Tasas de SUICIDIO entre los Homosexuales y su relación con la homofobia y la discriminación

En occidente se están multiplicando las leyes contra la homofobia, que restringen la libertad de expresión, porque coartan la oportunidad de expresar públicamente lo que dice la moral católica sobre la homosexualidad.

Pero pocos cuestionan la necesidad de leyes de este tipo, convencidos de que el número desproporcionado de suicidios entre las personas con tendencias homosexuales es el resultado de la homofobia social. Lo cual es falso.

gay_parade

Es cierto que la tasa de suicidio entre las personas con tendencias homosexuales es mayor que la de la población heterosexual, pero veremos que las investigaciones muestran que las causas son otras distintas a las denunciadas las que se asocian principalmente a la homofobia social.

RECIENTE INVESTIGACIÓN EN SUECIA: PERSONAS EN “MATRIMONIOS” HOMOSEXUALES 3 VECES MÁS PROPENSOS AL SUICIDIO

Los homosexuales que se “casan” entre sí son casi tres veces más propensos a cometer suicidio que sus contrapartes heterosexuales, incluso en la muy gay-friendly Suecia, según un estudio publicado en la edición de mayo del European Journal of Epidemiology.

Los autores del estudio señalaron que la intolerancia social de la conducta homosexual no podría fácilmente ser culpada por un mayor riesgo de suicidio, dado que Suecia es conocida por su actitud de aceptación hacia las relaciones del mismo sexo.

Incluso en un país con un clima respecto a la homosexualidad comparativamente tolerante como Suecia, las personas casadas del mismo sexo evidencian un mayor riesgo de suicidio que otras personas casadas”, señalan los autores.

El estudio, “El suicidio en las parejas casadas en Suecia: ¿es mayor el riesgo en las parejas del mismo sexo?” utiliza bases de datos detalladas del gobierno de Suecia para comparar una población de más de seis mil parejas “casadas” homosexuales con la población más grande de las parejas heterosexuales casadas durante el periodo comprendido entre 1996 y 2009, siguiéndolas hasta el 2011.

El estudio encontró que los participantes en “matrimonios” homosexuales tenían un total de 2,7 veces más probabilidades de suicidarse que los participantes en los matrimonios heterosexuales.

Se encontró que los hombres homosexuales en “matrimonios” del mismo sexo tienen un mayor riesgo (2,9) que las mujeres (2,5).

Los resultados del estudio son similares a otros numerosos estudios en los últimos años que han encontrado una fuerte relación entre el comportamiento homosexual y una variedad de resultados psicológicos negativos, incluso en los países que acogen muy bien el comportamiento homosexual.

Estudios realizados de los homosexuales en Holanda, que es el país que más acepta la conducta homosexual en el mundo, han encontrado que los homosexuales sufren de tasas significativamente más altas de trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad, trastornos de abuso de sustancias, intentos de suicidio, trastornos de la alimentación, y ataques de pánico .

LOS HOMOSEXUALES TIENEN MAYOR TENDENCIA AL SUICIDIO

La investigación más conocida sobre el suicidio homosexual es de Remafedi,  que demuestra que los intentos de suicidio entre los jóvenes son más frecuentes entre los homosexuales que entre los heterosexuales: entre los hombres que tratan de quitarse la vida, el 28% de los sujetos son homosexuales en comparación al 4% de los heterosexuales, y entre las mujeres el 20% frente al 15%. [1]

Fergusson también mostró que los sujetos gays, lesbianas y bisexuales tienen tasas significativamente más altas que la muestra heterosexual de ideación suicida (67,9% versus 29,0%), de intentos de suicidio (32,1% vs 7,1%) y, entre 14 y 21 años de trastornos psiquiátricos (depresión mayor 71.4% versus 38.2%), trastorno de ansiedad generalizada, el 28,5% frente a 12,5%, trastornos de conducta 32.1% contra 11, 0% tabaquismo 64,3% frente a 26,7%, abuso y dependencia de otras drogas 60,7% versus 44,3%) [2].

Una mayor incidencia de pensamientos suicidas e intentos de suicidio también fueron vistos entre la población gay y lesbiana en Italia: […] un tercio de los gays y un cuarto de las lesbianas cuarto han pensado alguna vez [sic] suicidarse y que el 6% ha tratado de hacerlo […] [3].

Los datos, por lo tanto, establecen que:

“En la literatura científica hay un cuerpo considerable de datos que sugieren que los adolescentes GLB [gays, lesbianas y bisexuales] tienen un mayor riesgo de conducta suicida” [4].

¿LO CAUSA EL ENTORNO SOCIAL O LA PROPIA ORIENTACIÓN HOMOSEXUAL?

Hay dos posibilidades: la alta tasa de suicidio entre las personas con tendencias homosexuales se debe a causas endógenas(que está vinculada de alguna manera a la propia orientación homosexual) o a factores externos (la homofobia social).

Muchos (incluidos los políticos que se oponen a las leyes contra la homofobia) dan por sentado la segunda hipótesis, a saber, que la alta tasa de suicidio en la población LGBT es el resultado de la homofobia.

La homofobia social podría provocar una situación de enfermedad crónica en personas con tendencias homosexuales, y este malestar llevaría, en muchos casos, al suicidio.

La primera hipótesis (endógena) se descarta a priori, ya que pondría en entredicho el dogma (no demostrado) de la “naturalidad” de la homosexualidad: ¿por qué una tendencia “natural” en sí misma debería causar sufrimiento?

LA INVESTIGACIÓN MUESTRA EL MALESTAR INTRÍNSECO DE LA HOMOSEXUALIDAD

Un importante estudio [5] ha confirmado el malestar psíquico de la población homosexual,

“Los trastornos psiquiátricos son el resultado prevalente entre la población homosexual activa y no en la heterosexual activa. Los hombres homosexuales han tenido en el último año, una mayor prevalencia de trastornos del estado de ánimo y trastornos de ansiedad en comparación con los hombres heterosexuales. Las mujeres homosexuales han tenido en el último año, una mayor prevalencia de trastornos por uso de sustancias que las mujeres heterosexuales”.

“Durante el curso de la vida las tasas de prevalencia reflejan diferencias idénticas, con la excepción de los trastornos del estado de ánimo, que se han observado con mayor frecuencia en las mujeres homosexuales y no en las heterosexuales.[…] Los resultados apoyan la hipótesis de que las personas con comportamiento sexual homosexual están en mayor riesgo de trastornos psiquiátricos“.

