16 días: el tiempo que tarda el corazón de un embrión en latir

¿Cuándo comienza a latir el corazón de un embrión? ¿En qué momento se inicia la percusión vital de nuestros cuerpos? Hasta ahora, cuando extendían el frío gel sobre el todavía vientre plano de las embarazadas para las ecografías, la respuesta era que aunque fuera imperceptible oírlo, había empezado a latir a los 21 días de la concepción. Pero el estudio de un equipo de investigadores de Oxford va a hacer retroceder ese tiempo porque apuntan que la primera palpitación ocurre a los 16 días del embarazo.

Como resulta complicado determinar cuándo se produce la primera palpitación en los embriones humanos, la ciencia suele valerse de los latidos de los ratones. El motivo es que son mamíferos y se puede comparar su sistema cardiovascular con el nuestro. Los roedores habían mostrado que su músculo se activa en su octavo día, lo que equivale a 21 nuestros. Sin embargo, el rastreo de los investigadores británicos detectó que el primer latido sucede en ellos a los 7,5 días, 16 para nosotros.

Lo que hizo el equipo fue seguir en el interior de los ratones el movimiento de enjambres de moléculas de calcio. El calcio es como un mensajero que se dedica a enviar señales eléctricas entre las células. A base de una transmisión incansable, al final consigue que el órgano se contraiga y comience a funcionar.

“Descubrir cuándo late por primera vez el corazón hace que estemos un paso más cerca de arrojar luz a cómo pueden surgir problemas en este órgano durante su desarrollo y cómo podemos prevenir las enfermedades del corazón durante el embarazo”, explicaba Paul Riley, profesor de medicina regenerativa y autor del trabajo.

No lo sentiremos ni escucharemos, pero el primer bombeo que traslade el oxígeno y los nutrientes sucede incluso antes de lo que creíamos.

Fuente: http://www.iflscience.com/health-and-medicine/human-heart-begins-beating-just-16-days-after-conception/

Anuncios

Legisladores de América exigen que la OEA abandone agenda abortista y LGTBI

Congresistas de 18 países del Continente han suscrito una declaración en la que denuncian el despotismo de la Organización de Estados Americanos al imponer la agenda ideológica, atropellando la soberanía de los pueblos.

Setecientos congresistas de 18 países de América firmaron y divulgaron este 15 de junio una declaración conjunta en la que exigen a la Organización de Estados Americanos (OEA) abandonar la agenda abortista y de género que pretende imponer a sus pueblos.

Para los legisladores la intervención de la OEA, a través de la Corte y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para fines ajenos a los propuestos en su fundación violan la soberanía y la autodeterminación de los países miembros.

La declaración advierte que “los agresivos y continuados esfuerzos” de la OEA y de su sistema de derechos humanos por imponer “políticas y perspectivas ideológicas que atentan contra el derecho a la vida, la familia y las libertades de expresión, de asociación y religiosa” constituyen un “golpe a la democracia representativa de la región”.

Estas tentativas “exceden el mandato que les ha sido conferido por los Estados miembros, pues interfieren en asuntos que no están contemplados por la Convención, y que, por ende, corresponden a la jurisdicción interna de los Estados”.

Nunca antes tantos congresistas se habían plantado frente a la orientación ideológica que la OEA

Esta es la primera vez que un grupo tan amplio de congresistas de tantos países se planta frente a la orientación ideológica que la OEA ha asumido desde casi una década y que se ha intensificado con la llegada de Luis Almagro a la presidencia del organismo.

El texto firmado es la “Declaración americana sobre la independencia y autodeterminación de los pueblos en asuntos relacionados a la vida, la familia y la libertad religiosa”.

También es conocida como la “Declaración de México” porque se ha dado a conocer en la primera edición del Congreso Hemisférico de Parlamentarios celebrado este 15 de junio en la Ciudad de México con la presencia de 50 representantes de los signatários.

El diputado chileno José Antonio Kast, presidente de la comisión organizadora del Congreso, informó que el documento será entregado a los cancilleres de los países de los firmantes para que sea presentado ante el pleno de la OEA en la 47 asamblea general del organismo que se realizará del 19 al 22 de junio en Cancún, México.

