A Netanyahu le preocupa más eliminar Palestina de la agenda internacional que la bomba atómica de Irán

Miembro del Parlamento israelí en dos ocasiones entre 1965 y 1981, siempre por partidos de izquierdas, Uri Avnery ha criticado la ocupación desde diferentes tribunas. Desencantado de la política, fundó en 1993 la organización de derechos humanos Gush Shalom.

El presidente de Gush Shalom en su vivienda de Tel Aviv. (E. Jara)

Uri Avnery (Beckum, Alemania, 1923) se trasladó con su familia a Israel cuando Hitler tomó el poder en 1933. Dejó el grupo terrorista judío Irgún seis años antes de que se fundase el estado de Israel porque no estaba de acuerdo con sus tácticas violentas, aunque en 1948 luchó con el Ejército. Su compañía, Samson’s Fox, hirió al soldado que luego se convertiría en uno de los presidentes más destacados de Egipto, Gamal Abdel Nasser. En 1982 consiguió entrar en el Beirut sitiado para hablar con Yasser Arafat, hecho que le valió que su madre lo desheredara.

En una de las newsletters de su organización, prometía que Israel no atacaría Irán. ¿Cómo puede estar tan seguro?

Para Estados Unidos atacar Irán sería una pura catástrofe e Israel no puede hacer nada en absoluto sin su previa aprobación. Además, estamos en plena campaña electoral y en EE.UU. nada importa más que eso. Para Obama, desatar un evento catastrófico en medio de la campaña es una completa locura.

¿Se da cuenta de esto Benjamin Netanyahu? ¿Cree en una amenaza real por parte de Irán?

Antes que nada tienes que darte cuenta de que estamos hablando de un mentiroso patológico. Netanyahu utiliza a Irán para conseguir algo que es mucho más importante que Irán y su bomba atómica: empujar el tema palestino fuera de la agenda de Israel, de EE.UU. y del mundo.

¿Quiere decir que si Obama no estuviese en plena campaña electoral obraría de otra forma?

No. Sabe que es una locura. Irán tiene el tamaño de España, Francia, Italia y Alemania juntos. No es un país que conquistas en una semana, declaras la victoria y te vas a casa. Pero lo más importante es el estrecho de Ormuz. Tiene 35 km de ancho y 30 km de largo. El petróleo de Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Bahrein, Catar, Kuwait, Irak e Irán pasa por el estrecho. Te doy un horario de lo que podría suceder: a las 10 de la mañana se bombardea una instalación nuclear iraní; a las 10.05 Irán cierra el estrecho de Ormuz; a las 10.10 el precio del barril de petróleo pasa de ser de 100 dólares a 300. Es una catástrofe de dimensiones que no podemos ni imaginar. Y para levantar el bloqueo del estrecho, EE.UU. tiene que conquistar físicamente un gran trozo del país. Y esto es una guerra de grandes proporciones, muchísimo peor que la de Vietnam. Los republicanos ahora hablan mucho de ello, pero está claro que si ganasen no lo harían ni en sueños.

Pero eso no elimina el hecho de que Irán pueda estar construyendo una bomba atómica y que ha declarado en multitud de ocasiones que quiere destruir Israel.

¿Y qué si tienen una bomba atómica? Hace 25 años las declaraciones de Mordechai Vanunu, un técnico israelí de Dimona, hicieron a los científicos estimar que Israel poseía 200 bombas. Imagina cuántas tendremos ahora. Tenemos barcos alemanes capaces de transportar todo lo que tenemos y podríamos hacer a Irán desaparecer del mapa. Probablemente Israel también desaparecería, pero yo creo que ni el más fanático iraní sacrificaría todo su país por un ataque.

Decía en una de sus newsletters que Israel había perdido la oportunidad de ponerse del lado de los manifestantes de la Revolución egipcia; más tarde escribió que le gustaría que Israel ayudase a echar a Bashar al Asad de Siria, pero que era imposible porque el apoyo israelí solo perjudicaría a los manifestantes. ¿Hay algo que Israel podía haber hecho?

