El Orgullo Gay en Disneyland: van a por tus hijos

Los ideólogos de género captaron el potencial pedagógico de Disney y tomaron la decisión de conquistarla para ponerla al servicio de la causa LGTBI. 227.000 personas han escrito -en apenas tres días- a los directivos de disney para que cancelen el ‘Día del Orgullo Gay’ en su parque de París.

Disney celebra su primer desfile LGTBI en su parque de atracciones de París.
Disney celebra su primer desfile LGTBI en su parque de atracciones de París.

Como millones de personas en cientos de países, desde hace tres generaciones, servidora ha crecido y se ha educado con las películas y los personajes en comic de Walt Disney. Desde ‘Bambi’ a ‘La Bella y la Bestia’ pasando por ‘El libro de la selva’, ‘Blancanieves’, ‘La Dama y el Vagabundo, ‘101 Dálmatas’ o ‘La Cenicienta’. He devorado desde mi infancia los cuentos del Pato Donald y Mickey Mouse y no ha habido Navidad -al menos durante los primeros diez años de mi vida- en los que no haya disfrutado del correspondiente estreno de película de Walt Disney. También de mayor me lo he pasado muy bien llevando a los niños de mi familia al cine para contemplar cómo se emocionaban, lloraban y reían con las historias de sus personajes. Confieso que hay escenas de películas de Disney que podría recitar de memoria.

Y es que los herederos de Walt Disney has creado cultura, sin dudaEs la multinacional del entretenimiento familiar más importante del mundo, un verdadero imperio con espectadores y seguidores en todos los continentes. Su poder de comunicación y transmisión de valores es evidente. Con la recuperación de clásicos -una habilidad de los creativos de Disney- millones de niños aprendieron que “la belleza está en el interior” (‘La Bella y la Bestia’), que no había que mentir (‘Pinocho’), que la amistad lo podía todo (‘El libro de la selva’), que la bondad era capaz de conquistar a los pequeños gruñones (‘Blancanieves’) y que en la vida hay que sobreponerse a las adversidades y asumir responsabilidades (‘Bambi’).

En eso estábamos cuando los ideólogos de género captaron el potencial pedagógico de la compañía Walt Disney y tomaron la decisión de conquistarla para ponerla al servicio de la causa LGTBI. Presionaron para convertir en lesbiana a la princesa de ‘Frozen’ y están a punto de lanzar su primera serie juvenil de temática homosexual. Y esta misma semana tienen previsto organizar el primer ‘Día del Orgullo Gay’ en Disneyland París, hecho que -gracias a HazteOir.org y CitizenGO- ha desencadenado una movilización mundial sin precedentes. Cuando escribo estas líneas, 227.000 personas han escrito -en apenas tres días- a los directivos de la empresa estadounidense para pedirles que cancelen el ‘Día del Orgullo Gay’ en su parque de atracciones de París.

“Me atrevo a preguntar a los directivos de Disney: ¿Llevarían a sus niños de seis años a un bar de ambiente homosexual del barrio madrileño de Chueca?”

En estos días he hablado con varias personas acerca de si era o no legítimo que en un espacio diseñado para el ocio y la diversión familiar, especialmente dirigido a los niños, se celebre el ‘Día del Orgullo Gay’. Una empresa privada -faltaría más-puede hacer en sus instalaciones lo que considere oportuno. Pero si recibe presiones de los activistas LGTBI para introducir ideología de género en sus personajes, actividades y espacios recreativos, también puede atender peticiones ciudadanas que le solicitan que siga siendo lo que siempre ha sido: un espacio de ocio para todos los públicos.

Ciertamente, como me comentaba la portavoz de HazteOir.org, Inmaculada Fernández (que entrega este viernes más de 227.000 firmas contra el desfile del ‘Orgullo Gay’ en Disneyland París’ en la sede de Disney en Madrid), lo que se trata de reivindicar públicamente son determinadas prácticas sexuales, vinculadas a una determinada orientación sexual, concretamente homosexual. ¿Es un parque de atracciones infantil el sitio más adecuado para que unos adultos hagan visible su orientación sexual? Y me atrevo a preguntar a los directivos de Disney: ¿Llevarían a sus niños de seis años a un bar de ambiente homosexual del barrio madrileño de Chueca?

