¿En qué consiste la multimillonaria ayuda económica que le da EE.UU. a Israel?

Sectores de ciudadanos se oponen a la ayuda financiera de EE.UU. a Israel.

Sectores de ciudadanos se oponen a la ayuda financiera de EE.UU. a Israel.

Es de todos conocido que la relación de Barack Obama con Benjamin Netanyahu no es precisamente de mejores amigos.

Pero la de sus países, Israel y Estados Unidos, bien se podría decir que sí. Más bien de familia: uno le da dinero al otro, una multimillonaria asistencia económica, la mayoría militar, desde hace casi seis décadas.

No hay ningún país en el mundo que reciba más dinero de Estados Unidos para su seguridad que Israel.

El último acuerdo entre Washington y Tel Aviv de ayuda para la defensa de Israel fue firmado por los gobiernos de George W. Bush y Ehud Olmert en 2007.

Es la primera vez que Benjamin Netanyahu y Barack Obama se reunen en más de un año.

Eran US$30.000 millones por 10 años, de 2009 a 2018, sin contar los casi US$700 millones que EE.UU. ha invertido en el “Domo de hierro”, el programa antimisiles israelí.

Y Netanyahu llegó esta semana a Washington para aumentarla. Quiere ampliar la ayuda por otra década y que pase a una suma todavía no clara entre US$4.000 y US$5.000 millones anuales

Lea también: Por qué EE.UU. le entrega millones en ayuda militar a Israel

“Paquete de compensación militar”

“Israel quiere esto como un ‘paquete de compensación militar’ por el acuerdo de Irán y así poder mantener su ventaja militar sobre los otros países de Medio Oriente”, explica John Sopel, editor de la BBC para Estados Unidos.

Es decir, Israel quiere más dinero y más tiempo justo por el mismo motivo que ha tensado las relaciones entre los dos aliados durante los últimos meses: el acuerdo nuclear con Irán.

Israel se opone firmemente al acuerdo que alcanzaron en julio seis grandes potencias –EE.UU., Francia, Reino Unido, Rusia, Alemania y Chinacon Teherán.

El ejército de Israel es uno de los más avanzados del mundo.

El ejército de Israel es uno de los más avanzados del mundo.

Incluso Obama dijo junto a Netanyahu en la Casa Blanca que no es “ningún secreto” que ambos han tenido “fuertes desacuerdos” en el asunto del programa nuclear iraní.

Pero eso no le impidió insistir en una idea que parece inamovible en Washington: “Consideramos que la asistencia militar que proporcionamos no es sólo una importante parte de nuestra obligación con el Estado de Israel, sino que también es una parte importante de la infraestructura de seguridad de Estados Unidos en la región”.

En marzo de 2013, el presidente Obama visitó Israel y corroboró la importancia de la cooperación entre las dos naciones, diciendo que aunque la aprobación de los paquetes de ayuda depende del Congreso, se mantendrá durante “varios años”.

En agosto de 2014, Obama aprobó una ayuda de otros US$225 millones para que Israel continuara fortaleciendo su “Domo de hierro”.

La estructura juega un papel fundamental en la defensa del país, especialmente para detectar cohetes lanzados por el grupo islamista Hamas.

No todo es ayuda militar

La asistencia militar estadounidense a Israel asciende a US$124.300 millones desde que se inició en 1962, según un reciente informe del Congreso.

El reporte fue publicado en 2015 y lo elaboró el experto en Medio Oriente Jeremy M. Sharp para el Centro de Investigación del Congreso de EE.UU. (CRS, por sus siglas en inglés).

Por el apoyo estadounidense, el ejército israelí es uno de los más sofisticados del mundo, especialmente en términos tecnológicos. Además, el país ha desarrollado una industria de defensa que está entre las diez primeras del mundo.

Sin embargo, Israel también recibe ayuda para otros sectores distintos al militar.

Entre 2000 y 2012, la ayuda para Migración y asistencia para refugiados sumó US$519 millones. Y sólo en 2015 esa ayuda fue de US$10 millones.

EE.UU. ha visto frustrados varios intentos de lograr la paz entre israelíes y palestinos.

EE.UU. ha visto frustrados varios intentos de lograr la paz entre israelíes y palestinos.

Esta asistencia ocurre desde 1973 y se hace a través de una organización filantrópica de EE.UU. y la Agencia Judía para Israel en EE.UU.

EE.UU. también apoya a Israel como garante de una línea de emisión de deuda pública en la que pone a disposición del país miles de millones.

