Aborto libre: ¿De qué lado está la evidencia?

Aborto libre: ¿De qué lado está la evidencia?

Independiente de la cantidad de muertes, el aborto clandestino es una realidad extendida en Chile con más de 100.000 por año, lo que pone en riesgo potencial a las mujeres. La evidencia al respecto es más cauta en este punto. Amnistía Internacional (2016) muestra que las cifras de aborto pueden rondar entre los 33.000 , 70.000 o 160.000 al año, según tres estudios diferentes. Me parece que, si se quiere llevar un debate serio sobre el aborto, los dirigentes no pueden seguir sosteniendo discursos que no representan la realidad del país. Es urgente que se hable con transparencia a la ciudadanía y sin caricaturizar posturas. Esto recién comienza y el tiempo dirá si la evidencia es tomada en cuenta.

La marcha pro un aborto libre se basa en el lema “Educación para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Hasta ahí sería insensato no dar cabida en la legislación del país a mujeres que están muriendo. Hagamos “doble clic” sobre este punto y revisemos qué dice la evidencia científica al respecto.

Según el estudio de Donoso y Oyarzún (2004) Chile entre 1990 y 2000 redujo en un 50% la tasa de muerte materna, convirtiéndose en el país más seguro de la región. Más aún, en otro estudio (Donoso, 2004) calcula la tasa de mortalidad materna multiplicando la cifra oficial por la estimación de subregistros, es decir, agregado los casos teóricos de abortos clandestinos, estimando una cifra máxima entre 2 a 4 mujeres por año. Lo más interesante de todo esto, es que los científicos no creen que el aborto legal solucioné las muertes maternas que aún persisten en el sistema, sino que se debe abogar por políticas de prevención del embarazo no deseado (Szot y Moreno, 2003).

Un segundo punto muy interesante, es que, independiente de la cantidad de muertes, el aborto clandestino es una realidad extendida en Chile con más de 100.000 por año, lo que pone en riesgo potencial a las mujeres. La evidencia al respecto es más cauta en este punto. Amnistía Internacional (2016) muestra que las cifras de aborto pueden rondar entre los 33.000 , 70.000 o 160.000 al año, según tres estudios diferentes.

La presentación de estas cifras es poco rigurosa, porque no distingue entre abortos espontáneos y abortos inducidos. La cifra de 33.000, es corroborada por el investigador Elard Koch (2014) a partir de las tipificaciones CIE-10, contemplando aborto espontáneos e inducidos, estimando un máximo de 18.071 abortos provocados por año. En segundo lugar, el informe anual de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales  (2013) asegura que hay entre 60.000 y 70.000 abortos por año: sin embargo, no se logra distinguir entre abortos espontáneos o provocados.

Al consultar la referencia utilizada para estimar esta cifra, no se encuentra disponible en la página web indicada (además que la página no cuenta con una sección de investigación científica sobre aborto, y sí sobre otros temas médicos). Por último, la cifra de 160.000 abortos por año ha sido la más cuestionada. Según el estudio de Jorge Szot (2008) está cifra se desprende de un informe del Instituto Guttmacher (s/f). Ahora bien, el mismo instituto (2016) indica que las cifras que superan los 60.000 abortos por año no han sido corroboradas. Además, dos estudios (Koch et al, 2012; Koch et al, 2014) critican que esta cifra (160.000) fue calculada en Chile bajo serias falencias metodológicas: esto fue advertido primero en Colombia cuando se usó una metodología similar (encuestas de opinión subjetivas) y se entregó una cifra de 1 aborto por cada 1,8 nacidos vivos.

Un último punto, que ha enfrentado a la sociedad es que el aborto seguro es un privilegio de los ricos (que los justifican como apendicitis). No olvidemos que la ex Ministra Helia Molina hizo una acusación grave a las clínicas privadas, lo que a lo postre le costaría el cargo, precisamente porque la evidencia muestra lo contrario. El estudio de Koch (2012) demostró que desde el cambio de ley en 1989 que restringió el aborto en todas sus causales, no ha habido aumento en hospitalizaciones por apendicitis u otras cirugías comunes.