“Pero ¿qué hacemos con los ‘niños gay’?”, me preguntaba una persona con evidente preocupación por los niños con determinada orientación sexual. “No hay niños gay”, me ha respondido Inmaculada Fernández (que sabe bastante de niños) “porque los niños están en pleno desarrollo biológico, psicológico, emocional y afectivo. No han determinado su identidad sexual. Hay que dejarles que sean niños, sin más”.  

De acuerdo. Entonces ¿qué lleva a los responsables de Disney a incluir el desfile del ‘Orgullo Gay’ en su programa de actividades del parque de atracciones? Sólo hay una respuesta: ceder a las presiones de los activistas LGTBI y promover el adoctrinamiento sexual entre los menores.

Si los directivos de la multinacional de origen estadounidense desatienden las peticiones de las más de 200.000 personas que les han solicitado que cancelen el desfile, se me ocurre que debemos pedirles que introduzcan en su programación una Marcha por la Vida reivindicando que millones de niños nunca podrán fotografiarse con Mickey Mouse ni con el Pato Donald porque el aborto provocado les ha segado la vida.

“Si Disney mantiene el desfile del ‘Orgullo Gay’ será cómplice del adoctrinamiento sexual LGTBI de menores. En sus manos está tomar la decisión”

Otra propuesta es que Disneyland celebre el ‘Día de la Familia Natural’ y reciba gratuitamente -por un día- a padres, madres y niños de todos los continentes para visibilizar la grandeza de esta institución milenaria que hace posible que sigan viniendo a este mundo bebés procreados por hombres y mujeres desafiando al pesimismo cultural que nos invade y llenan al mundo de esperanza.

Finalmente, los parques de atracciones podrían rendir homenaje a padres y madres en los días dedicados a ellos todos los años. En España, el primer domingo de mayo para las madres y el 19 de marzo para los padres. Preciosas escenas de personajes de cuento aplaudiendo a estos héroes de carne y hueso que traen niños -clientes reales o potenciales de Disney- al mundo, los alimentan, cuidan y educan hasta la edad adulta.

En definitiva. Si Disney mantiene el desfile del ‘Orgullo Gay’ será cómplice del adoctrinamiento sexual LGTBI de menores. En sus manos está tomar la decisión. Y si lo quiere mantener pero da entrada a la ‘Marcha por la Vida’, a la Familia Natural y al homenaje a Padres y Madres, pues dará una lección de pluralidad y tolerancia.

Atentos, pues, a la decisión de los jefes de Disneyland. Si optan únicamente por imponer a los niños una ideología determinada, tendrán el rechazo de cientos de miles de personas que se niegan a que los activistas LGTBI se quieran adueñar del alma de los niños y cuestionar su inocencia.

Fuente: https://www.actuall.com/criterio/familia/el-orgullo-gay-en-disneyland-van-a-por-tus-hijos/?fbclid=IwAR2xY-jcA7sajrDa5bjWvka947knGWQekTZDDEqjdcNK1PwMGmhoqxsTyAo

Madre demanda a escuela por obligar a su hijo a participar del “orgullo LGBT”

Mujer demanda escuela

INGLATERRA.- Una madre cristiana ha demandado a una escuela primaria, después que su hijo fue obligado a participar en un evento que promovía los estilos de vida LGBT.

Izoduwa Montague, de 35 años, dice que las autoridades de la escuela primaria Heavers Farm en Croydon, Londres, están promoviendo de manera continua la ideología de género y exigiendo a los alumnos vulnerables a participar de este tipo de actividades.

“Tenemos que asegurarnos de que los padres vuelvan a tener el control de lo que les sucede a sus hijos en el sistema escolar“, dijo Montague a The Sunday Times. “Creo que debemos estar pendientes de nuestros hijos cuando pasan la puerta de la escuela y no despedirnos y decir: “hagan lo que quiera con ellos””, dijo la mujer enfatizando que su familia es cristiana y ha seguido un patrón de valores..

Montague pide una indemnización de la escuela. También presentó una queja formal a Damian Hinds, Secretario de Educación de Inglaterra y Gales.

La representación legal de Montague, el Christian Legal Center (CLC) del Reino Unido, informó a LifeSiteNews que Susan Papas, la directora de la escuela que promovió el evento, es madre de otra profesora, que es una activista LGBT.

La señora Montague cuenta que su hijo de cinco años fue castigado por la dirección cuando empezó a reclamar el evento. Cuando ella decidió ir a la escuela para reclamar por el trato dado a su hijo, fue impedida de entrar en el edificio.