“Vemos con preocupación que un organismo internacional, que esta fundado sobre princípios muy claros, esta tratando de imponer una especie de imperialismo cultural sobre nuestas naciones y eso, es inaceptable”, apunta Kast.

“La OEA ha tenido un giro en los últimos años y ha dictado resoluciones que son alarmantes, valoramos su labor en materia de democracia y derechos humanos pero no aceptamos que pase por encima de nuestros parlamentos y de nuestras cortes y mucho menos en estos temas tan caros para nuestros pueblos”, subrayó.

La “Declaración de México” recuerda que el artículo 3 de la Carta de la OEA reconoce claramente “el respeto a la soberanía e independencia de los Estados” y al “ejercicio efectivo de la democracia representativa”.

También recuerda que el artículo 1 de la Carta de la OEA establece que esta organización “no tiene más facultades que aquellas que expresamente le confiere” dicha Carta fundacional y que “ninguna de disposición la autoriza a intervenir en asuntos de la jurisdicción interna de los Estados miembros”.

El texto firmado por los congresistas rechaza cualquier interpretación que la OEA o el Sistema Interamericano de Derechos Humanos haga del actual orden jurídico para crear y promover supuestos nuevos derechos no contemplados en la Convención Americana ni en la legislaciones locales.

Rechaza también la promoción una “supuesta obligación internacional de autorizar o subsidiar el aborto voluntario o de ampliar supuestos de aborto no punible; o que limite el derecho de objeción de conciencia de aquellos que por razones serias se niegan a cooperar con el aborto voluntario”.

Se opone a cualquier interpretación que busque deformar o “alterar la definición del matrimonio como la unión entre el hombre y la mujer en el ordenamiento jurídico interno de los Estados partes de la Convención o que busque crear una supuesta obligación estatal de autorizar la adopción de niños por parejas del mismo sexo”.

Y se niega a considerar como “discriminación” la legitima oposición de legisladores o gobernantes al reconocimiento o protección legal de las uniones entre personas del mismo sexo.

El texto completo puede ser leído aqui.

Fuente: https://www.actuall.com/familia/setecientos-legisladores-de-america-exigen-que-la-oea-abandone-la-agenda-abortista-y-lgtbi/

¿El “matrimonio” homosexual y el aborto son derechos humanos? Responden expertos

Luego de una exitosa gira en Perú en la que lograron “desenmascarar” la ideología de género, los politólogos argentinos Agustín Laje y Nicolás Márquez explicaron por qué el mal llamado “matrimonio” homosexual y el aborto no pueden ser considerados derechos humanos.

Los coautores del bestseller de Amazon “El Libro Negro de la Nueva Izquierda” conversaron con ACI Prensa durante su gira del 12 al 17 abril en la que asistieron a un debate, tres universidades, el Congreso de la República, dos conferencias abiertas al público, y en la que recibieron a cerca de medio centenar de medios de comunicación.

Un total de 1500 personas asistieron a sus conferencias que sirvieron para mostrar que la ideología de género es una nueva careta del movimiento político de izquierda al que denominan “neomarxismo”.

“Matrimonio” homosexual

El joven politólogo y escritor, Agustín Laje, explicó que el “matrimonio homosexual” no es un derecho humano, sino “una avanzada político-ideológica en el terreno de la lengua para deformar lo que matrimonio significa”.

El autor explicó que la palabra matrimonio proviene del latín mater, es decir, “de la capacidad de ser madre, de la potencia de engendrar que tiene el matrimonio como institución social”.

Por su parte, el abogado, politólogo y escritor, Nicolás Márquez, añade que el matrimonio no puede ser homosexual “porque el matrimonio por definición es un vínculo en donde está la potencialidad de ser madre”.

Complementando lo dicho por su colega, Márquez dijo que la raíz latina mater (de donde proviene la palabra matrimonio) viene a su vez de “matris”, la cual está “relacionada al útero y la concepción”.

En ese sentido, indicó que “la maternidad es un requisito inherente al matrimonio”.