Sabemos que cualquier apoyo israelí a cualquier grupo árabe es el beso de la muerte. Para poder jugar un papel en la región, tiene que cambiar completamente, empezando por hacer la paz con los palestinos. Ahora no podemos hacer nada en absoluto, a no ser que queramos perjudicar a alguien. Así que públicamente no se ha hecho nada, pero silenciosamente se ha apoyado a los dictadores, porque convenían.

¿Incluso a Bashar al Asad?

Especialmente Bashar al Asad. Estamos en posesión de una parte de Siria, los Altos del Golán. Asad alimentó a Hezbolá y le vendió armas para que atacase a Israel, pero en el propio frente sirio no se ha disparado una sola bala desde 1973. Al Asad es muy conveniente, sobre todo si pensamos que no sabemos quién puede venir después.

La vida política y espiritual de Israel tiende hacia la radicalización. ¿Desde cuándo y por qué?

Sucede desde los últimos diez años. La primera razón es la demográfica. Los israelíes de derechas y los ultraortodoxos tienen unos diez hijos. Los procedentes de Europa tienen solo uno o dos. La otra razón la encontramos en un hombre llamado Ehud Barak, actual ministro de Defensa. Cuando fue elegido primer ministro en 1999, miles de personas celebraron el fin del primer gobierno de Netanyahu y la llegada de Barak. Fue elegido líder de la izquierda, del movimiento de paz. Poco después se reunió con Arafat en Camp David, y dijo que le iba a ofrecer algo que no podía rechazar, aunque no era ni de lejos el mínimo que cualquier palestino podría aceptar. Cuando volvió a Israel, dijo: “Los palestinos nos quieren echar al mar, les he ofrecido todo lo que podrían querer y lo han rechazado. No tenemos contraparte para la paz”. Fue un mensaje catastrófico. Destruyó el movimiento de paz.

¿Qué opciones tienen los palestinos?

Hoy estaba sentado en la orilla del mar y estaba pensando: si yo fuese palestino, ¿qué sugeriría hacer? Y no se me ocurría nada. La violencia fracasó, como lo hará siempre. Ir a Naciones Unidas ha fracasado y seguirá fracasando mientras sea un vetostán. La diplomacia ha fracasado, las dos intifadas fracasaron. Lo único que podría decirles es que recuperen la unión nacional, que demuestren al mundo que son una democracia unida y que se preparen para el siguiente paso. ¿Cuál es? No lo sé. Si América no se pone de su parte, no habrá cambio. Y Obama, aunque es realista, ha capitulado ante Netanyahu. Les diría que sobreviviesen y esperasen un cambio.

¿Por qué dice “sobrevivir”?

Creo que los palestinos no se dan cuenta de lo peligrosa que es la situación. Están en peligro existencial. La limpieza étnica está a la vuelta de la esquina e Israel solo está esperando a una situación internacional que lo haga posible, como una gran guerra.

Fuente: http://www.deia.com

Netanyahu afirma que Israel seguirá ATACANDO a quien sea necesario para “defenderse”

  • El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, considera que hay que mejorar las defensas y comprar más sistemas antimisiles.
  • Unos cuarenta y cinco cohetes han caído en Israel en 24 horas como venganza por la muerte del palestino Zuhair Al-Qaisi en un bombardeo israelí.
  • 14 milicianos palestinos han muerto y otros 20 han resultado heridos en enfrentamientos contra Israel en la Franja de Gaza.

La muerte de un miliciano palestino en un ataque aéreo de Israel ha desembocado en las últimas horas en un incremento de la violencia en los alrededores de la Franja de Gaza. Los palestinos han lanzado una oleada de cohetes contra sus vecinos israelíes a lo que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, ha respondido asegurando que Israel seguirá atacando a quien considere necesario para impedir atentados contra sus ciudadanos independientemente de las represalias.

