La verdad en cifras: salud psíquica y emocional de niños criados por parejas homosexuales

El estudio de Paul Sullins es el mayor realizado hasta ahora y el más completo en el análisis de variables.

Una investigación reciente acaba de lanzar una bomba sobre la cuestión incendiaria de los progenitores del mismo sexo. En su artículo publicado en el British Journal of Education, Society & Behavioural Science, una publicación revisada por pares, el sociólogo estadounidense Paul Sullins concluye que “los problemas emocionales de los niños con progenitores del mismo sexo son más del doble respecto a los que tienen progenitores de sexo opuesto”.

Afirma: “Ya no se puede afirmar que ningún estudio haya concluido que los niños con progenitores del mismo sexo están en desventaja respecto a los que tienen padres de sexo opuesto”.

Sin embargo, algunos podrían cuestionar que el estudio tiene un claro sesgo por el hecho de que Paul Sullins es un reverendo de una universidad católica, para aquellas personas les recuerdo un dato histórico:

El descubridor de la teoría de la inflación cósmica que hoy conocemos como “Big Bang” fue un sacerdote católico que origen belga llamado George Lemaitre.  http://www.bbc.com/mundo/noticias-36469530

Es seguro que esta desafiante refutación de la hipótesis de la “no diferencia” armará mucho revuelo; mientras tanto, el Tribunal Supremo [de Estados Unidos] se prepara a indagar los argumentos en favor y en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo. A los críticos les será imposible ignorarlo, porque se fundamenta en más datos que cualquier otro estudio previo: 512 niños con progenitores del mismo sexo escogidos de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud de los EEUU. Los problemas emocionales incluyen mala conducta, signos de ansiedad, depresión, mala relación con los coetáneos e incapacidad para concentrarse.

La filiación biológica, factor decisivo

Tras analizar los datos, Sullins concluyó que los progenitores de sexos opuestos proporcionan un ambiente mejor. “La filiación biológica es lo que diferencia de manera excepcional y profunda los resultados infantiles entre los niños con progenitores de sexo opuesto y los que tienen a los progenitores del mismo sexo”, escribe.

Tal como él demuestra, esto tiene inmensas implicaciones para las políticas públicas. El modelo de amor espléndido y edulcorado de Elton John y David Furnish hacia su descendencia, fruto de un vientre de alquiler, no funciona. Lanzando el guante ante los defensores del matrimonio entre personas del mismo sexo, Sullins afirma que “el beneficio principal del matrimonio para los niños, por lo tanto, no es que los presenta como los padres mejores (más estables, más ricos, etc., aunque también lo hace), sino que los presenta como sus propios padres”.

La Última Tule del matrimonio entre personas del mismo sexo [NdT: por Última Tule se entendía, en la geografía romana y medieval, cualquier lugar distante situado más allá de las fronteras del mundo conocido] -el reconocimiento legal y social de las relaciones gays y lesbianas-, no reducirá el riesgo de problemas emocionales. “Las dos formas familiares seguirán teniendo fundamentalmente efectos diferentes, incluso contrastantes, sobre el componente biológico del bienestar del niño, en detrimento de los niños de progenitores del mismo sexo”.

La “homofobia” no es la causa

Sullins analiza también si otros factores pueden explicar la diferencia en el bienestar emocional. Según sus observaciones, ninguno lo hace.

Un factor podría ser la inestabilidad. Los niños no maduran en ambientes inestables. Los progenitores gays y lesbianas tienden a alquilar más que a ser propietarios de la casa donde viven, lo que implica el trauma de mudarse y volver a asentarse. Esto puede indicar también que los progenitores son menos estables en su relación. El sufrimiento psicológico de los progenitores influye también en el aumento del riesgo de que el niño tenga problemas emocionales. Nada de esto explicaba las diferencias.