“Es cierto que un matrimonio heterosexual no necesariamente puede tener hijos o porque tienen alguna disfunción orgánica, no lo desean o por cuestión de edad. Es cierto, no necesariamente del matrimonio habrán hijos, pero sí está la potencialidad de la maternidad”, aseguró.

Sobre la unión homosexual dijo que “no puede ser un matrimonio”, porque existe en ella una “potencialidad para la maternidad nula”.

“Llámenle X pero ya no es un matrimonio”, precisó.

Además, Márquez explicó para el Estado hay un interés real y práctico para legislar en favor del matrimonio, porque este “es una institución de orden público”.

“Del matrimonio proviene la prole, que son criaturas indefensas y que solamente pueden estar a merced de los padres. El Estado sabe que esa es la futura generación de una comunidad política, entonces éste subsidiariamente protege a un niño en situación de desamparo, pero además le otorga a los cónyuges y a los padres derechos y obligaciones entre sí”, destacó.

Sobre aquellos que acusan de “discriminación” el no permitir casarse a personas con atracción del mismo sexo, Márquez dijo que esto es falso.

“Puede que sea una discriminación, pero es una discriminación justa. La discriminación no es algo malo en sí. Por ejemplo, ¿un ciego le puede pedir al Estado un carné de conducir? El Estado no le tiene que dar al ciego el carné porque esa persona tiene una discapacidad que le impide manejar. ¿Es el Estado discriminador ‘ciegofóbico’? ¿Soy yo ‘ciegofóbico’ por sostener que esta decisión es sensata? No, es decir, no es una discriminación injusta”, afirmó.

En ese sentido, expresó que lo que sí debe hacer el Estado “es respetar a aquel que quiere vivir con alguien de su mismo sexo y llevar adelante un proyecto de vida, tenga plena libertad de hacerlo. Sin embargo, pretender derechos que la naturaleza les niega es atentar contra el sentido común y toda noción de orden natural”.

Adopción homosexual

Sobre la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo, el abogado indicó que cuando la unión homosexual busca fabricar artificialmente qué es un matrimonio –aunque no lo sea objetivamente– y el Estado lo permite, esa pareja tendrá los derechos inherentes al vínculo matrimonial, entre estos, el de adoptar.

“Ya no se trata de la intimidad de dos personas sino que se está afectando a terceros”, aseguró.

Márquez dijo que la adopción no es solo el derecho de una pareja, sino “el derecho de una pareja subordinado a los derechos e intereses del niño”.

Tanto es así que no siempre una pareja puede adoptar un niño, porque puede ser que algunos de los esposos tengo uno o varios problemas que se lo impidan o no cumplan con los requisitos, afirmó.

Márquez dijo que cuando el Estado no permite una adopción, eso no lo convierte en un agente “discriminador o ‘heterofóbico’”, porque el “niño debe ser ambientado en una réplica de aquello que le fue quitado por circunstancias de la propia vida, que es una familia conforme vino al mundo”.

El experto indicó, reafirmando las tesis y estadísticas descritas en su libro, “que los niños que han sido educados y formados por parejas homosexuales, tienen mayor tendencia a la homosexualidad, crisis de angustia, de identidad, depresión”, etc.

“Hay estadísticas incipientes porque este experimento es nuevo, de que además, al niño no le sale gratis satisfacer los caprichos de una pareja que quiere parodiar una relación heterosexual adoptando a un tercero”, sentenció.

El aborto

Sobre el tema del aborto, el politólogo Agustín Laje aseguró tajantemente que “no puede ser un derecho humano en cuanto el primer derecho humano es el de vivir”.

“Alguien que no tiene vida no tiene ningún tipo de derecho. Por eso, en una escala, es lo primero que tenemos que salvaguardar”.

Laje ratificó que aquellos que defienden la vida del niño por nacer, no aseguran que en el vientre de la madre hay vida “solo porque lo dice la Biblia”, sino porque la ciencia lo dice.

