aprobado en 2016 y fue vetado por el gobernador Kasich, quien lo llamó inconstitucional.

La patrocinadora Christina Hagan señala que muchas cosas han cambiado desde 2016 y dice que está lista para un desafío judicial.

“Hice una campaña en nombre del presidente Trump y parte de ese motivo fue para garantizar que tuviéramos una Corte Suprema que respeta la constitución cuando los nombramientos estuvieran disponibles. Ese es ahora el caso. Y tenemos más favor y oportunidad que nunca para esa extensión de protección. para ser dado a los niños en el vientre “.

Los legisladores republicanos en ambas cámaras tienen miembros suficientes para anular un veto del Gobernador si así lo desean.

El proyecto de ley tendría que ser votado primero en el Senado, algo que los líderes del Senado aún no han decidido.

En otros estados, como Iowa , se han promulgado leyes similares.

Fuentes:

https://www.legislature.ohio.gov/legislation/legislation-summary?id=GA132-HB-258

https://www.10tv.com/article/ohio-house-passes-heartbeat-abortion-bill-2018

Un estudio denuncia la cultura que ‘inventa’ la transexualidad en niños y adolescentes

La transexualidad se está convirtiendo en la nueva moda para el adolescente que necesita ser protagonista y complacer a la figura de autoridad. Un nuevo estudio denuncia cómo la cultura -una muy determinada cultura- fomenta hasta forzarla la identidad transexual en niños y adolescentes.

Rita Wurst, transexual, ganó el festival de la canción de Eurovision / Wikimedia

Si los amos del discurso dominante solo pudieran darnos una orden, estoy convencida de que esta sería: no os fijéis. No saquéis ninguna conclusión de vuestra experiencia personal, no busquéis patrones, no apliquéis el sentido común ni os decantéis por la explicación más sencilla, la que parece golpearos la cara.

Por eso su propaganda es incesante, y sus métodos hace tiempo pasaron de la mera persuasión al insulto y la amenaza.

Hay un plan y, si no hay un plan, hay algo tan parecido a un plan que no sabría cómo llamarlo. Los anglohablantes lo llaman slippery slope, la pendiente deslizante, porque cada nuevo derecho encaminado a destruir nuestra civilización y, muy especialmente, la familia natural, prepara y anticipa el siguiente. Y en cada caso os dicen que sois paranoicos si prevéis cuál será el siguiente paso.

Nosotros estamos despiertos, hemos rechazado la píldora azul, y vemos. Hemos visto que ahora tocaba la transexualidad, como sabemos que ya se está cociendo el lavado de cara de la pedofilia. Ambos, por lo demás, se están uniendo sutilmente en la repulsiva moda de alentar en niños bastante pequeños, no solo que descubran su verdadera identidad -que, oye, nunca es aquella con la que ha nacido-, sino que hagan de ella un despliegue semipornográfico que, en una sociedad sana, llevaría a la cárcel al adulto responsable por perversión de menores.

No es que la transexualidad sea estadísticamente significativa, pero la vemos multiplicarse allí donde los sujetos saben que su cambio va a ser jaleado y celebrado

Le dirán, le han dicho, que esto de la transexualidad es como (ya nos dijeron sobre) la homosexualidad, es decir, que uno nace así, como un ‘hombre atrapado en el cuerpo de una mujer‘ (o viceversa). No deja de ser curioso que en un mundo cada vez más materialista se pueda concebir eso: si el cuerpo es masculino, ¿dónde está la mujer atrapada, qué es?

Pero si esto fuera cierto, los números se mantendrían estables, y no es el caso. No es que la transexualidad sea estadísticamente significativa -todavía-, pero la vemos crecer y multiplicarse en un perverso #metoo justo allí donde los sujetos saben, ya es casualidad, que su cambio va a ser jaleado y celebrado.