En ese sentido, Washington ha destinado un promedio anual de US$3.671 millones desde 2009, cuando se hizo vigente el paquete negociado por Bush.

Salud y educación

Desde 1957, EE.UU. también financia hospitales y escuelas en Israel, a través de su Programa para Escuelas Estadounidenses y Hospitales en el Exterior, ASHA.

El programa tiene como objetivo fortalecer escuelas, librerías y centros médicos que “mejor demuestran los ideales de EE.UU. en el extranjero”.

Entre 2010 y 2014, le dio a Israel casi US$42 millones, de acuerdo a la información del CRS.

Israel no sería la potencia tecnológica mundial si no fuera por el apoyo de EE.UU.

Desde la década de 1970, los dos países lanzaron diversos programas para el desarrollo del sector tecnológico, hoy uno de los motores más activos de la economía.

Las áreas de interés de esta cooperación son seguridad nacional, desarrollo electrónico, software, ciencias y energías renovables y alternativas.

Al menos se han destinado US$319 millones en becas y financiación para proyectos o individuos desde 1977.

En 2005, el Congreso estadounidense aprobó la Ley de Cooperación de EE.UU. e Israel para financiar diversos proyectos de nuevas energías.

De acuerdo al estudio de Sharp, entre 2010 y 2015 se han destinado más de US$11 millones para el proyecto.

Lea también: ¿Cómo funciona el escudo antimisiles de Israel?

Otros privilegios de Israel

Israel es el mayor receptor de ayudas internacionales de EE.UU. desde la Segunda Guerra Mundial.

La ayuda de EE.UU. a Israel “no está disponible para otros países”, dice Sharp.

Por ejemplo, Washington le envía a Israel el total de su dinero en el primer mes del año fiscal a una cuenta en el Banco de la Reserva Federal que genera intereses, mientras otros países lo reciben en cuotas. Israel utiliza los intereses para reducir su deuda bilateral.

En julio de 2014, Israel bombardeó Cisjordania. Dejó centenares de civiles palestinos muertos.

En julio de 2014, Israel bombardeó Cisjordania. Dejó centenares de civiles palestinos muertos.

Por otro lado, es el único país que puede utilizar el dinero estadounidense para comprarles productos o servicios a compañías de defensa de su propio país.

La lógica para tal concesión es que le permite a Israel fortalecer su industria local y garantizar su ventaja competitiva.

En 2014, de los US$3.000 millones de la financiación anual, sólo US$15 millones fueron destinados a salud, educación y asuntos migratorios.

Ante este panorama, si bien la relación entre los dos mandatarios, salpicada de altibajos desde la llegada de Obama a la presidencia, no vive su mejor momento, la sintonía a nivel de estado parece ser inquebrantable.

Fuente: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/11/151110_internacional_financiacion_eeuu_israel_ng?ocid=socialflow_facebook

El hombre que destapó al Club Bilderberg desvela algo importante sobre EI (Estado Islámico)

  • Daniel Estulin asegura que Estados Unidos, Gran Bretaña, Arabia Saudí e Israel crearon, financiaron y desataron el terror de EI sobre el mundo.
  • Asegura que el objetivo es detruir el estado-Nación para crear un estado supranacional controlado por la élite.

Los medios de Comunicación hemos sostenido que la historia de Estado Islámico se remonta a 2002 cuando el jordano Abu Musab al Zarqawi, crea la Organización Tawhid al-Jihad, que juró lealtad a Osama bin Laden. Esta tesis tan repetida en los medios de comunicación es …. falsa, según el  polémico y controvertido escritor Daniel Estulin. El autor de “La verdadera historia del club Bilderberg“, un ‘best seller’ internacional del que se han vendido más de tres Millones y medio de ejemplares en setenta y nueve País, publica en España ‘Fuera de control “(Planeta), una investigación que revela que Estados Unidos, Reino Unido, Arabia Saudí e Israel financian el terrorismo islamita para desestabilizar la región de Oriente Próximo y el Norte de África.

En su nuevo libro, el candidato al Premio Pulitzer y al Premio Nobel de la Paz 2015, desgrana los entresijos de la financiación de los principales grupos de terrorismo islamita, desde Al Qaeda hasta Estado Islámico (EI),con el único fin de controlar el mundo.