La explicación más ampliamente aceptada ante los malos resultados emocionales y de conducta entre los niños con progenitores del mismo sexo es la homofobia. Los defensores de los progenitores del mismo sexo atribuyen el escaso bienestar emocional a la estigmatización. Estos niños son dañados, dicen, porque son señalados, son acosados y son objeto de burla. Si sus coetáneos fueran menos homófobos, las cosas serían distintas.

El lobby LGTB alega que el acoso a los hijos de padres del mismo sexo por homofobia sería la causa de su mayor propensión a la inestabilidad emocional. El estudio de Sullins demuestra que no.

Y otros estudios publicados desmienten también dicha afirmación.

“Contrariamente a la suposición que subyace a esta hipótesis, los niños con progenitores de sexo distinto son más perseguidos y acosados que los niños con progenitores del mismo sexo”.

Esto puede parecer sorprendente, pero en otro artículo publicado el año pasado en el British Journal of Medicine and Medical Research y basado en los mismos datos, Sullins concluyó que los niños de progenitores del mismo sexo tienen más riesgo de sufrir TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad). Y si tienen TDAH, son estigmatizados siete veces más a causa de su mermada capacidad de relación interpersonal. En otras palabras, si los niños de hogares con progenitores del mismo sexo son acosados más, esto es debido a que no tienen capacidad de relación interpersonal, no porque sus progenitores sean gays o lesbianas.

Visto en: http://www.religionenlibertad.com/la-prevalencia-de-problemas-emocionales-se-duplica-en-hijos-de-parejas-40697.htm

Referencias:

https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2500537

http://ipr.cua.edu/faculty/sullins.cfm

http://www.sciencedomain.org/abstract/7834

Anuncios

La verdad en cifras, sobre la vida homosexual

El movimiento LGTB ha sido potenciado permanentemente en el último tiempo, como alternativa valida y equivalente de vida en la sociedad. Pero cual es la situación real, de aquellos que eligen el camino homosexual para sus vidas?

Fuentes:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3093261/
https://www.aerzteblatt.de/archiv/66998/Studie-Gefaehrdung-der-Jungen
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9403987
https://www.researchgate.net/publication/228537060_Comparing_Domestic_Abuse_in_Same_Sex_and_Heterosexual_Relationships
https://www.polizei.bayern.de/content/4/3/7/vergewaltigung_und_sexuelle_n_tigung_in_bayern_bpfi.pdf
http://www.washingtontimes.com/news/2003/jul/11/20030711-121254-3711r/
http://www.emis-project.eu/sites/default/files/public/publications/emis_nationalreport_germany.pdf
2003
Bochow, M./ Marbach, R. (Hg.)
Homosexualität und Islam
Reihe Edition Waldschlösschen
Hamburg: MännerschwarmSkript Verlag 2003
Vogt, H. (2006): Pädophilie. Leipziger Studie zur gesellschaftlichen und psychischen Situation pädophiler Männer

Presidente de la APA que quitó la homosexualidad de lista de enfermedades declara que fue un tema político

Nicholas Andrew Cummings describe que en los años setenta los movimientos feminista y gay prácticamente no se diferenciaban el uno del otro y que esta desclasificación se realizó por motivos únicamente políticos, convirtiéndose a finales de los años 90 en un poderosísimo lobby, que controla la Asociación Americana de Psicólogos.

Auténtico bombazo, puesto que no estamos hablando de un “cualquiera” sino del hombre que, en calidad de presidente de la Asociación de Psicólogos Americanos, firmó en 1975 una resolución para que la homosexualidad dejara de ser considerada una enfermedad “siempre y cuando se realizaran los estudios científicos que apoyaran esta tesis”: ¡cosa que nunca se hizo!

Nicholas Andrew Cummings describe que en los años setenta los movimientos feminista y gay prácticamente no se diferenciaban el uno del otro y que esta desclasificación se realizó por motivos únicamente políticos, convirtiéndose a finales de los años 90 en un poderosísimo lobby, que controla la Asociación Americana de Psicólogos.