A nivel internacional, la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2012) asegura que “los abortos que cumplen con los requisitos de seguridad se convierten en el privilegio de los ricos” (p.18), basándose en el estudio de Shusheela Singh y colaboradores (2009). Sin embargo, los datos que entrega este estudio sólo muestran que en 4 países (Uganda, Pakistán, México y Guatemala) hay diferencias en el acceso a atención médica post abortos clandestinos entre las categorías “pobres” y “no pobres”, pero en ningún momento entrega evidencia sobre abortos realizados por gente con altos ingresos económicos. Es imposible pensar que la sociedad se divide entre pobres (que según Casen presentan el 13% de la población) y no pobres (el otro 87%). Quizás habría que indagar si está cifra aumentó en el extranjero, pero hacer un rastreo de este tipo a nivel científico resulta imposible.

Me parece que, si se quiere llevar un debate serio sobre el aborto, los dirigentes no pueden seguir sosteniendo discursos que no representan la realidad del país. Es urgente que se hable con transparencia a la ciudadanía y sin caricaturizar posturas. Esto recién comienza y el tiempo dirá si la evidencia es tomada en cuenta o no.

http://www.elmostrador.cl

¿Aborto legal para bajar la mortalidad materna?

La sociedad argentina ha demostrado ser sensible ante la muerte de mujeres jóvenes que intentan poner fin a su embarazo. Quizás ello justifique la adhesión a la despenalización del aborto como solución del problema. Así, ha surgido la idea de que las muertes se reducirán una vez legalizado el aborto, y para ello se citan a países con mínima mortalidad materna y aborto legal.

Como temo que bajo esta lineal conclusión causa-efecto subyazca un pensamiento mágico, revisé la evidencia científica sobre la asociación estatus legal del aborto y mortalidad materna. Encontré lo que sintetizo a continuación.

Las estadísticas de países de Europa, Norteamérica y Oceanía dan cuenta de una mortalidad promedio de 17 puntos, justo la mitad de los 34 puntos reportados por el Ministerio de Salud de la Nación en 2016. Si sumamos el hecho de que esos países poseen los ingresos per cápita más abultados del planeta y, además, casi todos tienen aborto legal, se entenderá por qué se citan como ejemplos. Por ende, vale la pena conocer qué acciones implementaron para llegar hasta ahí.

Loudon estudió la mortalidad materna de 70 años (1880-1950) de Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Bélgica, Escocia, Inglaterra, Gales, Suecia, Países Bajos, Noruega y Dinamarca. E identificó que todos pasaron por tres períodos históricos: 1) de 1880 a 1900, cuando reconocieron el problema, eliminaron las causas directas y desarrollaron cuidados obstétricos profesionales y accesibles; 2) de 1900 a 1935-1937, en el que mejoraron la calidad de los cuidados e implementaron estudios de vigilancia; y 3) de 1935-1937 a 1950, cuando se afianzaron los logros alcanzados. Cuando estos países ejemplares comenzaron a legalizar el aborto, desde fines de los 60, llevaban 20 o 30 años de cifras muy parecidas a las de hoy. La serie histórica de Loudon demostró claramente que el 75% de reducción de mortalidad, en promedio 46 puntos, aconteció antes de 1950, aplicando acciones sanitarias y sin cambiar el estatus legal del aborto que se mantuvo penalizado. Luego de 1990, esos Estados ya con aborto legal, poseen una mortalidad que ronda el 25% de los valores de 1880, habiendo decrecido en apenas 1,55 puntos promedio.

En países de Europa oriental, otrora socialistas, que legalizaron el aborto en la década del 50, el análisis de 55 años de estadísticas (1960-2015) expone que en la Unión Soviética el aborto se contabilizó por millones. En 1965 ese país registró 8.551.351 abortos, a razón de dos abortos por cada nacido. Sin embargo, en todos esos países el número de aborto comenzó a disminuir a partir de 1990 sin que mediara algún cambio del estatus legal; salvo Polonia, que ha intercalado liberalizaciones y restricciones. En Rusia el aborto descendió de 206 cada 100 nacidos vivos (1990) a 43 (2015). En Bielorrusia, con leyes muy liberales, las curvas de descenso de mortalidad y aborto no son correlativas una con otras. En Polonia, los abortos bajaron de 10,8 (1990) a 0,04 (2000) para luego ascender en 2014; y, no obstante, la curva de mortalidad materna sigue en descenso.

Países como Irlanda, Malta, Nueva Zelanda, Kuwait y algunos estados de Australia, sin haber despenalizado el aborto, presentan un descenso sostenido de mortalidad que en 2015 promedió 8,9 puntos, lo que los coloca a la par de aquellos con baja mortalidad y aborto legal.