PHOTO-0158ae82309e638d1b287dcbcdc23886-1444390374-74

Su investigación cuenta con más de 700 fuentes de información, que recopiló desde 2010 gracias a personas que trabajaban para el gobierno de EEUU o bancos internacionales. Una de las principales es Brad Birkenfeld, un trabajador del banco suizo USB que acabaría pasando dos años y medio en prisión por conspiración. “En 2008 descubrió que existían 19.000 cuentas secretas de los testaferros de los terroristas con  54.000 millones de dólares y que eran controladas por los Gobiernos de EEUU, el Reino Unido y Arabia Saudí “, asegura.

Nieto de un coronel de la KGB y exagente de la KGB, Estulin está empeñado en desvelar a los ciudadanos quiénes mueven realmente los hilos del nuevo desorden internacional. “Obama mintió cuando dijo que no sabía quién financiaba a EI”, asegura declaraciones a www.lainformacion.com. Birkenfeld declaró ante un Comité del Senado del que formaba parte el entonces senador y actual presidente de EEUU,Barack Obama. “Por eso cuando ahora dice que no sabía nada, te percatas de hasta donde llega el cinismo del ‘Imperio'”, dice el escritor.

La información y los documentos que le proporcionaron Birkenfeld y otros trabajadores de empresas y bufetes vinculados al Gobierno demuestran que quienes investigan las fuentes de financiación son los mismos que las esconden, según Estulin.

Estulin asegura que el objetivo de Reino Unido y EEUU es destruir Siria como hicieron con Libia, pero Al Assad cuenta con el apoyo de Rusia . “Es un juego de política y estratégica y Putin está desmontado la supuesta guerra. Quieren desmontar a Al Assad “, asegura a este medio. En este sentido, insiste en que la participación de Moscú en la guerra esconde una motivación de supervivencia ya que “los rusos entienden, igual que China, que el Imperio no se frenará en Siria, después tocarán Irán y luego Rusia”.

http://noticias.lainformacion.com/arte-cultura-y-espectaculos/literatura/el-hombre-que-destapo-al-club-bilderberg-desvela-ahora-lo-que-nadie-dice-sobre-ei_IsDnlbcOht3RlXOqJA1Za/

 

Arqueólogos descubren sinagoga donde Jesús predicó

Arqueólogos israelíes descubrieron una sinagoga, en medio de las ruinas de la antigua ciudad de Magdala, en la orilla occidental del Mar de Galilea (Kineret) en el norte de Israel.

Synagogue Where Jesus Preached Uncovered

Synagogue Where Jesus Preached Uncovered

“Esta es la primera sinagoga jamás excavada donde Jesús caminó y predicó“, dijo Eamon Kelly. “Esto es sumamente importante para los judíos y los cristianos”, añadió. La sinagoga es uno de sólo siete que se remontan a la época de Jesús descubierto en el mundo.

Hay una muy alta probabilidad de que Jesús predicó en esta misma sinagoga. Magdala fue la única ciudad en la orilla occidental del Mar de Galilea. Mateo 15:39 nos dice que Jesús desembarcó aquí, “tomó un barco y llegó a la costa de Magdala”. Según el Nuevo Testamento, Jesús viajó extensivamente a través de esta área donde enseñó y predicó en las sinagogas locales, según publica Israel Today.

Magdala está a pocos kilómetros al sur de Capernaum, el pueblo de pescadores donde Jesús se encontró con Simón y Pedro, y no muy lejos de allí se encuentra el Monte de las Bienaventuranzas, lugar donde Jesús predicó el Sermón del Monte.

La gente tiende a pensar en Belén o Jerusalén como lugares centrales en la vida de Jesús, pero en realidad Jesús pasó la mayor parte de su vida y ministerio en Galilea y el norte de Israel. “El ochenta por ciento de la vida pública de Jesús se desarrolló aquí”, dice el P. Kelly, señalando a la región de Galilea.

En los tiempos de Jesús, la sinagoga local no era sólo un lugar para la oración, sino también un centro comunitario donde la gente se reunía para discutir las noticias o compartir información acerca de los acontecimientos actuales. Cada vez que un nuevo rabino llegaba a la ciudad, era costumbre para él venir a la reunión en la sinagoga local y enseñar.

Según los arqueólogos, la sinagoga de Magdala fue destruido por los romanos en el año 67 o 68 dC. Un relieve de piedra caliza esculpida que representa un menorá fue descubierto en el centro de la sinagoga. Es la menorá de piedra grabada más antigua que se ha encontrado.