“Actualmente, yo formaría otra Asociación con mayoría de hombres normales, que hoy día están infrarrepresentados en esta organización”.

Visto en: http://conapfam.pe

16 días: el tiempo que tarda el corazón de un embrión en latir

¿Cuándo comienza a latir el corazón de un embrión? ¿En qué momento se inicia la percusión vital de nuestros cuerpos? Hasta ahora, cuando extendían el frío gel sobre el todavía vientre plano de las embarazadas para las ecografías, la respuesta era que aunque fuera imperceptible oírlo, había empezado a latir a los 21 días de la concepción. Pero el estudio de un equipo de investigadores de Oxford va a hacer retroceder ese tiempo porque apuntan que la primera palpitación ocurre a los 16 días del embarazo.

Como resulta complicado determinar cuándo se produce la primera palpitación en los embriones humanos, la ciencia suele valerse de los latidos de los ratones. El motivo es que son mamíferos y se puede comparar su sistema cardiovascular con el nuestro. Los roedores habían mostrado que su músculo se activa en su octavo día, lo que equivale a 21 nuestros. Sin embargo, el rastreo de los investigadores británicos detectó que el primer latido sucede en ellos a los 7,5 días, 16 para nosotros.

Lo que hizo el equipo fue seguir en el interior de los ratones el movimiento de enjambres de moléculas de calcio. El calcio es como un mensajero que se dedica a enviar señales eléctricas entre las células. A base de una transmisión incansable, al final consigue que el órgano se contraiga y comience a funcionar.

“Descubrir cuándo late por primera vez el corazón hace que estemos un paso más cerca de arrojar luz a cómo pueden surgir problemas en este órgano durante su desarrollo y cómo podemos prevenir las enfermedades del corazón durante el embarazo”, explicaba Paul Riley, profesor de medicina regenerativa y autor del trabajo.

No lo sentiremos ni escucharemos, pero el primer bombeo que traslade el oxígeno y los nutrientes sucede incluso antes de lo que creíamos.

Fuente: http://www.iflscience.com/health-and-medicine/human-heart-begins-beating-just-16-days-after-conception/

9 de cada 10 nuevos casos de VIH en Estados Unidos corresponden a homosexuales

ES.- Según un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos, más de 9 de cada 10 nuevos casos de VIH  que se registran en hombres y mujeres con edades comprendidas entre 13 y 24 años corresponden a homosexuales y bisexuales.

El informe del CDC fue hecho público el pasado 25 de abril. Determina que “el VIH entre hombres homosexuales y bisexuales”, ofrece claras evidencias acerca de los riesgos extremos para la salud asociados con el sexo homosexual masculino, en particular el sexo anal receptivo. Estas son algunas de sus conclusiones:

– Hombres homosexuales y bisexuales de 13 a 24 años representaron un 92 por ciento de los nuevos diagnósticos de VIH entre todos los varones homosexuales y bisexuales;

– Los hombres homosexuales, bisexuales y los que mantienen relaciones sexuales esporádicas con otros varones constituyen aproximadamente el 2 por ciento de la población.

– De 2005 a 2014, los casos de VIH disminuyeron en los Estados Unidos en un 19 por ciento, pero aumentó un 6 por ciento entre todos los hombres homosexuales y bisexuales;

– 1 de cada 6 hombres homosexuales y bisexuales serán diagnosticados con VIH a lo largo de su vida, incluyendo 1 de cada 2 hombres negros homosexuales y bisexuales, 1 de cada 4 hispanos gays y bisexuales y 1 de cada 11 hombres blancos gays y bisexuales;

– 1 de cada 7 hombres gays y bisexuales que viven con el VIH no sabe que lo tiene;

– El sexo anal es el tipo de sexo más arriesgado para contraer o transmitir el VIH. El sexo anal receptivo es 13 veces más peligroso para adquirir el VIH que el sexo anal insertivo.