En la región, Chile disminuyó la mortalidad 40 puntos entre 1980 y 2015 sin despenalizar, y la modificación de la causal “aborto terapéutico” no cambió la curva decreciente. También Uruguay redujo la mortalidad en 30 puntos entre 2001 y 2011, período precedente a la despenalización de 2012.

Como se ve, la condición legal del aborto no presenta relación causal con la mortalidad materna, entendiéndose como causa a que un evento sea el resultado de la ocurrencia de otro evento. Tampoco parecería ser correlación, pues la bibliografía revisada no reporta el número que describe el tamaño y la dirección de la relación entre mortalidad y estatus legal.

En cambio, sí está demostrado que la mortalidad baja con la profesionalización y el acceso de la atención del embarazo, parto y puerperio; con la precisión de datos; la inversión en educación de la mujer; el acceso al agua potable y alcantarillado; el control de la tasa de fecundidad y la disminución de la violencia contra la mujer. Esto debemos resolverlo en un contexto en que, según el Banco Mundial, mientras los países europeos a quien nos queremos parecer incrementaron su gasto en salud en un 25% del PBI entre 1994 y 2014, la Argentina desinvirtió el 42 por ciento.

La misma OMS reconoce que la mortalidad materna en el mundo entero está en descenso y no somos la excepción. Por eso, exhorto a los tomadores de decisiones a profundizar los aciertos, y corregir las políticas sanitarias, educativas, de saneamiento y reducción de pobreza. No existe sustento científico para pensar que el cambio del texto de una ley sea el “abracadabra” que evite la muerte de al menos una mujer embarazada.

El autor es magíster en Ética Biomédica, especialista en Medicina Crítica, investigador y docente del Instituto de Bioética de la Universidad Católica Argentina.

Visto en: https://www.infobae.com/opinion/2018/06/12/aborto-legal-para-bajar-la-mortalidad-materna/

OMS no debió quitar homosexualidad como enfermedad mental: Arquidiócesis

El semanario “Desde la Fe” responde así a un documento enviado el pasado 9 de septiembre por un grupo de 26 personas a favor de la diversidad sexual.

desdelafe.mx

desdelafe.mx

La Arquidiócesis de México aseguró que no existen estudios que respalden la decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de retirar, en 1974, a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales; aseguró que los artículos del semanario Desde la Fe se basan en “fuentes confiables y científicas” por lo que no están contra la comunidad LGBTTTI.

Como parte de la contrarréplica que hizo Desde la Fe a un documento enviado el pasado 9 de septiembre por un grupo de 26 personas de la diversidad sexual, el semanario rechazó transmitir información falsa sobre la iniciativa presidencial de matrimonio igualitario, la cual haya originado una ‘profunda animadversión de la sociedad mexicana’ en contra  de este sector de la población. Sino que la población “naturalmente ha reaccionado al intento de imposición de una cierta perspectiva ideológica”.

“Dicen que es falso que la Organización Mundial de la Salud haya retirado en 1974 la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, debido a la presión del lobby gay. Dicen que esa decisión estuvo respaldada por un estudio de tres décadas. ¿Dónde está ese estudio, supuestamente iniciado en 1944, en plena Segunda Guerra Mundial? Tendría que haber sido muy famoso e importante, y haber sido dado a conocer, pero no lo fue porque no existe”, expresa el documento publicado en el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (Siame).

La publicación editada por la Arquidiócesis de México aseguró que los textos del semanario hablan del respeto de la Iglesia Católica hacia esta comunidad “y su preocupación porque pueda verse afectada su salud física, psicológica y espiritual”.

En otro punto, el semanario refirió que los miembros de la comunidad de la diversidad sexual afirman que “las personas LGBTTTI no están enfermas y luego se desdicen admitiendo que sí presentan problemas de salud, pero que estos no se deben a su orientación sexual“.

“Dicen que las mujeres heterosexuales son las más afectadas por la epidemia de VIH. Se les olvida mencionar que en la mayoría de los casos se debe a que sus parejas han sostenido relaciones homosexuales. Y también olvidan mencionar que según estudios de la propia Organización Mundial de la Salud, casi el 80% de los enfermos de enfermedades de transmisión sexual son hombres homosexuales”, señaló.