“Después que reclamé de que mi hijo pequeño fuera obligado a participar en evento que va contra nuestras creencias cristianas, la actitud de la escuela hacia mí cambió completamente”, afirmó Montague, que decidió entonces trasladar al niño a otra escuela.

“No estaba tratando de impedir que realicen su evento, sólo quería que mi hijo recibiera educación, en vez de adoctrinamiento“, agregó.

CLC afirma que la Escuela Primaria Heavers Farm está “forzando una agenda LGBT muy agresiva para los niños menores de 12 años de una manera que abusa de los derechos de los padres“. AcontecerCristiano.Net

Hombre que se cree mujer es aceptado en colegio femenino tras fuerte presión de los medios y el lobby LGTB

El adolescente estuvo respaldado por la ley de identidad de género que permite el cambio de nombre y sexo en la documentación.

Insólito. Un joven chileno transexual identificado como Arlén Aliaga ingresó al Liceo 1 Javiera Carrera, un emblemático colegio público de Santiago, luego de batallar porque se le permitiera ingresar a la escuela exclusiva de mujeres a pesar de ser varón.

“Es un día histórico, quizás soy la primera. Sé que hay otras personas que lo intentaron antes pero no pudieron, y claramente se pudo”, dijo Aliaga a periodistas que le esperaron en el ingreso a su nuevo colegio, al que llegó en compañía de su madre vistiendo un jumper azul oscuro, tradicionalmente usado por las escolares chilenas.

Transición de hombre a mujer”

Aliaga abandonó el Liceo Barros Borgoño, según él por ser “víctima de discriminación” por parte del cuerpo directivo y docente, luego que en 2017 comenzara a hacer el “tránsito” de hombre de a mujer y se dejara crecer el pelo y solicitara el uso de jumper como uniforme escolar, lo cual le fue aceptado.

Aliaga habría pasado por varios enfrentamientos con el personal del liceo. Uno de ellos con una profesora de Química que le habría sacado del salón para reprocharle el uso de maquillaje y del jumper, utilizando como argumento que no lo necesitaba y que “estaba llamando la atención”.

“Me gritó que me fuera del liceo porque era un liceo de hombres”, también le habría dicho otro integrante del plantel. Además, el joven transexual aseguró que en el establecimiento ordenaron a una persona que la siguiera hasta el baño, a ella y a otros estudiantes, según declaraciones a CNN Prime.

Imagen relacionada

Ley de identidad de género

El adolescente que se cree mujer estuvo respaldado por la ley de identidad de géneroque permite  a los transexuales el cambio de nombre y sexo en la documentación.

La norma, promulgada en noviembre del año pasado, fue debatida por cinco años en el Congreso chileno y permite a la población trans cambiar su nombre y sexo en su documentación de identidad a partir de los 18 años, bajo su propia voluntad y solo con el requisito de llevar dos testigos.

En el caso de los jóvenes de entre 14 y 18 años deberán tener el permiso de sus padres o tutores y realizar la petición ante un juez de familia, quien definirá si la petición procede o no.

Fuente: http://laresistencia.pe/mundo.php?id=transexual-es-aceptado-en-colegio-para-mujer-tras-fuerte-presin-de-los-medios-y-el-lobby-lgtb&fbclid=IwAR1uucz9SYq9O0da_hkqcYOSFKIKTU4am2OsK6OnkHYQk-F0nilaiBRaq9Y

Amantes de los niños reclaman sus derechos. “Una relación sexual con una menor de 7 años no debe ser condenada si es consentida”

Legalizar el amor con niños es la última reivindicación internacional del colectivo LGTBI
Legalizar el amor con niños es la última reivindicación internacional del colectivo LGTBI

Desde el otro lado del Atlántico nos llega este vídeo. Les recomendamos que los visionen, especialmente a partir del minuto 8.56. Se trata de una de las mayores monstruosidades que pueda concebirse. Este es el Nuevo Orden Mundial hacia el que nos dirigimosFrancia ya ha aprobado la despenalización de la pedofilia. En España el colecticvo LGTBI persigue idéntico fin.

