El Orgullo Gay en Disneyland: van a por tus hijos

Los ideólogos de género captaron el potencial pedagógico de Disney y tomaron la decisión de conquistarla para ponerla al servicio de la causa LGTBI. 227.000 personas han escrito -en apenas tres días- a los directivos de disney para que cancelen el ‘Día del Orgullo Gay’ en su parque de París.

Disney celebra su primer desfile LGTBI en su parque de atracciones de París.
Disney celebra su primer desfile LGTBI en su parque de atracciones de París.

Como millones de personas en cientos de países, desde hace tres generaciones, servidora ha crecido y se ha educado con las películas y los personajes en comic de Walt Disney. Desde ‘Bambi’ a ‘La Bella y la Bestia’ pasando por ‘El libro de la selva’, ‘Blancanieves’, ‘La Dama y el Vagabundo, ‘101 Dálmatas’ o ‘La Cenicienta’. He devorado desde mi infancia los cuentos del Pato Donald y Mickey Mouse y no ha habido Navidad -al menos durante los primeros diez años de mi vida- en los que no haya disfrutado del correspondiente estreno de película de Walt Disney. También de mayor me lo he pasado muy bien llevando a los niños de mi familia al cine para contemplar cómo se emocionaban, lloraban y reían con las historias de sus personajes. Confieso que hay escenas de películas de Disney que podría recitar de memoria.

Y es que los herederos de Walt Disney has creado cultura, sin dudaEs la multinacional del entretenimiento familiar más importante del mundo, un verdadero imperio con espectadores y seguidores en todos los continentes. Su poder de comunicación y transmisión de valores es evidente. Con la recuperación de clásicos -una habilidad de los creativos de Disney- millones de niños aprendieron que “la belleza está en el interior” (‘La Bella y la Bestia’), que no había que mentir (‘Pinocho’), que la amistad lo podía todo (‘El libro de la selva’), que la bondad era capaz de conquistar a los pequeños gruñones (‘Blancanieves’) y que en la vida hay que sobreponerse a las adversidades y asumir responsabilidades (‘Bambi’).

En eso estábamos cuando los ideólogos de género captaron el potencial pedagógico de la compañía Walt Disney y tomaron la decisión de conquistarla para ponerla al servicio de la causa LGTBI. Presionaron para convertir en lesbiana a la princesa de ‘Frozen’ y están a punto de lanzar su primera serie juvenil de temática homosexual. Y esta misma semana tienen previsto organizar el primer ‘Día del Orgullo Gay’ en Disneyland París, hecho que -gracias a HazteOir.org y CitizenGO- ha desencadenado una movilización mundial sin precedentes. Cuando escribo estas líneas, 227.000 personas han escrito -en apenas tres días- a los directivos de la empresa estadounidense para pedirles que cancelen el ‘Día del Orgullo Gay’ en su parque de atracciones de París.

“Me atrevo a preguntar a los directivos de Disney: ¿Llevarían a sus niños de seis años a un bar de ambiente homosexual del barrio madrileño de Chueca?”

En estos días he hablado con varias personas acerca de si era o no legítimo que en un espacio diseñado para el ocio y la diversión familiar, especialmente dirigido a los niños, se celebre el ‘Día del Orgullo Gay’. Una empresa privada -faltaría más-puede hacer en sus instalaciones lo que considere oportuno. Pero si recibe presiones de los activistas LGTBI para introducir ideología de género en sus personajes, actividades y espacios recreativos, también puede atender peticiones ciudadanas que le solicitan que siga siendo lo que siempre ha sido: un espacio de ocio para todos los públicos.

Ciertamente, como me comentaba la portavoz de HazteOir.org, Inmaculada Fernández (que entrega este viernes más de 227.000 firmas contra el desfile del ‘Orgullo Gay’ en Disneyland París’ en la sede de Disney en Madrid), lo que se trata de reivindicar públicamente son determinadas prácticas sexuales, vinculadas a una determinada orientación sexual, concretamente homosexual. ¿Es un parque de atracciones infantil el sitio más adecuado para que unos adultos hagan visible su orientación sexual? Y me atrevo a preguntar a los directivos de Disney: ¿Llevarían a sus niños de seis años a un bar de ambiente homosexual del barrio madrileño de Chueca?