Aseguró que aunque aún no existan estudios sobre las afectaciones de los hijos de familias homoparentales está comprobado que “sí son afectados: en su autoestima, en su identidad sexual, en su estabilidad emocional, en su rendimiento escolar, etc”;  indicó que los colectivos LGBTTTI descalifican estudios serios, citados por la Iglesia, los cuales “prueban que un niño tiene más posibilidades de sufrir abusos sexuales de un padre homosexual.

“Tal vez en México no lo haya todavía, porque los niños adoptados están demasiado pequeños para expresarse, pero sí hay estudios de otros países y numerosos testimonios de jóvenes que explican cómo los afectó negativamente haber sido criados por padres homosexuales. Afirman que hay estudios que muestran que los padres homosexuales tienen las mismas habilidades que los padres heterosexuales. Puede ser que tengan muchas ‘habilidades’, pero les falta la principal: respetar el derecho que tiene una criatura a tener un papá y una mamá”.

Enfatizó que el matrimonio igualitario sí afecta a las uniones heterosexuales, porque no sólo se trata de que las parejas del mismo sexo contraigan nupcias “sino de implementar en el país una serie de iniciativas que promueven el estilo de vida homosexual. Además de que indirectamente se envía el mensaje de que el matrimonio es una institución aleatoria, lo cual es falso. Ya que de la unión estable de un hombre y una mujer depende la continuidad de la especie y el desarrollo integral de los nuevos ciudadanos”.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/sociedad/2016/09/25/oms-no-debio-quitar-homosexualidad-como-enfermedad-mental

Referencia:

Una lesbiana, destacada investigadora de psicología, desmiente el mito de que “se nace gay”.  http://www.actuall.com/familia/una-destacada-investigadora-de-psicologia-desmiente-el-mito-de-se-nace-gay/

India se declara libre de polio

El programa de inmunización contra el polio es considerado uno de los grandes éxitos de India

El programa de inmunización contra el polio es considerado uno de los grandes éxitos de India

India declaró al país libre de polio al cumplirse el tercer año consecutivo en el que no se reportaron casos de la enfermedad.

El anuncio es considerado por expertos como un hito en los esfuerzos por combatir la enfermedad a nivel global.

El programa de combate a la polio es considerado como uno de los grandes éxitos de India en materia de salud pública.

Sólo un caso de esta enfermedad se registró en 2011, una reducción significativa con relación a los 741 del 2009.

En 2012, la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró a la India de la lista de países donde el polio es considerado endémico. Pakistán, Afganistán y Nigeria son algunos de los países que aún estan en la lista.

La lista incluye a países donde el virus está circulando libremente y no se ha logrado detener la transmisión del virus.

Lea también: la OMS quita a la India de la lista de países donde la polio es endémica

Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2014/01/140113_ultnot_salud_india_libre_de_polio_mes.shtml

¡Paremos la locura anti-vacunación infantil!

Vacunacion_MeningitisA pesar de que la evidencia científica vigente sugiere que las vacunas no causan autismo, aproximadamente un tercio de los padres siguen expresando preocupación por esa inexistente posibilidad, de hecho casi 1 de cada 10 padres se niegan o retrasan las vacunas porque creen que no hacerlo es más seguro para sus hijos.

Estos resultados indican que las preocupaciones de los padres de que sus hijos están recibiendo demasiadas vacunas en los primeros 2 años de vida o demasiadas vacunas en una sola visita al médico no son compatibles en cuanto a un mayor riesgo de autismo.

La opinión de que la vacunación y la aparición autismo están relacionados se remonta a 1998, cuando el artículo de Wakefield et al. apareció en The Lancet (el documento fue retirado en 2010 debido a serios problemas éticos y metodológicos). A partir de entonces, otros informes publicados sugieren un vínculo entre la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) y el trastorno del espectro autista TEA (como éste y éste) , disparando las preocupaciones de que el timerosal, que se incluye en algunas vacunas como conservante, pudiera aumentar el riesgo de aparición de autismo (como así lo recoge este artículo en 2001).

Para tranquilidad de los padres, hay muchos estudios que examinaron los datos que dichas investigaciones utilizaron, los que finalmente rechazaron cualquier vínculo entre vacunación y autismo. Para muestra les dejo estos estudios: [1] , [2] , [3] , [4] , [5] , [6] y [7]. Todos estos rechazan que exista causalidad entre la vacunación infantil y autismo. Es más, algunos estudios reportaron un aumento en la prevalencia de TEA a pesar de la disminución en la tasa de vacunación MMR [8] y [9].