Seguiremos atacando a quien pretenda atacar a la ciudadanía israelí“, ha asegurado este sábado a varios alcaldes de las poblaciones de los alrededores de Gaza que sufren desde ayer una lluvia de cohetes disparados por las milicias palestinas de la Franja de Gaza. Netanyahu ha telefoneado a los dirigentes municipales de Ashdod, Beer Sheva, Ahskelon, Gan Yavne, Sderot, y a algunos vecinos, para hablar sobre la escalada de la violencia provocada por la muerte ayer del palestino Zuhair Al-Qaisi en un bombardeo israelí.

Al menos catorce milicianos palestinos han muerto y otras 20 personas han resultado desde que se incrementó la intensidad de los ataques en Gaza debido a los enfrentamientos con Israel tras la muerte del secretario general de los Comités Populares de Resistencia, Al-Qaisi. La Yihad es una de las milicias de la franja territorial palestina que se ha sumado a la represalia contra Israel.

El sistema antimisiles de Israel ha interceptado en vuelo 27 cohetes, según el ejército israelí

El primer ministro, informan los medios locales, les ha explicado las razones que le llevaron a ordenar la muerte del militante a pesar de ser conscientes de que a ello arrastraría la represalia de las milicias. Al Qaisi fue acusado este viernes por los servicios de inteligencia israelíes de estar preparando un atentado de grandes proporciones en la zona fronteriza entre Israel y Gaza, o la del Sinaí, donde el pasado agosto murieron ocho israelíes en una cadena de ataques con armas automáticas y explosivos.

Según Netanyhau, lo que tiene que hacer Israel en estos casos es “mejorar aún más sus defensas” y “comprar más sistemas antimisiles como el Irom Dome”. El innovador sistema antiaéreo, desplegado en torno a dos grandes ciudades, ha derribado en vuelo 27 cohetes que se dirigían a Ashdod, Ashkelon y Beer Sheva.

Fuente: http://www.20minutos.es

Encuesta: Más de la mitad cree que Israel solo no debería atacar a Irán

pic

Más de la mitad de los ciudadanos (un 58 por ciento de los encuestados) considera que, si Estados Unidos no ataca las instalaciones nucleares iraníes, Israel no debe tratar de hacerlo solo, señalan los resultados de una encuesta difundida por el diario Haaretz.

Pese a ello, más de la mitad de los participantes en el sondeo asegura que confía en el primer ministro, Biniamín Netanyahu, y el titular de Defensa, Ehud Barak, para gestionar la amenaza nuclear iraní.

La encuesta (que será publicada por el rotativo en su totalidad mañana), muestra también un importante avance en la intención de voto al Likud, que encabeza Netanyahu y que, de celebrarse elecciones hoy, obtendría 37 escaños frente a los 27 que tiene ahora, mientras que el opositor y centrista Kadima retrocedería de sus 28 actuales a entre 10 y 12.

El Gobierno sopesa realizar un ataque preventivo contra las instalaciones nucleares de Teherán, que considera una “amenaza existencial”, y los líderes han advertido que se acaba el tiempo para poder frenar de forma efectiva el programa nuclear.

En su reciente visita a Washington, Netanyahu alertó de que la vía diplomática y las sanciones internacionales no están funcionando y manifestó en un discurso pronunciado el pasado lunes, 5 de marzo, ante el lobby pro-israelí estadounidense, el Comité de Asuntos Públicos Estadounidense-Israelí (AIPAC), que “ninguno de nosotros puede esperar más tiempo”.

“Nunca permitiré que mi pueblo viva a la sombra de la aniquilación”, enfatizó el primer ministro, que reiteró el derecho de Israel a defenderse y comparó al actual régimen iraní con el nazismo y su programa nuclear con el Holocausto.

Ante el mismo foro, el presidente estadounidense, Barack Obama, mostró su compromiso con la seguridad de Israel y apostó por seguir avanzando con la vía diplomática con Irán, aunque advirtió que “todas las opciones están encima de la mesa” y que EEUU no tolerará que Teherán consiga la bomba nuclear.