“Aquello que la mujer lleva en su vientre tiene un ADN distinto al de la madre, es una vida independiente que parte de su ciclo vital se encuentra en el vientre materno por un periodo de 9 meses. Como luego estará en una cuna y seguirá siendo parte de la vida de la madre, a tal punto que ésta tiene que hacer un trabajo multiplicado exponencialmente a lo que tenía que hacer antes, porque ahora tiene que hacer cambio de pañales, darle leche, etc”, resaltó.

Laje destaca –reafirmando las tesis de su libro– que la ciencia ha encontrado que allí hay un ser independiente: “¿Qué tipo de ser? ¿Es un perrito que después se convierte en humano cuando sale del útero? No, es un ser humano”.

Por su parte, Nicolás Márquez añadió que tanto la ciencia como la razón indican que un bebé en gestación “es un cuerpo diferente del de la madre. Ni siquiera es un ser humano en estado potencial, sino que es un ser humano actual que tiene mucho potencial, porque tiene toda la vida por delante”.

Laje expresó que los abortistas intentan convencer a través del lenguaje que el aborto es un derecho. Asimismo, denunció que los grupos afines a la ideología de género, como el feminismo radical, buscan realizar una “transmutación de lo que las palabras significan”.

Ejemplificando, el joven escritor indicó que lo que hoy se llama “interrupción del embarazo” no es tal como se plantea, porque estas palabras deberían significar en la realidad un “cese momentáneo de una actividad para que se reanude luego”.

“¿Se interrumpe el embarazo o se mata una vida? La muerte no vuelve a ser vida. La muerte es el acto final de la vida”, aseguró.

En ese sentido, Márquez añadió que el aborto no solamente es un crimen, sino que es un crimen agravado por dos circunstancias: “primero porque la víctima tiene imposibilidad absoluta de defenderse y segundo porque la víctima es tu hijo”.

Finalmente, el politólogo indicó que “los ideólogos de género, todos abortistas, se preocupan por la mujer golpeada, pero quieren que la mujer mate al hijo. Una cosa bastante contradictoria”.

“Desde el punto de vista racional el aborto es indefendible. Por eso los abortistas siempre apelan a argumentos distractivos como ‘la capacidad de elegir’, ‘interrupción del embarazo’ o argumentos sentimentales”, concluyó.

Para adquirir El Libro Negro de la Nueva Izquierda ingrese AQUÍ.

Nuevo estudio muestra el desarrollo del nervio en embriones y fetos en el primer trimestre

Photo from The Sydney Morning Herald/Fairfax Media via Getty Images

Uno de los argumentos más comunes de los progresistas en cuanto a por qué el aborto es moralmente aceptable antes de la “viabilidad” del feto es que los niños no pueden sentir ningún dolor durante las primeras etapas del desarrollo en el útero.

Se supone que de acuerdo al mismo argumento progresista las personas que sufren de CIPA deberían ser asesinadas.  https://es.wikipedia.org/wiki/Insensibilidad_cong%C3%A9nita_al_dolor_con_anhidrosis

Dejando a un lado el hecho de que la falta de capacidad de sentir dolor no justifica el asesinato, un nuevo estudio publicado en la revista Cell golpea duro este argumento tirándolo al suelo.

El estudio, publicado el 23 de marzo de 2017, se titula: “La visualización tridimensional y análisis del desarrollo humano temprano”, y afirma que un “patrón de tipo adulto de la inervación de la piel se establece antes de que finalice el primer trimestre, mostrando importantes variaciones interindividuales en las ramas del nervio”.

Además, el estudio dice:

… la reducción de tamaño después de 3DISCO permitió embriones enteros para obtener imágenes a través de LSFM y los nervios periféricos PRPH + para ser visualizados desde el tronco cerebral y la médula espinal a sus extremidades distales.

No es posible en este punto llegar a la conclusión de que el sistema de nervios observados en embriones y fetos permitiría al bebé en desarrollo sentir dolor. Sin embargo, lo que hace a este estudio espectacular es que el sistema nervioso de los embriones y fetos puede ser mucho más desarrollado de lo que se creía previamente. Tal sistema desarrollado podría apuntar a la sensibilidad al dolor.