Este estudio es particularmente importante, ya que se llevó a cabo en un gran número de sujetos, más de siete mil (7.076), entre 18 y 64 años de edad. También tiene una característica que lo hace muy interesante: se llevó a cabo en Holanda, un país donde – en la propia admisión de los autores:

El clima social hacia la homosexualidad ha sido durante mucho tiempo y sigue siendo considerablemente más tolerante que el de otros estados. [6]

En otras palabras, incluso en un país donde la llamada “homofobia” es inexistente, las personas con tendencias homosexuales tienen un nivel de bienestar considerablemente menor que los heterosexuales.

La investigación se repitió unos años después [7], y (de nuevo) señaló que la homosexualidad se correlaciona significativamente con tendencias suicidas y trastornos mentales, y (de nuevo), los autores señalan que:

incluso en un país con una relativamente alta tolerancia hacia la homosexualidad, los homosexuales tienen un riesgo mucho más alto de suicidio que los heterosexuales”[8].

A la vista de estos datos – y de otros más que hemos omitido y que pueden verse en [9], [10] y [11] – , el cliché según el cual una hostilidad homofóbica o una ley “discriminatoria” contra los gays y las lesbianas podrían originar una alta tasa de suicidio, se revela como poco más que un prejuicio.

parejas-homosexuales-besandose-500x425

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA ALTA TASA DE SUICIDIO EN LA COMUNIDAD LGBT?

De lo que podemos decir de la búsqueda, parece confirmarse que la causa de la mayoría de las tendencias suicidas de personas con tendencias homosexuales es en gran parte debido a las frustraciones de la vida  de pareja (los celos, la infidelidad) más que a la “persecución homofóbica”. [12]

Bell y Weinberg también observaron mayores tendencias suicidas en las personas con tendencias homosexuales respecto a los heterosexuales, y que el 43% de los intentos de suicidio entre los hombres de raza blanca y el 67% entre las mujeres blancas con tendencias homosexuales son causadas por problemas derivados de una relación homosexual (ruptura de una relación, litigio…) [13].

Recientes investigaciones realizadas en Dinamarca durante los primeros doce años de la legalización de las uniones entre personas del mismo sexo (1990-2001) encontraron que para los hombres con tendencias homosexuales legalmente unidos a otro hombre, la tasa de suicidios es ocho veces superior a la de los hombres que tienen una unión heterosexual y el doble de la de los hombres solteros. La tasa de suicidio entre los hombres con tendencias homosexuales que viven una unión homosexual fue la más alta en comparación con cualquier otro dato sobre el suicidio en personas con tendencias homosexuales. [14]

En el mismo país, una importante investigación (realizada en 6,5 millones de daneses entre 1982 y 2011) demostró que las tendencias suicidas entre los hombres casados con otro hombre es cuatro veces mayor que la de los hombres casados con una mujer y muy superior a cualquier otra condición (solteros, divorciados, viudos). [15]

Hay que señalar que Dinamarca, gracias a la legalización de las uniones entre personas del mismo sexo, se considera un país gay-friendly y de ahí la importancia particular de que la tasa de suicidio en personas con tendencias homosexuales no se debe a la “homofobia social”. [16]

De acuerdo con estos datos, por lo tanto, no sólo la homofobia social, no tiene nada que ver con el suicidio LGBT, sino que incluso parece que el matrimonio entre personas del mismo sexo aumenta la tasa de suicidios entre la población homosexual.

Por tanto, la mejor manera de combatir el suicidio entre las personas con tendencias homosexuales sería prohibir las uniones y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

UN MALESTAR QUE SE ORIGINA EN LA FAMILIA

La investigación sobre suicidio LGBT, sin embargo, ofrece la posibilidad de otras reflexiones y puntos de vista.

Herrell ha realizado un interesante estudio sobre 6.553 pares de gemelos veteranos del Ejército de los EE.UU. entre 1965 y 1975, de los cuales 6.434 eran concordantes con su orientación heterosexual, 16 concordantes de la orientación homosexual y 103 discordantes. [17]

21% de los gemelos heterosexuales habían tenido pensamientos de muerte comparado con el 50% de los gemelos ambos homosexuales; el 6,7% de los gemelos heterosexuales desearon morir en comparación con el 25% de los gemelos homosexuales; el 15,3 de los gemelos heterosexuales tenían ideas suicidas contra el 56,3% de los gemelos homosexuales; el 2,2% de los gemelos heterosexuales había intentado suicidarse en comparación con el 18,8 gemelos homosexuales.

Estos datos confirman una vez más la más inclinación al suicidio de las personas con tendencias homosexuales que en aquellos con tendencias heterosexuales, pero el dato más importante es otro.

La investigación analizó los mismos síntomas, incluso en los pares de gemelos en los que uno tenía tendencias homosexuales y el otro no. En este grupo, los gemelos con tendencias homosexuales proporcionaron resultados similares a los de los dos pares de gemelos homosexuales (47,6% tenía pensamientos de muerte, 26,2% deseos de muerte, 55,3% ideación suicida y 14,7% intentos de suicidio), sin embargo, los gemelos con tendencias heterosexuales han proporcionado respuestas que los sitúan a medio camino entre los pares de gemelos tanto con tendencias heterosexuales y los dos pares de gemelos con tendencias homosexuales. Estas son sus porcentajes: 30,1% pensamientos de muerte, 9,7% deseo de muerte, 25,2% ideación suicida y 3,9% intentos de suicidio.

¿Qué significan estos datos? Los resultados de este estudio sugieren que tanto las tendencias suicidas como las tendencias homosexuales están relacionados con un malestar que se origina en la familia.

A su vez, esto puede significar dos cosas.

En primer lugar, las tendencias suicidas están relacionados con la homosexualidad en sí (es decir, a una causa endógena, no exógeno); secundariamente, ambas tendencias están relacionados con un determinado tipo de entorno familiar.

En otras palabras, la homosexualidad sería el resultado de un profundo malestar relacionado con la dinámica familiar en particular.

Después de que la homofobia “provoca suicidios gay”, también el tótem de que “uno nace homosexual” por lo tanto, deben ser desacreditados delante de los datos científicos.

Quién quiere la aprobación de las leyes contra la homofobia y el matrimonio gay no puede por lo tanto afirmar (cínicamente) que los suicidios frecuentes que se producen en el mundo LGBT – que de hecho, indican un profundo sufrimiento – son causados por la homofobia o el no reconocimiento de ciertos “derechos”. Y eso además, pone en duda el dogma de la homosexualidad como “variante natural de la sexualidad humana”.