Fuente: http://www.israeltoday.co.il/Default.aspx?tabid=178&nid=25707

Visto en: http://www.acontecercristiano.net/2014/12/arqueologos-descubren-sinagoga-donde.html

Para que no te olvides: Gaza sigue estando así (FOTOS)

slide_374504_4370126_free

La ofensiva israelí en Gaza de julio y agosto costó la vida a más de 2.100 personas y dejó la franja devastada. Semanas después, Palestina ya no ocupa tantos titulares, pero su situación sigue siendo muy delicada.

La conferencia internacional de donantes para recabar fondos para la reconstrucción de la Franja de Gaza, celebrada este domingo en El Cairo, recaudó 5.400 millones de dólares, anunció el ministro noruego de Asuntos Exteriores, Borge Brende, en una rueda de prensa.

El secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, ha anunciado una contribución española de 36 millones de euros para Palestina para el periodo 2014-2017. De este monto, al menos el 50% será destinado al proceso de recuperación y reconstrucción de Gaza.

Mientras, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, viajará a Gaza el próximo martes para entrevistarse con diferentes autoridades palestinas y comprobar el estado de las instalaciones de la organización.

Para que no te olvides de cómo esta Gaza, te dejamos esta serie de fotografías que ha realizado este fin de semana el fotógrafo de AFP Ahmud Hams. Queda mucho trabajo por hacer.

Fuente y fotoshttp://www.huffingtonpost.es/2014/10/12/reconstruccion-gaza_n_5973322.html?utm_hp_ref=spain

Israel Gasta 60 millones de dólares diarios en la cruenta guerra en Gaza

AFP

AFP

Israel gasta 60 millones de dólares diarios en la guerra en Gaza, que según los expertos lleva camino de convertirse en la más cara de las libradas en los últimos diez años, informó hoy el diario local “Haaretz”.

Responsables del ministerio de Defensa citados por el rotativo afirman que el coste total de los 41 días de bombardeos y combates sobre la asediada Franja superó el pasado miércoles los 2.500 millones de dólares, con lo que ha superado el gasto de la de 2006 en el Líbano, sin haber aún acabado.

“Aun así, el Ejército ha gastado menos dinero por día en los combates contra (el movimiento islamista) Hamás que contra (el grupo chiíta libanés) Hizbulá”, agrega la publicación, que precisa que los costes diarios de la actual ofensiva han descendido desde que hace unas semanas concluyó la operación terrestre.

El gasto total ha sido puesto en cuestión, no obstante, por los responsables del Tesoro israelí, que creen que el gasto es unos 565 millones de dólares, menor, precisa el diario progresista.

“Fuentes de defensa indicaron que la discrepancia se debe a que ellos incluyen también el coste del material bélico que ha resultado dañado, así como los equipos que se necesitan para restaurar la capacidad militar previa de emergencia. Solo eso supone unos 281 millones de dólares” afirma.

“Además, debe computarse el gasto de atender a los heridos y a las familias de los soldados caídos en el campo de batalla. El Ejército sospecha que el ministerio de Finanzas no lo ha tenido en cuenta”, agrega.

“Al final, el costo de la guerra es más un asunto para el libro Guinnes de los récords”, subraya el diario.

Fuentes:

http://www.diariopyme.cl/increible-israel-gasta-60-millones-de-dolares-diarios-en-la-cruenta-guerra-en-gaza/prontus_diariopyme/2014-08-22/110716.html

http://www.haaretz.com/news/diplomacy-defense/.premium-1.611930

Desafíos teológicos del conflicto palestino-israelí

¿Despojado de nombre, de pertenencia, en una tierra que ha crecido con mis propias manos? Job ha llenado hoy el cielo con su grito: ¡no hagáis de mí un ejemplo otra vez! -Mahmoud Darwish, Pasaporte

israel_palestine

La historia trágica de la nación palestina, tras las victorias militares israelíes de 1948 y 1967 y las consiguientes expansiones territoriales del recién creado estado de Israel, efectuadas siempre a costa del desplazamiento de palestinos y la expropiación de sus tierras,1 debe ser tema prioritario para cualquier teología que conciba como su tarea primordial la atención y el cuidado de los dolores y las aspiraciones de pueblos oprimidos y comunidades menospreciadas. Como ha escrito, tras visitar Palestina, la autora afroamericana Alice Walker: “lo que acontezca a una porción de la humanidad, nos compete a todos. No importa cuan oculta sea la crueldad, o cuan lejos sean los gritos de dolor y terror, vivimos en un mundo. Somos un pueblo”.2 La infausta situación del pueblo palestino obliga a ponderar ciertos cruciales e ineludibles asuntos de importancia tanto para la teología como para el conflicto clave del Cercano Oriente.