Comentario de laverdadysololaverdad:

Con esto se comienzan a caer a pedazos los argumentos de los progresistas que desean aborto libre.

Fuente del artículo: http://www.dailywire.com/news/15448/new-study-shows-incredible-nerve-development-first-frank-camp?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_content=062316-news&utm_campaign=benshapiro#

Referencia web del artículo científico: http://www.cell.com/cell/fulltext/S0092-8674(17)30287-8

En contra del aborto, y sin necesidad de argumentos religiosos

Cómo, a través del lenguaje y de lo cotidiano, el filósofo español Julián Marías desenmascara la monstruosidad de “la interrupción del embarazo”

web-baby-newborn-surprise-portrait-shutterstock_68291188-smirnof-ai

El filósofo español Julián Marías (Valladolid, 17 de junio de 1914 – Madrid, 15 de diciembre de 2005), padre del novelista Javier Marías, autor de más de 50 libros y de una monumental Historia de la Filosofía, editada por la mítica Revista de Occidente, tiene un análisis puntual sobre la visión antropológica del aborto que podría ser punta de lanza para extraer el tema religioso del debate sobre lo que eufemísticamente se le llama “interrupción voluntaria del embarazo”.

El pequeño ensayo de Marías está contenido en el libro Sobre el Cristianismo editado por Planeta + Testimonio en 1997. En él, el antiguo alumno de Ortega y Gasset hace un recuento interesantísimo sobre la manera de enfrentar lo que implica “la aceptación social del aborto.” Sin duda, “lo más grave que ha acontecido en este siglo (el siglo XX, por añadidura y aumentado en el siglo XXI) que se va acercando a su final.

Abrir los ojos y no dar la espalda a la realidad

Hasta el momento en que escribía su ensayo Marías –sigue siendo igual—las posiciones irreductibles eran (son) posiciones de fe. Una fe religiosa (todo ser es querido por Dios) y otra fe en la ciencia: los datos mesurables son los únicos que cuentan. Por ello, el filósofo español quiere superar esta discusión mediante una visión antropológica, “fundada en la mera realidad del hombre, tal como se ve, se vive, se comprende a sí mismo”, abriendo los ojos y no volviendo la espalda a la realidad.

Mediante el uso del habla, de la lengua normal y cotidiana, Marías comienza por hacer una distinción elemental, libre de cualquier peso ideológico: no es lo mismo una cosa que una persona. En todos lados, en la isla remota y en el centro de Manhattan, en la selva y en Buenos Aires, el hombre distingue entre qué y quién; entre algo y alguien; entre nada y nadie.

No existe posibilidad de confusión: son conceptos-clave que tenemos arraigados en nuestro lenguaje, por lo tanto, en nuestro pensamiento sobre los esencial.

Con esta distinción, el hijo no es una cosa de sus padres, no es un qué, sino es un quién, alguien al que se le puede nombrar, decirle tú. Alguien que, pasando el tiempo, podrá decir de sí mismo “yo”. Y al decir “yo” se contrapone al universo de las cosas, incluso, al propio creador, si se quiere pensar en Él. El feto no “pertenece a la madre”; está “encajado” en el vientre de la madre. Pero una mujer nunca dirá: “mi cuerpo está embarazado”, sino “estoy (yo, personalmente) embarazada”. Y lo que dice la mujer es “voy a tener un niño” y no “tengo un tumor”.

Eliminados como cosas

Sin pretensiones religiosas, acudiendo a la experiencia cotidiana, constatamos que, como nosotros mismos, el niño, aún no nacido, es una realidad viviente. ¿ Que no está acabada? Bueno, tampoco ninguno de nosotros lo estamos, aunque tengamos la edad que sea. El pequeño que vive ya en el seno de la madre es algo que será. Como nosotros mismos.

La vida personal no basta para decir que ese alguien es un quién. Es decir, la autonomía en el comer, en el andar, en el vivir autónomo. Si eso fuera así, el niño, hasta de varios meses de nacido, el comatoso, el que duerme profundamente, el arterioesclerótico… podrían ser “eliminados” como cosas no autónomas.