Otra preocupación principal para los padres es el número de vacunas administradas, tanto en un solo día como de forma acumulativa en los primeros 2 años de vida. Para tranquilidad de ellos, en un nuevo estudio publicado en 2013 en The Journal of Pediatrics, los investigadores llegaron a la conclusión de que no existe una asociación entre la recepción de “demasiadas vacunas en poco tiempo” y autismo.

El Dr. Frank De Stefano y sus colegas de los CDC y Abt Associates, Inc. analizaron los datos de 256 niños con trastorno del espectro autista (TEA) y 752 niños sin TEA (nacidos entre 1994 y 1999) de 3 organizaciones de atención médica. Miraron la exposición acumulada a los antígenos de cada niño, las sustancias de las vacunas que causan que el sistema inmunológico del cuerpo a produzca anticuerpos para combatir la enfermedad, y el número máximo de antígenos que cada niño recibió en un solo día de la vacunación.

vacunas

Los investigadores determinaron el número total de antígenos añadiendo el número de diferentes antígenos en todas las vacunas que cada niño recibe en un día, así como todas las vacunas que cada niño recibió hasta los 2 años de edad. Los autores encontraron que los antígenos totales de vacunas recibidas hasta los 2 años de edad, o el número máximo recibidas en un solo día, fue la misma entre los niños con y sin TEA.

Tampoco se detectó ninguna asociación cuando se evaluó la exposición acumulativa desde el nacimiento hasta los 3 meses, desde el nacimiento hasta los 7 meses, o desde el nacimiento hasta los 2 años, o como máximo de exposición en un solo día durante los 3 períodos de tiempo.

Estos resultados indican que las preocupaciones de los padres de que sus hijos están recibiendo demasiadas vacunas en los primeros 2 años de vida o demasiadas vacunas en una sola visita al médico no son compatibles en cuanto a un mayor riesgo de autismo.

Aunque la rutina de calendario de vacunación infantil actual contiene más vacunas que el programa a finales de 1990, el número máximo de antígenos al que un niño puede estar expuesto a los 2 años de edad en 2013 es de 315, muy por debajo de los varios miles a los que estaban expuestos a finales de 1990.

El sistema inmunológico de un bebé es capaz de responder a una gran cantidad de estímulos y, desde el momento de nacer, los bebés están expuestos a cientos de virus y un sinnúmero de antígenos fuera de la vacunación. Según los científicos del artículo que les comento, “la posibilidad de que la estimulación inmunológica de las vacunas durante los primeros 2 años de vida podría estar relacionada con el desarrollo de los TEA,  no está bien apoyada por lo que se sabe acerca de la neurobiología de los trastornos del espectro autista.” Es más, en el año 2004, un examen exhaustivo hecho por el Instituto de Medicina concluyó que no hay una relación causal entre ciertos tipos de vacunas y el autismo, y este estudio apoya esta conclusión.

Los fanáticos que divulgan falacias antivacunas no sólo ponen en riesgo a sus propios hijos, sino que también la de los hijos de los demás al romper la inmunidad de grupo. Sus pancartas van en contra de toda la evidencia científica válida vigente, por lo que su discurso vulnera los derechos de los niños.

Ya saben, no hay motivo alguno para preocuparse, la vacunación infantil no es un riesgo, muy por el contrario, contribuye a una mejor calidad de vida para sus hijos.

Alexis Rebolledo Carreño

Sociólogo, divulgador de ciencia y seguidor del Monstruo de Espaguetti Volador. Medio nerd, fóbico social y anti-magufo.
Académico en la Universidad del Bío-Bío, pública, estatal y regional.

Twitter: @el_alexis
Blog: http://www.hypothesis.cl
Más info: http://about.me/alexisrebolledo/

Visto en: http://www.elquintopoder.cl

El BM y las vacunas: ¿Control de natalidad o reducción de la población?

Las campañas de vacunación forman parte de la política demográfica de control poblacional, según afirma en una entrevista el ex empleado del Banco Mundial (BM) John F. May. De acuerdo con May, demógrafo ya jubilado que trabajó durante 10 años en el BM, las campañas de vacunación, especialmente las llevadas a cabo en los llamados ‘países de fecundidad alta’, son medios para lograr la reducción de la población en esas naciones.