Dos investigadoras británicas -la socióloga feminista Heather Brunskell-Evans y la directora de la revista Disability & SocietyMichele Moore– acaban de publicar un estudio (‘Niños y jóvenes transgénero: nacido en tu propio cuerpo’) en el que denuncian cómo la cultura -una muy determinada cultura- fomenta hasta forzarla la identidad transexual en niños y adolescentes.

https://www.cambridgescholars.com/transgender-children-and-young-people

En más del 80% de los casos, el niño o preadolescente con dudas sobre su propia identidad de género las deja atrás espontáneamente, sin necesidad de tratamiento alguno

No hace falta una gran experiencia de la vida para conocer hasta qué punto son sugestionables los niños, siempre deseosos de complacer a las figuras de autoridad en su vida, o la habitual crisis de identidad, desorientación y necesidad de llamar la atención de los adolescentes.

Hace ya algunos años, por ejemplo, se puso ‘de moda’ los cortes. Numerosos adolescentes -abrumadoramente más chicas que chicos- se practicaban de modo compulsivo cortes con una cuchilla de afeitar por todo el cuerpo. Puede hablarse de subcultura, porque es común que estos adolescentes compartan fotos de sus proezas e incluso monten páginas en Internet dedicadas a esta obvia llamada de atención.

Algo similar podría estar ocurriendo con la transexualidad. El joven es muy sensible a las modas, muy gregario, y no puede dejar de percatarse de que los cortes ya ‘no se llevan’, y que nada supera ahora mismo a un ‘redescubrimiento’ de la ‘verdadera’ identidad sexual. El estudio citado, de hecho, ve en Internet el primer ‘refugio’ que encuentra el adolescente problemático. Y en la red encontrará, asimismo, una comunidad que le apoya, le escucha y le acompaña, la comunidad ‘trans’.

En más del 80% de los casos, el niño o preadolescente con dudas sobre su propia identidad de género las deja atrás espontáneamente, sin necesidad de tratamiento alguno

El cambio lo tiene todo para satisfacer al adolescente desorientado: le proporciona la atención deseada, le hace sentirse protagonista, le proporciona nuevos amigos y parece responder a esa angustia común sobre la propia identidad. El chico o chica aprende a identificar en su sexo biológico la razón por la que “no se encuentra”, la fuente de sus angustias existenciales, y ve en la transición una especie de respuesta redentora.

Con consecuencias devastadoras. Estudio tras estudio sobre la disforia de género concluye que, en más del ochenta por ciento de los casos, el niño o preadolescente con dudas sobre su propia identidad de género las deja atrás espontáneamente, sin necesidad de tratamiento alguno, una vez superada la adolescencia.

Pero, ¿qué pasa si la cultura jalea el cambio y lo aplaude y hace sentir al niño apoyado y atendido? Sobre todo, ¿qué pasa si se permite -se aconseja, incluso- tomarse en serio los deseos informes del adolescente y se le empieza a tratar con el sexo inverso al biológico, si se le da un nuevo nombre y, sobre todo, se inicia un tratamiento de hormonas y, quizá, operaciones quirúrgicas que habrá de arrastrar a lo largo de toda la vida?

El tratamiento habitual consiste en bloqueadores de la pubertad, fármacos que retrasan la evolución normal del metabolismo. Se están aplicando estos tratamientos con una alegría abradacabrante, visto que todavía desconocemos los efectos secundarios a largo plazo. Si el sentido común vale de algo en este sentido, dudo que puedan ser buenos.

Fuente: https://www.actuall.com/criterio/familia/estudio-denuncia-la-cultura-inventa-la-transexualidad-ninos-adolescentes/

Donald Trump respondió a las críticas por la política que eliminaría el reconocimiento a los transgénero: “Estoy protegiendo al país”

El presidente no desmintió los reportes sobre un borrador del Departamento de Salud que apunta a limitar la definición del género al momento del nacimiento y la imposibilidad de cambiarlo posteriormente

Donald Trump saluda a sus simpatizantes en un evento en Texas (Reuters)
Donald Trump saluda a sus simpatizantes en un evento en Texas (Reuters)

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que los problemas de las personas transgénero están cambiando y que su meta es proteger al país, luego de las críticas que provocó un reporte de que su Gobierno evalúa definir el género como hombre o mujer según los genitales al momento del nacimiento.