Volviendo al lenguaje, Marías “recomienda” que se llame, al ahorcamiento, “interrupción de la respiración”. Basta con dos minutos, y listo. Pero, la verdad –de nuevo, la verdad en la vida cotidiana—debe imperar.

Y cuando se aborta o se ahorca a alguien, “no se interrumpe el embarazo o la respiración, en ambos casos se mata a alguien” (aunque la mayor parte de las veces se enmascara como una especie de muerte “necesaria”: para mejorar la raza, decían los nazis, para evitar la sobrepoblación, para evitarle el sufrimiento… Y con esos fines se encubre la realidad. Sobre todo, “porque esos fines no son el aborto.”

Negar la persona del hombre

Finalmente, Marías llega a la conclusión que el núcleo está en “la negación del carácter personal del hombre”. Desaparece –en el aborto—la paternidad; a la madre se le considera como alguien que sufre en ella el crecimiento de un intruso…, en fin, se elimina el quién para dejar paso al qué. “Tan pronto como aparece toda la producción elevada para justificar el aborto se desploma como una monstruosidad.”

Al eliminar al padre, a la madre, al hijo, al deshumanizar la relación de pareja, ¿qué queda de humano en todo esto? Absolutamente nada. “Por eso –concluye su ensayo Julián Marías—me parece que la aceptación social del aborto es, sin excepción, lo más grave que ha acontecido en este siglo…”.

Y en el nuestro.

Fuente: http://es.aleteia.org/2016/04/14/en-contra-del-aborto-y-sin-necesidad-de-argumentos-religiosos/

Acosta: “El ejemplo de Chile desmonta a la ONU, por eso Bachelet quiere promover el aborto”

La presidenta chilena quiere imponer el aborto pero los provida han demostrado que Chile no necesita una ley del aborto.

Desde hace un año se debate en Chile, la iniciativa de Bachelet de despenalizar el aborto en tres supuestos: violación, malformaciones incompatibles con la vida y riesgo de vida para la madre. Además, la normativa permitiría abortar a las niñas y limitaría el derecho a la objeción de conciencia.

Para entender el alcance de esta legislación, promovida por la presidente Michelle Bachelet, y si responde o no a las necesidades de las mujeres de ese país Actuall con Jorge Acosta, director ejecutivo del Instituto Res Pública y asesor de Siempre por la vida.

¿Cuántos abortos ilegales se realizan en Chile?

El Gobierno asegura que entre 100.000 y 200.000 al año, pero la Revista Médica de Obstetricia y Ginecología de Chile hizo un estudio epidemiológico serio y concluyó que la cifra está entre 13.000 y 18.000 abortos al año. En Chile nacen 250.000 niños al año, por lo que es absurdo decir que hay un aborto por cada niño nacido.

¿Por qué si Chile tiene tasas de mortalidad materna tan bajas y buenos servicios de salud materna se promueve un proyecto abortista en el país?

Chile es un experimento natural, como llaman los científicos. Cuando tienes una agenda de la ONU o de organismos internacionales que te dicen que hay que promover el aborto como forma de mejorar la salud materna y ves que existe un ejemplo como el chileno, la tesis de los abortistas se cae.

En Chile el aborto está prohibido hace 30 años y pese a eso tiene la menor tasa de muertes maternas por embarazo de Suramérica. Está al mismo nivel de la de Estados Unidos, donde el aborto fue aprobado hace 40 años. Por lo tanto, el aborto no es la respuesta a la salud de las madres.

“El proyecto no lo promueve el Ministerio de Salud, como una política sanitaria, sino el Servicio Nacional de la Mujer, como política de género”

Pero entonces si la tradicional tesis feminista no es válida, ¿por qué despenalizarlo en el país?

El proyecto se está promoviendo porque la presidente Bachelet lo tiene como un proyecto personal. Ella fue directora de ONU Mujeres y dijo en más de un foro que le parecía vergonzoso que en su país hubiese una ley tan retrasada, según ella, con respecto al aborto. Lo más progresista, moderno, desarrollado, según ella, es tener una ley de aborto. Tan así es, que el proyecto no lo promueve el Ministerio de Salud, como una política sanitaria, sino el Servicio Nacional de la Mujer, como política de género.