  1. Las teologías de liberación han enfocado la narración bíblica del éxodo como paradigma emancipador clave.3 Pero, con excesiva frecuencia, descuidan o evaden su dimensión siniestra –la conquista de Canaán, una invasión violenta que conlleva la subyugación o el exterminio de sus habitantes. La hermenéutica teológica palestina posibilita la consideración seria de esta aciaga cara oculta del éxodo, tanto en su contexto narrativo bíblico – las atroces reglas militares que prescriben la servidumbre o la aniquilación de los pueblos que habitan la ruta a la “tierra prometida” (Deuteronomio 20:10-17) – como en las actuales circunstancias históricas en las que el pueblo palestino es seriamente maltratado por el estado de Israel. En el relato bíblico de la invasión y la conquista de Canaán, los pueblos indígenas se consideran fuentes potenciales de contaminación étnica, religiosa y ética y, por consiguiente, los hebreos reclaman derecho divino para desplazarlos, expelerlos o exterminarlos. Actitud discriminatoria similar asoma posteriormente en la reconstrucción de Jerusalén y el templo, lo que resulta en la inmisericorde expulsión de las mujeres extranjeras y sus hijos, según los epílogos de Esdras y Nehemías. Son auténticos textos de terror, en la tristemente oportuna frase de Phyllis Trible.4 Resonancias desafortunadas de esta perspectiva excluyente se pueden identificar en algunos escritos teológicos y jurídicos durante la conquista ibérica de Indoamérica en el siglo dieciséis,5 al igual que en las proclamas de innumerables sionistas israelíes quienes invocan esos mismos textos bíblicos para intentar legitimar sus aspiraciones de un Gran Israel (Eretz Yisrael), libre de toda posible “contaminación” palestina.
  2. La memoria adolorida de al-nakba (la “gran catástrofe” de 1948), permite a la hermenéutica palestina acentuar los temas bíblicos significativos de devastación, desplazamiento, dispersión y cautividad, que son, al fin y al cabo, las matrices históricas cruciales de las escrituras sagradas judeocristianas, como ejes centrales de enunciación y reflexión teológicas. Es la experiencia trágica de la derrota nacional, la destrucción de la patria y sus lugares sagrados y el desplazamiento forzado, de donde emerge con vigor irresistible la necesidad imperiosa de recordar, de preservar la memoria de Dios como fundamento trascendente de la esperanza de liberación y de la aspiración obstinada del retorno a la tierra perdida.6 Contrario a otras escrituras hieráticas del Oriente próximo, redactadas por escribas cortesanos y caracterizadas por sus laudos a las victorias nacionales, la Biblia se forja en el dolor intenso de la experiencia trágica de la devastación y el exilio. Son escrituras sagradas justamente porque surgen del dolor de un pueblo invadido y desplazado que a lo lejos contempla con honda tristeza la demolición de sus viviendas y lugares santos, pero que no ceja en sus anhelos de retorno y restitución. Este es precisamente el lugar de reflexión que asume la nueva generación de teólogos palestinos.
  3. Los teólogos palestinos han podido responder crítica y eficazmente al empleo sionista de la Biblia hebrea para justificar la militarización y expansión territorial del estado de Israel y sus políticas sociales discriminatorias contra árabes y palestinos. Después de todo, es difícil, para cualquier lector atento, evadir o marginar la médula profética de las escrituras sagradas hebreas, con su vínculo indisoluble entre la práctica de la justicia y el conocimiento de Dios (Jeremías 22:16) y su énfasis continuo en la solidaridad y la compasión con los sectores más vulnerables de la sociedad –los pobres, las viudas, los huérfanos, los inmigrantes, las víctimas de la avaricia de los poderosos- como expresión máxima de la obediencia a la voluntad divina.7 ¿Cómo citar la Biblia para justificar el trato cruel y degradante que el actual estado de Israel practica hacia la población palestina, cuando esos mismos textos sagrados enfáticamente reprochan y censuran al Israel bíblico por sus acciones y leyes injustas y opresivas? Tanto los libros históricos como los proféticos, en la Biblia hebrea, proclaman por igual el profundo desagrado divino ante las estructuras endémicas de injusticia social que proliferan en la monarquía israelita.
