Peter Higgs critica a Richard Dawkins por su postura ante el fundamentalismo religioso

higgs-dawkins-660x350

En una entrevista con El Mundo, Higgs argumentó que si bien no era un creyente, cree que la ciencia y la religión no son incompatibles.

Sin duda son dos pesos pesados de la ciencia. Por un lado está Peter Higgs, el científico que este año (2013) estuvo en la boca de todos tras confirmarse su teoría de la existencia del bosón que lleva su nombre por medio del Colisionador de Hadrones del CERN.

Mientras que por otro lado está el destacado biólogo evolutivo Richard Dawkins, conocido en el Reino Unido y Estados Unidos por sus ataques públicos a todo tipo de religión organizada, y en el resto del mundo como el creador del concepto del ‘meme‘.

En una entrevista con el diario español El Mundo, Higgs criticó al biólogo afirmando que “lo que Dawkins hace con demasiada frecuencia es concentrar su ataque contra los fundamentalistas. Pero hay muchos creyentes que no son los fundamentalistas”.

Si bien Higgs concuerda con muchas de las ideas de Dawkins acerca de las nefastas consecuencias que han tenido las creencias religiosas, no está de acuerdo con la forma en la que que el biólogo evolutivo trata a los creyentes. “El fundamentalismo es otro problema. Quiero decir, Dawkins en cierta forma es casi un fundamentalista en sí mismo, pero de otro tipo”, afirmó Higgs.

Higgs argumentó que si bien no era un creyente, cree que la ciencia y la religión no son incompatibles. “El crecimento de nuestra comprensión del mundo a través de la ciencia debilita alguna de las motivaciones que hace a la gente creyente. Pero eso no es lo mismo que decir que son incompatibles”.

El científico aseguró que, en contraste a las ideas de Dawkins, “cualquiera que sea un creyente convencido, pero no dogmático, puede seguir aferrándose a sus creencias”. Ahora, sólo queda esperar la respuesta de Richard Dawkins. De momento, no está de más recordar una de sus estupendas presentaciones en las charlas TED.

Fuente: http://www.fayerwayer.com/

Ateísmo y religión, los asesinatos en masa de la historia

Lo que sigue a continuación, es la traducción de un articulo por Dinesh D`Souza llamado “ateísmo y no religión, es la fuerza real tras los asesinatos en masa de la historia” .

Pinchar aquí para leer el articulo original.

Dinesh D`Souza

Dinesh D`Souza

En los últimos meses, una oleada de libros ateos han sostenido que la religión representa, como expone en su libro “El fin de la fe” su autor Sam Harris, “la fuente más fuerte de conflictos humanos pasados y presentes”

El columnista Robert Kuttner hace uso de la familiar letanía: “Las cruzadas sacrificaron a millones de personas en el hombre de Jesús, y la Inquisición trajo torturas y asesinatos a millones más. Después de Martin Lutero, los cristianos se vieron envueltos en una sangrienta batalla contra otros cristianos durante tres siglos”

En su best seller “La ilusión de Dios”, Richard Dawkins sostiene que la mayoría de los recientes conflictos en el mundo- en el medio Oriente, las Balcanes, en Irlanda del Norte, en Cachemira y en Sri Lanka- son una muestra de la vitalidad del impuso asesino de la religión.

El problema es que estas críticas tienen la curiosa tendencia de exagerar los crímenes atribuidos a la religión al tiempo que ignoran los crímenes mucho mayores del fanatismo secular.

Un buen ejemplo de persecución religiosa en América, es el caso de las bujas de Salem. ¿Cuántos fueron asesinados en estos juicios? ¿miles? ¿cientos de personas? En realidad, menos de 25, pero aun así el mito aun sigue dando vidilla a las críticas de los iluminados.

Es extraño ser testigo de la pasión con que algunas figuras seculares claman contra las fechorías de los cruzados e inquisidores de hace mas de 500 años.

El número de condenados a muerte por la Inquisición española parece haber sido de unos 10.000. Algunos historiadores sostienen que habría que computar unos 100.000 más, muertos en cárceles por cuestiones de desnutrición o enfermedad.

Estas cifras son trágicas, qué duda cabe, y es cierto que los niveles de población eran mucho menores en aquellos momentos, pero aún así, son minúsculas en comparación con las cifras de muertos producidos por los despotismos ateos del S. XX.