“Tenemos muchos conceptos diferentes actualmente. Hay muchas cosas diferentes pasando respecto a las personas transgénero ahora“, dijo Trump en medio de una protesta afuera de la Casa Blanca y críticas en las redes sociales contra la propuesta.

Cuando se le preguntó sobre su promesa de campaña de proteger a la comunidad LGBT, Trump dijo: “Estoy protegiendo a todos. Quiero proteger a nuestro país“. En su declaración, el mandatario no desmintió el borrador del memorándum ni la presunta intención del Departamento de Salud.

Bajo la propuesta reportada inicialmente el domingo por el diario New York Times, el Gobierno reduciría la definición de género a hombre o mujer al momento del nacimiento y esta no se podría cambiar posteriormente.

La medida eliminaría el reconocimiento y las protecciones para las personas transgénero bajo la ley de derechos civiles promovida por la administración del presidente Barack Obama en sectores como cuidado de la salud, educación y las Fuerzas Armadas.

La propuesta se conoce poco más de una semana después de que la ciudad de Nueva York creó una opción de género neutral “X” para los certificados de nacimiento, sumándose a los estados de California, Oregón, Washington y Nueva York, que ofrecen una tercera categoría de género en los documentos de identidad emitidos por el Gobierno.

“El sexo de las personas no siempre se correlaciona con sus genitales al momento de nacer o con sus cromosomas“, dijo el doctor Joshua Safer, director del Centro de Medicina y Cirugía para Transgéneros del Hospital Mount Sinai.

La doctora Lisa Hollier, presidenta del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, declaró: “Instamos a la administración a garantizar que todas las políticas de salud pública estén firmemente basadas en la ciencia y que mantengan la discriminación y la interferencia política fuera del sistema de salud de nuestra nación“.

Cerca del 0,000000001% de la población estadounidense.  La OMS cifra en el 1% el porcentaje de personas intersexuales en todo el mundo.

Comentario personal

Fuente: https://www.infobae.com/america/eeuu/2018/10/23/donald-trump-respondio-a-las-criticas-por-la-politica-que-eliminaria-el-reconocimiento-a-los-transgenero-estoy-protegiendo-al-pais/

El escándalo de los estudios de género. 5 académicos responden

Nota del editor: durante el año pasado, los académicos James Lindsay, Helen Pluckrose y Peter Boghossian enviaron documentos falsos a varias revistas académicas donde se describen como especializadas en activismo o “estudios de reclamos”. Su misión declarada ha sido exponer lo fácil que es obtener “absurdos e ideas políticas moralmente de moda publicadas como investigación académica legítima”. 

Hasta la fecha, su proyecto ha sido exitoso: siete artículos han sido revisados ​​por pares y han sido publicados, incluyendo un extracto de 3000 palabras de Mein Kampf 
de Adolf Hitler, reescrito en el lenguaje de la teoría de la intersección y publicado en la revista Affilia de Estudios de Género.
A continuación se muestra una respuesta al escándalo de cinco académicos que actualmente investigan, publican y enseñan en los campos de Filosofía, Estudios de Inglés, Genética del Comportamiento y Economía.

De la tonta charla a la locura malvada – Nathan Cofnas (Filosofía)

Nathan Cofnas está leyendo para un doctorado en filosofía en la Universidad de Oxford. Su trabajo se centra en la filosofía de la biología, ampliamente interpretada. Ha publicado sobre temas como la innatitud, las implicaciones éticas de las diferencias individuales en la inteligencia y la evolución cultural judía. Puedes seguirlo en Twitter @nathancofnas

Hace veinte años, Alan Sokal llamó al posmodernismo “una tontería de moda”. Hoy en día, el posmodernismo no es una moda , es nuestra cultura. Una gran proporción de los estudiantes de las universidades de élite están ahora inmersos en este culto al odio, la ignorancia y la pseudo-filosofía. El posmodernismo es el dogma incuestionable de la clase intelectual literaria y el establecimiento del arte. Se ha apoderado de la mayoría de las humanidades y algunas de las ciencias sociales, e incluso está haciendo incursiones en los campos STEM. Amenaza con fundir todas nuestras tradiciones intelectuales en el mismo torrente de consignas políticas y palabrería vacía.