  4. El tema del “pueblo escogido” por Dios ha sido un dilema teológico clásico. La primera confesión de fe bíblica comienza así: “Un arameo a punto de perecer fue mi padre, el cual descendió a Egipto… Los egipcios nos maltrataron, nos afligieron y nos impusieron una dura servidumbre…” (Deuteronomio 26:5s). ¿Quiénes son los genuinos descendientes de ese arameo errante, supuesto antecesor patriarcal de un “pueblo divinamente escogido”? En Palestina, dos respuestas conflictivas pugnan intensamente. Muchos sionistas alegan que los judíos, cualquiera sea su procedencia o su linaje cultural (sefarditas o asquenazíes, en toda su inmensa diversidad lingüística) constituyen la nación escogida con sus correspondientes derechos divinos a poseer la tierra palestina. Esta es la premisa ideológica de las leyes israelíes de retorno. La citada primera confesión bíblica de fe, sin embargo, no necesariamente recalca la alegada descendencia biológica o étnica. Su énfasis central es la experiencia de esclavitud, subyugación y potencial genocidio que sufre un pueblo al que Dios libera tras prestar atención a sus clamores de angustia y dolor. El riesgoso concepto de “pueblo de Dios”, por consiguiente, nada tiene que ver con una alegada descendencia filogenética, demostrable, en teoría, mediante análisis del ácido desoxirribonucleico (ADN) de enteras colectividades humanas. Refiere, más bien, a la lectura de los tiempos en una hermenéutica profética de emancipación. Pertenece genuinamente al pueblo de Dios toda persona que enmarca su existencia en la búsqueda audaz, teórica y práctica, de la liberación de los oprimidos, excluidos y menospreciados.8 
  5. A través de su extensa historia, Jerusalén ha sido simultáneamente bendecida y maldecida por el reclamo que las tres grandes religiones semitas monoteístas hacen de ella como ciudad sagrada. Durante siglos e incluso milenios, judíos, cristianos e islamitas la han considerado “ciudad santa”, santificada por la presencia divina. Los intensos sentimientos religiosos evocados por Jerusalén, ubicada en los mapas medievales en el centro del orbe creado, donde conviven tensa y conflictivamente la Iglesia del Santo Sepulcro, el Muro de las Lamentaciones, la Mezquita De Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca, la han transfigurado, en la imaginación activa de innumerables creyentes, peregrinos y cruzados, en una urbe a la vez santa y peligrosa, sagrada y sanguinaria, como ninguna otra ciudad en la historia humana.9 Incontables judíos, cristianos e islamitas han invocado con profunda devoción el nostálgico cántico a la ciudad perdida y añorada: “¿Cómo cantaremos un cántico a Dios en tierra de extraños? Si me olvido de ti, Jerusalén, pierda mi diestra su destreza. Mi lengua se pegue a mi paladar, si de ti no me acuerdo; 
si no enaltezco a Jerusalén como preferente asunto de mi alegría” (Salmo 137:4-6). ¡Un himno espléndido, ciertamente! Pero con frecuencia se olvidan sus rencorosos versos postreros, en los que el lamento se transforma en anhelo de cruel venganza: “Hija de Babilonia… bienaventurado el que te dé el pago 
de lo que tú nos hiciste. ¡Dichoso el que tome tus niños y los estrelle contra la peña!” (Salmo 137:8-9). La sacralidad atribuida a varios lugares en Palestina, Jerusalén en primer rango, ha sido causa funesta de interminables conflictos violentos y sangrientos. ¿Tenemos acaso, ese es el reto que agudamente plantea la teología palestina, los recursos intelectuales y espirituales para reconfigurar este debate de manera que el concepto de “tierra santa” sea punto de partida, no para la “guerra santa”, sino para el diálogo, el entendimiento y la solidaridad entre las tres grandes religiones monoteístas que comparten memorias y escrituras sagradas? De la respuesta a esa pregunta crucial depende en buena medida el destino feliz o infortunado de los diversos pueblos que habitan los valles y colinas de Palestina y quizá incluso la paz mundial.
  6. La teología palestina, quizá más enfáticamente que otras teologías de liberación, subraya el arduo pero deseable y necesario vínculo entre justicia y reconciliación, denuncia profética y esfuerzos pacificadores, recuperación de la historia de agravios y el perdón sanador de esa memoria.10 La meta última de la denuncia profética no puede ser la humillación ni menos aún la destrucción del pueblo adversario, sino el cumplimento histórico de la visión de Isaías de una nueva creación, libre de violencia y devastación bélica, un mundo en el que las comunidades en conflicto, en este caso palestinos e israelíes, “edificarán casas y las habitarán;
 plantarán viñas y comerán de su fruto. No edificarán para que otro habite 
ni plantarán para que otro coma… No trabajarán en vano 
ni darán a luz para maldición…” (Isaías 65:21-23). La reconciliación, en un contexto de paz justa y de restitución de agravios inicuos, es hoy, tras varias devastadoras guerras recientes y la memoria herida de siglos de sanguinarias hostilidades, un sueño compartido por muchos palestinos e israelíes, sean judíos, islamitas, cristianos o no-creyentes. Un sueño de paz y reconciliación. Es la aspiración de dos pueblos con memorias profundamente heridas: la memoria del shoah, el atroz holocausto judío, y la memoria de al-nakba, la trágica catástrofe palestina. Este sueño es tema central de la teología palestina. Lo comparten además teólogos y líderes religiosos judíos que reconocen y respetan la dignidad de la diferencia.11 Es también un anhelo que, desde tierra de gentiles, compartimos muchos y a cuya realización podemos contribuir disipando estereotipos degradantes y forjando redes creadoras de diálogo, comunicación y colaboración.12 