“Pero ¿qué hacemos con los ‘niños gay’?”, me preguntaba una persona con evidente preocupación por los niños con determinada orientación sexual. “No hay niños gay”, me ha respondido Inmaculada Fernández (que sabe bastante de niños) “porque los niños están en pleno desarrollo biológico, psicológico, emocional y afectivo. No han determinado su identidad sexual. Hay que dejarles que sean niños, sin más”.  

De acuerdo. Entonces ¿qué lleva a los responsables de Disney a incluir el desfile del ‘Orgullo Gay’ en su programa de actividades del parque de atracciones? Sólo hay una respuesta: ceder a las presiones de los activistas LGTBI y promover el adoctrinamiento sexual entre los menores.

Si los directivos de la multinacional de origen estadounidense desatienden las peticiones de las más de 200.000 personas que les han solicitado que cancelen el desfile, se me ocurre que debemos pedirles que introduzcan en su programación una Marcha por la Vida reivindicando que millones de niños nunca podrán fotografiarse con Mickey Mouse ni con el Pato Donald porque el aborto provocado les ha segado la vida.

“Si Disney mantiene el desfile del ‘Orgullo Gay’ será cómplice del adoctrinamiento sexual LGTBI de menores. En sus manos está tomar la decisión”

Otra propuesta es que Disneyland celebre el ‘Día de la Familia Natural’ y reciba gratuitamente -por un día- a padres, madres y niños de todos los continentes para visibilizar la grandeza de esta institución milenaria que hace posible que sigan viniendo a este mundo bebés procreados por hombres y mujeres desafiando al pesimismo cultural que nos invade y llenan al mundo de esperanza.

Finalmente, los parques de atracciones podrían rendir homenaje a padres y madres en los días dedicados a ellos todos los años. En España, el primer domingo de mayo para las madres y el 19 de marzo para los padres. Preciosas escenas de personajes de cuento aplaudiendo a estos héroes de carne y hueso que traen niños -clientes reales o potenciales de Disney- al mundo, los alimentan, cuidan y educan hasta la edad adulta.

En definitiva. Si Disney mantiene el desfile del ‘Orgullo Gay’ será cómplice del adoctrinamiento sexual LGTBI de menores. En sus manos está tomar la decisión. Y si lo quiere mantener pero da entrada a la ‘Marcha por la Vida’, a la Familia Natural y al homenaje a Padres y Madres, pues dará una lección de pluralidad y tolerancia.

Atentos, pues, a la decisión de los jefes de Disneyland. Si optan únicamente por imponer a los niños una ideología determinada, tendrán el rechazo de cientos de miles de personas que se niegan a que los activistas LGTBI se quieran adueñar del alma de los niños y cuestionar su inocencia.

Fuente: https://www.actuall.com/criterio/familia/el-orgullo-gay-en-disneyland-van-a-por-tus-hijos/?fbclid=IwAR2xY-jcA7sajrDa5bjWvka947knGWQekTZDDEqjdcNK1PwMGmhoqxsTyAo

Amantes de los niños reclaman sus derechos. “Una relación sexual con una menor de 7 años no debe ser condenada si es consentida”

Legalizar el amor con niños es la última reivindicación internacional del colectivo LGTBI
Legalizar el amor con niños es la última reivindicación internacional del colectivo LGTBI

Desde el otro lado del Atlántico nos llega este vídeo. Les recomendamos que los visionen, especialmente a partir del minuto 8.56. Se trata de una de las mayores monstruosidades que pueda concebirse. Este es el Nuevo Orden Mundial hacia el que nos dirigimosFrancia ya ha aprobado la despenalización de la pedofilia. En España el colecticvo LGTBI persigue idéntico fin.

Fuente: https://latribunadeespana.com/a-fondo/videos/amantes-de-los-ninos-reclaman-sus-derechos-una-relacion-sexual-con-una-menor-de-7-anos-no-debe-ser-condenada-si-es-consentida?fbclid=IwAR3PUEfvIkqEMpiCTv4mBWca8sQoRLbaxpyWP5gmUEt3Q1WX-086daxtfR8

Chequeo de datos.  ¿Francia ya ha aprobado la despenalización de la pedofilia?

