La religión “podría mejorar la salud física y mental”, asegura científico de Harvard

WASHINGTON D.C., 03 Nov. 16 / 02:20 pm (ACI).- En una columna recientemente publicada en el diario estadounidense USA Today, Tyler J. VanderWeele, profesor de epidemiología en la Universidad de Harvard, y el experto en comunicaciones John Siniff, calificaron la asistencia regular a Misa como un “elixir para mejorar la salud física y mental”.

El artículo del USA Today, titulado “La religión podría ser un medicamento milagroso”, apunta a los resultados de un estudio encabezado por VanderWeele y publicado en mayo de 2016 en la prestigiosa revista de psiquiatría JAMA Psychiatry, de la Asociación Americana de Medicina.

El estudio, titulado “Asociación entre asistencia a servicios religiosos y menores tasas de suicidio entre mujeres estadounidenses”, concluyó que “la asistencia frecuente a servicios religiosos estaba asociada con una tasa significativamente más baja de suicidio”.

VanderWeele y Siniff señalaron que “la salud y la religión están muy conectadas” y, de acuerdo al estudio publicado a mediados de 2016, los adultos que van a Misa al menos una vez a la semana, en comparación a quienes no asisten en lo absoluto, “han estado mostrando tener un menor riesgo de morir en la próxima década y media”.

Lectura completa: https://www.aciprensa.com/noticias/ir-a-misa-es-elixir-para-mejorar-la-salud-fisica-y-mental-asegura-cientifico-de-harvard-29078/

Fuente: http://www.usatoday.com/story/opinion/2016/10/28/religion-church-attendance-mortality-column/92676964/

Alister McGrath: “El nuevo ateísmo está cayendo en desgracia”

El biofísico y teólogo considera que el caso Galileo ha sido distorsionado y acusa a Dawkins de “manchar la ciencia”

Alister McGrath. David Levenson (Getty)

Alister McGrath. David Levenson (Getty)

Biofísico y teólogo, profesor de ciencia y religión en la Universidad de Oxford, Alister McGrath (Belfast, 1953) sostiene en La ciencia desde la fe (Espasa) que los investigadores se extralimitan cuando tratan de negar a Dios. La fe y la ciencia son compatibles, afirma, mientras ninguna interfiera en la otra.

PREGUNTA. ¿Acaso no se ha combatido a la ciencia desde el dogmatismo religioso durante siglos?

RESPUESTA. La ciencia siempre ha tenido que luchar contra los prejuicios religiosos, políticos y sociales. En unas ocasiones, el cristianismo ha sido una barrera para el progreso científico; en otras, lo promovió. La revolución científica comenzó en un contexto cristiano y fue alentada, sin duda, por la idea cristiana de un universo ordenado y estructurado. El prejuicio y el dogmatismo no se limitan a la fe religiosa. Algunos científicos ateos, como el cosmólogo Fred Hoyle, se opusieron a la teoría del Big Bang porque ¡sonaba religiosa! Mi propuesta trata de respetar los límites y fomentar el diálogo entre ciencia y fe.

P. Afirma que el caso Galileo ha sido “distorsionado”. Pero hay otros ejemplos históricos: Bruno, Servet, Vanini…

R. La representación mediática del caso Galileo como una cuestión de la ciencia contra la religión es una construcción social de finales del siglo XIX. Galileo fue víctima de una lucha de poder dentro del Vaticano, que se enfrentaba al ascenso del protestantismo. Una facción papal apoyó firmemente a Galileo; a otra no le gustaba. Al final, una de esas facciones se impuso.

“La ciencia no es religiosa o antirreligiosa: es ciencia. Se puede hacer compatible con el ateísmo o con el cristianismo”

P. Acusa al nuevo ateísmo, el de Richard Dawkins, de intolerante. ¿Por qué lo es?

R. Lamentablemente, el nuevo ateísmo es tan dogmático e intolerante como los fundamentalismos religiosos que critica. Esa idea sorprendente de Richard Dawkins de que la creencia religiosa es una “especie de enfermedad mental” es una indicación de su propio prejuicio, en lugar de un análisis fiable de las creencias. Por suerte, el nuevo ateísmo ahora está cayendo en desgracia, y formas más inteligentes y reflexivas de ateísmo están emergiendo. Muchos científicos creen que Dawkins ha manchado la ciencia mediante su uso como arma en su cruzada antirreligiosa. La ciencia no es religiosa o antirreligiosa: es ciencia. Se puede hacer compatible con el ateísmo, igual que con el cristianismo.

P. Usted admite que tanto la religión como la ciencia son “productos de la civilización humana”. Si la religión es una creación humana, ¿cómo creer en ella?