¿Responde realmente el proyecto a las necesidades de la mujer chilena?

Hace muy poco se publicó en Chile un estudio que entrevistó a mujeres durante los últimos 15 años que han llegado a lugares de acogida y se les preguntó por qué pensarían en abortar. Más del 92% señaló que lo haría por coerción, miedo, violencia o pérdida de expectativas de vida. Lo hacen por razones muy distintas a las causales que se van a despenalizar. Esto nos debería servir para resolver el aborto no con una ley que lo promueva sino que lo prevenga y de programas de acompañamiento a mujeres que tienen embarazos difíciles.

¿Y este tipo de programas no han sido desarrollados en Chile?

El Gobierno dijo que iba a promover un programa de acompañamiento, pero sólo han sido declaraciones de intenciones para tratar de conseguir votos. Había un teléfono de ayuda a la mujer con embarazos vulnerables y le quitaron los fondos. Había un centro de ayuda para mamás adolescentes y también les quitaron los fondos. El único proyecto para la mujer que se ha trabajado es el de aborto.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, durante su toma de posesión. /Wikimedia

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, durante su toma de posesión. /Wikimedia

¿Qué opina el ciudadano de a pie sobre la despenalización del aborto?

Si le preguntas a un chileno que esté caminando por la alameda si está a favor del aborto libre o a demanda, el 70% dirá que está en contra. Pero el mismo 70% está a favor del aborto en unos casos extremos, porque lo ven como la mejor solución. Si se analizan los argumentos por los que creen que eso sucede, te das cuenta que está todo sustentado en mitos.

¿Cuáles son esos mitos?

El primero es que obligar a una mujer a continuar con un embarazo es someterla a un duro sufrimiento psicológico. Pero diferentes organizaciones psiquiátricas en Chile han comentado que no hay ninguna metodología que demuestre que el aborto es un tratamiento para la salud mental de la mujer. Por el contrario, las mamás que abortan tienen mayor riesgo de depresión, estrés postraumático e intentos suicidas que las que siguen con el embarazo.

“Por cómo está hecho el proyecto de Ley, todas las causales dan espacio para un aborto libre”

¿Y en el caso de riesgo de vida de la madre o violación?

Se ha hecho creer que en Chile está prohibido salvar la vida de la madre cuando está en peligro. La realidad es que todos los ginecólogos salvan la vida de las madres porque saben que es su deber legal, ético y profesional. Si no salva la vida de la madre, se va a la cárcel. Y esto no está penado, de lo contrario no tendríamos las bajas tasas de muerte materna que tenemos.

En el proyecto, sólo el supuesto de violación tiene fecha límite para practicar el aborto. ¿Será esto un proyecto de aborto libre ‘camuflado’?

Por cómo está hecho el proyecto de Ley, todas las causales dan espacio para un aborto libre. No se necesita un especialista para certificar malformaciones ni autopsia posterior. No hay que certificar la violación, solo basta recurrir a esa causal. No se especifica qué es peligro para la vida de la madre, por lo que todos los médicos que no tengan problema con hacer la práctica abortiva pueden aplicar esa causal libremente.

¿Es entonces un proyecto para restringir el aborto libre?

No es restrictivo, es permisivo. Es un proyecto de legalización del aborto porque obliga al médico a realizar el aborto con la petición de la mujer. Si hay objeción de conciencia, esa obligación recae sobre la institución de salud. Frente a la mera petición de la mujer, el aborto debe realizarse igual.

El Gobierno asegura que esta Ley no es impositiva y que no afectará a nadie. ¿Qué opina al respecto?

Al comparar los nacimientos de niños con síndrome de down entre Chile y Estados Unidos o Europa se ve que en nuestro país nacen 3 o 4 veces más niños con esta condición. Es verdad que en Chile no se legalizaría el aborto de estos niños, pero en todos los países donde hay aborto libre se parte de una ley de causales como esta y luego se empiezan a ver estos casos. Aprobar el aborto relativiza el valor de la vida y permite que el que tenga ‘taras’ pueda eliminarse, aunque hoy eso se vea como inhumano.