El Consejo de Estado de Francia (un órgano consultivo del gobierno y la mayor autoridad administrativa del país), sin embargo, definió que el artículo era inconstitucional y, finalmente, lo quitó del proyecto de ley votado en mayo último por la Asamblea, como explica en esta nota el sitio de fact-checking francés Les Decodeurs.

Pero, ¿esto significa que en Francia se permite la pedofilia? No, porque todo acto sexual (ya sea violación o no) de un adulto con un menor de 15 años está penado por la ley francesa, incluso antes de la “Ley Schiappa”. Además, el nuevo texto endureció las penas en caso de que exista una “infracción sexual”.

Fuente: https://elcomercio.pe/mundo/europa/facebook-ley-schiappa-legaliza-pedofilia-francia-noticia-554529

De a poco van suavizando e incorporando la pedofilia a la leyes, así como lo hicieron con el aborto, con la eutanasia, con la homosexualidad, la transexualidad/transgenerismo, etc. ¿Casualidad?

Google elimina en sus presentaciones la palabra “familia” por ser “homofóbica”

La compañía ha decidido eliminar la palabra familia en su sentido original (padre, madre e hijos) para plegarse al lenguaje políticamente correcto.

Sede de Google en Mountain View, California.

Google ha decidido eliminar la palabra familia en su sentido original (padre, madre e hijos) para plegarse al lenguaje políticamente correcto. Esto se dio luego que algunos empleados calificaran el término de “ofensivo” y “homofóbico”.

Pavni Diwanji, uno de los vicepresidentes de la compañía, abrió un foro de discusión sobre la cuestión para averiguar “cómo la compañía podía ser más incluyente”.

Tal y como detalla The Daily Caller, un empleado salió airado de la presentación al entender que el uso de la palabra familia se refería a “hogar con niños”, lo que le llevó a difundir una carta en la que descalificaba esta vinculación como “ofensiva, inapropiada, homofóbica e incorrecta”.

En la misiva, insiste: “El uso de ‘familia’ como sinónimo de ‘con niños’ tiene una asociación de años con organizaciones profundamente homofóbicas. Esto no significa que no debamos usar la palabra ‘familia’ para referirse a las familias, sino que debemos insistir obstinadamente en que la familia no implica a los niños”.

El trabajador señaló: “Use la palabra ‘familia’ para referirse a un conjunto amoroso de personas que pueden o no vivir juntas y pueden o no incluir a personas de cualquier edad en particular. Deje de usarlo para significar niños”.

Un centenar de trabajadores respaldaron la queja, con argumentos como los que siguen: “Usar ‘familia’ para significar ‘personas con niños’ también me molesta como una mujer cis [heterosexual] que no tiene ni quiere tener hijos. Mi esposo, mis padres y mis mascotas son mi familia”.

En agosto de 2017 la compañía expulsó a James Damore, un trabajador que trató de argumentar sobre las diferencias entre hombre y mujer y su complementariedad.

“Valoro la diversidad y la inclusión, no estoy negando que el sexismo exista ni respaldo el uso de estereotipos. Al abordar la brecha de representación de la población, necesitamos observar las diferencias de distribución de la misma. […] Las diferencias en la distribución de rasgos entre hombres y mujeres pueden explicar parcialmente por qué no tenemos una representación del 50% de mujeres en puestos de liderazgo tecnológico. […] Si no podemos tener una discusión honesta sobre esto, nunca podremos resolver de verdad el problema”, explicó Damore.

Fuente: http://laresistencia.pe/mundo.php?id=google-elimina-en-sus-presentaciones-la-palabra-familia-por-ser-homofbica&fbclid=IwAR1sGlL_f7B-sVXGcAtX2jYQDKRNv-D6HQlqCeg01qeBvzzzWF0od4F0N1A

El Parlamento cubano elimina el matrimonio gay del borrador de la nueva Constitución

Tras una consulta popular en la que la mayoría de propuestas estaban relacionados con este tema, la regulación del matrimonio homosexual se hará a través del Código de Familia, que será sometido a referéndum en dos años.