R. Todas nuestras ideas son creaciones humanas. Aparecen en respuesta a la forma en que tratamos de entender el mundo y darle sentido. El hecho de que sean productos de la mente humana no implica invalidarlas. Sólo significa que tenemos que preguntar cuáles son fiables. Existe mucha literatura científica que muestra que los seres humanos buscan un sentido o una perspectiva de la realidad, que se expresa a menudo en las creencias y prácticas religiosas o espirituales. Eso no las hace ciertas o falsas, pero las hace humanas.

P. Dice Dawkins que la teología no es una ciencia, y que no debería tener espacio en las universidades.

R. Parece pensar que una ignorancia de las ideas cristianas es una señal de virtud intelectual. Eso ha llevado a los cristianos a descartarlo como un crítico ignorante, que sabe poco acerca de su fe. Para mí, la virtud intelectual está en estudiar, entender y apreciar una visión del mundo, aun cuando crea que está equivocada. Yo era ateo cuando era joven, y rechacé el cristianismo por razones muy similares a las de Dawkins. Ahora veo que simplemente no entendía el cristianismo. Pero nunca ridiculizaría el ateísmo, a pesar de que ya no comparto sus creencias fundamentales.

Fuente: http://cultura.elpais.com/cultura/2016/03/18/babelia/1458303199_059548.html

Las creencias espirituales influyen en el bienestar de los pacientes con cáncer

La religión y la espiritualidad tienen una significativa relación con la salud de los pacientes, según un estudio

Un estudio norteamericano asegura que el bienestar espiritual está asociado con menos ansiedad, depresión o angustia, así como con una mejor salud física.

La religión y la espiritualidad tienen una significativa relación con la salud de los pacientes, según un estudio

La religión y la espiritualidad tienen una significativa relación con la salud de los pacientes, según un estudio

Las creencias espirituales y religiosas influyen en el bienestar físico, social y mental de los pacientes con cáncer, según un nuevo estudio publicado en la edición online de la revista ‘Cancer’, de la Sociedad Americana del Cáncer.

Un reciente análisis de todos los estudios publicados sobre el tema —que incluían a más de 44.000 pacientes— arroja nueva luz sobre la asociación de la religión y la espiritualidad con el bienestar mental, social y físico de los pacientes con cáncer.

Los datos recogidos por este estudio indicaban que la religión y la espiritualidad tienen una significativa relación con la salud de los pacientes, pero no había una gran diversidad en los estudios sobre cómo las diferentes dimensiones de la religión y la espiritualidad se relacionan con distintos aspectos de la salud.

En el primer análisis, los investigadores se centraron en la salud física. Los pacientes que confesaban una mayor religiosidad o espiritualidad también aseguraban tener una mejor salud física, mayor capacidad para realizar sus tareas diarias habituales y un menor número de síntomas físicos por el cáncer y su tratamiento.

«Estas relaciones fueron particularmente fuertes en los pacientes que experimentaban mayores aspectos emocionales respecto la religión y la espiritualidad, entre ellos tener un propósito en la vida, así como una conexión con una fuerza más grande que uno mismo», explica la autora principal, Heather Jim, del Moffitt Cancer Center en Tampa (Estados Unidos).

La doctora Jim observó que los pacientes que referían mayores aspectos cognitivos de la religión y la espiritualidad, como la capacidad de integrar el cáncer en sus creencias religiosas o espirituales, también reportaron una mejor salud física. Sin embargo, la salud física no estaba relacionada con prácticas relacionadas con esa religión o espiritualidad, como asistencia a la iglesia, la oración o la meditación.

En el segundo análisis, los investigadores examinaron la salud mental de los pacientes. El equipo descubrió que los aspectos emocionales de la religión y la espiritualidad estaban más intensamente relacionados con la salud mental positiva de aspectos conductuales o cognitivos de la religión y la espiritualidad.

Menos ansiedad, depresión o angustia

«El bienestar espiritual resultó asociado con menos ansiedad, depresión o angustia, como era de esperar —apunta el autor principal John Salsman, dirigió la investigación cuando estaba en la Escuela Feinberg de Medicina en la Universidad Northwestern de Chicago—. Además, mayores niveles de angustia espiritual y un sentido de desconexión con Dios o una comunidad religiosa se asoció con una mayor angustia psicológica o más pobre bienestar emocional».

El tercer análisis se refería a la salud social o la capacidad de los pacientes para mantener los sociales y sus relaciones afrontando su enfermedad. La religión y la espiritualidad, así como cada una de sus dimensiones, nuevamente aparecían relacionados con una mejor relación a niveles «modestos pero fiables».

«Cuando echamos un vistazo más de cerca, encontramos que los pacientes con un fuerte bienestar espiritual, con una creencia en un dios amable al que se le puede pedir ayuda, referían un mejor estado de salud que quienes luchaban contra la fe», señala el autor Allen Sherman, de la Universidad de Arkansas para las Ciencias Médicas, en Little Rock.