En el nombre de la creación de su propia versión de una utopía libre de la religión, Adolf Hitler, Joseph Stalin, and Mao Zedong dieron lugar a un tipo de masacre que ningún inquisidor pudo igualar. En conjunto, estos tiranos ateos asesinaron a más de 100 millones de personas.

Más aun, muchos de estos conflictos que fueron computados como “guerras religiosas” no se lucharon por temas religiosos. Principalmente, la lucha respondía a reivindicaciones rivales por tierras o poder. ¿Podríamos denominar a la guerra entre Inglaterra y Francia una guerra religiosa simplemente porque los ingleses fueran protestantes y los franceses católicos? Pues, difícilmente.

Lo mismo puede decirse en la actualidad. El conflicto entre israelíes y palestinos no es, en su raíz, un conflicto religioso. Surge por una disputa por tierra y autodeterminación. Hamas y los partidos de extrema ortodoxia en Israel pueden presentar afirmaciones de tipo teológico, como “Dios nos dio esta tierra a nosotros, etc”, pero el conflicto seguiría siendo exactamente el mismo incluso sin estos motivos religiosos. La rivalidad étnica, y no la religión, es la fuente de tensión en Irlanda del norte y las Balcanes.

Sin embargo, los ateos de nuestros días insisten en hacer de la religión la causa de todos los males. Consideremos por ejemplo el análisis que Harris hace del conflicto en Sri Lanka: “Si bien las motivaciones de los Tigres Tamiles no son explícitamente religiosas- afirma- son hindúes que, sin duda, creen en cosas improbables a cerca de la naturaleza de la vida y de la muerte”. En otras palabras, mientras que los Tigres se ven como combatientes en una lucha política secular, Harris detecta un matiz religioso porque esta gente resultan ser Hindúes y seguramente “debe haber” algún matiz de locura religiosa que subyace y explica su fanatismo.

Harris podría continuar sin parar en este sentido. Buscando exonerar al secularismo y al ateísmo de los horrores perpetrados en su nombre, sostiene que el maoísmo y el estalinismo en realidad, eran “poco mas o menos una religión política”. En referencia al nazismo, dice, “mientras que el odio a los Judíos en Alemania se expresaba de un modo predominantemente secular, ello era debido a una herencia directa del cristianismo medieval”. De hecho, “el holocausto marco la culminación de dos mil años de cristianismo fulminante contra los Judíos”

Y uno encuentra las mismas sandeces en el trabajo del Sr. Dawkins. No se deje usted engañar por esa prestidigitación retorica. Ni Dawkins ni Harris pueden explicar por qué, si el nazismo fue descendencia directa del cristianismo medieval, el cristianismo medieval no produjo a Hitler. ¿Cómo puede una ideología autoproclamada como atea, presentada por Hitler como un repudio al cristianismo, ser una culminación de 2000 años de cristianismo?

Dawkins y Harris están empleando un truco que resulta transparente, y que hace responsable a la Cristiandad por los trucos cometidos en su nombre, mientras que exonera al secularismo y al ateísmo por los crímenes aun mayores cometidos bajo su ideología.

Los fanáticos religiosos han hecho cosas que son imposibles de defender, y algunos de ellos, en su mayoría en el mundo islámico, aun llevan a cabo estos horrores en el nombre de su credo. Pero si la religión a veces dispone a la gente a realizar su propia justicia y absolutismo, también proporciona un código moral que condena el asesinato de inocentes, y en particular, las enseñanzas morales de Jesús no aportan apoyo alguno – de hecho, suponen una severa reprimenda- a las injusticias históricas perpetradas en nombre del cristianismo.

Los crímenes del ateísmo, en general han sido realizados a través de una ideología arrogante que ve al hombre, no a Dios, como creador de valores. Utilizando las últimas técnicas de la ciencia y la tecnología, el hombre busca desplazar a Dios y crear una utopía secular en la tierra. Por supuestos, si algunos- Los Judíos, los terratenientes, los no aptos, los discapacitados…- tienen que ser eliminados para lograr esta utopía, este es un precio que los tiranos ateos y sus defensores se han mostrado siempre más que dispuestos a pagar. Y así es, como estos datos confirman la verdad de la sentencia dada por Fiodor Dostoievski “Si Dios no existe, todo está permitido”

Cuales quiera que sean los motivos por sed de sangre atea, el hecho indiscutible es que todas las religiones en el mundo juntas no han conseguido matar en 2000 años a tanta gente como ha sido asesinada en el nombre del ateísmo en las últimas décadas.

