La prevalencia de problemas emocionales se duplica en hijos de parejas gays, y no es por homofobia

El estudio de Paul Sullins es el mayor realizado hasta ahora y el más completo en el análisis de variables.

El estudio de Paul Sullins es el mayor realizado hasta ahora y el más completo en el análisis de variables.

Una investigación reciente acaba de lanzar una bomba sobre la cuestión incendiaria de los progenitores del mismo sexo. En su artículo en el British Journal of Education, Society & Behavioural Science, una publicación evaluada por colegas, el sociólogo estadounidense Paul Sullins concluye que “los problemas emocionales de los niños con progenitores del mismo sexo son más del doble respecto a los que tienen progenitores de sexo opuesto”.

Afirma: “Ya no se puede afirmar que ningún estudio haya concluido que los niños con progenitores del mismo sexo están en desventaja respecto a los que tienen padres de sexo opuesto”.

El mayor estudio jamás realizado al respecto

Es seguro que esta desafiante refutación de la hipótesis de la “no diferencia” armará mucho revuelo; mientras tanto, el Tribunal Supremo [de Estados Unidos] se prepara a indagar los argumentos en favor y en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo. A los críticos les será imposible ignorarlo, porque se fundamenta en más datos que cualquier otro estudio previo: 512 niños con progenitores del mismo sexo escogidos de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud de los EEUU. Los problemas emocionales incluyen mala conducta, signos de ansiedad, depresión, mala relación con los coetáneos e incapacidad para concentrarse.

La filiación biológica, factor decisivo

Tras analizar los datos, Sullins concluyó que los progenitores de sexos opuestos proporcionan un ambiente mejor. “La filiación biológica es lo que diferencia de manera excepcional y profunda los resultados infantiles entre los niños con progenitores de sexo opuesto y los que tienen a los progenitores del mismo sexo”, escribe.

Investigaciones del pasado

Hasta hace poco, casi todos los estudios sobre filiación en parejas del mismo sexo eran muy pequeños. En una encuesta sobre 49 estudios en 2010, un investigador encontró que el promedio en el muestreo era de solo 39 niños. Sólo en cuatro de estos estudios el muestreo fue aleatorio; los otros habían sido seleccionados contactando a grupos de gays y lesbianas. Un ambicioso estudio de 2012, realizado por Mark Regnerus de la Universidad de Texas en Austin, identificó sólo a 39 jóvenes adultos, de 2.988 casos, que habían vivido con parejas del mismo sexo durante más de tres años.

Las conclusiones científicas del estudio de Mark Regnerus le granjearon el odio de la comunidad gay, pero el rigor de su investigación fue finalmente avalado por su universidad.

Visto enhttp://www.religionenlibertad.com/la-prevalencia-de-problemas-emocionales-se-duplica-en-hijos-de-parejas-40697.htm

Fuentehttp://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2500537

Anuncios