Fuente: EFE

Tomado de: http://www.aurora-israel.co.il

Los “halcones” quieren una guerra con Irán antes del verano

Obama aún confía en la diplomacia, pero Estados Unidos podría verse arrastrado a la guerra si un ataque israelí se complica con el cierre del estrecho de Ormuz.

Benjamin Netanyahu muestra la carta en la que EE.UU. rechazó en 1944 bombardear el campo de Auschwitz.

El secretario de Defensa norteamericano, Leon Panetta, se declaró convencido hace un par de semanas de que Israel lanzará un ataque a Irán “en abril, mayo o junio”. Antes de que Irán entre “en zona de impunidad”. Responsables de inteligencia israelíes temen que, a partir del verano, Irán tendrá la cantidad suficiente de uranio enriquecido para comenzar a fabricar una bomba nuclear. Y, lo que les parece más alarmante, que para entonces lo tendrá protegido en instalaciones subterráneas casi invulnerables a un ataque aéreo, como la de Qoms,alojada bajo 75 metros de granito. Israel no tiene capacidad militar para destruir ese tipo de instalaciones y ni siquiera está claro que lo tenga Estados Unidos.

Estas declaraciones desataron de inmediato la alarma de que el mundo puede hacer frente a una nueva guerra antes del verano. La reciente visita del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a Washington ha puesto de manifiesto las discrepancias entre ambos. Obama insiste en que, todavía hay una oportunidad para la diplomacia. Y el acuerdo dado por las grandes potencias para reanudar las negociaciones nucleares con Teherán subraya la renuencia de la Casa Blanca a apoyar a Israel en un eventual ataque preventivo contra las instalaciones nucleares iraníes.

Ahora bien, Netanyahu ha afirmado claramente que se siente libre de emprender cualquier acción que considere “necesaria para su supervivencia” sin contar con la aprobación de Washington. En uno de sus discursos más punzantes, el primer ministro israelí leyó una carta de 1944 en la que el Departamento de Guerra de Estados Unidos comunica al Congreso Mundial Judío su negativa a bombardear el campo de concentración de Auschwitz. “El Gobierno norteamericano hoy es diferente, ¿verdad?”. Tras esa alusión al Holocausto y su convicción sin fisuras de que Irán está buscando la bomba nuclear, las amenazas de Netanyahu han sido tomadas muy en serio.

Dado el firme compromiso de Estados Unidos con la seguridad de Israel desde hace sesenta años, la pregunta es:¿Qué actitud adoptará Washington si Israel bombardea instalaciones iraníes y Teherán replica con un duro contraataque? La Administración Obama da a entender que, aun en el caso de un ataque preventivo israelí, no quiere verse envuelta en una guerra con Irán. Pero si Teherán respondiera con el cierre del estrecho de Ormuz, a Estados Unidos -y tal vez a sus aliados- no les quedaría más remedio que involucrarse. Ya un ataque puntual sobre Irán haría subir fuertemente el precio del petróleo. Pero el cierre de Ormuz sería un desastre que, en plena crisis económica, la Casa Blanca no puede consentir.

Así que volvemos a la casilla del principio: ¿sería posible un ataque israelí antes del verano que arrastre a la guerra a Estados Unidos y termine involucrando a todos sus aliados? Es la pregunta que se hacen hoy todos los analistas en Estados Unidos. Y la respuesta que se dan a sí mismos es que, a juzgar por la reacción de la Casa Blanca, es que ni el propio Netanyahu lo sabe. Ha querido ser contundente en que no va de farol en sus amenazas. Pero creen que en Israel aún no hay consenso sobre el momento exacto en el que se considera que un ataque militar es la única opción viable. Y que, en todo caso, cuando Netanyahu tomé una decisión, tampoco se la comunicará a Washington.