Ya es hora de abandonar el poco reflexionado mantra de que las creencias religiosas han sido la mayor fuente de conflicto humano y de violencia. El ateísmo, y no la religión es la fuente real detrás de los asesinatos en masa de la historia.

Visto en: http://lastresllavesdepablo.blogspot.com/

Fuente: http://www.csmonitor.com/2006/1121/p09s01-coop.html

¿Se puede creer en la Biblia si tiene serpientes que hablan?

adam-and-eve

Intentando de derrotar la veracidad de Biblia, he encontrado a muchos que utilizan algún argumento parecido a este:

“Si yo pudiese creer en una serpiente que habla, entonces pudiese creer que la Biblia es cierta.”

¿Se podría creer lo que la Biblia dice de la historia, lo que menciona sobre Jesús y otras cosas cuando contiene partes que describen a animales que hablan?

Claro. Me explico:

Tomando la Biblia Literalmente

La manera correcta de interpretar la Biblia es en su sensis literalis – o en su sentido literal. ¿A qué me refiero con esto? Que la Biblia se debe interpretar, literalmente, en su interpretación Literal-Gramática-Histórica, cuyo propósito es encontrar el significado de cada pasaje bíblico tal y como fue intencionado por el autor original, lo que los lectores originales hubiesen entendido y tomando en cuenta las reglas de interpretación del género literario en el cual se escribió el pasaje.

Una vez el Cristiano afirma esta interpretación literal del texto, inmediatamente surgen las preguntas de los escépticos: “Si eso que dices es cierto, entonces Jesús es – literalmente – una puerta, porque en Juan 10:9 Él dijo: ‘Yo soy la puerta.’”

Desafortunadamente, este tipo de argumento es erróneo de varias formas. Primero, comete la falacia argumentativa de reductio ad absurdum. Éste error de pensamiento se comete cuando se ridiculiza un argumento porque es, supuestamente, absurdo, pero no presenta evidencia en contra del argumento en sí, ni de por qué es absurdo.

Pero, más importantemente, el escéptico ignora el uso de los diferentes géneros literarios que utiliza la Biblia (como poesía, narrativo, enseñanzas didácticas, et cétera) y técnicas literarias de la misma forma que otra literatura lo hace. Éstos métodos no le restan a una lectura literal de la Biblia, sino que le añaden profundidad al texto. Algunas de las prácticas más comunes que se encuentran en la escritura incluyen:

Lenguaje Fenomenológico – describir cosas de a diario en un lenguaje común. (Ejemplo: “Y cuando el sol se iba a poner, mandó Josué[…]” [Josué 10:27])

Hipérbole – una obvia e intencional exageración (o disminución) para expresar un punto. (Ejemplo: “Mirad, el mundo se va tras él.” [Juan 12:19])

Metáfora – Aplicación de una palabra o de una expresión a un objeto o a un concepto, al cual no denota literalmente, con el fin de sugerir una comparación (con otro objeto o concepto) y facilitar su comprensión. (Ejemplo: “Porque el nombre de Jehová proclamaré. Engrandeced a nuestro Dios. Él es la Roca. [Deuteronomio 32:3-4])

Antropomorfismos – cosas atribuyen a la divinidad la figura o las cualidades del hombre u otros elementos no divinos. (Ejemplo: “Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre; Estaré seguro bajo la cubierta de tus alas.” [Salmo 61:4])

Personificación – atribuirle un carácter o naturaleza personal a algo inánime o noción abstracta. (Ejemplo: “[…]los montes y los collados levantarán canción delante de vosotros, y todos los árboles del campo darán palmadas de aplauso.” [Isaías 55:12])

Simbolismo – elude nombrar directamente los objetos o conceptos y prefiere sugerirlos o evocarlos. (Ejemplo: Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro[…]” [Apocalipsis 1:12])

Éstas técnicas literarias no evitan la lectura de la Biblia en su sensis literalis y el escéptico intelectualmente honesto entiende esta parte. Pero, ¿qué hacemos cuando algún narrativo bíblico parece muy fantástico y opuesto a nuestra experiencia a diario – como, por ejemplo, un animal hablando en lenguaje humano? ¿Cómo uno interpreta la Biblia entonces?

La Serpiente en el Edén

El narrativo encontrado en Génesis 3 sobre una serpiente que habla y la caída del hombre es tanto literal como  arquetípico.

Desde el aspecto literal, vemos cómo el pecado entró en la humanidad a través de los primeros humanos.