Notas

[1] G.REMAFEDI, JA FARROW, RW DEISHER, Risk factors for attempted suicide in gay and bisexual youth , in “Pediatrics”, n.87, 1991, pp.869–875.  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2034492
[2] D.FERGUSSON, L.HORWOOD, A.BEAUTRAIS, Is sexual orientation related to mental health problems and suicidality in young people? , in “Archieves of General Psychiatry”, vol.56, n.10, 1999, pp.876 – 888. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10530626
[3] M.BARBAGLI, A.COLOMBO, Omosessuali moderni.Gay e lesbiche in Italia , Il Mulino, Bologna 2007, pp.61 – 62; cfr.CHIARA BERTONE, ALESSANDRO CASICCIA, CHIARA SARACENO, PAOLA TORRIONI, Diversi da chi?Gay, lesbiche, transessuali in un’area metropolitana , Guerini e associati, Milano 2003, pp.195 – 197.
[4] M.GRAGLIA, Psicoterapia e omosessualità , Carocci, Roma 2009, p.66.
[5] TGM SANDFORT, R.DE GRAAF, ROB V.BIJL, PAUL SCHNABEL, Same-Sex Sexual Behaviour and Psychiatric Disorders , in “Archives of General Psychiatry” vol.58, gennaio 2001, pp.85 – 91.  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11146762
[6] Cfr. http://fra.europa.eu/sites/default/files/fra_uploads/386-FRA-hdgso-part2-NR_NL.pdf , consultato il 06/09/2013.
[7] R.DE GRAAF, TGM SANDFORT, M.TEN HAVE, Suicidality and Sexual Orientation: Differences Between Men and Women in a General Population-Based Sample From The Netherlands , in “Archives of Sexual Behavior”, vol.35, n.3, 1 giugno 2006, pp.253 – 262. http://link.springer.com/article/10.1007/s10508-006-9020-z
[8] La ricerca ha preso in considerazione anche l’effetto interattivo della “discriminazione percepita”.
[9] L’odds ratio (OR) è uno degli indici utilizzati per definire il rapporto di causa-effetto tra due fattori.
[10] JAMES WARNER, EAMONN MCKEOWN, MARK GRIFFIN, KATHERINE JOHNSON, ANGUS RAMSAY, CLIVE COURT, MICHAEL KING, Rates and predictors of mental illness in gay men, lesbians and bisexual men and women: Results from a survey based in England and Wales , in “British Journal of Psychiatry” vol.185, 2004, pp.479 – 485. http://bjp.rcpsych.org/content/185/6/479
[11] D.SHAFFER, P.FISHER, RH HICKS, M.PARIDES, M.GOULD, Sexual orientation in adolescents who commit suicide, in “Suicide and Life Threatening Behavior”, N.25 (Suppl.), 1995, pp.64–71, http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1943-278X.1995.tb00491.x/abstract; SL HERSHBERGER, L.SCOTT, AP D’AUGELLI, The impact of victimization on the mental health and suicidality of lesbian, gay, and bisexuals, in “Developmental Psychology ”, vol.31, n.1, 1995, pp.65–74, http://psycnet.apa.org/psycinfo/1995-17281-001; JP PAUL, J.CATANIA, L.POLLACK, J.MOSKOWITZ, J.CANCHOLA, T.MILLS, D.BINSON, R.STALL, Suicide attempts among gay and bisexual men: Lifetime prevalence and antecedents , in “American Journal of Public Health”, n.92, 2002, pp.1338–1345. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1447240/
[12] Secondo Remafedi il 19% riporta un motivo affettivo per giustificare il loro atto; il 44% riporta motivazioni di carattere relazionale (G. REMAFEDI, JA FARROW, RW DEISHER, Risk factors for attempted suicide in gay and bisexual youth , op. cit.).
[13] AP BELL, MS WEINBERG, Homosexualities: A study of diversity among men and women , Simon & Schuster, New York 1978, p.457. https://en.wikipedia.org/wiki/Homosexualities:_A_Study_of_Diversity_Among_Men_and_Women
[14] ROBIN M.MATHY, SUSAN D.COCHRAN, JORN OLSEN, VICKIE M.MAYS, The association between relationship markers of sexual orientation and suicide: Denmark, 1990-2001 , in “Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology”, 24 dicembre 2009. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20033129
[15] MORTEN FRISCH, JACOB SIMONSEN, Marriage, cohabitation and mortality in Denmark: national cohort study of 6,5 million persons followed for up to three decades (1982 – 2011), in International Journal of Epidemiology, vol.42, n.2, pp.559 – 578.  http://ije.oxfordjournals.org/content/early/2013/03/08/ije.dyt024.full
[16] Cfr. http://fra.europa.eu/sites/default/files/fra_uploads/370-FRA-hdgso-part2-NR_DK.pdf , consultato il 03/09/2013.
[17] R.HERRELL, J.GOLDBERG, W.TRUE, V.RAMAKRISHNAN, M.LYONS, S.EISEN, M.TSUANG, A co-twin control study in adult men: sexual orientation and suicidality , in “Archieves of General Psychiatry”, vol.56, n.10, 1999, pp.867 – 874.  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10530625

Artículo original: http://forosdelavirgen.org/69845/la-mayor-tasa-de-suicidios-entre-los-homosexuales-no-tiene-que-ver-con-la-homofobia-2013-09-19/

OMS no debió quitar homosexualidad como enfermedad mental: Arquidiócesis

El semanario “Desde la Fe” responde así a un documento enviado el pasado 9 de septiembre por un grupo de 26 personas a favor de la diversidad sexual.

desdelafe.mx

desdelafe.mx

La Arquidiócesis de México aseguró que no existen estudios que respalden la decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de retirar, en 1974, a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales; aseguró que los artículos del semanario Desde la Fe se basan en “fuentes confiables y científicas” por lo que no están contra la comunidad LGBTTTI.

Como parte de la contrarréplica que hizo Desde la Fe a un documento enviado el pasado 9 de septiembre por un grupo de 26 personas de la diversidad sexual, el semanario rechazó transmitir información falsa sobre la iniciativa presidencial de matrimonio igualitario, la cual haya originado una ‘profunda animadversión de la sociedad mexicana’ en contra  de este sector de la población. Sino que la población “naturalmente ha reaccionado al intento de imposición de una cierta perspectiva ideológica”.

“Dicen que es falso que la Organización Mundial de la Salud haya retirado en 1974 la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, debido a la presión del lobby gay. Dicen que esa decisión estuvo respaldada por un estudio de tres décadas. ¿Dónde está ese estudio, supuestamente iniciado en 1944, en plena Segunda Guerra Mundial? Tendría que haber sido muy famoso e importante, y haber sido dado a conocer, pero no lo fue porque no existe”, expresa el documento publicado en el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (Siame).

La publicación editada por la Arquidiócesis de México aseguró que los textos del semanario hablan del respeto de la Iglesia Católica hacia esta comunidad “y su preocupación porque pueda verse afectada su salud física, psicológica y espiritual”.

En otro punto, el semanario refirió que los miembros de la comunidad de la diversidad sexual afirman que “las personas LGBTTTI no están enfermas y luego se desdicen admitiendo que sí presentan problemas de salud, pero que estos no se deben a su orientación sexual“.