Algunos expertos no dudan en señalar que la “extrema promiscuidad” y la violencia en el “sexo” determinan muchos de estos casos. Sorprendentemente, pese a la cruzada mundial contra el SIDA, las ingentes cantidades de dinero destinadas para su erradicación, las campañas de prevención y los tratamientos disponibles, la letal enfermedad se sigue propagando y los casos de afectados siguen en aumento. Tal vez habría que preguntarse si los inquietantes datos están o no relacionados con los programas de educación sexual puestos en marcha en los colegios, donde se le dice a los jóvenes que la participación en la actividad homosexual es perfectamente normal, incluso admirable, y no tiene consecuencias.

Ninguna otra enfermedad a lo largo de la historia ha sido tan investigada como el SIDA en las tres últimas décadas. Mientras tanto, otras enfermedades que, a diferencia del SIDA, no pueden ser prevenidas, matan cada año a millones de personas y son relegadas a un segundo plano. ¿A quién le importa la vida de estas personas, ajenas al plan mundialista para la disolución moral del entero Occidente?

Fuente: http://www.alertadigital.com/2017/05/16/le-letal-enfermedad-se-sigue-propagando-9-de-cada-10-nuevos-casos-de-vih-en-eeuu-corresponden-a-homosexuales-y-bisexuales/

La #ideología de #género se cae a pedazos ante la #ciencia

“Investigadores identifican 6.500 genes que se expresan de forma diferente en hombres y mujeres. Los genes que son más activos sobre todo en un sexo o el otro pueden jugar un papel crucial en nuestra evolución y la salud”.

Los hombres y las mujeres difieren en maneras obvias y menos evidentes – por ejemplo, en la prevalencia de ciertas enfermedades o reacciones a las drogas. ¿Cómo están conectados con el sexo? Investigadores del Instituto Weizmann de Ciencia descubrieron recientemente miles de genes humanos que se expresan – copiados para producir proteínas – de manera diferente en los dos sexos. Sus hallazgos mostraron que las mutaciones perjudiciales en estos genes particulares tienden a acumularse en la población en frecuencias relativamente altas, y el estudio explica por qué. El mapa detallado de estos genes, publicado en BMC Biology, proporciona pruebas de que los machos y hembras experimentan una especie de evolución separada, pero interconectada.

“El genoma básico es casi el mismo en todos nosotros, pero se utiliza de forma diferente en todo el cuerpo y entre los individuos”, dice Gershoni. “Por lo tanto, cuando se trata de las diferencias entre los sexos, vemos que la evolución a menudo funciona en el nivel de expresión génica”. Pietrokovski añade: “Paradójicamente, genes vinculados al sexo son aquellos en los que las mutaciones perjudiciales son más propensos a ser transmitido , Incluyendo aquellos que afectan la fertilidad. Desde este punto de vista, hombres y mujeres experimentan diferentes presiones de selección y, al menos en cierta medida, la evolución humana debe ser vista como una co-evolución. Pero el estudio también hace hincapié en la necesidad de una mejor comprensión de las diferencias entre hombres y mujeres en los genes que causan la enfermedad o responden a los tratamientos “.

Comentario de laverdadysololaverdad:

Pero …  todo es un constructo social ¿Cierto? 😀

Fuente: http://wis-wander.weizmann.ac.il/life-sciences/researchers-identify-6500-genes-are-expressed-differently-men-and-women

El cerebro no es sólo materia

Es capaz de generar espiritualidad, un concepto más amplio que el de religión

El cerebro no es sólo materia, ya que es capaz de generar espiritualidad, un concepto más amplio que el de religión. La espiritualidad es la conciencia de la segunda realidad o consciencia límbica, dominante en la humanidad primitiva y compartida con el reino animal. Es una facultad mental más, como la inteligencia o el lenguaje, una proyección de lo que genera el cerebro, que puede o no conducir a la religión. Por Francisco J. Rubia (*).