Desde el aspecto arquetípico, el texto de Génesis 3 nos enseña cómo la tentación ocurre constantemente en la experiencia humana y que los Cristianos no deben ignorar las maquinaciones del enemigo (2 Corintios 2:11).

Pero ese enemigo, ¿verdaderamente habló a través de una serpiente?

No es difícil pensar que sí.

La razón es porque las consecuencias del evento se ven todavía: hay pecado en el mundo y el hombre está separado de Dios. Algunos piensan que fue un hecho literal, otros (como el filósofo y estudioso en literatura C.S. Lewis) entienden que el relato de la Creación fue dado por Dios al estilo de fábula, para que pudiésemos entender lo que Dios estaba tratando de decir: que el mundo está como está por culpa del pecado que entró en él.

La realidad es que, dada la existencia de un Ser sobrenatural, no sería ilógico implicar eventos sobrenaturales, incluyendo serpientes que hablan, asnas que sostienen conversaciones (pienso que “Shrek” se copió de Balaam) y… un carpintero judío que se levanta de los muertos.

Sin embargo, estas cosas no son experimentadas con frecuencia. El error está en pensar que tenemos que rechazarlas de antemano como falsas sin ningún tipo de razón. Eso se llama prejuicio – y no tiene lugar en un debate intelectual.

Por esta razón pienso que el escéptico incorpora su prejuicio anti-sobrenatural y sus presuposiciones naturalistas en sus lecturas Bíblicas. Entonces, encerrados en su parcialidad, los milagros son imposibles y como la Biblia contiene eventos milagrosos, la Biblia se vuelve imposible de creer.

Pero, ¿y si Dios existe? Como mencioné: si Dios existe, entonces no estaría lejos de la realidad que sucedieran cosas sobrenaturales.

En toda honestidad, una serpiente que habla es mucho menos milagroso que lo que se piensa de que la vida en nuestro planeta surgió de la nada, dado el universo como se conoce y las constantes cosmológicas necesarias para que la vida pudiese surgir. Pensar que un asna hable cuesta menos que pensar que la información dentro del ADN surgió por su propia cuenta.

Hay muchísimos eventos asombrosos que son increíbles de creer, pero ciertos.

Por lo tanto, pienso que el dilema no es si una serpiente o un asna puede hablar. El dilema está en la pregunta de que si un Dios sobrenatural existe. Si hay evidencias de que un Dios sobrenatural existe, pensar que una serpiente habló es nada.

Esa es la pregunta que el escéptico debe buscar contestar, en vez de utilizar serpientes que hablan como excusa para no tener una verdadera conversación.

En fin, haya sido literal o metafórico, la evidencia de que sí ocurrió lo que ocurrió en el Edén está presente: el pecado entró al mundo. En otras palabras: aunque, tal vez, no  se sepa con exactitud cómo pasó, sabemos con exactitud qué pasó – y ese es el punto.

Por lo tanto, se puede confiar en el mensaje redentor de la Biblia.

______

Relacionado: Cómo interpretar la Biblia

Fuentehttp://verdadyfe.com

“La clase de religión es un soborno de la Iglesia”

La religión es un juego de niños. Eso asegura Lucas, un chaval de 12 años que cursa Primero de la ESO en un colegio público de Alcalá de Henares (Madrid) y que está harto.

Por eso, ha enviado una carta al director de El País, que también ha sido remitida a El Huffington Post por sus padres, en la que vuelca toda su indignación. En dos folios escritos a mano, explica que cursa Medidas de Atención Educativa (MAE), la alternativa a religión, y se queja de la discriminación según la materia que se elija.

“Los niños que van a religión hacen excursiones sin nosotros (…) y no sólo eso. Además ven películas, van a ordenadores, a jugar al paintball (guerra de bolas de pintura), piragüismo, al teatro, al cine…”. Lucas, que firma la carta junto a otros 12 compañeros, se queja de que, en cambio, las horas de su asignatura las dedican sólo a dibujar y a hacer deberes. Por eso, piden que se “equilibren” las actividades de ambas materias.

Los alumnos no tienen duda de a qué se deben estas diferencias. “Es un soborno de la iglesia para que los niños se apunten a religión y elijan el catolicismo. Lo hacen para que se apunten y que la religión no se extinga del colegio”, denuncian en su carta, en la que se preguntan: “¿Qué tiene que ver el paintball con la religión (no creo que disparen avemarías)? ¿Qué tiene que ver con el piragüismo? ¿La película 300 tiene más que ver con la Iglesia o con un acontecimiento histórico?”