Los sistemas utilizados para implementar las políticas de población (el conjunto de medidas que buscan producir cambios cuantitativos y cualitativos en los procesos demográficos) son “acciones concretas como las campañas de vacunación para la planificación familiar”, señaló el demógrafo en una entrevista publicada esta semana en el diario francés ‘Sens Public’.

En sus declaraciones, May también aseguró que el BM juega un papel muy importante en la reducción general de la población. Esta no es la primera ocasión en la que un funcionario del BM habla acerca de las estrictas políticas de control de población implementadas por el organismo en el tercer mundo. Ya en 1984, uno de sus informes sobre el desarrollo mundial sugería el uso de camionetas y campos de esterilización para facilitar la aplicación de sus políticas en naciones tercermundistas.

El reporte también amenazaba a aquellas naciones que implementaran con retraso sus políticas poblacionales con tomar “medidas drásticas, menos compatibles con las elecciones individuales y la libertad”. Otros estudio más reciente, elaborado por Neil Z. Miller y Gary S. Goldman, apunta que existe una relación estadística directa entre el número de vacunaciones y las tasas de mortalidad infantil en el mundo desarrollado.

Así, aunque USA administra un elevado número de vacunas, cuenta con la tasa de mortalidad infantil más alta de todos los países desarrollados. Organismos como el BM, la Organización Mundial de la Salud y fundaciones como la de Bill y Melinda Gates invierten millones de dólares en el suministro de vacunas a países subdesarrollados y son defensores de los alimentos genéticamente modificados.

Sin embargo, como apuntaron Miller y Goldman en su informe, “todas las naciones ricas y pobres, desarrolladas y en desarrollo, tienen la obligación de determinar si sus programas de inmunización están alcanzando los objetivos deseados “.

Como siempre que se dan a conocer este tipo de datos, es importante no caer imprudentemente en un análisis parcializado de las cosas, entrando directamente de lleno en uno solo de los costados de la polaridad: o sea, no se trata sólo de o defender la “conspiración” o denunciarla. La situación tiene sus propios matices y no dejarse llevar por interpretaciones tendenciosas a uno u otro costado del camino puede ayudar a comprender y a arrojar un poco de luz al respecto de este tema.

El reporte ha sido reproducido por el sitio de noticias ruso, Russia Today, gran promotor de numerosas teorías conspirativas, como parte de una guerra informativa que libran los países emergentes (sobre todo Rusia y China) con Occidente. Esta guerra, negada tanto por unos como por otros, insiste en arrojar versiones que se contraponen, manteniendo al observador preso de una polaridad que puede ser o no ilusoria, pero que sin dudas divide las aguas y muestra a foristas en Internet combatiendo retoricamente por una misma realidad relatada de maneras opuestas.

A pesar de que la noticia se conoce gracias a una entrevista en un diario francés y ha sido altamente reproducida en la web por sitios rusos y chinos, no es poco cierto que grupos elitistas en el mundo entero aún conservan algunas ideas malthusianas de control de natalidad para regular variables económicas. En este marco, lo que las teorías de la conspiración catalogan como “reducción de la población” puede ser leído en otros ámbitos como “control de la natalidad” en manos de malthusianos.

El malthusianismo es una teoría postulada a finales del siglo XVIII por el economista y demógrafo inglés Robert Malthus en su Ensayo sobre la población mundial, que sostiene principalmente que la población se incrementaba en progresión geométrica, mientras que los alimentos sólo lo hacían en progresión aritmética.

A fin de solventar este desequilibrio, Malthus proponía un estricto control de la natalidad: es decir, controlar el crecimiento de la pirámide poblacional para evitar desbalanceos irreparables. Esto, en realidad, tiene como objetivo preservar el sistema económico imperante y no buscar el beneficio de la humanidad entera, lo que le da argumentos a los teóricos de la conspiración para asegurar que el malthusianismo es una herramienta de control maligno más que una forma de percibir una realidad de manera pragmática.

En vistas de la tremenda explosión demográfica que sufre el planeta hoy en día, una de las fuertes críticas que podría realizarse al malthusianismo es la falta de sinceridad de las elites para tratar de preservar un sistema que cada día se muestra más injusto y en donde una minoría cada vez más pequeña designa el destino de una amplia mayoría, que poca o ninguna injerencia tiene en las grandes decisiones a nivel mundial.