Muchos investigadores han realizado revisiones de la literatura sobre el impacto de la religión y la espiritualidad en la salud de los pacientes con cáncer, pero ninguno había realizado tales esfuerzos exhaustivos y meticulosos para analizar los datos con tanto detalle.

«Hasta la fecha, esta serie de meta-análisis representa el resumen más completo y la síntesis de un área de rápido crecimiento de la oncología psicosocial: el papel de la religión y la espiritualidad para los pacientes y supervivientes de la gestión de la experiencia del cáncer», precisa el doctor Salsman.

No obstante, la doctora Jim creen que aun se necesita más investigación para comprender mejor y apoyar a estos pacientes, y conocer si servicios de apoyo diseñados para mejorar aspectos particulares de la religión y la espiritualidad podría ayudar a mejorar el bienestar de los pacientes interesados.

Fuente:

http://www.abc.es/salud/noticias/20150810/abci-creencias-pacientes-cancer-201508100822.html

Referencias:

“Religion, Spirituality, and Physical Health in Cancer Patients: A Meta-Analysis.” Heather S.L. Jim, James Pustejovsky, Crystal L. Park, Suzanne C. Danhauer, Allen C. Sherman, George Fitchett, Thomas V. Merluzzi, Alexis R. Munoz, Login George, Mallory A. Snyder, and John M. Salsman. Cancer; Published Online: August 10, 2015 DOI: 10.1002/cncr.29353

“A Meta-Analytic Approach to Examining the Correlation between Religion/Spirituality and Mental Health in Cancer.” John M. Salsman, James E. Pustejovsky, Heather S.L. Jim, Alexis R. Munoz, Thomas V. Merluzzi, Login George, Crystal L. Park, Suzanne C. Danhauer, Allen C. Sherman, Mallory A. Snyder, and George Fitchett, PhD. Cancer; Published Online: August 10, 2015 DOI: 10.1002/cncr.29350

“A Meta-analytic Review of Religious or Spiritual Involvement and Social Health among Cancer Patients.” Allen C. Sherman, Thomas V. Merluzzi, James E. Pustejovsky, Crystal L. Park, Login George, George Fitchett, Heather S.L. Jim, Alexis R Munoz, Suzanne C. Danhauer, Mallory A. Snyder, and John M. Salsman. Cancer; Published Online: August 10, 2015 DOI: 10.1002/cncr.29352

Sin crucifijos ni pancartas: El “no al aborto” de un marxista agnóstico

“El lema ‘en mi cuerpo mando yo y hago lo que quiero’ involucra un individualismo grosero y asesino” | Imagen del programa “En pauta”

Pedro Godoy, agnóstico y director de un centro de ideas ligadas al marxismo, explica que “el progresismo busca simplemente presentar el asesinato de una criatura indefensa como algo moderno”.

Muchas veces se sostiene que aquellos que manifiestan estar a favor de la vida y abiertamente contra el aborto, fundarían su juicio en sus creencias religiosas. Que este debate se trata al final del día de proteger al “estado laico”. Pero ¿es tan así?

Tras el anuncio de la Presidente Michelle Bachelet de avanzar en la despenalización del aborto, conversamos con el Dr. Elard Koch, Director de Investigación del Instituto MELISA y con Pedro Godoy, Sociólogo agnóstico y ex militante socialista, quien se desempeña como director del Centro de Estudios de Chile (CEDECH) quienes están a favor del que está por nacer y en contra del aborto bajo las circunstancias que sean.

“Calificar una postura como clerical o integrista es un enfoque sesgado” 

“El lema ‘en mi cuerpo mando yo y hago lo que quiero’ involucra un individualismo grosero y asesino” | Imagen del programa “En pauta”

“El lema ‘en mi cuerpo mando yo y hago lo que quiero’ involucra un individualismo grosero y asesino” | Imagen del programa “En pauta”

Pedro Godoy manifiesta una postura poco común entre quienes defienden una visión política como la suya. Fue militante socialista y cercano a Hugo Chávez. Se declara agnóstico y actualmente dirige un centro de estudios ligado a ideas del marxismo. Según el académico, “existe una agenda que busca justificar el aborto desde los derechos humanos y presentarlo como una práctica normal y legítima”. El sociólogo afirma que “el progresismo busca simplemente presentar el asesinato de una criatura indefensa como algo moderno”.

Godoy aclara que comparte ciertas premisas del aborto terapéutico, pero es claro en sentenciar que “las cúpulas de los partidos políticos están en la moda de la teoría de género, que ampara el aborto como derecho”. “El lema ‘en mi cuerpo mando yo y hago lo que quiero’ involucra un individualismo grosero y asesino, porque está involucrada otra persona con derecho a nacer”.

Sobre el discurso que busca deslegitimar la postura pro vida por estar supuestamente ligada sólo a la religión, el académico es enfático en decir que “es claro por qué se dispara contra la familia y la Iglesia”, pues en su opinión “se trata de dos muros de contención para esta campaña envuelta en la túnica del ‘respeto a la diversidad’ y de ‘los derechos de las minorías’”.

