El multiverso no resuelve el problema del ajuste fino

spaceLos ateos recurren a las teorías del multiverso para escapar de la necesidad de aceptar la existencia de Dios como causa de un universo que parece diseñado para que sea posible la vida (ajuste fino). Al hacerlo, entran en contradicción con uno de los argumentos más empleados desde el siglo XIX para negar la existencia de Dios. Dicho argumento decía lo siguiente:

La hipótesis teísta ofrece una explicación del origen del mundo basada en dos entidades: Dios y el universo.

La hipótesis atea sólo precisa de una única entidad: el universo.

Luego la navaja de Occam favorece la explicación atea.

Como se sabe, el principio de la parsimonia, también llamado navaja de Occam, una de las bases fundamentales del método científico, afirma que, cuando hay que elegir entre dos teorías, debe preferirse la que necesite recurrir al menor número de entidades.

Pero la situación actual es muy diferente. Ahora la alternativa a la hipótesis teísta no es una única entidad, el universo, sino muchas (entre 10500 e infinitos universos). Es preciso, pues, reescribir el argumento, que ahora queda así:

La hipótesis teísta ofrece una explicación del origen del mundo basada en dos entidades: Dios y el universo.

La hipótesis atea precisa postular la existencia de entre 10500 e infinitas entidades: todos los universos del multiverso.

Luego la navaja de Occam favorece la explicación teísta.

Esto lo reconocen los propios ateos. ¿Cuál es su respuesta? Veámoslo (M.Rees, Just six numbers: the deep forces that shape the universe, pg. 156):

I’m inclined to go easy with Okham’s razor.

Con otras palabras: si la navaja de Occam va a nuestro favor, la utilizamos; si va en contra nuestra, diremos que es posible que la navaja de Occam no se aplique al universo. O sea:si sale cara, gano yo. Si sale cruz, pierdes tú. ¿Esto es jugar limpio? Como diría el filósofo Antony Flew, hay que seguir los argumentos hasta donde nos lleven.

Lo más curioso es que multiverso y Dios no son incompatibles. Si existe Dios y ha creado un universo, nada podría impedirle crear dos, diez, o 10500. Si fuese posible demostrar científicamente la existencia del multiverso (ahora mismo no lo es, y no creo que lo sea en mucho tiempo), eso tampoco demostraría que Dios no exista.

Por otra parte, si existiese el multiverso, aún quedaría pendiente la pregunta más importante que se ha hecho el hombre a lo largo de la historia de la filosofía:

¿Por qué hay algo en lugar de nada?

Por otra parte, las teorías del multiverso no consiguen resolver el problema del ajuste fino. De las seis teorías mencionadas en el artículo anterior, las cinco primeras se basan en la mecánica cuántica. Ahora bien: entre todos los multiversos posibles, los basados en la mecánica cuántica son una minoría. Pues bien, la mecánica cuántica parece ser un requisito indispensable para que sea posible la vida. En un universo clásico, newtoniano, la vida no sería posible, porque no habría estrellas. Terminamos, por tanto, en la misma situación en que empezamos: estos multiversos, si alguno de ellos existe realmente, parecen haber sido diseñados para que sea posible la vida. Con ellos, el problema del ajuste fino no desparece, sólo se traslada del universo al multiverso.

En cuanto al sexto multiverso, el matemático de Tegmark, falla por el otro extremo: es demasiado grande. Aunque en las cinco primeras versiones del multiverso es imposible experimentar con otros universos, es curioso que con éste, el más general de todos, esos experimentos sí son posibles. Un autómata celular (por ejemplo) es una estructura matemática coherente, y por tanto, según Tegmark, debería ser también un universo que existe en algún sitio. Si experimentamos con autómatas celulares, estamos experimentando con otros universos.

Una imagen del Juego de la Vida,  autómata celular de John Horton Conway

Una imagen del Juego de la Vida,
autómata celular de John Horton Conway

Francisco José Soler Gil y yo hemos demostrado que la complejidad de los autómatas celulares computacionalmente completos (los más complejos que existen) se mantiene aunque algunos de sus parámetros no sean constantes. Estableciendo un paralelo con nuestro universo, nuestras constantes fundamentales podrían no ser exactamente constantes, sin que eso afectara a nuestra existencia.

El propio Tegmark afirmó que nuestro universo, si forma parte del multiverso matemático, debería ser lo más normal posible. Sin embargo, no parece que sea así. Los universos posibles con parámetros fundamentales variables serían mucho más abundantes que los que las tienen constantes. Nuestro universo no sería típico. Luego el multiverso matemático tampoco resuelve el problema del ajuste fino.

