La verdad en cifras: salud psíquica y emocional de niños criados por parejas homosexuales

El estudio de Paul Sullins es el mayor realizado hasta ahora y el más completo en el análisis de variables.

Una investigación reciente acaba de lanzar una bomba sobre la cuestión incendiaria de los progenitores del mismo sexo. En su artículo publicado en el British Journal of Education, Society & Behavioural Science, una publicación revisada por pares, el sociólogo estadounidense Paul Sullins concluye que “los problemas emocionales de los niños con progenitores del mismo sexo son más del doble respecto a los que tienen progenitores de sexo opuesto”.

Afirma: “Ya no se puede afirmar que ningún estudio haya concluido que los niños con progenitores del mismo sexo están en desventaja respecto a los que tienen padres de sexo opuesto”.

Sin embargo, algunos podrían cuestionar que el estudio tiene un claro sesgo por el hecho de que Paul Sullins es un reverendo de una universidad católica, para aquellas personas les recuerdo un dato histórico:

El descubridor de la teoría de la inflación cósmica que hoy conocemos como “Big Bang” fue un sacerdote católico que origen belga llamado George Lemaitre.  http://www.bbc.com/mundo/noticias-36469530

Es seguro que esta desafiante refutación de la hipótesis de la “no diferencia” armará mucho revuelo; mientras tanto, el Tribunal Supremo [de Estados Unidos] se prepara a indagar los argumentos en favor y en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo. A los críticos les será imposible ignorarlo, porque se fundamenta en más datos que cualquier otro estudio previo: 512 niños con progenitores del mismo sexo escogidos de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud de los EEUU. Los problemas emocionales incluyen mala conducta, signos de ansiedad, depresión, mala relación con los coetáneos e incapacidad para concentrarse.

La filiación biológica, factor decisivo

Tras analizar los datos, Sullins concluyó que los progenitores de sexos opuestos proporcionan un ambiente mejor. “La filiación biológica es lo que diferencia de manera excepcional y profunda los resultados infantiles entre los niños con progenitores de sexo opuesto y los que tienen a los progenitores del mismo sexo”, escribe.

Tal como él demuestra, esto tiene inmensas implicaciones para las políticas públicas. El modelo de amor espléndido y edulcorado de Elton John y David Furnish hacia su descendencia, fruto de un vientre de alquiler, no funciona. Lanzando el guante ante los defensores del matrimonio entre personas del mismo sexo, Sullins afirma que “el beneficio principal del matrimonio para los niños, por lo tanto, no es que los presenta como los padres mejores (más estables, más ricos, etc., aunque también lo hace), sino que los presenta como sus propios padres”.

La Última Tule del matrimonio entre personas del mismo sexo [NdT: por Última Tule se entendía, en la geografía romana y medieval, cualquier lugar distante situado más allá de las fronteras del mundo conocido] -el reconocimiento legal y social de las relaciones gays y lesbianas-, no reducirá el riesgo de problemas emocionales. “Las dos formas familiares seguirán teniendo fundamentalmente efectos diferentes, incluso contrastantes, sobre el componente biológico del bienestar del niño, en detrimento de los niños de progenitores del mismo sexo”.

La “homofobia” no es la causa

Sullins analiza también si otros factores pueden explicar la diferencia en el bienestar emocional. Según sus observaciones, ninguno lo hace.

Un factor podría ser la inestabilidad. Los niños no maduran en ambientes inestables. Los progenitores gays y lesbianas tienden a alquilar más que a ser propietarios de la casa donde viven, lo que implica el trauma de mudarse y volver a asentarse. Esto puede indicar también que los progenitores son menos estables en su relación. El sufrimiento psicológico de los progenitores influye también en el aumento del riesgo de que el niño tenga problemas emocionales. Nada de esto explicaba las diferencias.

La explicación más ampliamente aceptada ante los malos resultados emocionales y de conducta entre los niños con progenitores del mismo sexo es la homofobia. Los defensores de los progenitores del mismo sexo atribuyen el escaso bienestar emocional a la estigmatización. Estos niños son dañados, dicen, porque son señalados, son acosados y son objeto de burla. Si sus coetáneos fueran menos homófobos, las cosas serían distintas.