Finalmente, Godoy aclara que “desde el CEDECH, en ningún aspecto ligado a Fiducia o al Opus Dei,  juzgamos el aborto como una violación a los DD.HH. y como un asesinato silencioso de millones”.

El aborto no tiene nada que ver con algo religioso

Para Koch, “el debate sobre el aborto tiene que ver con reconocer una vida biológica presente desde la fecundación” | International Symposium of Maternal Health

Para Koch, “el debate sobre el aborto tiene que ver con reconocer una vida biológica presente desde la fecundación” | International Symposium of Maternal Health

Por su parte, para Elard Koch “el debate se puede circunscribir en distintas áreas: ética, bioética, religiosa, moral, científica y política”. El académico aclara que “dependiendo del ámbito de discusión, habrá distintos argumentos”. Desde el punto de vista científico, el investigador declara que “la postura sobre el aborto pasa simplemente por el reconocimiento de una vida biológica que comienza con la fecundación y que ningún científico serio puede negar”.  

Koch declara que “la protección de la mujer embarazada, implica dos pacientes, la madre y el ser humano en gestación”. “Esto es ciencia, no tiene nada que ver con algo religioso, sino con resguardar un derecho humano básico”, agregó.

Respecto al aborto terapéutico, el epidemiólogo refuta la tesis que busca establecer que el aborto sería necesario para bajar la mortalidad materna. “De acuerdo a la evidencia científica, la eliminación del aborto terapéutico en Chile no aumentó las tasas de mortalidad materna. Todo lo contrario, estas continuaron disminuyendo”. De acuerdo a las conclusiones de Koch y desde el punto de vista de la salud materna, ”la legislación del aborto es innecesaria”.

Fuente: http://www.chileb.cl/noticias/sin-crucifijos-y-pancartas-el-no-al-aborto-de-un-marxista-agnostico/

¿Dios existe? La ciencia lo defiende cada vez más

cosmoslounge.com

cosmoslounge.com

Muchas personas creían que a medida que la ciencia avanzara, habría menos necesidad de recurrir al argumento de que existe Dios para explicar el universo. Sin embargo, “los rumores de la muerte de Dios eran prematuros “, apunta el escritor estadounidense Eric Metaxas.

En 1966, el astrónomo Carl Sagan afirmó que había dos criterios importantes para que un planeta pudiera sustentar vida: la estrella adecuada y un planeta situado a la distancia correcta de la estrella. No obstante, a medida que nuestro conocimiento sobre el universo aumentó, se hizo evidente que eran necesarios muchos más factores para que la vida fuera posible.

“Las probabilidades indican que ni siquiera nosotros deberíamos estar aquí”, recalca Metaxas en un artículo publicado en ‘The Wall Street Journal‘. De hecho, actualmente hay más de 200 parámetros conocidos que son necesarios para que un planeta pueda sustentar vida. Debe estar presente cada uno de ellos, de lo contrario todo se cae a pedazos.

Sin un planeta masivo como Júpiter cercano, cuya gravedad va a arrastrar a los asteroides, mil veces más asteroides habrían golpeado la superficie de la Tierra. Las probabilidades en contra de la vida en el universo son simplemente asombrosas. Sin embargo, aquí estamos, no sólo existimos , sino hablando de nuestra existencia. ¿Qué puede explicar esto? ¿Puede cada uno de esos muchos parámetros haber sido perfeccionado por alguien o se dieron  por accidente? ¿En qué punto es justo admitir que la ciencia sugiere que no podemos ser el resultado de fuerzas aleatorias? Acaso  no asumir que una inteligencia creó estas condiciones perfectas requiere mucho menos  fe que creer que la vida en la Tierra se genero venciendo probabilidades inconcebibles para llegar a existir? Hay más. La afinación de condiciones necesaria para que exista la vida en un planeta no es nada comparado con la afinación necesaria de condiciones para que el universo exista. Por ejemplo, los astrofísicos saben ahora que los valores de la cuatro fuerzas fundamentales, la gravedad, la fuerza electromagnética, y las fuerzas “fuertes” y “débiles” nucleares fueron determinadas por menos de una millonésima de segundo después del inicio del universo (Big Bang). Con una mínima alteración de cualquier valor y el universo no podría existir. Por ejemplo, si la relación entre la fuerza nuclear fuerte y la fuerza electromagnética hubiera sido diferente por una fracción más pequeña de que la más pequeña fracción de una sola parte en 100,000,000,000,000,000-entonces las estrellas no podrían haberse formado nunca en absoluto. Sorprendente verdad?. Multiplique ese parámetro sencillo de todas las demás condiciones necesarias, y las probabilidades en contra del universo existente son tan sorprendentemente astronómicas que la idea de que todo “pasa al azar” desafía el sentido común.