Por eso, Lucas acaba su carta pidiendo que “al menos los de MAE tengan alguna excursión”.

“LA ESCRIBIÓ EN EL INSTITUTO”

María Rodríguez, la madre de Lucas, explica que su hijo tuvo la idea de escribir la carta al inicio del curso, cuando vio cómo funcionaba la asignatura de religión. Afirma que no es un problema específico de su instituto, dado que en el colegio anterior sucedía lo mismo.

“Como estaba tan enfadado, le dije que escribiera una carta porque en la vida hay que luchar por lo que sientes. La escribió en el instituto junto con un amigo y yo he tardado unos días en enviarla”. María recalca que ningún adulto la supervisó y que no está “ni dictada ni condicionada”.

“Durante la clase en MAE lo que hacen es leer o dibujar. Hay una profesora con ellos, pero no es una clase con contenido pedagógico alguno”, lamenta María. Por eso, Lucas aspira a que su carta represente el primer paso para terminar con la discriminación en su instituto.

o-CARTA-570

 

Fuentehttp://www.huffingtonpost.es

El cáncer del ecologismo

584cf-03felixrodriguezdelafuentewithjacquescousteauPues aunque pueda sonar duro, así es. No hace tanto que se denunciaba en este blog la infiltración del anticientifismo en el movimiento del 15-M, pero eso no es más que un muy tímido intento de replicar la casi total destrucción que han provocado desde hace ya muchos años del movimiento ecologista. Y no hay nada más que mirar qué ha pasado con el ecologismo para darse cuenta de lo peligroso que es para movimientos sociales y políticos legítimos dejarse invadir y caer en la tentación de dar cobijo a ciertas tendencias y organizaciones.

Aunque se pueden trazar antecedentes muy anteriores y existieron grupos y acciones que hoy calificaríamos de ecologistas, el movimiento ecologista tal como lo concebimos ahora comenzó, o más bien se popularizó, a finales de la década de 1950 y principios de 1960. En esa época, las campañas ecologistas consiguieron éxitos notables, como la regulación en el uso del DDT, la creación de la Agencia para la Protección del Medio Ambiente americana (la famosa EPA) o la primera conferencia auspiciada por la ONU sobre medio ambiente.

Sin embargo, junto con estos y otros éxitos importantes se iba gestando un cáncer dentro del movimiento que hoy lo tiene postrado y en estado quasi-terminal. Junto con personas convertidas en ecologistas por la conciencia de nuestro impacto en el medio ambiente y nuestra dependencia de él, se iban incorporando al movimiento otras con motivaciones mucho menos “ecológicas”. La década de los 1960 fue la década hippie, de la rebelión contra lo establecido. Y el ecologismo representaba una rebelión; una rebelión contra un industrialismo sin restricciones que campaba a sus anchas por la época, espoleado por la feroz competición de la Guerra Fría. Y siguiendo la máxima de “los enemigos de mis enemigos son mis amigos”, el movimiento ecologista se fue llenando de tendencias espirituales, animalistas, tecnófobas, luditas e irracionales en general.

En un principio, el objetivo de un ecologista es (o debería ser) la preservación y el uso responsable del medio ambiente y los recursos naturales. Y aquí viene el primer problema: el medio ambiente y los diferentes sistemas ecológicos son sistemas enormemente complejos, en los que interaccionan una enorme multitud de seres vivos entre sí y con su medio. Por eso existe una rama de la biología que estudia estos sistemas: la ecología. Una ciencia difícil y que requiere conocimientos de una amplia gama de ciencias: biología, botánica, metereología, geología, química, física… Así que uno esperaría que un ecologista tuviera un conocimiento razonable de estas ciencias. ¿Cómo puedes si no, esperar arreglar algo sin saber como funciona? Pues no, si vemos la Junta Directiva de Greenpeace, lo que nos encontramos es que, de 7 miembros, sólo dos tienen estudios científicos, y sólo uno, Masse Lo, tiene estudios en Ciencias Ambientales. El resto, abogados, contables, políticos… Bueno, a lo mejor Greenpeace es una excepción, veamos el equipo ejecutivo de la WWF: el presidente, licenciado en Historia, la jefe de operaciones, en política internacional, el jefe de conservación, licenciado en economía y derecho y así podríamos seguir. Hay que rebuscar para encontrar a una biologa (aunque después se dedicó a estudiar historia y filosofía) y un zóologo.