¿Cree que este proyecto puede aprobarse este año?

Este semestre es improbable porque aún no ha pasado por la Cámara Baja de los Diputados y todavía tiene que pasar por las comisiones de la Cámara Alta del Senado. Y eso si no hay modificaciones. Además, no es prioridad para un Gobierno que tiene una aprobación entre el 24% y 28%, una economía que puede entrar en recesión y una presidente acusada de corrupción por las acciones de su hijo.

Fuente: http://www.actuall.com/entrevista/vida/jorge-acosta-en-chile-debemos-resolver-el-aborto-pero-con-una-ley-que-lo-prevenga/

Perú dice NO al aborto y al matrimonio homosexual

Sólo una de las cuatro principales candidaturas a la presidencia de Perú ataca a la vida y la familia después del rechazo popular a estas medidas expresado en la Marcha por la Vida.

De cara a las elecciones peruanas del 10 de abril de 2016, sólo una de las cuatro principales candidaturas a la presidencia de Perú seguirá la línea de los ataques a la vida y la familiainiciadas por el gobierno de Ollanta Humala.

Según ha publicado el Population Research Institute, los planes de gobierno de César Acuña, Keiko Fujimori y Alan García favorecen la vida y se han alejado del apoyo a la unión civil de personas del mismo sexo y del apoyo explícito que ejerció el Gobierno actual a través de la Primera Dama, Nadine Heredia.

La Marcha por la Vida que se celebró en todo el país ha influido en la elaboración de los planes de gobierno de los candidatos a la presidencia que lideran las encuestas, provocando que incluyeran propuestas en favor de la vida y la familia.

Un mes antes de las elecciones, el 12 de marzo, se celebrará otra Marcha por la Vida en un momento en el que ninguno de los cuatro candidatos propone normas a favor del aborto. Solamente Pedro Pablo Kuczynski, candidato del partido político Peruanos Por el Kambio (PPK), propone la legalización de la Unión Civil para personas del mismo sexo.

Asimismo, PPK propone modificar la Ley General de Salud para distribuir anticonceptivos entre adolescentes, mientras que César Acuña dice algo ambiguo al respecto, y Keiko Fujimori y Alan García no lo proponen.

cuadro-elecciones-peru

Los peruanos votarán a favor de la vida y la familia

Las encuestas señalan que los peruanos no votarán por un candidato que adopte iniciativas contrarias a la vida y la familia. Así, los candidatos a la presidencia del Perú que se medirán en las urnas en abril del 2016 se han dado cuenta de que no les convendrá ir en contra de esta potente expresión popular.

Toledo manifestó estar de a favor del aborto y pasó del primer puesto en las encuestas a perder las elecciones

Según indica el Population Research Institute, ninguno de los candidatos olvida que, en enero del 2011, el entonces candidato Alejandro Toledo manifestó estar de acuerdo con la legalización del aborto, del uso de drogas y de la unión civil y pasó del primer puesto en la intención de voto a perder las elecciones ese mismo año.

Gran fuerza de la Marcha por la Vida

El instituto de investigación Population Research Institute ha remarcado que los ciudadanos que participan en la Marcha “tienen que darse cuenta de que su participación ha generado un gran caudal de fuerza social”.

En esta línea, el organismo afirma que “el primer paso está dado: los candidatos han tomado nota. Ahora queda un segundo momento importante, el de conciencia de cada quien, que será el aplicar esa fuerza acumulada votando por el candidato que cada ciudadano considere que es el que mejor responde a estas expectativas”.

Por ello, añade que el vencedor “no podrá perder nunca de vista que parte de su victoria se habrá debido al apoyo de ciudadanos que piensan que la familia y la vida son valores fundamentales”.

Finalmente, el Population Research Institute remarca que “queda más por hacer”, pero que la Marcha ha logrado un objetivo importante: “favorecer a una idea fundamental y hacer que todos los políticos sientan que esa idea debe ser respetada”.

Fuente: http://www.actuall.com/