“Señores, señores profetas,
no preguntéis su nombre a los árboles,
no preguntéis por su madre a los valles:
de mi frente se escinde la espada de la luz,
y de mi mano brota el agua del río.
Todos los corazones del hombre… son mi nacionalidad:
¡retiradme el pasaporte!”

-Mahmoud Darwish, Pasaporte

  1. Edward W. Said, The Question of Palestine (London: Routledge, 1980); Ilan Pappe, A History of Modern Palestine: One Land, Two Peoples (Cambridge: Cambridge University Press, 2006).
  2. Alice Walker, “Overcoming Speechlessness,” Tikkun, September/October 2009, 35-36.
  3. Jorge V. Pixley, Éxodo, una lectura evangélica y popular (México, DF: Casa Unida de Publicaciones, 1983); José Severino Croatto, Exodus, a Hermeneutics of Freedom (Maryknoll, NY: Orbis Books, 1981).
  4. Phyllis Trible, Texts of Terror: Literary-Feminist Readings of Biblical Narratives (Philadelphia: Fortress Press, 1984).
  5. Luis N. Rivera Pagán, Evangelización y violencia: la conquista de América (San Juan: Edicio­nes Cemí, 1992).
  6. Daniel L. Smith-Christopher, A Biblical Theology of Exile (Minneapolis: Fortress Press, 2002).
  7. Walter J. Houston, Contending for Justice: Ideologies and Theologies of Social Justice in the Old Testament (London: T & T Clark, 2006).
  8. Aquí es la valiosa la teología judía de la liberación desarrollada por Marc H. Ellis en su libro Toward a Jewish Theology of Liberation (3rd expanded edition) (Waco, TX: Baylor University Press, 2004).
  9. Amos Elon, Jerusalem: Battlegrounds of Memory (New York: Kodansha International, 1995).
  10. Naim Stifan Ateek, Justice and Only Justice: A Palestinian Theology of Liberation (Maryknoll, NY: Orbis Books, 1989), 163-175; Mitri Raheb, I Am a Palestinian Christian (Minneapolis: Fortress Press, 1995), 112-116. Véase, además, Naim Stifan Ateek, A Palestinian Christian Cry for Reconciliation (Maryknoll, NY: Orbis Books, 2008).
  11. Jonathan Sacks, The Dignity of Difference: How to Avoid the Clash of Civilizations (London: Continuum, 2002); Judith Butler, Parting Ways: Jewishness and the Critique of Zionism (New York: Columbia University Press, 2012).
  12. Son muy útiles, desde las tradiciones culturales y religiosas progresistas islámicas, los escritos de Anouar Majid, sobre todo sus libros Unveiling Traditions: Postcolonial Islam in a Polycentric World (Durham, NC: Duke University Press, 2000), Freedom and Orthodoxy: Islam and Difference in the Post-Andalusian Age (Stanford: Stanford University Press, 2004) y A Call for Heresy: Why Dissent Is Vital to Islam and America (Minneapolis, MN: University of Minnesota Press, 2007). Sobre el conflicto Israel/Palestina sigue siendo esclarecedor el texto de Rosemary Radford Ruether y Herman J. Ruether, The Wrath of Jonah: The Crisis of Religious Nationalism in the Israeli-Palestinian Conflict (Minneapolis, MN: Fortress, 2002).