Fuente: http://www.abc.es/20120307/internacional/abci-halcones-quieren-guerra-iran-201203071405.html

Obama a Irán: Usaré la fuerza si es necesario

“Ustedes no tienen que contar con mis palabras. Pueden ver mis acciones”

El presidente Barack Obama dijo este domingo que Estados Unidos no dudará en atacar a Irán para impedirle conseguir un arma nuclear, pero advirtió que la reciente “habladuría sobre guerra” sólo ha beneficiado a Teherán y elevado el precio del petróleo.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, cuyo país considera su existencia amenazada por el potencial desarrollo de armas nucleares de Irán, le dijo a reporteros antes de asistir a una conferencia de líderes judíos en Canadá que lo que más apreciaba era escuchar a Obama decir que “Israel debe poder defenderse a sí mismo, por sí mismo, contra cualquier amenaza”.

Hablando ante un poderoso grupo de cabildeo pro Israel, Obama exhortó al Estado judío a dar tiempo para que las sanciones aíslen más a Irán. El presidente trató de calmar los tambores de guerra con Irán y aguantar un ataque unilateral israelí contra las instalaciones nucleares iraníes.

“Por el bien de la seguridad de Israel, la seguridad de Estados Unidos y la paz y la seguridad del mundo, este no es momento para bravatas”, dijo Obama ante miles de personas en la conferencia de políticas del Comité Norteamericano-Israelí de Asuntos Públicos. “Este es el momento de dejar que nuestras presiones conjuntas surtan efecto, y de sostener la amplia coalición internacional que hemos formado”.

Citando al presidente Theodore Roosevelt, Obama dijo que él hablaría “suavemente, pero llevando un gran garrote”, y advirtió a Irán que no trate de poner aprueba la determinación estadounidense.

El esperado discurso de Obama se produce un día antes de que se reúna en la Casa Blanca con Netanyahu, quien planea hablar ante el comité norteamericano-israelí el lunes por la noche. Tres candidatos presidenciales republicanos —Mitt Romney, Rick Santorum y Newt Gingrich— tienen programado hablar en la conferencia vía satélite el martes, un día clave en la campaña cuando 10 estados votan en primarias republicanas en la contienda para decidir quién es el rival de Obama en los comicios de noviembre.

A Israel y los votantes judíos en Estados Unidos, Obama prometió el compromiso de su gobierno con su aliado en el Oriente Medio.

“Ustedes no tienen que contar con mis palabras. Pueden ver mis acciones”, dijo Obama. El presidente defendió su historial de defender la seguridad y la soberanía de Israel diciendo: “Hemos respaldado a Israel. En todas las ocasiones”.

AP

Fuente: http://www.elperiodiquito.com

El ataque a Irán pasa por el despacho de Obama

Bernardo Ptasevich – Mientras se acercan las elecciones en los Estados Unidos, el presidente Barack Obama tiene que atender varios frentes simultáneos, tanto en lo interno como en los asuntos internacionales. Algunos de ellos se ven sin duda alguna muy incómodos. Según la posición que asuma en cada tema y las decisiones que deba tomar, se verá de qué forma son afectadas sus posibilidades en los próximos comicios. La visita casi simultánea de los gobernantes israelíes lo pondrá en la vidriera del mundo, sin posibilidad de excusarse.

El joven presidente sale de gira

Es sorprendente la capacidad mental y física que tiene el presidente de Israel, quien a sus 88 años acaba de emprender una gira cargada de compromisos y actividades de gran importancia digna de un dirigente joven en plena actividad. Shimon Peres no piensa en jubilarse. Ha resuelto seguir siendo útil y no lo hace aconsejando o dirigiendo a otros para que realicen las cosas sino que emprende los trabajos en forma personal con una dinámica envidiable. El joven Peres, (más allá de la opinión de adeptos y detractores) es más que un ejemplo a seguir. Nos deja el extraordinario mensaje de que la vida no termina a los sesenta años, (ni a los setenta, ni a los ochenta), cuando las personas continúan haciendo cosas que valen la pena ya sea en la vida personal como en la actividad pública.