“Dicen que las mujeres heterosexuales son las más afectadas por la epidemia de VIH. Se les olvida mencionar que en la mayoría de los casos se debe a que sus parejas han sostenido relaciones homosexuales. Y también olvidan mencionar que según estudios de la propia Organización Mundial de la Salud, casi el 80% de los enfermos de enfermedades de transmisión sexual son hombres homosexuales”, señaló.

Aseguró que aunque aún no existan estudios sobre las afectaciones de los hijos de familias homoparentales está comprobado que “sí son afectados: en su autoestima, en su identidad sexual, en su estabilidad emocional, en su rendimiento escolar, etc”;  indicó que los colectivos LGBTTTI descalifican estudios serios, citados por la Iglesia, los cuales “prueban que un niño tiene más posibilidades de sufrir abusos sexuales de un padre homosexual.

“Tal vez en México no lo haya todavía, porque los niños adoptados están demasiado pequeños para expresarse, pero sí hay estudios de otros países y numerosos testimonios de jóvenes que explican cómo los afectó negativamente haber sido criados por padres homosexuales. Afirman que hay estudios que muestran que los padres homosexuales tienen las mismas habilidades que los padres heterosexuales. Puede ser que tengan muchas ‘habilidades’, pero les falta la principal: respetar el derecho que tiene una criatura a tener un papá y una mamá”.

Enfatizó que el matrimonio igualitario sí afecta a las uniones heterosexuales, porque no sólo se trata de que las parejas del mismo sexo contraigan nupcias “sino de implementar en el país una serie de iniciativas que promueven el estilo de vida homosexual. Además de que indirectamente se envía el mensaje de que el matrimonio es una institución aleatoria, lo cual es falso. Ya que de la unión estable de un hombre y una mujer depende la continuidad de la especie y el desarrollo integral de los nuevos ciudadanos”.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/sociedad/2016/09/25/oms-no-debio-quitar-homosexualidad-como-enfermedad-mental

Referencia:

Una lesbiana, destacada investigadora de psicología, desmiente el mito de que “se nace gay”.  http://www.actuall.com/familia/una-destacada-investigadora-de-psicologia-desmiente-el-mito-de-se-nace-gay/

El feminismo y su vínculo con la pedofilia. Por Agustín Laje

Hay dictaduras que no se institucionalizan; que no necesitan del recurso de la fuerza en altas magnitudes para mantener a la sociedad sumida en sus dictados. El filósofo marxista Antonio Gramsci ya decía que el Estado era hegemonía acorazada con coerción, y cuanto más consolidada la hegemonía, menos necesidad de coerción. De ahí que podamos llamar “micro-dictaduras” a estos regímenes que han logrado altísimos niveles de hegemonía y que, por lo tanto, no permiten a los ciudadanos sacar los pies del plato de lo “políticamente correcto” sin con ello esperar negativas consecuencias, no solo sociales, sino también represivas-estatales (el caso de INADI, brillantemente desenmascarado por Cristian Iturralde, es ejemplo arquetípico de la policía del pensamiento hegemónico).

“El libro negro del Inadi”: desenmascaró el negocio de esa ideologizada y sórdida oficina burocrática que financiamos entre todos

“El libro negro del Inadi”: desenmascaró el negocio de esa ideologizada y sórdida oficina burocrática que financiamos entre todos.

Valgan estos comentarios iniciales para situar el presente artículo en un contexto de dominación hegemónica de un progresismo hipócrita, dispuesto a tolerar sólo lo que comulga ideológicamente con sus postulados, y encarnizado con demonizar, deformar y censurar aquello que puede resquebrajar su dominación política. En efecto, es ese progresismo el que ha entronizado a la ideología feminista como algo automáticamente deseable y aprobable por el grueso de una sociedad que desconoce, en la mayoría absoluta de los casos, qué cuernos es el feminismo y su propuesta político-ideológica. Sucede que en contextos de alta dominación hegemónica la gente gusta de hablar sobre lo que no conoce y, peor todavía, defenderlo como si lo conociera.

Es así que nuestro título ha de chocar a simple vista: ¿Qué vínculo puede guardar el benevolente y deseable feminismo, con una causa que (de por momento, y sólo de por momento) nos resulta repugnante como la pedofilia? El objeto de este breve artículo no es sólo desnudar este vínculo, sino también desnudar la ignorancia que la gente tiene sobre el actual feminismo.

La historia del feminismo se ha interpretado en forma de “olas”. Se suele convenir que hay al menos tres olas del feminismo, cuyo hilo conductor estaría dado por la defensa de los derechos de la mujer, y sus diferencias estarían dadas por el tipo de derechos que se reivindican. Así, como primera ola bajo nuestra conceptualización, encontraríamos a los movimientos de mujeres y sus ideólogas que, tras el Renacimiento y con especial fuerza después de las revoluciones burguesas, peticionaron por derechos civiles y políticos, con John Stuart Mill a la cabeza. Podríamos entender, asimismo, que la segunda ola estuvo ligada al pensamiento marxista, especialmente a los estudios de Engels y quienes, como Kollontai, buscaron desarrollar esta mirada, en la cual los mal llamados derechos económicos estructuraban el plexo de demandas feministas. Pero a donde nos proponemos llegar para hallar el vínculo con las demandas pedófilas es a la tercera ola, cuyo nacimiento se encuentra ligado a los sucesos del Mayo Francés y cuya propuesta ideológica está basada en la “deconstrucción” de nuestra cultura.

grand_soir_jpg_550x275_crop_q85

Agitadores y subversivos del mayo francés parisino: se rebelaron contra la nada para imponer la nada misma.

En efecto, con ella surge la ideología de género, especialmente de la mano de Simone de Beauvoir y su “no se nace mujer: llega una a serlo”. El género y el sexo pasan a moverse en esferas distintas: el uno en la cultural, el otro en la biológica. Pero no se necesitará mucho tiempo para que el sexo sea también arrastrado a la esfera cultural, y que Judith Butler declare, bajo aplausos de la progresía academicista, que el sexo en verdad siempre fue género.

La peligrosa comunista Simone de Beauvoir: vocera del filicidio y la ideología del género.

La peligrosa comunista Simone de Beauvoir: vocera del filicidio y la ideología del género.

En este marco deconstructivo las demandas feministas ya no responden a la mujer, pues la categoría de mujer se deconstruye. ¿A quién responde entonces el feminismo? Pues a todas aquellas demandas que desde el terreno de la sexualidad vayan a contrapelo de la institución familiar que, presuntamente, sería un pilar fundamental del orden capitalista. De nuevo, el marxismo, como en la teorización de Engels, pero esta vez cultural, como en el “feminismo socialista” de Marcuse.