“¿Es posible que cada uno de esos parámetros haya sido perfecto por accidente? ¿No les parece que asumir que una inteligencia creara estas perfectas condiciones requiere mucha menos fe que creer que la vida en la Tierra superó por casualidad probabilidades inconcebibles para llegar a existir? “, cuestiona el escritor, que añade que la idea de que todo “simplemente ocurrió desafía el sentido común”.

Según Metaxas, puede que el profesor de Matemáticas de la Universidad de Oxford John Lennox tenga razón al decir que “cuanto más conocemos nuestro universo, más credibilidad gana la hipótesis de que hay un creador“.

Visto en: http://actualidad.rt.com/ciencias/161584-ciencia-dios-existe

Comentario de laverdadysololaverdad:

Suelo leer en grupos ateos, grupos escépticos o como suelen auto denominarse: “libre pensadores”, que Carl Sagan era un gran defensor del ateísmo, como lo es hoy en día el pseudo intelectual Richard Dawkins, ampliamente criticado por la comunidad científica.  Pero la verdad es que estas son simplemente un conjunto de mentiras propagadas por fanáticos que en realidad no son ateos, sino que anti-religiosos.  Tal y como se menciona en el siguiente extracto.

De hecho, Sagan tuvo algunas críticas serias del ateísmo.  Dijo:

“… un ateo tiene que saber mucho más que lo que yo sé. Un ateo es alguien que sabe que no existe un dios. Según algunas definiciones, el ateísmo es muy estúpido“.  Según cita en “A tribute to Carl Sagan: A Sagan File” por Joel Achenbach en Skeptic Magazine, Vol 13, No. 1 (2006)

Me quedo con esta reflexión:

“Si encontráramos una palabra escrita en la arena de la playa, la impresión inmediata es reconocer el trabajo de un agente inteligente. ¿Cuánto más probable es, por tanto, que haya un creador inteligente detrás del ADN humano, una colosal base de datos biológica que contiene no menos de tres mil millones de ‘letras’?

“Los nuevos ateos nos quieren hacer creer que no somos más que una colección aleatoria de moléculas, el producto final de un proceso sin guía. Esto, de ser cierto, socavaría la racionalidad que necesitamos para estudiar la Ciencia. Si el cerebro fuera en realidad el resultado de un proceso sin guía, entonces no hay razón para creer en su capacidad de decirnos la verdad

“Cuanto más comprendo la Ciencia, más creo en Dios por la maravilla de la amplitud, sofisticación e integridad de su creación”

No hay que caer en la falsa idea de que no puedes ser una persona inteligente y aún así creer en la existencia de Dios. El ateísmo es el verdadero engaño

John Lennox 

Filósofo de la Ciencia, matemático, conferenciante, divulgador y escritor inglés
Profesor de Matemáticas en la Universidad de Oxford
Autor de “A la caza de Dios. Una crítica al nuevo ateísmo”, 2011

http://frasesdedios.blogspot.com/

Mucho más compleja es la vida que un reloj y, sin embargo, aún hay necios que sostienen que no hay Dios: “Dijo el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmos, 53).

Los ateos no existen y todos creemos en Dios de forma innata, aseguran científicos

En un artículo, Vittachi cita los trabajos de varios investigadores, como Graham Lawton y Pascal Boyer, quienes sostienen que la creencia en Dios es inculcada de forma natural en todas las personas.

atheism

Un número de científicos en los últimos años han señalado que podrían no existir realmente los ateos, y que la creencia en Dios es inculcada de forma natural en todas las personas, según un artículo reciente publicado que está provocando el debate en todo el mundo.

La semana pasada, Nury Vittachi publicó un artículo titulado: “Científicos descubren que los ateos podrían no existir, y eso no es una broma”.

En el artículo, Vittachi cita los trabajos de varios investigadores, como Graham Lawton y Pascal Boyer, quienes sostienen que la creencia en Dios es inculcada de forma natural en todas las personas.

“Los científicos cognitivos son cada vez más conscientes de que una perspectiva metafísica puede ser tan profundamente arraigada en los procesos de pensamiento humano que no puede ser borrado”, escribe Vittachi.

“Por supuesto que estos resultados no prueban que es imposible dejar de creer en Dios”, señala Vittachi. “Lo que sí indican, es que podemos estar engañándonos a nosotros mismos si pensamos que estamos haciendo las decisiones claves sobre lo que creemos, y si pensamos que nuestros puntos de vista impregnan nuestras conciencias”.

Incluso los autodenominados “ateos” son incapaces de separarse fácilmente a sí mismos de las creencias en lo sobrenatural, explica, Vittachi.