El lobby LGTB alega que el acoso a los hijos de padres del mismo sexo por homofobia sería la causa de su mayor propensión a la inestabilidad emocional. El estudio de Sullins demuestra que no.

Y otros estudios publicados desmienten también dicha afirmación.

“Contrariamente a la suposición que subyace a esta hipótesis, los niños con progenitores de sexo distinto son más perseguidos y acosados que los niños con progenitores del mismo sexo”.

Esto puede parecer sorprendente, pero en otro artículo publicado el año pasado en el British Journal of Medicine and Medical Research y basado en los mismos datos, Sullins concluyó que los niños de progenitores del mismo sexo tienen más riesgo de sufrir TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad). Y si tienen TDAH, son estigmatizados siete veces más a causa de su mermada capacidad de relación interpersonal. En otras palabras, si los niños de hogares con progenitores del mismo sexo son acosados más, esto es debido a que no tienen capacidad de relación interpersonal, no porque sus progenitores sean gays o lesbianas.

Visto en: http://www.religionenlibertad.com/la-prevalencia-de-problemas-emocionales-se-duplica-en-hijos-de-parejas-40697.htm

Referencias:

https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2500537

http://ipr.cua.edu/faculty/sullins.cfm

http://www.sciencedomain.org/abstract/7834

Anuncios

Estudio afirma que homosexuales están más expuestos a alcoholismo y problemas psicológicos

Publicado por  Denisse Charpentier  | La Información es de   Agencia AFP

Publicado por Denisse Charpentier | La Información es de Agencia AFP

Homosexuales y bisexuales están más expuestos a problemas de salud mental, física, tabaquismo y consumo excesivo de alcohol que los heterosexuales, según un estudio publicado el lunes en Estados Unidos, que lo atribuye al estrés vinculado a la discriminación que padecen esas comunidades.

La investigación difundida en la revista médica estadounidense JAMA Internal Medicine y realizada en todo el país en 2013 y 2014 en Estados Unidos comparó el estado de salud, las tasas de tabaquismo y el consumo de alcohol de 525 lesbianas, 624 homosexuales y 515 bisexuales y 67.150 heterosexuales.

“Nuestro estudio indica que la comunidad de lesbianas, gays y bisexuales tiene importantes disparidades en materia de salud, sobre todo mental y también en términos de consumo de alcohol y tabaquismo”, afirman los autores.

Según ellos, “esas disparidades se explican probablemente por el estrés resultante de la marginación y la discriminación que sufren los homosexuales y bisexuales por sus preferencias sexuales”.

Entre los heterosexuales interrogados en el marco del estudio, 16,9% sufrían angustia psíquica moderada o severa. La proporción ascendía a 25,9% entre los gays y 40,1% entre los bisexuales.

El porcentaje de varones bisexuales con problemas de alcoholismo también era más alto que entre los heterosexuales: 10,9% contra 5,7% respectivamente (y 5,1% entre los gays, concluyeron los autores del estudio dirigido por Gilbert Gonzales de la universidad Vanderbilt de Nashville, Tennessee.

Los resultados indican asimismo que los gays y hombres bisexuales fuman más que los heterosexuales masculinos. Pero los varones bisexuales fuman más (9,3%) que los heterosexuales (6%) y los gays (6,2%).

En lo que respecta a las mujeres, 21,9% de las heterosexuales tienen síntomas moderados o severos de problemas psicológicos, contra 28,4% de las lesbianas y 46,4% de las bisexuales.

Estas últimas resultan ser las mayores consumidores de alcohol (11,7% del total), contra 8,9% entre las lesbianas y 4,8% entre las heterosexuales.

Más del 25% de las lesbianas y bisexuales eran fumadoras, contra solamente 14,7% de las heterosexuales.

Fuente: http://linkis.com/www.biobiochile.cl/n/LdRN2

Referencia: http://archinte.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=2530417