Especial Benedicto XVI: ¿Milagro, montaje, casualidad?

1360849034_0

La sorprendente renuncia de Benedicto XVI ha estado rodeada toda la semana de historias curiosas. Una de ellas fue la de la periodista que dio la exclusiva del anuncio del Papa, el pasado lunes, gracias a que sabía latín. Pero otra que ‘incendió’ las redes sociales fue la de la fotografía del rayo cayendo sobre la cúpula de la Basílica de San Pedro del Vaticano pocas horas después de que Su Santidad decidiera volver a ser, simple y llanamente, Joseph Ratzinger.

La impactante imagen dio la vuelta al mundo y el martes acaparó portadas de incontables periódicos y webs. “Es un montaje“, se pudo leer y escuchar. “¡Milagro, milagro!”, gritaron otros.“Simplemente el rayo cayó en el lugar correcto y en el momento adecuado”, ha explicado el autor de la instantánea, Alessandro Di Meo, un fotógrafo ‘freelance’ que colabora habitualmente en la agencia de noticias italiana Ansa.

Di Meo ha contado que, el lunes, nada más conocerse el anuncio del Papa a las 11.46 horas, fotógrafos como él y de todas las agencias corrieron hacia la Plaza de San Pedro para obtener instantáneas con las que ilustrar la histórica renuncia. La mañana en Roma estaba nublada, con algún que otro chubasco. Pero cuando llegó la tarde, una tormenta amenazó la capital italiana y el pequeño Estado del Vaticano, apareciendo con la oscuridad unos deslumbrantes rayos. A las 19.30 horas, Di Meo, quien no había parado de sacar fotografías a la tormenta eléctrica, captó el momento en que el rayo tocaba la cúpula más alta del mundo(136,57 metros).

1360849034_extras_ladillos_1_0Di Meo insiste ante los que siguen argumentando que es un montaje que a su célebre estampa precedió una larga serie de fotos. Es más, alega que él no fue el único en obtenerla. Y así fue: un reportero gráfico de la agencia Afp, Filippo Monteforte, también tuvo la ‘suerte’ de atrapar el rayo ‘divino’. Pero lo hizo de manera vertical, y no horizontal, siendo menos atractiva para publicar, según el criterio de las redacciones de la prensa internacional.

Y para no dejar en el tintero otra ‘casualidad’, destacar que la misma mañana de la noticia-sorpresa del Papa y el posterior rayo una de las reacciones más destacadas fue la de Angelo Sodano, decano del colegio cardenalicio, quien sentenció: “El anuncio de la renuncia de Benedicto XVI ha sido como un rayo caído a cielo abierto“.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/14/internacional/1360849034.html

Versiones en el Vaticano sobre posible renuncia de Benedicto XVI

[16/03/2011 | 07:00 ] – Una versión que indica que Benedicto XVI renunciaría a su papado para abril grafica una tapa del diario Líbero en Italia.

La versión, sostenida por el periodista Antonio Socci, se basa en la supuesta debilidad del pontífice y en las mismas declaraciones de Ratzinger acerca de la posibilidad de resignar si está incapacitado mental, fisica o psicológicamente; Sin embargo, Benedicto XVI se ha mostrado fuerte en su gira por Alemania y se intuye una nueva operación de prensa por las internas vaticanas.

De acuerdo con el diario italiano “Líbero” el papa Beedicto XVI estaría pensando en resignar su papado para el próximo abril, cuando cumpla 85 años.

Una página del diario Líbero sin dudas no pasará por alto por la noticia que contiene: el Papa está pensando en renunciar para la primavera del 2012. El periodista Antonio Socci lo asegura en el diario.

“Por ahora”, escribió Socci, “está diciendo que podría ser verdad (asunción personal de Joseph Ratzinger) pero tengo la esperanza de que la historia no llegue a las noticias. sin embargo el rumor está circulando en lo alto del Vaticano y merece atención especial. El Papa no ha rechazado la posibilidad de renunciar cuando cumpla 85 años en abril del año que viene”.