Kuba Parlament in Havanna (Imago/Agencia EFE/A. Padrón Padilla)

La comisión que elabora el borrador de la nueva Constitución cubana eliminó este martes (18.12.2018) el artículo que abría la puerta al matrimonio homosexual, tras la oposición a este asunto detectada durante los debates populares sobre la reforma de la Carta Magna que han tenido lugar en los últimos tres meses.

“La Comisión propone diferir el concepto del matrimonio, es decir, que salga del Proyecto de la Constitución, como forma de respetar todas las opiniones. El matrimonio es una institución social y jurídica. La ley definirá el resto de elementos”, informó el Parlamento cubano en su cuenta de Twitter. En un tuit posterior anunciaba una consulta popular para definir “quiénes pueden ser sujetos del matrimonio” desde el Código de Familia.

La propuesta inicial pasaba por modificar el concepto de matrimonio que aparece en la actual Constitución (1976), donde se define como la unión entre un hombre y una mujer, una acepción que se proponía reemplazar por “unión entre dos personas con capacidad legal para ello”, sin especificar el género.

Según recoge la prensa cubana, el secretario del Consejo de Estado de Cuba, Homero Acosta, dijo en la Asamblea Nacional que se admitieron, sin embargo, la mitad de las propuestas realizadas por la población en la consulta sobre el proyecto de nueva Constitución. De 9.600 propuestas salidas de más de 133.000 reuniones vecinales y en centros de trabajo, se aceptaron 4.809. De las que no se aceptaron, la mayoría fue porque su contenido no era materia de regulación a través de la Carta Magna.

Acosta admitió que los artículos que más propuestas concentraban eran los relacionados con la institución del matrimonio y los de la figura y elección del presidente de la República. La nueva Constitución, de ser aprobada por la Asamblea, será votada en referéndum en febrero.

lgc (efe/pl)

Fuente: https://www.dw.com/es/el-parlamento-cubano-elimina-el-matrimonio-gay-del-borrador-de-la-nueva-constituci%C3%B3n/a-46796822?maca=es-Twitter-sharing

“Con la ideología de género no se puede discrepar ni se puede decir la verdad porque te acusan de delito de odio”

Los politólogos argentinos Agustín Laje y Nicolás Márquez se dirigieron este miércoles al público que abarrotaba el Club de Prensa Asturiana de La Nueva España desafiando a los radicales que les insultaban en el exterior.

“Con la ideología de género no sólo no se puede discrepar sino que no se puede decir la verdad porque te acusan de delito de odio”. Así de claro habló este jueves en Oviedo el joven politólogo argentino  Agustín Laje denunció este jueves en una sala abarrotada de público en el Club de Prensa Asturiana La Nueva España. En el exterior, un grupo de radicales LGTBI insultaba a los conferenciantes, a HazteOir.org y a los asistentes al acto, e incluso en un momento dado la Policía tuvo que equiparse con material antidisturbios tras el lanzamiento de varias botellas de cristal a las personas que acudían a la conferencia.

Tras la intervención de Laje tomó la palabra el también politólogo argentino Nicolás Márquez para dirigirse a un auditorio entusiasmado. El intelectual pidió un aplauso para los organizadores, ya que desveló que las presiones y amenazas de los extremistas habían hecho con la intención de cancelar el acto. El lugar donde se realizó el acto amaneció el mismo jueves con pintadas.

La asociación HazteOir.org patrocina la gira de ambos conferenciantes durante diez días y en diez ciudades españolas con el propósito de denunciar las #MentirasLGTBI, y las conexiones entre la nueva izquierda y la ideología de género. En la capital asturiana HazteOir.org contó con la colaboración de El Club del Viernes que ayudó en la organización del acto. Este viernes Laje y Márquez estarán en Barcelona.