“La diferencia entre el ateo y el punto de vista no-ateo es mucho más pequeño que probablemente es percibido por cualquier lado”, escribió. “Ambos grupos tienen conciencias que crean por sí mismos realidades que incluyen elementos tangibles e intangibles muy similares. Puede ser simplemente que sus niveles de conciencia y de interpretación de ciertos detalles de superficie difieren”.

“Todos podemos ser un poco más espirituales de lo que pensamos”, concluyó Vittachi.

Aunque los ateos no pueden estar satisfechos con el razonamiento de Vittachi, otros científicos han llegado a conclusiones similares.

“Cuando la gente ya no cree en Dios, eso no quiere decir que no tienen intuiciones que están fuertemente conectadas con lo sobrenatural”, dijo Ara Norenzayan, psicóloga de la Universidad de British Columbia en Vancouver, Canadá, en un artículo para New Scientist.

“Incluso en las sociedades que son ateas la mayoría, encuentran un montón de creencias paranormales”.

Del mismo modo, Pascal Boyer de la Universidad de Washington en St. Louis argumentó que “una gran cantidad de rasgos cognitivos nos predisponen a la fe”.

“Por el momento”, declaró Boyer, “los datos apoyan una conclusión más modesta: Los pensamientos religiosos parecen ser una propiedad emergente de nuestras capacidades cognitivas normales”.

Aunque muchas personas hoy en día niegan que Dios exista, Boyer, dice que esta creencia se opone fundamentalmente a las disposiciones naturales de los humanos.

“Por el contrario, la incredulidad es generalmente el resultado de la deliberación, porque es un esfuerzo contra nuestros recursos naturales cognitivos, la ideología más fácil de propagar”.

El astrónomo cristiano Dr. Jason Lisle argumenta que todo el mundo, incluidos los “ateos”, intuitivamente entienden que Dios existe.

“De acuerdo a Romanos 1:18-20, cada uno tiene un conocimiento innato de Dios y de la creación”.

“El problema no es que la gente carece de pruebas de que Dios exista, el problema es que suprimen la verdad en la injusticia. Niegan lo que saben en su corazón”.

http://www.noticiacristiana.com/ciencia_tecnologia/2014/07/los-ateos-no-existen-y-todos-creemos-en-dios-innatamente-aseguran-cientificos.html

http://www.science20.com/writer_on_the_edge/blog/scientists_discover_that_atheists_might_not_exist_and_thats_not_a_joke-139982

http://www.wnd.com/2014/07/science-writer-atheists-might-not-exist/

http://unsettledchristianity.com/tag/nury-vittachi/

¿Es la religión la raíz de todos los males?

la raiz de todos los males

Las siguientes líneas aparecen en la cabecera de un conocido blog ateo que suelo visitar:

“No encuentro ninguna diferencia entre el Islam y el fundamentalismo islámico. Creo que la religión es la raíz, y de la raíz crece el fundamentalismo como un tallo venenoso. Si quitamos el fundamentalismo y dejamos la religión, en un momento u otro el fundamentalismo volverá a crecer”.

Taslima Nasrin
Médico, escritora y columnista de origen bengalí

Les invito a realizar conmigo un pequeño experimento semántico 🙂

“No encontramos ninguna diferencia entre el sexo y el abuso sexual. Creemos que el sexo es la raíz, y de la raíz crece el abuso sexual como un tallo venenoso. Si quitamos el abuso sexual y dejamos el sexo, en un momento u otro el abuso sexual volverá a crecer”

(Conclusión obvia: hay que eliminar el sexo)

***

La conclusión anterior es “obvia”, pero es evidentemente errónea, porque la premisa de partida también lo era. Parece increíble que a estas alturas tengamos que incidir, una vez más, en este aspecto del debate, pero vamos a ello:

Señores ateos: no todos los creyentes somos extremistas ni, por el hecho de ser teístas (o deístas), acabaremos indefectiblemente siendo terroristas, del mismo modo que la gente que practica el sexo no acaba indefectiblemente cometiendo abusos sexuales, ni la gente honrada afiliada al partido comunista acaba enterrando minas antipersonas en Camboya. Esto es así aunque los nuevos ateos insistan en crear alarma en la sociedad con esta supuesta posibilidad. El terrorismo islamista es una degeneración de una idea religiosa, una aberración, no la consecuencia natural de esa idea, y el tallo de la aberración, desgraciadamente, puede surgir de la raíz de cualquier grupo social, religioso o no. Creo que todos podemos captar la diferencia entre ambos conceptos.

Entendemos que las vivencias personales de Taslima Nasrin, el modo brutal en que fue perseguida por los fundamentalistas islámicos, la han llevado a esta postura ideológica, posicionada justo en el “extremo” opuesto al punto ideológico en el que se encuentran sus enemigos. Y aquí usamos el término “extremo” intencionadamente. Comprendemos que este tipo de terribles abusos puede nublar la capacidad de razonar con claridad incluso a una persona inteligente como lo es esta notable escritora. Es una derivación lógica de su traumática experiencia privada, casi una previsible estratagema psicológica. Pero, aunque la entendamos, aunque compartamos su indignación y nos unamos sin dudarlo a su denuncia contra los integrismos religiosos, también comprendemos que, en el fondo, su postura doctrinal anti-teísta resulta tan obcecada, injustamente generalizadora y extremista como lo es la ideología radical que trata de combatir.