Socci remarcó que el asumir que Ratzinger renunciará sin objeciones es la misma cosa que dijo el papa en una entrevista para el libro “Luce del mondo” cuando, en respuesta a una pregunta de Peter Seewald, dijo: “Cuando un Papa se da cuenta claramente de que él no tiene capacidad física, mental o psicológica para llevar adelante la tarea que se le encomendó, entonces tiene derecho, y en algunos casos el deber, de renunciar. Por otra parte, en otro pasaje, Benedicto XVI se preguntó si sería capaz de “soportar todo, sólo desde el punto de vista físico”.

Socci hace la siguiente observación en la edición de ese viernes de Libero: “Hoy en día, el Papa Benedicto parece estar en forma realmente buena, de la misma manera, está la cuestión de su edad y cuánta energía le queda.” Pero el escritor / periodista también recuerda otro pasaje de la entrevista en el mismo libro, que tiene que ver con los ataques y controversias relacionadas con el escándalo de los curas pederastas: “Cuando hay una gran amenaza, uno no puede simplemente huir de ella. Es por eso que, ahora mismo, no es definitivamente el momento de renunciar “.

“En realidad, es en momentos como estos que se necesita para resistir y vencer las situaciones difíciles. Uno sólo puede renunciar en un momento en que las cosas están en calma, o simplemente, cuando nada más se puede hacer al respecto. Pero uno no puede huir justo cuando la amenaza está viva y decir: ‘Vamos a alguien más se ocupe de él’.”

El tema de la renuncia del Papa ha sido objeto de debate durante muchas décadas. El Papa Pío XII había preparado una carta en la que declaró que renunciaría si fuera secuestrado por los nazis (“De esa manera, tendrán el cardenal Pacelli, pero no el Papa.”)

El Papa Juan XXIII, mientras hablaba con su confesor, tomó en consideración que posiblemente tendría que irse cuando su enfermedad empeorara. Incluso el Papa Pablo VI, que había establecido la exclusión de aquellos que tenían más de 80 del cónclave, y la renuncia a la sede episcopal a la edad de 75 años, pensó seriamente en renunciar en 1977, cuando cumplió 80 años, pero su entorno lo disuadió de seguir adelante con la propuesta. Este problema surgió de nuevo, de una manera dramática, con la larga enfermedad del Papa Juan Pablo Il, se había preparado incluso una carta de renuncia.

Cualquiera que conozca Ratzinger confirmó que la respuesta que dio a Seewald, es lo que él siente que sería mejor, en el caso de él ser física, mental o incapacitado psicológicamente. Sin embargo, tal posibilidad parece, en este momento, algo remota. De hecho, llama inmediatamente la atención por el contraste entre la historia de primera plana en Libero y las imágenes procedentes de Alemania, donde Benedicto XVI está finalizando un viaje histórico, en la que dio 18 discursos en cuatro días. Muchos de ellos lo pusieron bajo una presión considerable, especialmente porque fueron escritos enteramente por él. La prensa alemana se sorprendió de la resistencia del Pontífice a su edad, que se demuestra por el hecho de que era capaz de gestionar todo el agotamiento de moverse, no durmió más de una noche en una cama individual. Y logró con éxito llevar a cabo una apretada agenda de compromisos, reuniones, vigilias y celebraciones.

Esto demostraría que nada de lo que el mismo Benedicto XVI dijo en respuesta a sus supuestos planes de dimitir habría de materializarse.

Junto a los supuestos planes de asesinato del Sumo Pontífice, las versiones arrojadas y sostenidas por Líbero serían otro capítulo de la guerra informativa que se libra en las altas esferas del Vaticano por estos días, con la “vieja guardia” de Juan Pablo II enfrentada a la actual gestión de Ratzinger.

Enlace a nota original

Versiones en el Vaticano sobre posible renuncia de Benedicto XVI

[16/03/2011 | 07:00 ] – Una versión que indica que Benedicto XVI renunciaría a su papado para abril grafica una tapa del diario Líbero en Italia.

La versión, sostenida por el periodista Antonio Socci, se basa en la supuesta debilidad del pontífice y en las mismas declaraciones de Ratzinger acerca de la posibilidad de resignar si está incapacitado mental, fisica o psicológicamente; Sin embargo, Benedicto XVI se ha mostrado fuerte en su gira por Alemania y se intuye una nueva operación de prensa por las internas vaticanas.

De acuerdo con el diario italiano “Líbero” el papa Beedicto XVI estaría pensando en resignar su papado para el próximo abril, cuando cumpla 85 años.