Fuente: https://latribunadeespana.com/a-fondo/videos/amantes-de-los-ninos-reclaman-sus-derechos-una-relacion-sexual-con-una-menor-de-7-anos-no-debe-ser-condenada-si-es-consentida?fbclid=IwAR3PUEfvIkqEMpiCTv4mBWca8sQoRLbaxpyWP5gmUEt3Q1WX-086daxtfR8

Chequeo de datos.  ¿Francia ya ha aprobado la despenalización de la pedofilia?

El Consejo de Estado de Francia (un órgano consultivo del gobierno y la mayor autoridad administrativa del país), sin embargo, definió que el artículo era inconstitucional y, finalmente, lo quitó del proyecto de ley votado en mayo último por la Asamblea, como explica en esta nota el sitio de fact-checking francés Les Decodeurs.

Pero, ¿esto significa que en Francia se permite la pedofilia? No, porque todo acto sexual (ya sea violación o no) de un adulto con un menor de 15 años está penado por la ley francesa, incluso antes de la “Ley Schiappa”. Además, el nuevo texto endureció las penas en caso de que exista una “infracción sexual”.

Fuente: https://elcomercio.pe/mundo/europa/facebook-ley-schiappa-legaliza-pedofilia-francia-noticia-554529

De a poco van suavizando e incorporando la pedofilia a la leyes, así como lo hicieron con el aborto, con la eutanasia, con la homosexualidad, la transexualidad/transgenerismo, etc. ¿Casualidad?

Google elimina en sus presentaciones la palabra “familia” por ser “homofóbica”

La compañía ha decidido eliminar la palabra familia en su sentido original (padre, madre e hijos) para plegarse al lenguaje políticamente correcto.

Sede de Google en Mountain View, California.

Google ha decidido eliminar la palabra familia en su sentido original (padre, madre e hijos) para plegarse al lenguaje políticamente correcto. Esto se dio luego que algunos empleados calificaran el término de “ofensivo” y “homofóbico”.

Pavni Diwanji, uno de los vicepresidentes de la compañía, abrió un foro de discusión sobre la cuestión para averiguar “cómo la compañía podía ser más incluyente”.

Tal y como detalla The Daily Caller, un empleado salió airado de la presentación al entender que el uso de la palabra familia se refería a “hogar con niños”, lo que le llevó a difundir una carta en la que descalificaba esta vinculación como “ofensiva, inapropiada, homofóbica e incorrecta”.

En la misiva, insiste: “El uso de ‘familia’ como sinónimo de ‘con niños’ tiene una asociación de años con organizaciones profundamente homofóbicas. Esto no significa que no debamos usar la palabra ‘familia’ para referirse a las familias, sino que debemos insistir obstinadamente en que la familia no implica a los niños”.

El trabajador señaló: “Use la palabra ‘familia’ para referirse a un conjunto amoroso de personas que pueden o no vivir juntas y pueden o no incluir a personas de cualquier edad en particular. Deje de usarlo para significar niños”.

Un centenar de trabajadores respaldaron la queja, con argumentos como los que siguen: “Usar ‘familia’ para significar ‘personas con niños’ también me molesta como una mujer cis [heterosexual] que no tiene ni quiere tener hijos. Mi esposo, mis padres y mis mascotas son mi familia”.

En agosto de 2017 la compañía expulsó a James Damore, un trabajador que trató de argumentar sobre las diferencias entre hombre y mujer y su complementariedad.

“Valoro la diversidad y la inclusión, no estoy negando que el sexismo exista ni respaldo el uso de estereotipos. Al abordar la brecha de representación de la población, necesitamos observar las diferencias de distribución de la misma. […] Las diferencias en la distribución de rasgos entre hombres y mujeres pueden explicar parcialmente por qué no tenemos una representación del 50% de mujeres en puestos de liderazgo tecnológico. […] Si no podemos tener una discusión honesta sobre esto, nunca podremos resolver de verdad el problema”, explicó Damore.