Algo grande se cocina

En estos días coincidirán en los Estados Unidos el Presidente Shimon Peres, el Ministro de Defensa Ehud Barak y el Primer Ministro Benjamín Netanyahu. Que la plana mayor del gobierno coincida con diferencia de horas en el despacho del presidente de los Estados Unidos no es algo muy corriente. Indica que se está cocinando algo grande entre Israel y su socio norteamericano. Es obvio que los tres grandes dirigentes israelíes no se han ido de vacaciones, algo que sería muy mal visto ya que la situación interna no da para esas distracciones. Entre otros importantes temas que tratarán hay uno que es excluyente y que será monitoreado por la prensa en forma muy especial. Mientras escuchamos que Israel no avisará a los Estados Unidos para atacar a Irán, lo cierto es que por lo menos coordinará en estas reuniones los próximos pasos a seguir.

El posible ataque a las instalaciones nucleares iraníes, el avanzado desarrollo nuclear (según Ahmadinejad para uso pacífico), el creciente stock de uranio enriquecido, las nuevas instalaciones subterráneas para producirlo que triplican la capacidad actual, las amenazas de cerrar el Estrecho de Ormuz y la inminencia de bombas nucleares en manos del fanático presidente iraní, serán los temas fundamentales en estos encuentros.

Netanyahu y Barak no coinciden

Se asegura que Shimon Peres lleva consigo información sensible sobre los planes nucleares de Teherán recopilados por los servicios de inteligencia israelíes. Su posición personal parece contraria a un posible ataque israelí que muchos pronostican para este verano. Esto ha puesto los pelos de punta del Ministro de Defensa quien no está dispuesto a perder protagonismo ni espacios de poder.
Barak ha declarado públicamente que es el gobierno y no el presidente quien decide en estos temas, como si Peres fuera el presidente de otra nación. Otra vez nos encontramos con las rencillas personales, la envidia y los celos, en un gobierno que se caracteriza por el individualismo, las divisiones y también la falta de coordinación en sus acciones. Esa forma de manejarse no va a cambiar, no tiene solución y muestra la debilidad del Primer Ministro que no puede imponer una línea de acción a sus ministros. Todo nace por la forma en la que se hizo del poder. Disfruta por ahora de una mayoría tirada de los pelos, armada con grupos y personas cuyas diferencias se zanjan con dadivas y no por consenso de ideas. El sistema de prebendas no permitirá la unidad de criterios siquiera en casos tan graves como el del desarrollo nuclear iraní.

Las opciones están sobre la mesa

Biniamín Netanyahu ha dicho que todas las opciones están sobre la mesa y seguramente estarán esta semana en la mesa del gobierno estadounidense. Mientras se pide esperar por los resultados de las sanciones económicas en vigencia, Irán aprovecha cada minuto para avanzar en sus propósitos. Israel insistirá en que se deben tomar otras acciones y tratará de no emprenderlas en solitario. Sabe que de lograr armas nucleares estarán destinadas en forma prioritaria a su desaparición y eso lo obliga a ser punta de lanza.

La presencia de buques americanos en el Estrecho de Ormuz, la llegada a Israel de un submarino con capacidad para misiles nucleares, la urgente puesta a punto del sistema antimisiles en Tel Aviv, los ejercicios crecientes del ejército y hasta las sirenas de los simulacros que hemos escuchado, indican que algo puede suceder muy pronto. Mientras tanto Ahmadinejad juega al gato y el ratón con los inspectores de la OIEA. Aceptan la visita de sus inspectores pero a su vez les niegan ver las cosas que no conviene que se vean.

Todo terminará con mensajes y discursos

No estamos seguros de que esto desemboque en un ataque a Irán, algo que se está tratando de evitar y que solo se hará si se estima que es la única opción efectiva. Lo que sí es seguro es que escucharemos nuevos y brillantes discursos, esos que se hacen para el buen oído de los electores. Cada uno lo hará para su propia clientela.