Los posmodernistas pretenden ser expertos en lo que llaman “teoría”. Afirman que, aunque su erudición puede parecer incomprensible, esto se debe a que son como matemáticos o físicos: expresan verdades profundas de una manera que no se puede entender sin entrenamiento. Lindsay, Boghossian y Pluckrose exponen esto por la mentira que es. La “teoría” no es real. Los posmodernistas no tienen experiencia ni entendimiento profundo.

Los críticos de Sokal señalan que su artículo nunca fue sometido a una revisión por pares, y dicen que fue injusto esperar que los editores de Social Text detecten errores relacionados con las matemáticas y la ciencia. Esta vez no hay excusas. Los artículos de LBP fueron revisados ​​por pares en revistas líderes. Los expertos posmodernistas demostraron que no tenían la capacidad de distinguir la erudición basada en la “teoría” del absurdo deliberado y el razonamiento defectuoso mezclado con el odio dirigido a la raza desfavorada (blanco) y el sexo (“cis” masculino).

El rey Salomón dijo del necio: “Su discurso comienza como una tontería y termina como una locura maligna” (Eclesiastés 10:13). ¿Un desprecio por la evidencia, la lógica y la investigación abierta combinada con un odio ardiente hacia grandes clases de personas percibidas como opositores políticos (“racistas”, “sexistas”, “homófobos”, “transfobos”, etc.) puede conducir a un ¿resultado? Los editores y revisores que manejaron los artículos de LBP han revelado sus verdaderas y viciosas actitudes.

La revista insignia de filosofía feminista, Hypatia , aceptó un artículo (que aún no se ha publicado en línea) en el que se argumenta que a los defensores de la justicia social se les debe permitir burlarse de los demás, pero a nadie se le debe permitir burlarse de ellos. El mismo diario solicitó que se vuelva a presentar un artículo en el que se arguye que “a los estudiantes privilegiados no se les debería permitir hablar en clase y solo deberían escuchar y aprender en silencio”, y que se beneficiarían de las “reparaciones experienciales” que incluyen “sentarse en el ”. Los revisores se quejaron de que este papel de engaño adoptó una postura demasiado compasiva hacia los estudiantes “privilegiados” que serían sometidos a esta humillación, y recomendaron que fueran sometidos a condiciones más severas.. ¿Es mejor pedir a las personas de cierta raza que se sienten en el suelo encadenadas que pedirles que usen una estrella amarilla? ¿A qué conduce esto exactamente?

La batalla se perdió hace mucho tiempo – Neema Parvini (Estudios de Inglés)

Neema Parvini es profesora principal de inglés en la Universidad de Surrey y es un miembro orgulloso de la Academia Heterodoxa y del Instituto de Evolución. Ha escrito cinco libros, el último de los cuales es  Morals Compass de Shakespeare. Actualmente está trabajando en un nuevo libro para Palgrave Macmillan llamado  Los defensores de la libertad: naturaleza humana, individualismo y derechos de propiedad , un estudio de 500 años de reflexión sobre la libertad en Occidente, desde Maquiavelo a Milton Friedman. Síguelo en Twitter @ neemaparvini1

La noticia de que estas revistas son, evidentemente, ideológicas, no sorprenderá a muchos de los que trabajan en las disciplinas de las humanidades en la academia moderna. Ahora, el tictac de las palabras de moda parece servir para verificar la calidad de la erudición o la coherencia de los argumentos. La batalla se perdió alrededor de 1991. Alrededor de ese tiempo, el gran historiador del período Tudor, GR Elton, había estado luchando contra la retaguardia por la disciplina que amaba. Vio la historia en la tradición de Leopold von Ranke: un examen meticuloso de la evidencia primaria y un rechazo a permitir que las preocupaciones o actitudes de hoy en día coloreen el tema. Pero la historia tradicional, como todas las otras disciplinas, fue atacada. Elton dijo que la generación más joven estaba en “el equivalente intelectual de crack”,1 Pero Elton perdió el día ante Hayden White quien “deconstruyó” la historia al quejarse de que:

Muchos historiadores continúan tratando sus “hechos” como si fueran “dados” y se niegan a reconocer, a diferencia de la mayoría de los científicos, que no están tan “encontrados” como “construidos” por el tipo de preguntas que el investigador hace de los fenómenos. Antes que él. 
2

El punto de White es que no puede haber tal cosa como “objetividad” en la historia, es simplemente una forma de narración basada en los intereses subjetivos del erudito. En consecuencia, los historiadores ahora intentaron reconstruir su disciplina “sobre supuestos que desafían directamente el paradigma empirista”. 3

En los estudios literarios, la feminista radical Hélène Cixous argumentó que la ideología del patriarcado estaba a nuestro alrededor: “una especie de vasta membrana que envuelve todo”, una “piel” que “nos envuelve como una red o como párpados cerrados”. 4 ¿Cómo podría alguien reclamar la “objetividad” en tales condiciones? Para 1991, ese pensamiento se había convertido en una pesadilla . En un ensayo llamado “¿El mito de la neutralidad, otra vez?”, La crítica feminista Gayle Greene escribió sin rodeos:

Las feministas y marxistas, que sostienen opiniones que generalmente no son aceptadas, son llamadas “ideológicas” (y “políticas”, “partidistas”, “polémicas” y muchas otras cosas) mientras que los enfoques son más tradicionales, más cercanos a lo que es. familiar … llegar a pasar como “neutral” y “objetivo”. 
… Una premisa fundamental de la erudición feminista es que la perspectiva asumida como “universal” que ha dominado el conocimiento, configurando sus paradigmas y métodos, en realidad ha sido masculina y vinculada a la cultura. 
Me parece sorprendente que esto necesite repetirse. 
5

Donde algunos de nosotros podríamos ver a Niccolò Maquiavelo, Francis Bacon, John Locke, Thomas Hobbes, Rene Descartes o David Hume luchando palpable con las preguntas más profundas de la filosofía política o la epistemología, Cixious o Greene solo ven hombres blancos muertos. Lo que dicen les importa menos que quién lo decía. Por lo tanto, los sistemas de conocimiento en competencia que surgieron de la Ilustración, el racionalismo y el empirismo, siempre están ya contaminados como “productos del patriarcado”. La meta de la posmodernidad ha sido siempre un objetivo explícito: rechazar la razón y la evidencia: quieren Un “nuevo paradigma” de conocimiento. ¿Debería ser una sorpresa para nosotros, entonces, que sus revistas publiquen un sin sentido explícito como los artículos escritos por Lindsay, Pluckrose y Boghossian?

Referencias

1 GR Elton, Return to Essentials: algunas reflexiones sobre el estado actual del estudio histórico (1991; Cambridge: Cambridge University Press, 2002), págs. 10, 12-3. 
2 Hayden White, ‘The Burden of History’, History and Theory 5: 2 (1966), pág. 127.
3 Alun Munslow, Deconstructing History , 2ª ed. (1997; Nueva York y Londres: Routledge, 2006), pág. 34.
4 Catherine Clément y Hélène Cixous, The Newly Born Woman (Londres: IB Tauris & Co., 1975), pág. 145.
5 Gayle Greene, “The Myth of Neutrality, Again?”, En Shakespeare, Left and Right , ed Ivo Kamps (Londres: Routledge, 1991), págs. 23-4.

Artículo traducido desde https://quillette.com/2018/10/01/the-grievance-studies-scandal-five-academics-respond/

La violencia que se esconde dentro del movimiento LGBT que no se comenta

Como todos saben, hoy día la violencia de género se destaca y se combate con vehemencia de muchas formas, los especialistas, la prensa y las redes sociales ayudan  a concientizar a las personas sobre el tema, sin embargo, se comenta y se habla muy poco sobre la violencia que existe entre todas las personas que componen el movimiento LGBT , esto porque según algunos estudios existe más promiscuidad y más infidelidad en las personas que pertenecen a todos esos grupos y ocultan estos hechos porque los índices son mucho más altos que entre los heterosexuales como lo veremos a continuación.