Por cierto, ¿cómo pretende esta señora, y cómo pretenden los nuevos ateos en general, “cortar de raíz” la religión? ¿Qué medios usarán para hacerlo? ¿De qué modo se puede cortar de raíz las creencias de la gente sin violar, uno a uno, casi todos los derechos más elementales de las personas recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos? Esos mismos derechos, que por cierto, la señora Nasrin asegura defender a capa y espada.

La inmensa mayoría de los creyentes somos ciudadanos pacíficos y luchamos desde nuestra parcela particular por crear un mundo mejor y menos hostil para todos. Hay una minoría que “hace ruído”, mucho ruído, y es esa minoría la que aparece en los medios porque la mayoría silenciosa casi nunca es noticia. Pero es en la minoría ruidosa donde los nuevos ateos ponen el punto de mira de su rifle de largo alcance y ven reflejado el oscuro rostro del “demonio del teísmo”. Sin embargo, no es necesario realizar ninguna enrevesada pirueta mental para entender que esa minoría, por muy numerosa que parezca y por mucho ruido que haga, no es representativa de todos los creyentes, del mismo modo que Pol Pot y sus Jemeres Rojos no son representativos de todos los comunistas, quienes, en su mayoría, son gente de bien. Juzgar el todo por la parte nunca ha sido precisamente un ejercicio de honestidad intelectual.

Por otra parte, recordemos que el ateísmo militante, llevado a su paroxismo, también puede acabar en agresión y no sólo verbal.

Pregunta:

Cuando, del modo que sea, los nuevos ateos proselitistas por fin acaben con la religión, que es la “causa de todos los males” (Dawkins dixit), ¿qué harán después para acabar también con todas las demás ideologías no religiosas (políticas, económicas, nacionalistas, patrióticas, territoriales, tribales, etc.) que, estadísticamente hablando, han causado la inmensa mayoría de las muertes violentas a lo largo de la Historia? ¿O estas otras causas, a pesar de ser más numerosas, no les importan tanto? Y, si no les importan, ¿por qué?

Unos datos para la reflexión:

Se estima que las Cruzadas causaron la muerte de 1.000.000 de personas a lo largo de dos siglos. La Inquisición cometió 350.000 asesinatos (me niego a llamarlas “ejecuciones”), durante los siglos XVI al XVIII.

Sólo en el siglo XX, en el curso de unas cuantas décadas, entre Josef Stalin y Mao-Tse Tung acabaron con la vida de 120.000.000 de personas. No cito a estos dirigentes porque fueran ateos, -que lo eran- sino porque, precisamente por serlo, sabemos que NO mataban en el nombre de Dios. Stalin incluso asesinó a algunos de sus familiares simplemente por mostrar su disidencia. Este hecho histórico comprobable confirma nuestra tesis de que no es necesario creer en ningún dios para que alguien se convierta en un tirano genocida. Basta una idea, la que sea.

Por tanto, si resulta que la religión no es “la única causa de todos los males”, que cualquier idea, por inocua, inocente o luminosa que pueda parecer en principio, llevada a su extremo por dirigentes corruptos puede acabar en democidio, ¿cuál sería la solución?

Proponemos:

  • No tenga usted ideas religiosas, podría acabar matando.
  • No tenga usted ideas políticas, podría acabar matando.
  • No tenga usted ideas ecológicas, científicas, patrióticas, podría acabar matando.
  • No siga usted con entusiasmo ningún tipo de corriente filosófica, doctrinal, escuela de pensamiento o cualquier otro movimiento social o cultural, podría acabar matando.
  • No tenga usted ideas, en general, podría acabar matando.
  • No tenga usted sexo, podría acabar matando.

Conclusión final:

Sea usted ateo, esa es la solución a “todos los males”.

Aunque suene a guasa, no lo decimos en broma: la mayoría de los nuevos ateos, y he leído a muchos, están seguros de que cuando todos pensemos como ellos, cuando nadie crea en Dios, amanecerá una nueva era de paz, amor y concordia sin precedentes en la Historia del hombre. Compruébenlo por ustedes mismos, mediten estas frases de unmodesto y autocrítico 😉 ateo que participaba en un foro de debate. Los caracteres en gris son añadidos míos:

“Pedir (a los creyentes) que dejen de creer es imposible, necesitamos una generación como yo, 😀  criado en la ciencia crítica, basada en el materialismo dialéctico, carente de metafísica existencial, sí hay un mundo sin bien ni mal, solo que ustedes (los creyentes) jamás lo entenderán”

(Sí, de vez en cuando a los creyentes se nos olvida que somos todos idiotas e ignorantes, es bueno que nos lo recuerden… )

***

Y, ya para terminar, ¿en qué evidencia se basan los adalides del empirismo científico para respaldar una afirmación tan categórica como esa de que un mundo ateo sería mejor que el actual? ¿En la “evidencia” histórica? 🙂

Y, si la “evidencia histórica”, como es obvio, no la respalda, ¿qué alimenta, entonces, su pasmosa seguridad en que ese futuro pero inminente mundo ateo será un glorioso paraíso en paz?