Y digo yo, ¿alguien iría a un hospital en el que la mayor parte del personal no tuviera formación médica? ¿o contrataría una firma de abogados donde los educados en leyes fueran menos del 10%? Y esta es la situación entre los dirigentes de las organizaciones más importantes. En las pequeñas organizaciones locales o entre los ecologistas de base, mejor no mirar (y ojo, que excepciones hay en todas partes).

¿Y a qué ha conducido esta situación? Pues a que, en el debate sobre cualquier tema ecológico, lo que menos importe sea la ecología. Los argumentos son políticos y sectarios. Si eres ecologista tienes que estar en contra de los transgénicos, punto. ¿Analizar con datos contrastables las técnicas de ingeniería genética, sus beneficios y peligros y sus potencialidades? ¿Para qué, con lo fácil que es gritar “¡Fuera transgénicos!”. ¿La energía nuclear? Mala, por supuesto, si eres ecologista, aunque no tengas ni idea de la diferencia entre radiaciones ionizantes y no ionizantes. ¿Quieres un análisis sobre sus pros y contras, con números, análisis de riesgos, etc? Eso es porque estás pagado por malvadas y oscuras internacionales. Por supuesto, todo buen ecologista consume comida orgánica, aunque eso sea más perjudicial para el medio ambiente que la agricultura y ganadería industrial. Y debe fomentar que toda la comida en el mercado sea orgánica y mucho más cara que la convencional. ¿Que unos cuantos tercermundistas no pueden permitírsela? Por favor, que hablamos del medio ambiente, no de unos muertos de hambre. Y no hablemos de los “añadidos” no ecologistas: antiantenas, antivacunas, promotores de toda clase de pseudomedicinas, etc. encuentran en el actual movimiento ecologista un caldo de cultivo inmejorable.

Y esta ignorancia y politización del movimiento ecologista conduce a, precisamente, lo contrario de lo que se pretende. Se “liberan” visones cautivos en un medio que no es el suyo, de forma que, o mueren o se convierten en una especie invasora, destrozando el ecosistema local. Cerramos la mayoría de las centrales nucleares de un país, y lo que conseguimos es un record de emisiones de CO2. Gastamos millones en evitar incendios forestales y lo que conseguimos son peores incendios. Restringimos sin criterio la circulación de coches para reducir la contaminación, y lo que conseguimos es lo contrario.

Señores, así no vamos a ninguna parte. Nadie puede negar que nos enfrentamos a retos ecológicos sin precedentes en nuestra historia, pero no podemos afrontarlos sin usar la ciencia. Convirtiendo el ecologismo en una religión, lo único que conseguiremos es diagnósticos equivocados de los problemas que tenemos, soluciones erróneas y resultados nulos, en el mejor de los casos, y desastrosos en el peor.

Expulsados: Inteligencia Prohibida

“La libertad académica está siendo suprimida, profesores de todos los Estados Unidos están siendo despedidos de sus puestos de trabajo por promover, o incluso explorar la posibilidad del Diseño Inteligente como alternativa al darwinismo. Ben Stein entrevista a los académicos expulsados y otros partidarios del Diseño Inteligente. También entrevista a los científicos de la corriente oficial, que apoyan el darwinismo. Stein vincula el darwinismo con el nazismo, el comunismo, la eugenesia y el aborto. Clips de antiguas películas educativas y de Hollywood se utilizan para ilustrar los puntos de una manera satírica.” J. Spurlin.

DESMONTANDO EL DARWINISMO

img11

Máximo Sandín (Doctor en Ciencias Biólogicas y en Bioantropología, y ejerce como profesor de Evolución Humana y Ecología en el Departamento de Biología de la Universidad Autonoma de Madrid).

Según él, el darwinismo se ha convertido en una especie de religión, en una justificación del sistema económico vigente. La teoría de “La Selección Natural” por la cual los más fuertes son los más aptos y los únicos que deben sobrevivir, justifica la creencia de que debemos vivir constantemente en competencia. Para Sandín, la naturaleza es algo de una enorme armonía donde no hay basura en los genomas ni virus o bacterias asesinos.

LA CIENCIA NO EXPLICA TODO … SON APROXIMACIONES A LA VERDAD.

El A-TEO (el que vive su vida SIN DIOS) está CONDENADO ETERNAMENTE A HABLAR DE ÉL … así es como comienza ya en este mundo SU CONDENA ETERNA.

La Puerta del Anticristo – Oneworld 121212

Fuente: http://www.youtube.com/user/2006katecon