A la pregunta de si el cerebro es sólo materia, tengo que responder claramente que no. Experimentos realizados no hace mucho tiempo confirman que cuando se estimulan eléctrica o electromagnéticamente ciertas regiones cerebrales conocidas como el sistema límbico, o si quieren el cerebro emocional, se producen en el sujeto experimental experiencias espirituales e incluso experiencias místicas, que a mi entender son las experiencias espirituales más intensas.

A mi juicio, esto es de enorme importancia, porque significa que el cerebro, compuesto de materia consistente en células nerviosas, sus conexiones y las sustancias químicas que actúan como neurotransmisores, ese cerebro también es “espítiru” capaz de generar espiritualidad.

Cuando hablamos de espiritualidad la solemos asociar a la religión o a la religiosidad, pero esto es sólo en parte correcto, pues si es cierto que no se concibe la religión sin espiritualidad, sí se concibe, y de hecho existe, espiritualidad sin religión, como lo muestran lo que se han llamado “corrientes filosóficas”, como el budismo, el jainismo, el sintoísmo, el taoísmo, el confucianismo y algunos formas de hinduismo, que no tienen dioses y que, por tanto, no se consideran religiones.

Espiritualidad, felicidad y endorfinas

Si la religión es espiritualidad, pero la espiritualidad no tiene por qué ser religión, entonces la espiritualidad es un concepto más amplio. Y ¿qué se entiende por espiritualidad?

En las definiciones que se encuentran en los diccionarios encontramos un grupo que menciona el mismo término en la definición como “Espiritualidad es la cualidad de lo que es espiritual”. Y si buscamos la palabra espiritual encontramos: perteneciente o relativo al espíritu. Pero si vamos a la palabra espíritu, aún es peor, porque la definición de espíritu es: ser inmaterial y dotado de razón. Un ser inmaterial que, por definición, no tiene cerebro, ¿cómo puede tener razón? Estas definiciones no aclaran nada, aparte de ser incorrectas.

Un segundo grupo define la espiritualidad como un término antitético de la materialidad. Pero como estas definiciones están basadas en un dualismo materia-espíritu, entendiendo por espíritu algo inmaterial que controla el cuerpo físico, tampoco nos valen, por lo que decidí dar una definición más de acuerdo con mi propio pensamiento.

En mi libro El cerebro espiritual he definido la espiritualidad de la siguiente manera:“El sentimiento o impresión subjetiva de alegría extraordinaria, de atemporalidad y de acceso a una segunda realidad que es experimentada más vívida e intensamente que la realidad cotidiana y que está producida por la hiperactividad de estructuras del cerebro emocional”.

Esta definición, que como todas las definiciones no suelen abarcar todo el fenómeno, sin embargo alude a algunas características típicas de muchas experiencias espirituales, desde las más simples, como puede ser la observación de la belleza, tanto en la Naturaleza como en las artes plásticas, la música que puede conmovernos profundamente, hasta las más intensas como son las experiencias místicas que han experimentado los místicos y los fundadores de todas las religiones.

La alegría y felicidad que se experimentan en estas experiencias sabemos que se deben a la producción de endorfinas, sustancias parecidas a la morfina que el cerebro produce como analgésicos y sin las cuales los que realizan esfuerzos físicos extenuantes serían incapaces de realizar por el dolor que produce el ácido láctico en la musculatura.

Sabemos que cualquier situación de estrés es capaz de multiplicar por equis la cantidad de endorfinas que se producen. Por eso muchos atletas de alto rendimiento, como los corredores de maratón, alpinistas, etc., son adictos a esos ejercicios extenuantes.

Una característica de las experiencias espirituales profundas es la pérdida del sentido del tiempo y del espacio que dependen de la actividad normal de ciertas regiones de nuestro cerebro.

Seguir leyendo…   http://www.tendencias21.net/El-cerebro-no-es-solo-materia_a43928.html