Fuente: http://www.80grados.net/desafios-teologicos-y-hermeneuticos-del-conflicto-palestino-israeli

Organizaciones internacionales en Gaza: “Han muerto más niños que militantes palestinos”

Archivo | Mohammed Abed | AFP

Archivo | Mohammed Abed | AFP

Afana Shuheiber, de 10 años, jugaba en un tejado de la ciudad de Gaza con sus primos cuando un ataque la convirtió en uno de los 73 niños muertos en la ofensiva israelí en la Franja de Gaza.

El creciente número de niños muertos en el último conflicto entre Israel y el grupo palestino Hamas en Gaza ha provocado conmoción en el mundo entero.

No pasa un día ni una noche desde que se lanzó la ofensiva israelí el pasado 8 de Julio sin que se repitan las mismas escenas: cadáveres de niños despedazados trasladados a la morgue de los hospitales y padres -cuando siguen vivos- desesperados.

El sábado, un grupo de organizaciones internacionales y palestinas de derechos humanos y de agencias humanitarias llamaron a un alto el fuego inmediato en Gaza debido al alto número de menores muertos.

“Hasta ahora, han muerto más niños en los ataques israelíes que militantes palestinos”, indicó el comunicado de los grupos, entre los que se encuentra la organización War Child and Defence for Children International (Defensa Internacional de los niños).

El sábado, la agencia de la ONU para la infancia, UNICEF, señaló que los niños sumaban hasta un tercio de las víctimas civiles del conflicto.

“Desde el 8 de Julio hasta el 19 de Julio han muerto al menos 73 niños palestinos como consecuencia de los bombardeos y ataques de las fuerzas aéreas, navales y de tierra israelíes”, dijo Catherine Weibel, de Unicef, a la AFP.

Un total de 53 eran niños y 20 niñas. Más de la mitad eran menores de 12 años.

“Los más pequeños tenían 3 meses”, añadió.

Afnan, a la que sus familiares llamaban Fula, es una de estas víctimas. Murió el jueves por la tarde con sus primos, Jihad y Wisam, en el distrito de Sabra, en la ciudad de Gaza.

Los pequeños habían aprovechado un momento de relativa tregua de la violencia durante la tarde para subirse a jugar al tejado, después de días encerrados en casa, según relataron los vecinos.

En el hospital de Shifa, los primos yacían colocados uno al lado del otro frente a sus familiares, devastados por el dolor.

Los ojos de Wisam, de siete años, seguían abiertos, como mirando a lo lejos.

Aterrorizados de por vida

“Hemos visto demasiadas muertes de civiles, mucho de ellos niños, como los muertos en la playa de Gaza”, lamentó la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, quien pidió una investigación rápida sobre lo ocurrido.

El miércoles por la tarde, cuatro niños, de entre nueve y 11 años y también primos, murieron en un ataque en la playa, a la vista de los periodistas. Al menos cinco niños resultaron también heridos.

Un primer ataque alcanzó una cabaña de pescadores en la línea del puerto de pesca de Gaza y un grupo de niños salió corriendo. Un segundo ataque alcanzó luego al grupo. Los niños aterrorizados, algunos ensangrentados, salieron corriendo para refugiarse en un hotel, a 200 metros de allí.

“Estaban jugando en la playa. Habían ido al puerto para salir del campo (de refugiados) de Chati (más al norte, cerca de la frontera con Israel, NDLR) porque había muchos bombardeos allí”, explicó a la AFP Jamis Bakr, de 47 años, familiar de las víctimas.

El ejército israelí indicó que una investigación preliminar apuntaba a que los niños fueron las “trágicas” víctimas de un ataque dirigido a “los terroristas de Hamas”, el movimiento palestino que controla el enclave.

El sábado un responsable militar indicó que el ejército “lamentaba” la muerte de mujeres y de niños.

“Cuando se lucha, hay errores”, añadió.

Unicef manifestó su “profunda preocupación” por la muerte de niños.

“Los niños deberían ser protegido de la violencia, y no deberían ser víctimas de un conflicto del que no son responsables”, dijo Weibel a la AFP.

La responsable de Unicef señaló también su preocupación por los efectos a largo plazo de la violencia sobre los niños de Gaza, muchos de los cuales viven su tercer guerra en menos de seis años -esta, la de 2012 y la de diciembre 2008-enero 2009-.

“Hay niños aterrorizados de por vida por lo que están viendo”, alertó Weibel.

Antes de la guerra, unos 60.000 niños en Gaza requerían ya algún tipo de ayuda psicológica, y calcula que esta cifra se disparará después del conflicto.

Fuente: http://rbb.cl/a206