La teoría para las feministas es imprescindible para la praxis. Son las teóricas, después de todo, las que han ido orientando el devenir del feminismo, y son sus obras precisamente las que permiten distinguir los puntos de inflexión de las olas feministas. De tal suerte que recurrir a las más importantes ideólogas feministas es la tarea central que ha de llevarse a cabo para desentrañar la ideología en cuestión.

La delincuencia lesbo-marxista intentando quemar la Catedral de Mar del Plata con los feligreses adentro.

La delincuencia lesbo-marxista intentando quemar la Catedral de Mar del Plata con los feligreses adentro.

Veamos, pues, el pensamiento de la célebre Shulamith Firestone. Esta nos explica que el proceso de destrucción de la familia no se puede dar de un momento a otro, sino que conlleva cambios paulatinos, que involucran la pedofilia. Firestone los describe de esta forma: “Después de muchas generaciones de vida no-familiar, nuestras estructuras psicosexuales podrán alterarse tan radicalmente que la pareja monógama se volvería obsoleta. Sólo podemos adivinar lo que podría reemplazarla: ¿quizás matrimonios por grupos, grupos maritales transexuales los cuales también involucran niños mayores? No lo sabemos”. [1]

El proyecto de Firestone es lograr una sociedad socialista donde la familia sea reemplazada por household, una especie de hogar formado por personas que no guardan vínculo sanguíneo. Aquí, después de “unas pocas generaciones”, se logrará que “las relaciones entre personas de edades muy dispares se conviertan en algo común”.[2] Así las cosas, “si el niño puede elegir relacionarse sexualmente con los adultos, incluso si él debe escoger su propia madre genética, no habría razones a priori para que ella rechace los avances sexuales, debido a que el tabú del incesto habría perdido su función. (…) Las relaciones con niños incluirían tanto sexo genital como el niño sea capaz de recibir -probablemente considerablemente más de lo que ahora creemos-, porque el sexo genital ya no sería el foco central de la relación, pues la falta de orgasmo no presentaría un problema grave. El tabú de las relaciones adulto/niño y homosexuales desaparecerían”[3]. Pero las relaciones pedófilas tendrían dos límites, nos dice la buena Firestone pretendiendo moderarse: el límite del consentimiento del niño por un lado, y el límite corporal por el otro. De modo que si un hombre adulto desea tener relaciones sexuales con una niña o niño de cuatro años por ejemplo, sólo debe lograr su adhesión y comprobar que las dimensiones de su vagina o ano sean penetrables. La engañifa que usa Firestone para legitimar la pedofilia es muy evidente: pone par a par la capacidad de elección de un niño respecto de la de un adulto, como si ambos dispusieran de mismas cuotas de poder. Es interesante constatar que existen reconocidos militantes y teóricos del feminismo que han sido involucrados e incluso condenados por relacionarse sexualmente con menores, como es el caso de Jorge Corsi.

La pervertida Shulamith Firestone: ideóloga del feminismo pedófilo.

La pervertida Shulamith Firestone: ideóloga del feminismo pedófilo.

Como queda claro, Firestone otorga gran significancia a la legitimación de la pedofilia como parte de la revolución socialista a la que ella busca servir. Pero no es la suya una opinión aislada dentro del feminismo de los ’70: también la reconocida teórica Kate Millet ha escrito que los niños deberían “expresarse a sí mismos sexualmente, probablemente entre ellos en un principio, pero también con adultos”.[4] Y a la cuestión de la pedofilia, las teóricas feministas suman también la reivindicación del incesto. Firestone, por ejemplo, recomienda que, a los fines de que los niños no crezcan “reprimidos sexualmente”, sean los padres quienes los inicien en su vida sexual. De hecho, recomienda que la primera felación del niño sea practicada por su propia madre. ¿Y es que hay manera más determinante de reventar todo vínculo familiar que promoviendo relaciones sexuales entre adultos y niños, y entre padres e hijos? Ella sabe, a partir de Freud, la importancia que tiene para la cultura la represión del erotismo que presuntamente sentiría el niño respecto de su madre; y probablemente sepa también, a partir de Claude Lévi-Strauss, el papel que en la cultura de toda sociedad humana juega la prohibición del incesto. En efecto, no hay forma más efectiva de destruir la cultura y la familia que haciendo de la pedofilia y el incesto conductas aprobables; de los ´70 a esta parte, el feminismo radical traerá, a veces más explícitamente, otras más implícitamente, estas horripilantes reivindicaciones dentro de su programa.

La deconstrucción del sexo que trajo el feminismo con su tercera ola es compatible con una deconstrucción de la categoría “edad”. ¿Si el sexo es un dato cultural y no natural, por qué habríamos de suponer que la edad es un dato natural y no cultural? Estas suposiciones no son exclusivas de la década del ’70, sino que nos acompañan hasta hoy, de la mano de muchas ideólogas del feminismo queer, como el caso de la mencionada Butler, quien aplaude y promueve una “multiplicidad de deseos” que incluyen la pedofilia y el incesto[5], y como el caso de Sandra Torres, quien en su libro Pornoterrorismo anota: “Nunca me he acostado con un menor (salvo cuando yo también lo era) y no sé desde mi experiencia cómo se debe sentir, quizás no suceda nada malo si la mente del adulto está lo suficientemente sana o si la del menor es lo suficientemente despierta como para canalizar las sensaciones”.[6]

Quien al menos una pisca conozca sobre la intelectualidad feminista podrá advertir que las autoras y los textos mencionados no son marginales sino, más bien, todo lo contrario: se trata de nombres de la mayor relevancia para el pensamiento feminista contemporáneo. Y podrá saber, también, que estas mismas autoras suelen ubicarse mucho más allá de las sanas reivindicaciones que alguna vez tuvo el feminismo, cuando en lugar de reclamar derechos a la pedofilia, peticionaba derechos civiles y políticos.

El correlato en la práctica está a la vista: relevantes organizaciones feministas apoyan políticamente la legalización de la pedofilia, como es el caso de la Asociación Feminista Holandesa, la cual ha firmado peticiones públicas en este sentido. Gran cantidad de organizaciones feministas tienen estrechos vínculos con la NAMBLA (North American Man/Boy Love Association) y con el IPCE (International Pedophile and Child Emancipation). A nivel de referentes en el activismo feminista, sobresalen los casos de Pat Califia, Camille Paglia, Katharina Rutschky, Luisa Velázquez Herrera y Gisela Bleibtreu-Ehrenberg, todas ellas importantes cuadros feministas que articulan sus demandas con la pedofilia.

Los depravados de la internacional pedófila NAMBLA: no sólo promueven el homosexualismo sino la corrupción de menores.

Los depravados de la internacional pedófila NAMBLA: no sólo promueven el homosexualismo sino la corrupción de menores.