“Algunos quieren impedir que los ciudadanos piensen”

El portavoz de HazteOir.org, Pablo Santana, y el portavoz de El Club de los Viernes, Ignacio Blanco, presentaron la conferencia ‘Marxismo, feminismo y LGTBI’ en Oviedo y agradecieron a los asistentes su presencia. Santana explicó que “hay radicales LGTBI y feministas y políticos extremistas que quieren impedir que los ciudadanos piensen porque, para algunos, es el Estado, el Gobierno, quien debe hacerlo y no la gente libremente”. “Estamos viviendo una verdadera guerra cultural. Nuestras libertades y derechos están en riesgo por un nuevo totalitarismo que se viste de seda en el siglo XXI”, añadió el portavoz de la asociación del autobús naranja.

Por su parte, un jovencísimo Agustín Laje denunció que “la ideología de género es un conjunto de postulados acientíficos que busca deconstruir la naturaleza y que necesita al Estado para imponerse”. “Hoy tenemos al Estado en nuestras cabezas, en nuestra casa y en nuestras sábanas”, remarcó. “Es una pena que muchos de nosotros para poder hablar tengamos que ir protegidos”, señaló también Laje después de haber tenido que ser escoltados por la Policía desde el hotel hasta el lugar de la conferencia por las amenazas de los radicales.

“En Argentina”, detalló Laje, “financiamos con nuestros impuestos un programa que se llama ‘Todes’. Los políticos son tan listos que nos dicen a los ciudadanos cómo debemos hablar. No se puede decir ‘todos’ y ‘todas’ porque eso no es inclusivo. Es decir, somos tan tontos que pagamos a nuestros adoctrinadores”.

También insistió en que “al poder lo que le conviene es tener gente idiota. Toda liberación que proponen, si dan la vuelta a la hoja, es una prohibición”. Para Laje, el papel de los medios es el de “maquillar la realidad”, y todo lo que va en contra de la ideología de género se castiga. “Ya está prohibido en Reino Unido que los médicos digan ‘papá’, ‘mamá’, ‘hombre’ y ‘mujer’”, añadió.

Por su parte, Nicolás Márquez incidió en la conexión entre el comunismo y la ideología de género y enumeró datos históricos para desmontar sus argumentos. “En 1959, después de la Revolución Comunista en Cuba, el Ché Guevara creó el campo de concentración de trabajos forzados para homosexuales, bajo el lema ‘El trabajo os hará hombres’. Para los comunistas, el homosexual no tenía cabida en la Revolución”. “Paradójicamente, ahora el Ché Guevara aparece en las marchas del Orgullo Gay”, añadió.

Además, Márquez explicó que “la ideología de género ataca a la realidad, a la libertad, a la vida de familia y a la cristiandad”. Para el intelectual argentino, “la realidad es que no existe el cambio de sexo y esa ley (la de la ideología de género) está en desacuerdo con la naturaleza”, además “altera la percepción de la realidad porque cambia el lenguaje”. Y sentenció: “En materia de ideología de género es delito decir la verdad”.

Con respecto al matrimonio homosexual aseguró que “no existe porque no hay potencialidad de maternidad” y el término ‘homofobia’ “no existe en el catálogo psiquiátrico pero lo aplican para patologizar a todo aquel que no se somete a la ideología de género”.

La gira ‘Marxismo, feminismo y LGTBI’ incluirá diez conferencias en nueve ciudades españolas, y volverá a Madrid el próximo 17 de noviembre. El recorrido se puede consultar en este enlace. La asistencia a las conferencias es gratuita pero exige inscripción previa. Este viernes Laje y Márquez estarán en Barcelona, el 12 en Palma de Mallorca,  el 13 en Valencia, el 14 en Murcia, el 15 en Sevilla, el 16 en Cádiz y el 17 de nuevo en Madrid.

En el transcurso de las conferencias se pueden adquirir ejemplares del ‘El libro negro de la nueva izquierda. Ideología de género y subversión cultural’, escrito por Laje y Márquez y editado y distribuido por HazteOir. org.

Fuente: https://www.actuall.com/democracia/con-la-ideologia-de-genero-no-se-puede-discrepar-ni-se-puede-decir-la-verdad-porque-te-acusan-de-delito-de-odio/

Un estudio denuncia la cultura que ‘inventa’ la transexualidad en niños y adolescentes

La transexualidad se está convirtiendo en la nueva moda para el adolescente que necesita ser protagonista y complacer a la figura de autoridad. Un nuevo estudio denuncia cómo la cultura -una muy determinada cultura- fomenta hasta forzarla la identidad transexual en niños y adolescentes.