Si bien se ha intentado mantener oculto o “debajo de la línea de radar” la aplicación efectiva de este tipo de políticas malthusianas, argumentando mayormente que las ideas de control de población fueron descartadas, cada tanto se puede leer en los diarios o se pueden encontrar videos en la web con declaraciones de miembros de la elite mundial (Club Bilderberg, Club de Roma, Trilateral Commission, etc) que muestran estas intenciones veladas, como fue el caso de Bill Gates y su cálculo fallido sobre la vacunación mundial.

Y es esta falta de sinceridad la que justifica la idea de “conspiración” de los teóricos: si estas políticas se llevan adelante para preservar un sistema injusto, que sólo busca mantener el poder de las elites en detrimento de la vida de miles de millones de seres humanos, obviamente debe ser ejecutado en relativo secreto para no provocar una rebelión generalizada en todo el mundo.

Así, la propagación de información al respecto de las vacunas, los alimentos transgénicos y la comida chatarra, las guerras prefabricadas, los clapsos económicos programados o los ataques terroristas de falsa bandera, inevitablemente son percibidos como una conspiración de las elites imperantes o, en otras palabras, los países emergentes acusan a los organismos que detentan el poder mundial de querer establecer una dictadura fascista de nivel global.

La pregunta que surge de ver quiénes son los que difunden una y otra información es simple: ¿Los planes de las elites buscan  establecer un Nuevo Orden Mundial (que de nuevo no tendría nada más que el nombre) o simplemente quieren mantener el statu quo controlando que la población, literalmente, no se les salga de madre? En el pivoteo entre estas dos variables se encuentra la respuesta, que carece de elementos mágicos, secretos ocultos y demás versiones surrealistas que mantienen a la población alejada de un análisis más concreto de la situación mundial actual.

Fuente: http://urgente24.com

Ex subsecretaria de Salud que compró vacunas contra el AH1N1 pasará a presidir Fundación Rockefeller

La ex subsecretaria de Salud Pública del gobierno de Michelle Bachelet pasará a ser la primera mujer en dirigir la “filantrópica” fundación internacional de los Rockefeller. En el pasado, la funcionaria jugó un rol fundamental en fomentar la histeria colectiva por la presunta pandemia del AH1N1 y coordinar la compra de vacunas innecesarias al establishment farmacéutico.

Jeanette Vega Morales, antigua directora del Instituto de Salud Pública (ISP), presidirá a partir de este domingo el cargo de “managing director” de la polémica Fundación Rockefeller. El anuncio fue publicado en El Mercurio de Agustín Edwards el pasado 24 de marzo, ensalzando la “filantropía” del organismo en continentes como África y Asia.

“Fui contactada por los head hunters, y presenté un proyecto donde los énfasis están puestos en cómo los sistemas de salud donde coexisten privados y públicos deben ser revisados”, declaró Vega al periódico.

Beneficiando a la industria farmacéutica

Anteriormente, la especialista en medicina familiar, médico cirujano y doctora de la University of Illinois de Chicago, se había desempeñado como consultora de la Fundación Rockefeller y la Organización Panamericana de Salud. Uno de sus mayores protagonismos lo alcanzó en medio del boom del virus AH1N1, conocido también como “gripe porcina”, cuando coordinó personalmente la compra de vacunas al laboratorio francés Sanofi Pasteur.

“Dentro de las actividades paralelas que ha tenido la Subsecretaria Vega, destaca la reunión con los encargados del Fondo Rotatorio para la compra de vacunas de la Organización Panamericana de Salud, dada la decisión estratégica del Gobierno de Chile para adquirir inmunizaciones a través del mismo”, informó el sitio Extra Noticias sobre una visita efectuada en septiembre de 2009 a Washington.

En beneficio de la industria farmacéutica, Jeanette Vega también alimentó la histeria colectiva por la presuntamente “mortal” y “pandémica” gripe del AH1N1 cuando compartió las impresiones de la directora de la OMS, Margaret Chan, respecto a que el virus se trataba del “equivalente epidemiológico de un maremoto mundial”. La revista New Scientist de la época publicó declaraciones de Vega durante una cumbre en Cancún, sosteniendo que el 98% de los casos en Chile estaban siendo causados por el AH1N1 y que la vacuna contra la gripe estacional era “inútil”.