Es que el actual feminismo en nada sirve a la mujer: al contrario, la niega y procura su destrucción [1] (tal como se hace expreso en Monique Wittig). Bajo su máscara benevolente y bienintencionada, guarda tras de sí una estrategia imposible de visualizar para los perezosos e idiotas útiles que adhirieron al feminismo sin saber de qué se trataba: librar una batalla cultural que destruya la “superestructura” que mantiene en pie el capitalismo.

En una palabra, neomarxismo.

Citas bibliográficas

[1] Firestone, Shulamith. The dialectic of sex. The case feminist revolution. New York, Bantam Book, 1971, p. 229.

[2] Firestone, Shulamith. Ob. Cit., p. 233.

[3] Firestone, Shulamith. Ob. Cit., p. 240.

[4] Citado en Serrano, Francisco. La dictadura de género. Una amenaza contra la Justicia y la Igualdad. España, Almuzara, 2012, p. 55.

[5] Butler, Judith. El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad. Barcelona, Paidós, 2007, p. 265.

[6] Torres, Diana. Pornoterrorismo. Tafalla, Editorial Txalaparta, 2011, pp. 100-102.

Fuente del artículohttp://prensarepublicana.com/el-feminismo-y-su-vinculo-con-la-pedofilia-por-agustin-laje/

Sobre la consciencia

Mirror Self-Recognition (Steve Jurvetson, Menlo Park)

Mirror Self-Recognition
(Steve Jurvetson, Menlo Park)

Una de las dificultades más graves a los que se enfrentan los materialistas es el problema de la consciencia, eso que a veces se llama autoconsciencia, la consciencia del yo, de ser quien somos y no otra persona u otro objeto, la sensación que tenemos de ser el mismo individuo desde nuestro primer recuerdo hasta la muerte, aunque cada cierto número de años cambian todos nuestros átomos, y por tanto la materia concreta de la que está hecho nuestro cuerpo.

Como la ideología materialista parte de la base de que sólo existe la materia (en el sentido amplio del término), se ve forzada a adoptar una postura reduccionista, según la cual nuestra consciencia tiene que ser, por definición, un epifenómeno, el resultado de la acción conjunta de nuestras neuronas. Es una postura dogmática, sin apoyo científico, puesto que, en el estado actual de nuestros conocimientos, la neurociencia no tiene la menor idea de cómo puede formarse la consciencia.

La palabra consciencia tiene, tanto en español como en inglés, dos acepciones distintas:

  • La consciencia de sí mismo, eso que también llamamos autoconsciencia, a la que hace referencia este artículo.
  • La consciencia de estar experimentando algo, como cuando decimos: soy consciente de haberte visto ayer.

Está claro que las dos acepciones son completamente distintas. No debemos confundir la una con la otra.

En un artículo anterior comenté el libro de Jeff Hawkins On intelligence, haciendo referencia a su profesión de fe reduccionista y cómo al hacerla incurrió en la falacia petitio principii. En este artículo voy a comentar sus ideas sobre la consciencia, vertidas en el mismo libro, y mostraré que al explicarlas incurre en otra falacia, la del hombre de paja, a la que también hice referencia en otro artículo.

En el libro mencionado, Hawkins se plantea el problema de la consciencia, y aunque reconoce no ser experto en el tema (y lo demuestra con lo que dice a continuación), dice que ha resuelto el problema, que puede mostrar que la consciencia es un simple producto del juego normal de las neuronas, que no es otra cosa que la memoria declarativa. Para argumentarlo utiliza el siguiente experimento mental:

41RX7302GNL._SX330_BO1,204,203,200_Imagina que existiera un interruptor que me permitiera hacer regresar tu cerebro al estado físico exacto en que estaba en algún punto del pasado… Cuando yo acciono el interruptor… todas tus sinapsis y neuronas regresan a un estado temporal anterior. Al hacerlo, borro de tu memoria lo que ocurrió a partir de aquel momento. Supongamos que vives el día de hoy y te despiertas mañana… Acciono el interruptor y borro las últimas 24 horas. Desde la perspectiva de tu cerebro, el día de ayer no existió… Es como si hubieses sido zombi por un día, no fuiste consciente. Sin embargo, eras consciente entonces. Tu creencia de que fuiste consciente desapareció cuando se borró tu memoria declarativa.

¿Cuál es el problema de este argumento? Que ha confundido las dos acepciones de la palabra consciencia. El problema de la consciencia, tal como se plantea en filosofía y en neurociencia, se refiere a la primera de las acepciones mencionadas más arriba. El experimento mental de Hawkins, por el contrario, hace referencia a la segunda, la consciencia de haber vivido una experiencia concreta.

Por supuesto, si durante cierto tiempo pierdes la memoria, lo que podría ocurrir si se interrumpe el paso de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo, dejas de ser consciente de algunas de las cosas que has vivido. Este es un síndrome muy bien estudiado, del que Oliver Sacks, en su libro El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, pone algunos ejemplos. Pero esto no tiene nada que ver con el problema de la consciencia, sino con el hecho de que se puede perder la consciencia de haber experimentado algo. Por lo tanto, el argumento de Hawkins, que se basa en el experimento mental indicado, es un ejemplo clásico de la falacia del hombre de paja, pues equivoca el objetivo al confundir el significado de la palabra que está tratando de explicar.

El mismo artículo en inglés

Manuel Alfonseca

Fuentehttp://divulciencia.blogspot.cl/2016/01/sobre-la-consciencia.html

Un prestigioso informe científico afirma que la condición de homosexual o transexual no es “innata”

El lobby gay ha conseguido influir a gran parte de la clase política mundial / EFE

El lobby gay ha conseguido influir a gran parte de la clase política mundial / EFE

La revista The New Atlantis ha publicado un estudio sobre “sexualidad y género” en el que desmonta algunas de las teorías del lobby LGTB respecto a transexualidad, homosexualidad y la dicotomía género-sexo.

Entre las conclusiones del informe destaca que no hay evidencia científica que respalde que la identidad de género sea independiente del sexo. Es decir, aquello tan repetido de “soy un hombre atrapado en el cuerpo de una mujer” o viceversa. De este modo, ser homosexual o transexual no sería algo “innato”.

Así lo afirman los autores del informe, el psiquiatra Lawrence Maier (miembro del departamento de Psiquiatría de la Universidad de Medicina Johns Hopkins) y el psicólogo y psiquiatra Paul McHugh (también de la misma universidad), que además señalan que hay una diferencia entre lo que la gente cree que significa la transexualidad y lo que realmente la ciencia revela sobre la  misma. Para ello han analizado los problemas mentales y de salud que afectan a los transexuales.