El mismo artículo en inglés

Fuente: http://divulciencia.blogspot.com/2014/11/el-multiverso-no-resuelve-el-problema.html

¿Es el budismo teísta o ateísta? ¿Tiene alguna conexión el Nuevo Orden Mundial con el budismo?

Ateísmo: “El ateísmo es, en un sentido amplio, la no creencia en deidades u otros seres sobrenaturales. En un sentido más estricto, el ateísmo es la posición que sostiene la inexistencia de deidades. Algunos la definen como una doctrina o posición que rechaza el teísmo, que en su forma más general es la creencia en la existencia de, al menos, una deidad.” [1]

1.- ¿Es ateo el budismo?

En 1954, el gran orientalista Helmut von Glasenapp publicó una obra que se convirtió en un clásico del orientalismo: Buddhismus und Gottesidee, editada en castellano en 1974 por Barral Editores con el título de El budismo: una religión sin Dios.

En el Capítulo II de dicho libro, titulado No hay Creador ni Conductor del Cosmos (págs. 39-56 de la traducción española), demuestra el autor que el budismo niega explícitamente la existencia de Dios, aunque admite la existencia de dioses (coincide en ambos puntos con el jainismo, una religión heterodoxa de la India, y con la filosofía Sankhya, una corriente de pensamiento ortodoxa dentro del hinduismo). Von Glasenapp basa su demostración en citas de textos clásicos y autoritativos tanto del budismo Hînayâna (Pequeño Vehículo) como del Mahâyâna (Gran Vehículo): Abhidharmokosa de Vasubandhu, Abhidharmakosavyâkhyâ de Yasomitra, Bodhicaryâvatâra, Mahâprajñâpâramitâshâstra de Nâgârjuna, Buddhacarita, Bhuridatta-Jâtaka, Majjhima-Nikâya, Anguttara-Nikâya… La lista puede alargarse, naturalmente. Bastaría, por ejemplo, con agregar el siguiente pasaje del Bhavasankrântishâstra de Nâgârjuna: “el mundo no ha surgido en un principio y por nadie ha sido creado”[4]. También podría añadirse el testimonio de instructores budistas contemporáneos, como p. ej., el Anagârika Prajñânanda: “la creencia en un Dios individual o personal, creador de las cosas, regente, inmortal, es una opinión falsa”(Fuente: Anagârika Prajñânanda, Bouddhisme Gnostique, Milán: Archè, 1981, pág. 64.).

2.- ¿Tiene alguna relación el Nuevo Orden Mundial con el budismo?

Personalmente creo que no directamente con el budismo, pero si con su “filosofía” (como lo mencionó alguien por ahí), ahora la pregunta es: ¿Cuál o cuáles son sus filosofías?, si es que podemos llamarlas así:

a) Reencarnación de las almas

El budismo no acepta el concepto de alma individual. ‘La negación del alma diferencia al budismo de las religiones que le disputaron en la India la dominación de los espíritus’ (Oltramare, L’Histoire des idées théosophiques dans l’Inde, París 1923, tomo II, pág. 215). Como dice Glasenapp (Vedanta und Buddhismus, 1950, pág. 15), la negación de un âtman imperecedero constituye un rasgo esencial común a todos los sistemas dogmáticos del budismo Hînayâna y del Budismo Mahâyâna.

Mayor información: La reencarnación de las almas al tenor de la biblia

b) La creencia en varios dioses (politeísmo)

El concepto de un Dios personal no encaja en el sistema budista de religión. Hoy hay muchas sectas budistas. Muchas difieren en su concepto de lo divino y de Buda. En general, los budistas son panteístas en su perspectiva de Dios. Muchos ven a Dios como una fuerza impersonal que está formado por todas las cosas vivas y que mantiene unido al universo.

Esto es lo que dicen algunos de los eruditos más destacados acerca de la perspectiva budista de Dios. El Dr. John Noss declara, “no hay ninguna Persona soberana en los cielos manteniendo todo unido. Sólo existe la unidad personal última del ser mismo, cuya paz envuelve al yo individual cuando deja de llamarse “yo” y se disuelve en la pureza anodina del Nirvana, como una gota de rocío se incorpora a su mar maternal.” (Noss, p. 183.)

Esto es lo que el ya fallecido Dr. Suzuki, uno de los más grandes maestros del budismo Zen, dice acerca de su concepto de Dios: “Si Dios, después de hacer el mundo se coloca fuera de él, ya no es Dios. Si se separa del mundo o quiere separarse, no es Dios. El mundo no es el mundo cuando está separado de Dios. Dios debe estar en el mundo y el mundo en Dios.” (D. T. Suzuki, The Field of Zen (London: The Buddhist Society, 1969), p. 16.)