La política de vacunación del gobierno entre los años 2009, 2010 y 2011 recibió fuertes críticas y generó desconfianzas en la población. En abril de 2010, la inasistencia a los centros de vacunación llevó al Minsal a pronunciarse por la baja demanda de beneficiarios, llevando incluso a extender el plazo.

En junio del mismo año, el ministro Jaime Mañalich debió reconocer que la cantidad de vacunas adquiridas por el Estado chileno había sido excesiva. “Cayó la percepción de la gravedad de la influenza, lo que disminuyó la urgencia por vacunarse de la población.”, declaró Mañalich a El Mostrador. El medio electrónico comunicó en su momento que 900 mil dosis de vacunas contra el AH1N1 permanecían guardadas, sin haber sido administradas durante la campaña de inoculación. Es más, el gobierno perdió cerca de 1.200 millones de pesos por una ineficiencia de gestión que llevó a la inoperancia de 21 cámaras frías para almacenar las vacunas.

Los intereses económicos de las farmacéuticas, posicionadas detrás de la psicosis generada en 2009 por el virus AH1N1, salieron a la luz cuando la propia Unión Europeainvestigó a la OMS por exagerar los peligros de la gripe. “En abril, cuando saltó por primera vez la alerta desde México, quedé enormemente sorprendido por las cifras que adelantaba la OMS para justificar la proclamación de una pandemia”, declaró Wolfgang Wodarg, presidente de la comisión de salud del Consejo de Europa. “No se había llegado siquiera a los mil casos cuando ya se hablaba de la pandemia del siglo”.

Vacunas que atentan contra la salud

Pero el fomento de vacunaciones a nivel global también tendría otros fines. Los vínculos de la Fundación Rockefeller con proyectos de inoculación que despiertan escepticismo y sospechas son amplios.

Un informe anual de 1968 de la Fundación (página 51 en adelante) llama al desarrollo de una vacuna capaz de reducir la fertilidad humana – objetivo que, por cierto, comenzó persiguiendo el infame John D. Rockefeller III al establecer el Consejo de la Población en 1952. El financiamiento de la Fundación Rockefeller al desarrollo de vacunas anti-fertilidad fue reconocida en 1997 por el Centro Internacional para la Ingeniería Genética y la Biotecnología (ver página 9).

El organismo de la poderosa familia norteamericana que hizo su fortuna con el petróleo también participa activamente en la Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA) con la Fundación Bill & Melinda Gates, según su propio sitio web. El plan pretende introducir en el continente las semillas transgénicas de Monsanto, cuyos peligros para la salud han sido señalados por diversos estudios científicos. Cabe recalcar que la fundación de Bill Gates posee cerca de 500 mil acciones en Monsanto, mientras también impulsa programas de vacunación que pretenden “sanar a las personas” a través de la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI).

Numerosos casos de vacunas esterilizantes distribuidas por GAVI han sido reportados en África. En 2004, la UNICEF fue denunciada por impulsar una campaña de vacunación contra la polio que resultó esterilizar a niños nigerianos. “Algunas de las cosas que descubrimos en las vacunas son dañinas, tóxicas; algunas tienen efectos directos sobre el sistema reproductivo humano”, señaló el Dr. Haruna Kaita. “Estos fabricantes o promotores de estas cosas dañinas tienen una agenda secreta (…)”.

Algo similar ocurrió en 1994, antes del advenimiento de GAVI pero incluyendo la participación de UNICEF, cuando la Corte Suprema de Filipinas descubrió un programa de esterilización subrepticia que había afectado a tres millones de mujeres entre los 12 y 45 años de edad. La población femenina había sido inyectada a través de una “filantrópica” campaña de vacunación contra el tétano.

Con antecedentes tan oscuros, ¿qué es lo que podemos esperar de estas iniciativas? ¿Son “filantrópicas” las actividades de la Fundación Rockefeller, tal y como define el medio de Agustín Edwards? Luego de haber beneficiado a la industria farmacéutica con sus gestiones en el gobierno, ¿qué aporte a la salud podrá entregar Jeanette Vega en la presidencia de la Fundación? Los oscuros proyectos del organismo y sus conexiones internacionales abren muchas dudas al respecto.

Fuente: http://verdadahora.cl