Fuente: http://laresistencia.pe/mundo.php?id=google-elimina-en-sus-presentaciones-la-palabra-familia-por-ser-homofbica&fbclid=IwAR1sGlL_f7B-sVXGcAtX2jYQDKRNv-D6HQlqCeg01qeBvzzzWF0od4F0N1A

La ideología de género es un cimiento del Nuevo Orden Mundial con el objetivo de descristianizar a la población (alejarlos de Dios)

Jaime Mayor Oreja, presidente de la Fundación Valores y Sociedad
Jaime Mayor Oreja, presidente de la Fundación Valores y Sociedad

Mayor Oreja lo ha sido todo en política: diputado, ministro, eurodiputado pero ahora su batalla es otra y su trinchera ya no está en la política. En una entrevista con Religión en Libertad, este vasco de 65 años habla de ideología de género, de los tentáculos de los organismos internacionales, del papel de la Iglesia Católica en esta crisis, de la importancia de que la familia logre seguir transmitiendo los valores a los hijos o de la ausencia de políticos católicos de primera línea. Todo esto ayuda a entender por qué España está donde está y por qué el abismo parece cada día más cerca. Y aún así muestra el camino para salir de esta “crisis de civilización”.

-Crisis económica, crisis política, crisis social, crisis de valores…Usted hablado de todas ellas, ¿cuál cree que es la más importante y la que ha acabado arrastrando a las otras?
-Hay muchas formas de denominar la crisis. Está en la sociedad, está en la persona, es mucho más que institucional o económica, que lo es también. Pero la raíz está en la persona.

La crisis es de actitud personal, de la verdad, de confianza. Todo está en el corazón y en las conciencias de las personas. Por eso damos palos de ciego cuando interpretamos la crisis como económica, financiera o política.

-Viendo la situación actual, ¿cómo ve el futuro cercano?
-Esta crisis tendrá una explosión. Tendrá un desenlace no indoloro. Se está cerrando una etapa de nuestra historia que arrancó al final de la II Guerra Mundial. Se ha ido construyendo un tipo de sociedad que está rota. Esta no es cualquier crisis, es una crisis de civilización.

Lo que pasa es que en cada país se manifiesta de una forma distinta. Pero el síntoma de agotamiento y decadencia es inequívoco. Hay una ruptura y no es sólo por la corrupción sino que la gente está harta de sí misma y se ha rebelado contra su modo de vida.

-Entonces la crisis de valores tiene un papel esencial…
-Si la crisis está en la persona la solución está en la persona. Tendrá que producirse un cambio de actitud personal. Las guerras o las tragedias son las que han hecho cambiar las personas. ¿En que se parecía la Europa de los años 20 a la de los 50? En poco. Entonces arraigaron cosas que no habían arraigado en los años 20.

La Comunidad Europea nació a finales de los 40, no nació en los años 20, ¿Por qué? Porque en los 40 apreció cosas que antes no apreciaba. Espero que no sea la guerra la que nos haga cambiar sino que nos entendamos.

-Ante esto, instituciones como la Iglesia o la familia tienen mucho que decir.
-La crisis es total y por eso la crisis está en la Iglesia. La desorientación está también en la Iglesia. ¿Dónde no hay crisis? La hay en todas las instituciones. Todo lo que es público y es institución está en crisis. Hay que dejarse arrastrar por esos valores que en el ámbito público están en crisis. Y tiene que empezar por la persona.

Al final tiene que surgir una actitud diferente en cada uno de nosotros. Nos hemos creído una especie de dioses, tenemos una seguridad de lo que hablamos, que Dios no existe…Eso cambiará, tendrá que cambiar.  

-Pero, ¿quién o qué hay detrás de todo esto?
Esta crisis está gestando un nuevo orden mundial que tiene una obsesión y que es reemplazar los valores cristianos de nuestra sociedad.

Cada mes tiene una manifestación en el mundo. Por ejemplo, el proceso de paz en Colombia con las FARC, ¿por qué aparecen 144 referencias en su documento final y anexos a la ideología de género? Aquí en España estamos en el debate autonómico de las leyes LGTBI y en Portugal ya aparece el suicidio asistido. Ese nuevo orden mundial con su obsesión está en cada nación intentando introducir un cambio profundo en la sociedad para crear sociedades poscristianas.

Para crear estas sociedades poscristianas todo pasa por alejar al hombre de la trascendencia haciéndonos creer que lo sabemos todo y que no somos como aquellos pobrecitos de hace 100 años que no entendían nada. Tratan de descristianizar y alejarnos de la idea de Dios.

-La ideología de género, ¿es el culmen de esta crisis o la punta de lanza para un escenario aun peor?
– La ideología de género es una perversión fruto del objetivo de crear una sociedad poscristiana. Necesitan socavar, desprestigiar y ridiculizar todos los valores, la familia…

La ideología de género es fundamental pues si es una anécdota ser hombre o mujer, entonces la familia no tiene sentido. Es un elemento sustancial que han encontrado para poder construir esa nueva sociedad. Es un cimiento esencial.