Hay que recordar que The New Atlantis está considerada una revista con gran prestigio en el mundo científico. De periodicidad trimestral, la revista aborda temas sociales, tecnológicos y científicos con el fin de “elevar el conocimiento en aspectos de la vida que necesitan una explicación regulada por la ciencia”.

Precaución con los niños

El propio editor de la revista, Adam Keiper, explica la necesidad de este trabajoso estudio. “La transexualidad es una de las realidades más complejas de la sexualidad humana, se puede ver hasta como un fraude en el género humano y necesitábamos contar desde el punto de vista de la biología y la psicología qué es la transexualidad y si tienen repercusiones mentales”, señala Keiper, encargado además de dirigir un vídeo sobre este informe.

Asimismo, estos dos expertos sostienen que la realidad biológica es una realidad que no puede ser alterada ni socialmente ni a través de la cirugía: “Aunque un niño pequeño sea considerado -incluso por él mismo- una niña, no lo convierte biológicamente en una niña. La definición científica del sexo biológico es, para casi todos los humanos, claro, binario, y estable, lo que refleja una realidad biológica subyacente que no se contradice con las excepciones a la conducta sexual habitual, y no puede ser alterada por la cirugía o condicionamientos sociales”.

Al mismo tiempo el estudio señala que la creencia de que la orientación sexual es innata y responde a una realidad biológica, es decir, “que la gente nace así”, no está apoyada por ninguna evidencia científica. Mientras que el sexo biológico es una característica innata de los seres humanos, la identidad de género es un concepto más difícil de alcanzar.

Sólo una minoría de los menores que muestran pensamientos o comportamientos atípicos sobre su género continúan haciéndolo durante la adolescencia y la edad adulta

Los niños son además una parte importante del estudio. El informe sostiene que sólo una minoría de los menores que muestran pensamientos o comportamientos atípicos sobre su género continúan haciéndolo durante la adolescencia y la edad adulta. Por eso los científicos creen que no hay motivo para que todos estos niños deban ser animados a convertirse en transexuales y mucho menos a ser sometidos a un tratamiento hormonal e incluso a la cirugía.

Para Lawrence Maier y Paul McHugh nadie puede determinar la identidad de género de un niño. “Tenemos dudas acerca de que un niño tenga desarrollado el sentido de su género. Nos alarman profundamente estas terapias, tratamientos y cirugías (LGTB) porque pueden ser prematuras, ya que la mayoría de los niños que se identifican con el género opuesto a su sexo biológico no continuará haciéndolo ni durante su adolescencia ni en edad adulta. Hay una falta de estudios fiables sobre los efectos a largo plazo de estas intervenciones. Instamos enérgicamente a la precaución en este sentido”.

Subpoblaciones LGTB

Uno de los puntos más polémicos del estudio es el que se refiere a los problemas de ansiedad, depresión y suicidio que sufren homosexuales y transexuales en un porcentaje mayor al de los heterosexuales. Y no sólo eso, sino que además son más frecuentes en ellos problemas sociales y de comportamiento tales como la violencia de pareja.

La ciencia no ha demostrado que el estrés o el estigma social sean los causantes de la totalidad, o incluso una mayoría, de los problemas mentales de homosexuales y transexuales

Y es que uno de los argumentos tradicionales empleados para explicar esta realidad es el del estrés que tanto homosexuales y transexuales sufren a causa de la discriminación y el estigma social. El estudio, sin embargo, señala que la ciencia no ha demostrado que estos factores por sí solos representen la totalidad, o incluso una mayoría, de los problemas mentales entre homosexuales y transexuales.

Así lo explican los autores del informe: “Hay una necesidad de una extensa investigación para demostrar la hipótesis de estrés social y otros aspectos que expliquen esta diferencia porcentual (entre heterosexuales respecto a homosexuales y transexuales), así como para ayudar a identificar formas de abordar los problemas de salud presentes en estas subpoblaciones”.

Sin entrar en aspectos políticos, el estudio reclama realizar más investigaciones sobre casi 20 temas críticos relacionados con la orientación sexual y la identidad de género. “Se necesita más investigación para descubrir las causas del aumento de las tasas de problemas de salud mental en las subpoblaciones LGBT“.

La revista, asimismo, advierte de que “a menudo hay una gran brecha entre la certeza de nuestras creencias acerca de estas cuestiones y lo que la ciencia muestra”. Por ello, concluye: “La sexualidad es una parte enorme complejidad de la vida humana que desafía nuestros intentos de definir todos sus aspectos y estudiarlas con precisión”.

Visto en: http://www.actuall.com/familia/prestigioso-informe-cientifico-afirma-la-condicion-homosexual-transexual-no-innata/

Fuente del artículo: http://www.thenewatlantis.com/publications/number-50-fall-2016

La Tierra hueca en la pseudociencia y la ciencia

Cyrus Reed Teed (Koresh)

Cyrus Reed Teed (Koresh)

En 1870 surgió, fuera del ámbito literario, una variante curiosísima de la teoría de la Tierra hueca. El estadounidense Cyrus Read Teed proclamó su convencimiento de que la Tierra es hueca, pero (aquí está la diferencia con las teorías anteriores) nosotros vivimos en el interior. A pesar de que sabemos desde hace más de dos mil años que la superficie del mar es convexa, y de los argumentos que llevaron a los filósofos griegos a asignar a la Tierra forma esférica y a situarnos en su superficie exterior, Teed estaba convencido de que en realidad la Tierra es cóncava. El espacio exterior, que parece infinito, sería sólo una burbuja hueca en el interior de un universo de roca. Teed cambió su nombre a Koresh y fundó una religión (koreshianismo) que llegó a tener miles de adeptos, aunque se dispersaron después de su muerte en 1908.

Poco después, un aviador alemán llamado Bender, prisionero en Francia durante la primera guerra mundial, encontró las publicaciones de Teed y les dio crédito. Bender desarrolló estas teorías y afirmó que el universo es una masa infinita de roca que rodea una burbuja de 13.000 kilómetros de diámetro, y que nosotros vivimos en su superficie interior. La atmósfera, de 60 kilómetros de espesor, se enrarece hasta el vacío central, en el que se mueven tres astros: el sol, la luna y el universo fantasma, una bola de gas en la que brillan puntos de luz: las estrellas. Al pasar el universo fantasma por delante del sol, provoca la alternancia del día y de la noche en las diversas regiones de la superficie interior de la Tierra.

Martin Gardner

Martin Gardner

Martin Gardner explica en su libro Fads and Fallacies in the Name of Science (1952) que las teorías de Bender tuvieron influencia en la Alemania nazi, donde las creían altos cargos del Reich y del ejército. El propio Hitler debió de darles crédito, porque en abril de 1942, durante la segunda guerra mundial, envió una expedición científica a la isla de Rügen, en el mar Báltico, con la misión de enviar rayos infrarrojos hacia el cielo para tratar de detectar su reflexión en el lado opuesto de la Tierra (las antípodas). El objetivo militar del proyecto era la detección de la posición exacta de la flota inglesa. La expedición estaba mandada por el doctor Heinz Fisher, experto en rayos infrarrojos, que después de la guerra emigró a los Estados Unidos, participó en la investigación de la bomba de hidrógeno, y en cierta ocasión dijo en una entrevista de Prensa: Los nazis me hacían realizar un trabajo de locos.