Se afirma que la violencia intragénero, es aquella que se produce dentro de las relaciones, ya sean matrimoniales o no, entre personas del mismo sexo.

Los datos sobre violencia intragénero se vienen publicando hace ya algún tiempo, por ejemplo, un reportaje publicado en un sitio de Internet denominado religiónenlibertad.com menciona un estudio titulado “Victimization and Perpetration Rates of Violence in Gay and Lesbian Relationships: Gender Issues Explored”, publicado en 1997 en la revista Violence and Victims, revela que sobre una muestra de 283 personas homosexuales, el 47,5% de las lesbianas y el 29,7% de los varones gays había sido víctima de acciones violentas perpetradas por una pareja del mismo sexo”. https://www.religionenlibertad.com/polemicas/48936/las-cifras-del-matrimonio-gay-mas-breve-y-mas-conflictivo-segun.html

Un sitio denominado colegas.com nos explica que “Hay estadísticas de los Estados Unidos, el Reino Unido y Australia y todos tienen casi la misma información. En los Estados Unidos, el Centro para el control de la enfermedad hizo una encuesta de cuantas personas LGTB han sido una víctima de la violencia doméstica. El porcentaje de ‘sí’ fue 38% para las lesbianas, 61.1% para las mujeres bisexuales, 25% para los hombres homosexuales, y 37.3% para los hombres bisexuales. Otra encuesta dice que 34.6% de todas las personas transgéneros han sufrido la violencia doméstica.  Stonewall, una ONG en el Reino Unido hizo una encuesta y una cuarta parte de las lesbianas y mujeres bisexuales y la mitad de los hombres gais y bisexuales respondieron sí. La encuesta del Centro de investigación australiano de salud y sexualidad dice que en la población LGTB, 41% de los hombres y 28% de las mujeres han sufrido la violencia doméstica”.

“En comparación, 35% de las mujeres heterosexuales y 29% de los hombres heterosexuales han sido víctimas en los Estados Unidos. El porcentaje para el Reino Unido es 25% para todas las mujeres y 16.6% para todos los hombres, independientemente de la orientación sexual”. Todos los países tienen sus propias estadísticas, pero el resultado mundial es que las parejas LGTB sufren la violencia doméstica en casi la misma proporción que las parejas heterosexuales”.  http://www.colegas.lgbt/violencia-intragenero/

Y la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, en Chicago, señala que “Las tasas de violencia doméstica entre parejas del mismo sexo son consistentemente más altas que las de parejas heterosexuales”, afirmó Richard Carroll, psicólogo y coautor del informe”.

Un estudio en Estados Unidos indica que las relaciones entre parejas del mismo sexo sufren niveles mucho más altos de violencia doméstica que sus contrapartes heterosexuales. Es un problema que, hasta hace poco tiempo, ni la sociedad en general ni la misma comunidad LGBT (a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales) querían afrontar muy abiertamente”. “La nueva realidad de uniones civiles y matrimonios gay en EE. UU. ha cambiado la percepción de este problema y varias instituciones desde el ámbito gubernamental hasta el comunitario están tomando cartas en el asunto”. https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/11/141120_cultura_violencia_domestica_parejas_homosexuales_wbm

Además, existen otros problemas de desigualdad y de violencia, que se publican muy poco, un ejemplo es el caso de la luchadora Shang Mau Bi que murió tras ser golpeada por Nilika Dobronev, un hombre que se cree mujer y participa en la liga femenina de Vale Todo, aquí uno se pregunta ¿acaso no hay violencia y abuso cuando se sabe que un hombre (aunque se crea mujer) es más fuerte que la mujer?

Interesante hasta donde han llegado las cosas, ¿no les parece?

https://www.elmundo.cr/la-violencia-que-se-esconde-dentro-del-movimiento-lgbt-que-no-se-comenta/