Barack Obama tendrá la oportunidad de hacerlo el domingo en el Comité de Asuntos Públicos Estadounidense Israelí (AIPAC), en el que se espera marque nuevos límites a los avances iraníes hacia la bomba nuclear. Este foro tiene vital importancia respecto al voto judío en las próximas elecciones norteamericanas.
Netanyahu aprovechará la reunión con Obama para dar su mensaje al mundo, a los ciudadanos israelíes y también a los gobernantes iraníes. En la ocasión anterior asistimos a un rezongo que el presidente americano absorbió casi en silencio. De haber coincidencias o porque se haya logrado algún avance conjunto en el tema se espera que cambie el tono en esta oportunidad. El Ministro de Defensa se conformará con discursos ante la prensa mundial y las declaraciones que hará cuando regrese al país.

Shimon Peres tendrá su oportunidad con todos los honores que recibirá de un país que le reconoce como estadista y líder mundial. Obama le dará el lugar y el respeto que se ha ganado, ese que también corresponde a una persona cargada de vivencias, experiencia y conocimientos. Pocas horas después escucharemos las repercusiones. Las respuestas de Ahmadinejad que aparecerán en la prensa mundial, las advertencias de los rusos y de los chinos que no quieren perder sus negocios con Irán y también la de los israelíes que son los más afectados por las amenazas iraníes. Nos espera una semana apasionante en la que debemos estar preparados para recibir novedades. Es que se trata de reuniones en la mismísima cocina “donde se corta el bacalao”.

Informa: http://www.aurora-israel.co.il

Netanyahu pedirá a Obama que amenace a Irán con un ataque militar

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, pedirá al presidente de EEUU, Barack Obama, en el encuentro que mantendrán el próximo lunes en Washington, que amenace públicamente a Irán con un ataque militar si no frena su programa nuclear, informa el diario “Haaretz”.

Netanyahu endurecerá el tono sobre el tema, que ha generado notable “desconfianza” entre ambos aliados por sus diferencias sobre el papel de las sanciones y el tiempo de espera requerido antes de bombardear Irán, señala el rotativo.

Su objetivo es arrancar a Obama una declaración pública más belicosa que la repetida fórmula al uso: “Todas las opciones están sobre la mesa”.

Netanyahu quiere concretamente que Obama asegure de forma inequívoca que Estados Unidos está preparando una operación militar para el caso de que Irán cruce determinadas “líneas rojas”, apunta el diario en base a un alto funcionario israelí sin identificar.

Los preparativos para el encuentro con Netanyahu, un día después del que mantendrá con el presidente, Shimón Peres, están siendo intensivos.

Ayer, la Casa Blanca propuso a la Oficina del Primer Ministro que ambos líderes emitan un comunicado conjunto tras su encuentro para dar imagen de unidad.

La desconfianza mutua reinante se origina en la percepción de que cada administración está inmiscuyéndose en los asuntos internos del otro país.

Israel sospecha que Obama está tratando de poner a la población israelí en contra un ataque a Irán, mientras que en la Casa Blanca se cree que Netanyahu está usando a republicanos y al Congreso, donde son mayoría, para presionar a Obama a que dé luz verde al ataque.

También enturbia el ambiente que Sheldon Adelson, un multimillonario magnate de los casinos muy cercano a Netanyahu, haya financiado con decenas de millones de dólares la campaña de Newt Gingrich, uno de los candidatos en las primarias republicanas.

“El diálogo con los estadounidenses es como el sexo entre puercoespines: despacito y con cuidado (…) Muchas declaraciones genéricas que creen que queremos escuchar, pero les preguntamos constantemente: ¿Cuál es el límite temporal? ¿Cómo van a entender los iraníes que si no paran al final atacaremos?”, señala el alto funcionario israelí. EFE

Fuente: http://www.aurora-israel.co.il