¿Qué dice la ciencia sobre las teorías de la Tierra hueca?

Concave_hollow_EarthSupongamos que la Tierra fuese una esfera hueca inmóvil, de densidad constante, cuyo interior estuviera en el vacío. Prescindamos por el momento del sol central. De acuerdo con la teoría de la gravitación de Newton (o la de Einstein, que aquí no se diferencian), la gravedad en su interior sería nula en todos los puntos.

Parece un resultado sorprendente. Los partidarios de la Tierra hueca, tanto en las novelas como en la realidad, suponían que los seres que vivieran en el interior serían atraídos por el suelo que tienen bajo los pies, y su cabeza se dirigiría hacia el centro. Esto no es así, porque la parte de la esfera hueca situada por encima de ellos también les atrae. Es cierto que está más lejos y que la atracción disminuye en razón inversa al cuadrado de la distancia, pero esa masa es mucho mayor que la que está bajo sus pies, y los dos efectos se compensan exactamente. La atracción neta resultante es cero.

Para demostrarlo hay que recurrir al cálculo integral, pero las operaciones son sencillas. Todo esto se aplica también a la atracción electromagnética, que se rige por la ley de Coulomb, análoga a la de la atracción gravitatoria. En este caso se puede demostrar que en una esfera hueca con distribución uniforme de carga eléctrica el campo eléctrico en el interior es nulo en todos los puntos.

Los habitantes del interior de una Tierra hueca vivirían en estado de ingravidez. Podrían volar, trasladarse con facilidad de un sitio a otro, pero ninguno de los autores de novelas o los partidarios de que la Tierra es hueca o cóncava ha previsto este estado de cosas.

Como efecto secundario de la ingravidez, la atmósfera interior se distribuiría por igual en todo el volumen vacío. Los 60 kilómetros de atmósfera de Bender son imposibles. Y si la cantidad de aire fuese la misma, la atmósfera sería tan tenue que los habitantes del interior de la Tierra morirían asfixiados.

Esto es lo que ocurriría si la Tierra hueca fuese una esfera perfecta. En realidad habría montañas y valles, tanto por dentro como por fuera, pero esos accidentes serían despreciables comparados con la masa total de la Tierra. Habría una pequeña gravedad, pero sería casi inapreciable. Un ser humano normal, trasladado a las profundidades, no podría notarla.

Si suponemos que la Tierra hueca gira sobre su eje, hay que considerar el efecto de la fuerza centrífuga. Para nosotros, este efecto se opone a la gravedad. En el interior, favorecería la situación preferida por los novelistas: los pies sobre la superficie, la cabeza hacia el interior. Pero en el ecuador, donde es más grande, la intensidad de la fuerza centrífuga en la superficie de la Tierra es trescientas veces menor que la atracción de la gravedad. A 800 kilómetros de profundidad, como en la novela de Burroughs, sería mayor, pero aún así despreciable. La fuerza centrífuga tampoco resuelve el problema.

¿Qué pasaría si añadimos el sol central? Este produciría sobre los habitantes de la Tierra hueca una fuerza de atracción que les haría separarse de la superficie interior y precipitarse hacia el centro. Los resultados serían catastróficos. La única forma de evitarlo sería si ese sol tuviera una masa tan pequeña, que se compensara con el efecto opuesto de la fuerza centrífuga, pero entonces volvemos al estado de ingravidez.

Por supuesto, los partidarios de la Tierra hueca o cóncava (no sé si quedará alguno) pueden aducir que las leyes de la gravitación son falsas. Pero ese argumento no es razonable y no merece respuesta.

El mismo artículo en inglés

Visto enhttp://divulciencia.blogspot.cl/2016/06/tierra-hueca-seudociencia.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+blogspot/EflLy+(Divulgaci%C3%B3n+de+la+Ciencia)

Estudio afirma que homosexuales están más expuestos a alcoholismo y problemas psicológicos

Publicado por  Denisse Charpentier  | La Información es de   Agencia AFP

Publicado por Denisse Charpentier | La Información es de Agencia AFP

Homosexuales y bisexuales están más expuestos a problemas de salud mental, física, tabaquismo y consumo excesivo de alcohol que los heterosexuales, según un estudio publicado el lunes en Estados Unidos, que lo atribuye al estrés vinculado a la discriminación que padecen esas comunidades.

La investigación difundida en la revista médica estadounidense JAMA Internal Medicine y realizada en todo el país en 2013 y 2014 en Estados Unidos comparó el estado de salud, las tasas de tabaquismo y el consumo de alcohol de 525 lesbianas, 624 homosexuales y 515 bisexuales y 67.150 heterosexuales.

“Nuestro estudio indica que la comunidad de lesbianas, gays y bisexuales tiene importantes disparidades en materia de salud, sobre todo mental y también en términos de consumo de alcohol y tabaquismo”, afirman los autores.

Según ellos, “esas disparidades se explican probablemente por el estrés resultante de la marginación y la discriminación que sufren los homosexuales y bisexuales por sus preferencias sexuales”.

Entre los heterosexuales interrogados en el marco del estudio, 16,9% sufrían angustia psíquica moderada o severa. La proporción ascendía a 25,9% entre los gays y 40,1% entre los bisexuales.

El porcentaje de varones bisexuales con problemas de alcoholismo también era más alto que entre los heterosexuales: 10,9% contra 5,7% respectivamente (y 5,1% entre los gays, concluyeron los autores del estudio dirigido por Gilbert Gonzales de la universidad Vanderbilt de Nashville, Tennessee.

Los resultados indican asimismo que los gays y hombres bisexuales fuman más que los heterosexuales masculinos. Pero los varones bisexuales fuman más (9,3%) que los heterosexuales (6%) y los gays (6,2%).

En lo que respecta a las mujeres, 21,9% de las heterosexuales tienen síntomas moderados o severos de problemas psicológicos, contra 28,4% de las lesbianas y 46,4% de las bisexuales.

Estas últimas resultan ser las mayores consumidores de alcohol (11,7% del total), contra 8,9% entre las lesbianas y 4,8% entre las heterosexuales.

Más del 25% de las lesbianas y bisexuales eran fumadoras, contra solamente 14,7% de las heterosexuales.

Fuente: http://linkis.com/www.biobiochile.cl/n/LdRN2

Referencia: http://archinte.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=2530417