¿Su fe, quizás?
🙂

“La violencia, sea cual sea la forma en que se manifieste, es un fracaso”

Jean Paul Sartre

Filósofo, escritor y activista político francés

Fue uno de los máximos exponentes del marxismo humanista

Fuentehttp://frasesdedios.blogspot.com/2014/08/es-la-religion-la-raiz-de-todos-los.html

Y para rematar este artículo:

Polémica por científico que alienta aborto de bebés con síndrome de Down

El científico Richard Dawkins inició una polémica en su cuenta de Twitter tras indicar que “sería inmoral” traer al mundo a un bebé con síndrome de Down.

“Honestamente no sé qué haría si quedara embarazada de un niño con síndrome de Down”, ese fue el mensaje de una usuaria de Twitter que Dawkins decidió responder sin pensar en las repercusiones.

Como consignó Infobae, Dawkins replicó: “Abórtalo y trata de nuevo. Sería inmoral traerlo al mundo si tienes la elección”.

Decenas de personas criticaron su postura. Por ejemplo, Matt Kane respondió: “¿Has conocido alguna vez a alguien con síndrome de Down? A ver si aún piensas que estarían mejor si nunca hubieran nacido”.

Otro usuario, Felix Greene lo increpó comentando que “por favor, dile a la gente con síndrome de Down que no merece vivir porque ‘tú’ piensas que es inmoral y cruel”.

Creo que esto viene de cajón al artículo…   y recuerde:

El materialismo científico no lo hace a usted mas o menos inteligente que el resto (es solo una herramienta), ellos usan sus propias escalas para medir a los que están dentro del “establishment”, pero no son capaces de darse cuenta que fuera del “establishment” hay gente mucho más capaz e inteligente que los que andan proclamando su nivel filosófico en sus cuentas de twitter o facebook.

“Dawkins, en realidad, pertenece al mismo club peculiar de divulgadores científicos en el que militaron Carl Sagan o Isaac Asimov una generación atrás. Estos popularizadores se tenían a sí mismos no por simples escribas, sino por altos prelados. Como Dawkins, tomaron sobre sí la tarea no solo de ilustrar al público sobre los hallazgos de la ciencia, sino también la de establecer lo que les estaba permitido creer a los fieles de la ciencia en el terreno metafísico (o sea, en el terreno de lo que está más allá de la ciencia misma). Pero seamos claros en esto. Muchos de los más grandes científicos vieron una conexión directa entre su trabajo de investigación y su afirmación de una ‘mente superior’, la Mente de Dios. Explíquese esto como se quiera, pero es un hecho innegable, y no se debe permitir que los vulgarizadores -que tienen sus propias agendas- lo oculten. Einstein, de hecho, dijo sobre el positivismo:

‘No soy positivista. El positivismo afirma que lo que no puede ser observado no existe. Esta concepción es científicamente indefendible, ya que es imposible hacer afirmaciones válidas sobre lo que la gente ‘puede’ o ‘no puede’ observar. Equivale a decir que ‘sólo existe lo que observamos’, lo cual, evidentemente, es falso

Si quieren combatir la creencia en Dios, los vulgarizadores deben proporcionar argumentos en apoyo de sus propias opiniones ateas. Los evangelistas ateos de hoy día apenas intentan construir argumentos. En lugar de eso, dirigen su artillería sobre los abusos sobradamente conocidos de la historia de las grandes religiones mundiales. Pero los excesos y atrocidades de la religión organizada no tienen nada que ver con la existencia o inexistencia de Dios, de la misma forma que la amenaza de la proliferación nuclear no tiene nada que ver con si es verdad o no que E=mc2″

Roy Abraham Varghese.  Profesor de Teoría y Práctica de la  Medicina en la Universidad de Stanford. Escritor y editor de obras de divulgación sobre el conflicto ciencia-fe. Extractos del prefacio a “Dios existe“, de Antony Flew, 2007, págs. 33 y 34

“Lo que Dawkins hace con demasiada frecuencia es concentrar su ataque contra los fundamentalistas. Pero hay muchos creyentes que no son los fundamentalistas” (Peter Higgs).  http://www.elmundo.es/elmundo/2012/12/27/ciencia/1356611441.html