Rita Wurst, transexual, ganó el festival de la canción de Eurovision / Wikimedia

Si los amos del discurso dominante solo pudieran darnos una orden, estoy convencida de que esta sería: no os fijéis. No saquéis ninguna conclusión de vuestra experiencia personal, no busquéis patrones, no apliquéis el sentido común ni os decantéis por la explicación más sencilla, la que parece golpearos la cara.

Por eso su propaganda es incesante, y sus métodos hace tiempo pasaron de la mera persuasión al insulto y la amenaza.

Hay un plan y, si no hay un plan, hay algo tan parecido a un plan que no sabría cómo llamarlo. Los anglohablantes lo llaman slippery slope, la pendiente deslizante, porque cada nuevo derecho encaminado a destruir nuestra civilización y, muy especialmente, la familia natural, prepara y anticipa el siguiente. Y en cada caso os dicen que sois paranoicos si prevéis cuál será el siguiente paso.

Nosotros estamos despiertos, hemos rechazado la píldora azul, y vemos. Hemos visto que ahora tocaba la transexualidad, como sabemos que ya se está cociendo el lavado de cara de la pedofilia. Ambos, por lo demás, se están uniendo sutilmente en la repulsiva moda de alentar en niños bastante pequeños, no solo que descubran su verdadera identidad -que, oye, nunca es aquella con la que ha nacido-, sino que hagan de ella un despliegue semipornográfico que, en una sociedad sana, llevaría a la cárcel al adulto responsable por perversión de menores.

No es que la transexualidad sea estadísticamente significativa, pero la vemos multiplicarse allí donde los sujetos saben que su cambio va a ser jaleado y celebrado

Le dirán, le han dicho, que esto de la transexualidad es como (ya nos dijeron sobre) la homosexualidad, es decir, que uno nace así, como un ‘hombre atrapado en el cuerpo de una mujer‘ (o viceversa). No deja de ser curioso que en un mundo cada vez más materialista se pueda concebir eso: si el cuerpo es masculino, ¿dónde está la mujer atrapada, qué es?

Pero si esto fuera cierto, los números se mantendrían estables, y no es el caso. No es que la transexualidad sea estadísticamente significativa -todavía-, pero la vemos crecer y multiplicarse en un perverso #metoo justo allí donde los sujetos saben, ya es casualidad, que su cambio va a ser jaleado y celebrado.

Dos investigadoras británicas -la socióloga feminista Heather Brunskell-Evans y la directora de la revista Disability & SocietyMichele Moore– acaban de publicar un estudio (‘Niños y jóvenes transgénero: nacido en tu propio cuerpo’) en el que denuncian cómo la cultura -una muy determinada cultura- fomenta hasta forzarla la identidad transexual en niños y adolescentes.

https://www.cambridgescholars.com/transgender-children-and-young-people

En más del 80% de los casos, el niño o preadolescente con dudas sobre su propia identidad de género las deja atrás espontáneamente, sin necesidad de tratamiento alguno

No hace falta una gran experiencia de la vida para conocer hasta qué punto son sugestionables los niños, siempre deseosos de complacer a las figuras de autoridad en su vida, o la habitual crisis de identidad, desorientación y necesidad de llamar la atención de los adolescentes.

Hace ya algunos años, por ejemplo, se puso ‘de moda’ los cortes. Numerosos adolescentes -abrumadoramente más chicas que chicos- se practicaban de modo compulsivo cortes con una cuchilla de afeitar por todo el cuerpo. Puede hablarse de subcultura, porque es común que estos adolescentes compartan fotos de sus proezas e incluso monten páginas en Internet dedicadas a esta obvia llamada de atención.

Algo similar podría estar ocurriendo con la transexualidad. El joven es muy sensible a las modas, muy gregario, y no puede dejar de percatarse de que los cortes ya ‘no se llevan’, y que nada supera ahora mismo a un ‘redescubrimiento’ de la ‘verdadera’ identidad sexual. El estudio citado, de hecho, ve en Internet el primer ‘refugio’ que encuentra el adolescente problemático. Y en la red encontrará, asimismo, una comunidad que le apoya, le escucha y le acompaña, la comunidad ‘trans’.