Una página del diario Líbero sin dudas no pasará por alto por la noticia que contiene: el Papa está pensando en renunciar para la primavera del 2012. El periodista Antonio Socci lo asegura en el diario.

“Por ahora”, escribió Socci, “está diciendo que podría ser verdad (asunción personal de Joseph Ratzinger) pero tengo la esperanza de que la historia no llegue a las noticias. sin embargo el rumor está circulando en lo alto del Vaticano y merece atención especial. El Papa no ha rechazado la posibilidad de renunciar cuando cumpla 85 años en abril del año que viene”.

Socci remarcó que el asumir que Ratzinger renunciará sin objeciones es la misma cosa que dijo el papa en una entrevista para el libro “Luce del mondo” cuando, en respuesta a una pregunta de Peter Seewald, dijo: “Cuando un Papa se da cuenta claramente de que él no tiene capacidad física, mental o psicológica para llevar adelante la tarea que se le encomendó, entonces tiene derecho, y en algunos casos el deber, de renunciar. Por otra parte, en otro pasaje, Benedicto XVI se preguntó si sería capaz de “soportar todo, sólo desde el punto de vista físico”.

Socci hace la siguiente observación en la edición de ese viernes de Libero: “Hoy en día, el Papa Benedicto parece estar en forma realmente buena, de la misma manera, está la cuestión de su edad y cuánta energía le queda.” Pero el escritor / periodista también recuerda otro pasaje de la entrevista en el mismo libro, que tiene que ver con los ataques y controversias relacionadas con el escándalo de los curas pederastas: “Cuando hay una gran amenaza, uno no puede simplemente huir de ella. Es por eso que, ahora mismo, no es definitivamente el momento de renunciar “.

“En realidad, es en momentos como estos que se necesita para resistir y vencer las situaciones difíciles. Uno sólo puede renunciar en un momento en que las cosas están en calma, o simplemente, cuando nada más se puede hacer al respecto. Pero uno no puede huir justo cuando la amenaza está viva y decir: ‘Vamos a alguien más se ocupe de él’.”

El tema de la renuncia del Papa ha sido objeto de debate durante muchas décadas. El Papa Pío XII había preparado una carta en la que declaró que renunciaría si fuera secuestrado por los nazis (“De esa manera, tendrán el cardenal Pacelli, pero no el Papa.”)

El Papa Juan XXIII, mientras hablaba con su confesor, tomó en consideración que posiblemente tendría que irse cuando su enfermedad empeorara. Incluso el Papa Pablo VI, que había establecido la exclusión de aquellos que tenían más de 80 del cónclave, y la renuncia a la sede episcopal a la edad de 75 años, pensó seriamente en renunciar en 1977, cuando cumplió 80 años, pero su entorno lo disuadió de seguir adelante con la propuesta. Este problema surgió de nuevo, de una manera dramática, con la larga enfermedad del Papa Juan Pablo Il, se había preparado incluso una carta de renuncia.

Cualquiera que conozca Ratzinger confirmó que la respuesta que dio a Seewald, es lo que él siente que sería mejor, en el caso de él ser física, mental o incapacitado psicológicamente. Sin embargo, tal posibilidad parece, en este momento, algo remota. De hecho, llama inmediatamente la atención por el contraste entre la historia de primera plana en Libero y las imágenes procedentes de Alemania, donde Benedicto XVI está finalizando un viaje histórico, en la que dio 18 discursos en cuatro días. Muchos de ellos lo pusieron bajo una presión considerable, especialmente porque fueron escritos enteramente por él. La prensa alemana se sorprendió de la resistencia del Pontífice a su edad, que se demuestra por el hecho de que era capaz de gestionar todo el agotamiento de moverse, no durmió más de una noche en una cama individual. Y logró con éxito llevar a cabo una apretada agenda de compromisos, reuniones, vigilias y celebraciones.

Esto demostraría que nada de lo que el mismo Benedicto XVI dijo en respuesta a sus supuestos planes de dimitir habría de materializarse.

Junto a los supuestos planes de asesinato del Sumo Pontífice, las versiones arrojadas y sostenidas por Líbero serían otro capítulo de la guerra informativa que se libra en las altas esferas del Vaticano por estos días, con la “vieja guardia” de Juan Pablo II enfrentada a la actual gestión de Ratzinger.

Enlace a nota original