Dado que el budismo en general no cree en un Dios personal o en un ser divino, no tiene adoración, oración o alabanza de un ser divino. No ofrece ninguna forma de redención, perdón, esperanza celestial o juicio final. El budismo es, por lo tanto, más una filosofía moral, un camino de vida ético.

Conclusión

Desde la muerte de Gautama, se han desarrollado muchas sectas dentro del budismo. Muchas de estas sectas difieren en muchas formas fundamentales, y comparar una con otra es como comparar dos religiones separadas. Muchas sectas han desarrollado su propio concepto único de Dios. Algunas son panteístas en su perspectiva de Dios. Otras son ateas. Todavía otras han desarrollado un sistema politeísta de dioses. Algunas han combinado el panteísmo con el politeísmo. Varias sectas han elevado a Gautama (o Buda) al nivel de salvador o ser divino, aunque está claro que él nunca dijo ser una deidad. Otras sectas han combinado algunas de las doctrinas de Dios de otras religiones con el budismo.

Es importante estar conscientes de que Buda nunca se consideró a sí mismo como un dios, o un ser divino de cualquier tipo. Más bien, él se consideró a sí mismo como un ‘señalador de camino’ para otros. Solo después de su muerte, él fue exaltado al nivel de un dios por algunos de sus seguidores, aunque no todos su seguidores lo vieron de esa manera. Sin embargo con el cristianismo, está claramente establecido en la Biblia que Jesús es el Hijo de Dios (Mateo 3:17 “Y hubo una voz de los cielos, que decía: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.” ) y que Él y Dios son uno (Juan 10:30 “Yo y el Padre uno somos.”). Uno no puede considerarse realmente un cristiano sin profesar la fe de Jesús.

Jesús enseñó que Él es el camino, y no simplemente uno que muestra el camino como lo confirma Juan 14:6, “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” Para cuando Gautama murió, el budismo había adquirido una mayor influencia en la India; trescientos años después de su muerte, el budismo se había extendido tanto, que abarcaba casi toda el Asia. Las escrituras y los dichos atribuidos a Buda, fueron escritos cerca de cuatrocientos años después de su muerte. Este período posterior entre su muerte y los escritos o comentarios conteniendo sus mensajes, ocasionó que surgieran muchos desafíos de estudiosos, sobre la autenticidad y confiabilidad de los escritos budistas.

El Buda vivió y murió mucho antes del tiempo de Jesús. Sus viajes nunca lo llevaron más allá de doscientos kilómetros de su hogar. La Biblia y su mensaje parecen no haber sido conocidos por Buda, y de hecho, él nunca habló de Dios, o Jesús; consecuentemente, los budistas generalmente no hablan de Dios como lo hacen los cristianos. En su forma clásica, el budismo no habla de ningún Dios personal o Ser Divino.

El budismo enseña que el nirvana es el estado más alto del ser, un estado de existencia pura. Y es alcanzado por medios relativos al individuo. El nirvana desafía la explicación racional y el orden lógico y por lo tanto no puede ser enseñado, solo realizado. En contraste, Jesús fue muy específico. Él nos enseñó que nuestros cuerpos físicos mueren, pero nuestras almas ascienden para estar con Él en el cielo (Marcos 12:25) “Porque cuando resuciten de los muertos, ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles que están en los cielos.” Para los budistas no hay un Padre misericordioso en el cielo, quien envió a Su Hijo a morir por nuestras almas, por nuestra salvación, para proporcionarnos el camino para alcanzar Su gloria. El Buda enseñó que la gente no tiene almas individuales porque el ser individual o ego es una ilusión.

Finalmente, notamos que ambas creencias, cristianismo y budismo, son incompatibles. Tomando eso como base, si llegase a concretarse una religión mundial a través de este Nuevo Orden Mundial, perfectamente podría hacer uso de las doctrinas orientales, pero claro, tergiversadas en su contenido, de la misma forma que lo hizo la iglesia católica con los textos de la biblia en los diferentes concilios, afortunadamente, hoy existe mucho material y nuevos descubrimientos arqueológicos que nos permite comparar y validar dicha información contrastando con los nuevos papiros y con la llamada arqueobiblia.

Saludos cordiales

Fuentes usadas:

1.- http://es.wikipedia….ki/Ate%C3%ADsmo
2.- Las citadas en el mismo texto
3.- http://laverdadysolo…n-los-budistas/
4.- http://www.mercaba.o…_un_ateismo.htm
5.- http://www.ministeri…cs/budismo.html