La Tierra se “salvó” en 2012 de una potente llamarada solar

Fue el 23 de julio. Si hubiera ocurrido 9 días antes habría impactado sobre la Tierra, según científicos de EE.UU.
Rey Sol. La llamarada del 23 de julio de 2012, tal como la captaron investigadores estadounidenses./ NASA

Rey Sol. La llamarada del 23 de julio de 2012, tal como la captaron investigadores estadounidenses./ NASA

Un potente estallido solar que podría haber dañado gravemente los sistemas eléctricos e inutilizado los satélites rozó la Tierra en el año 2012, según han anunciado este miércoles científicos estadounidenses. La llamarada solar habría causado estragos en el campo magnético de la Tierra, con una afectación similar a la del caso Carrington de 1859, la mayor tormenta solar detectada en nuestro planeta. En aquella ocasión, el impacto tumbó el sistema de telégrafos de Estados Unidos, según la física de la Universidad de Berkeley Janet Luhmann.

“Si (el estallido de 2012) hubiera impactado en la Tierra, probablemente habría sido como el de 1859, pero hoy el efecto sobre toda nuestra tecnología moderna habría sido espectacular”, explica Luhmann en un comunicado. Un estudio del año 2013 estimó que una tormenta solar como la de 1859 representaría hoy un impacto de 2,6 billones de dólares sobre la economía global.

El masivo estallido de viento solar y de campos magnéticos salió disparado del Sol el 23 de julio de 2012 y habría impactado directamente contra la Tierra si se hubiera producido nueve días antes, según los cálculos de Luhmann.

Las llamaradas solares impulsaron hacia el sur campos magnéticos que habrían afectado al campo magnético norte de la Tierra, provocando un giro en las corrientes eléctricas que habrían hecho que los transformadores eléctricos se incendiaran. Las interferencias magnéticas también habrían afectado a los sistemas posicionamiento por satélite como los GPS.

El estudio completo sobre este estallido solar que pudo haber sido grave para los humanos fue detectado por la nave STEREO de la NASA y se publicó en la revista Nature Communications.

Referencias:

http://rt.com/usa/solar-blast-devastated-earth-2012-161/

http://www.clarin.com/sociedad/Tierra-salvo-potente-llamarada-solar_0_1106289482.html

http://news.nationalpost.com/2014/03/20/earth-narrowly-missed-being-crisped-by-solar-flares-in-2012/

http://www.natureworldnews.com/articles/6384/20140319/suns-perfect-storm-narrowly-missed-earth-but-could-have-wrecked-havoc.htm

Fuente:

http://www.nature.com/ncomms/2014/140318/ncomms4481/full/ncomms4481.html

Abejalipsis: la desaparición mundial de las abejas es un problema más complejo de lo que se creía

tumblr_ms96xuo2WS1snnhngo1_500

Abejalipsis: la desaparición mundial de las abejas es un problema más complejo de lo que se creía

¿Qué sería la vida sin sus polinizadores? Si consideramos que están involucrados en gran parte de las interacciones que ocurren en los ecosistemas, lo más seguro es que estaríamos perdidos sin ellos. Los polinizadores, esos animales que llevan el polen de un lado a otro y facilitan la fecundación entre flores y la producción de frutos y semillas, son también de un gran beneficio para la humanidad. Su ardua labor resulta en servicios ecosistémicos que benefician al ser humano.

Los polinizadores más importantes son, probablemente, las abejas: más de un tercio de nuestros alimentos vienen de plantas polinizadas por insectos y, de éstas, el 80% son polinizadas por abejas. Esto se refleja en una ganancia de 29 mil millones de dólares anuales tan sólo en Europa. Sin duda, dependemos de su presencia y de los servicios que nos ofrecen, por lo que perderlas sería devastador para nosotros y para los ecosistemas.

Desde 2006, los criadores de abejas de Estados Unidos y Europa comenzaron a notar un inusual debacle poblacional en sus colmenas. De una mañana a otra, colonias enteras desaparecieron: la miel y la cera estaban ahí, pero a las abejas no se les encontró. Desde entonces, más del 30% de colmenas han desaparecido cada año (lo cual equivale a unas 10,000,000 colmenas) sin que se conozcan las causas de este preocupante misterio.

En un intento por averiguar qué hay detrás de este fenómeno denominando como “Colapso de Colonia por Trastorno”, o coloquialmente llamado abejalipsis o apicalipsis (en inglés: Beemageddon), investigadores del Departamento de Agricultura de la Universidad de Maryland en Estados Unidos realizaron un estudio pionero.

La investigación se realizó mediante el análisis de pesticidas y fungicidas en polen colectado por abejas forrajeras que regresaban a su colmena después de polinizar algunos de los siguientes cultivos: almendras, manzana, arándano, pepino, calabaza y melón. Además, aislaron algunas abejas en un ambiente controlado y las alimentaron con polen contaminado con nueves pesticidas diferentes. Después se les inoculó un hongo parásito, Nosema ceranae, que ya ha sido relacionado con el Colapso de Colonia por Trastorno.

El estudio ha identificado lo que llamaron un “brebaje de bruja” de pesticidas y fungicidas que contaminan el polen colectado por las abejas obreras para alimentar la colmena. Esto provoca una menor resistencia en las abejas hacia el hongo parásito, aumentando tres veces más la posibilidad de ser infectadas.

Aunque estos esfuerzos nos dirigen hacia un camino para encontrar las bases de la catástrofe, aún no es posible mencionar una causa específica de la misteriosa desaparición de las abejas. Sin embargo, Dennis van Engelsdorps, investigador líder de este estudio, comenta: “La evidencia de que los fungicidas pueden estar afectando a las abejar está creciendo, y pienso que es importante revalorar el uso de estos químicos para la agricultura”.

Por lo pronto, hay mucho que podemos hacer para evitar la pérdida de uno de los pilares más fuertes de la agricultura moderna: planten flores, no utilicen químicos ni pesticidas en sus jardines, consuman miel natural local, compren productos agrícolas locales y aprendan a convertirse en apicultores mediante prácticas sostenibles. Para saber más, recomendamos visitar la página en inglés de BeeRaw , donde brindan recomendaciones e instrucciones para ayudar a la protección de las abejas.

El esfuerzo valdrá la pena.

____________________________

Comunicado de la Universidad de Yale

Nota de la revista Nature

Entrevista con Dennis van Engelsdorps en la revista Quartz

Artículo en PLOS ONE (libre acceso)

vía Tumblr http://historiascienciacionales.tumblr.com/post/59640909150

Visto en: http://historiascienciacionales.wordpress.com/2013/08/29/abejalipsis-la-desaparicion-mundial-de-las-abejas-es-un/