-Los católicos, ¿somos víctimas o cómplices de esta crisis que está arrasando Occidente?
-Somos parte de la crisis. No somos meros espectadores de la crisis debido a nuestra incomparecencia cultural. Se ha producido paulatinamente una incomparecencia y esto se ve claramente en la Iglesia. Hoy por lo general la Iglesia española prefiere mirar para otro lado. No está en el debate cultural. No sé si es un sentimiento de resignación o piensan que mirando para otro lado las cosas pueden resolverse. Veo mucha cultura de diálogo y encuentro justamente cuando más aprietan los que quieren imponer el nuevo orden mundial pero poca resistencia.

-Llevando este debate al Parlamento, para un católico observar la Cámara es desolador, ¿existe el llamado ‘voto católico’ o en realidad el miedo puede más que la conciencia?
-Hay orfandad en todo aquel que tiene un cuadro de valores en su casa, en aquel que defiende la familia, el matrimonio, que defiende la vida. Tendrá sus defectos e imperfecciones y habrá cometidos sus pecados pero esas personas están completamente huérfanas en la vida política.

No les representa nadie porque el relativismo, que es la moda dominante, ha barrido todas las opciones políticas. Forman parte del paisaje general. Entonces creo que hay orfandad. Hay que tratar al menos de no perder esos valores en casa, en los hijos, que la familia sea auténtica.

-¿Y qué se puede hacer?
-Siempre digo que no se trata de crear nuevos partidos pero sí crear una nueva corriente de opinión española y europea. Ningún partido va a dar la batalla cultural. Entonces la tendrá que dar la sociedad, las asociaciones tendrán que saber sumar y crear una corriente de opinión europea.

Pero cada año se crean siete u ocho organizaciones y esto es un suicidio. Hay que intentar sintetizar, agrupar. Crear una corriente. Esto no es un partido político sino que pasa porque muchas asociaciones y agrupaciones hagan actos conjuntamente, eleven la voz y sepan sumar.

-¿Apuesta entonces por una sociedad civil fuerte que sea la que influya en los partidos?
-Sí, pero el primer paso es crear la corriente, luego habrá que ver cómo se va a la política. Y es que hay dos problemas urgentes que hay que resolver. En primer lugar, ha desparecido del ámbito parlamentario y del ámbito público el debate sobre los asuntos más importantes. Ya no debate nadie sobre el aborto, la vida, la familia. Ha desaparecido

En segundo lugar, se está produciendo una proliferación de estructuras, una incapacidad para cambiar esa tendencia y una sensación de que la Iglesia abdica de ese debate cultural. Todo esto es lo más urgente que hay que cambiar.

-¿Y a medio y largo plazo?
-¿Para qué crear un partido político si antes no se cambia la tendencia de la multiplicación de organizaciones? Cada uno está en sus temas y ninguno en la batalla cultural. Estamos perdiendo el partido 5-0 y tenemos que ser un equipo y no un conjunto de individualidades. Más tarde no sé si se tendrá que crear un partido pero lo primero es romper la tendencia de fragmentación que existe.

-¿Confía usted en que el Partido Popular se regenere y vuelva al humanismo cristiano y deje de hacer leyes LGTBI como la de Madrid?
-La moda dominante no va en la dirección de modificar las actitudes de los partidos en la buena dirección sino en tratar de acelerar ese nuevo orden mundial.

Pero este orden mundial está rompiéndose, en Colombia ¿quién podía pensar que iba aperder el ‘sí’? El Brexit ha puesto en evidencia que el nuevo orden mundial ha fracasado…todo lo que prevé sucede al revés, se tuerce.

-¿Son Hungría o Polonia dos ejemplos de lo que hay que hacer?
-Ese nuevo orden mundial escoge países donde interpretan que todavía están muy arraigados los valores cristianos. Hungría, Polonia o Colombia son sólo tres ejemplos.

Nosotros desde One of Us haremos un acto en Budapest en mayo. Una de las razones por la que iremos allí será para agradecer al Gobierno de Hungría su papel en materia de familia. Son países que por defender esto mismo reciben la hostilidad de las organizaciones supranacionales.

Fuente: https://www.religionenlibertad.com/polemicas/53017/mayor-oreja-ideologia-genero-cimiento-del-nuevo.html