En más del 80% de los casos, el niño o preadolescente con dudas sobre su propia identidad de género las deja atrás espontáneamente, sin necesidad de tratamiento alguno

El cambio lo tiene todo para satisfacer al adolescente desorientado: le proporciona la atención deseada, le hace sentirse protagonista, le proporciona nuevos amigos y parece responder a esa angustia común sobre la propia identidad. El chico o chica aprende a identificar en su sexo biológico la razón por la que “no se encuentra”, la fuente de sus angustias existenciales, y ve en la transición una especie de respuesta redentora.

Con consecuencias devastadoras. Estudio tras estudio sobre la disforia de género concluye que, en más del ochenta por ciento de los casos, el niño o preadolescente con dudas sobre su propia identidad de género las deja atrás espontáneamente, sin necesidad de tratamiento alguno, una vez superada la adolescencia.

Pero, ¿qué pasa si la cultura jalea el cambio y lo aplaude y hace sentir al niño apoyado y atendido? Sobre todo, ¿qué pasa si se permite -se aconseja, incluso- tomarse en serio los deseos informes del adolescente y se le empieza a tratar con el sexo inverso al biológico, si se le da un nuevo nombre y, sobre todo, se inicia un tratamiento de hormonas y, quizá, operaciones quirúrgicas que habrá de arrastrar a lo largo de toda la vida?

El tratamiento habitual consiste en bloqueadores de la pubertad, fármacos que retrasan la evolución normal del metabolismo. Se están aplicando estos tratamientos con una alegría abradacabrante, visto que todavía desconocemos los efectos secundarios a largo plazo. Si el sentido común vale de algo en este sentido, dudo que puedan ser buenos.

Fuente: https://www.actuall.com/criterio/familia/estudio-denuncia-la-cultura-inventa-la-transexualidad-ninos-adolescentes/

Los niños navarros menores de 6 años tendrán que aprender juegos eróticos en la escuela

Estas prácticas se engloban en el programa “Skolae”, “de obligado cumplimiento”, según advierte el consejero de Salud navarro, Fernando Domínguez.

Los niños navarros de 0 a 6 años aprenderán, a partir de este curso, juegos eróticos como forma de “reconocimiento de la sexualidad infantil desde el nacimiento despenalizando el reconocimiento y la vivencia de dicha sexualidad en el ámbito de la escuela y la familia”, según informa ABC.

Por su parte, los de entre 6 y 12 identificarán “las diferentes voces que habitan dentro de mí, si soy chica, si soy chico, reconocer cómo suenan, qué me dicen, en qué momentos aparecen y cómo me hacen sentir”; los de 12 a 16, analizarán “el placer erótico“, y los que tengan entre 16 y 18, estudiarán que, entre las causas de la violencia en jóvenes, se hallan la construcción del amor romántico y el machismo.

Estas prácticas se engloban en el programa “Skolae”. El consejero de Salud navarro, Fernando Domínguez, aseguró que será “de obligado cumplimiento para todos los centros educativos, públicos, concertados y privados, una vez aprobada la correspondiente orden foral”; la consejera de Educación, María Solana, tilda su material de “referencial, de primer nivel para abordar la coeducación”, según informa Europa Press. Sobre los juegos eróticos, dice que es “un término que a cualquiera que tuviera una mente no turbia no le generaría ningún problema“.

El “Skolae” sirve “para la adquisición progresiva de las competencias básicas que permitirán a las niñas y a los niños elegir, construir y vivir el proyecto vital propio desde el conocimiento, la libertad y la capacidad de decidir sobre su futuro sin condicionantes de género”. En el programa se asegura que el amor romántico “es una reconstrucción burguesa” definida “desde la heterosexualidad y sobre la base de una división de roles”, y señala que los alumnos deben cuestionar “el concepto de masculinidad hegemónica“.

Fuente: https://www.libertaddigital.com/espana/2018-10-23/los-ninos-navarros-de-a-6-anos-aprenderan-juegos-eroticos-en-la-escuela-1276626948/