El “DIEZMO” Adventista y porque no, Vaticano/Católico/Jesuita y todas sus RAMERificaciones (ramificaciones)

Como vampiro que succiona la sangre de su victima, los satanistas se alimentan de buena parte de los millones de dolares, en Diezmos y Donativos, que semanalmente aportan los fieles adventistas (quienes, por supuesto, ignoran todo esto).

Veamos algunas declaraciones de líderes prominentes de la Iglesia Adventista del Séptimo Día:

“El DIEZMO es del Señor, y los que interfieren con él serán castigados con la pérdida de su tesoro celestial e irán al infierno a menos que se arrepientan”. Ellen G. White (“Counsels on Stewardship” [Consejos sobre Mayordomía], pp. 101, 102.)

y

“Recordemos que cuando la iglesia decide que el entregar el diezmo es un requisito para ocupar cierta posición, la iglesia no se refiere a si una persona será salva o no. No hay absolutamente ninguna duda de que los que roban a Dios en los diezmos y las ofrendas se perderán”. (Is Tithing a Requirement For All Church Officers? Letter by SDA Pastor Bob Forss, November 1994 [¿Es el Diezmar un Requisito Para Todos los Oficiales de Iglesia? Carta del Pastor Adventista Bob Forss, Noviembre de 1994])

Por lo tanto, los adventistas que no pague sus diezmos “serán castigados con la pérdida de su tesoro celestial e irán al infierno a menos que se arrepientan“. Ellen G. White (“Counsels on Stewardship” [Consejos sobre Mayordomía], pp. 101, 102.)

Una imposición sicológica muy sutil, no cabe duda.

¿UN ROBO?

Cada vez que se les pregunta, a los líderes principales adventistas, sobre los Diezmos ellos responden: “No lo decimos nosotros, es un mandamiento que está en la Biblia”, e inmediatamente muestran el siguiente pasaje:

“¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa” (Malaquías 3:8-10)

Al hacer esto los líderes adventistas están enseñando sólo parte de la verdad.

Enseñar parte de la verdad es un elemento clave en el “modus operandi” de los Iluminati.

De acuerdo con las escrituras cualquier tipo de “donativos” o “diezmos” debe ser administrado por sacerdotes que pertenecen a dos órdenes sacerdotales; el Sacerdocio según el Orden de Melquisedec, y el Sacerdocio según el orden de Aarón (o Sacerdocio Levítico), veamos:

CIERTAMENTE LOS QUE DE ENTRE LOS HIJOS DE LEVÍ RECIBEN EL SACERDOCIO, TIENEN MANDAMIENTO DE TOMAR DEL PUEBLO LOS DIEZMOS SEGÚN LA LEY, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham. (Hebreos 7:5).

Sin embargo, el primer sacerdote que recibió los diezmos no fue del orden de Leví. Melquisedec, cuyo nombre significa “Rey de Justicia”, recibió los diezmos (de manos de Abraham) muchos años antes de que naciera Leví:

PORQUE ESTE MELQUISEDEC, REY DE SALEM, SACERDOTE DEL DIOS ALTÍSIMO… A QUIEN ASIMISMO DIO ABRAHAM LOS DIEZMOS DE TODO; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz; sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre. Considerad, pues, CUÁN GRANDE ERA ÉSTE, A QUIEN AUN ABRAHAM EL PATRIARCA DIO DIEZMOS DEL BOTÍN.” (Hebreos 7:1-4)

Cristo, en su rol de sumo sacerdote, pertenecía precisamente al sacerdocio según el orden de Melquisedec. Este sacerdocio reemplazó al sacerdocio de Aarón como autoridad para administrar en los asuntos del Señor:

Y AQUÍ CIERTAMENTE RECIBEN LOS DIEZMOS HOMBRES MORTALES; PERO ALLÍ (refiriéndose a Melquisedec), UNO DE QUIEN SE DA TESTIMONIO DE QUE VIVE. Y por decirlo así, EN ABRAHAM PAGÓ EL DIEZMO TAMBIÉN LEVÍ, QUE RECIBE LOS DIEZMOS… Si, pues, la perfección fuera por el SACERDOCIO LEVÍTICO (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿QUÉ NECESIDAD HABRÍA AÚN DE QUE SE LEVANTASE OTRO SACERDOTE, SEGÚN EL ORDEN DE MELQUISEDEC, Y QUE NO FUESE LLAMADO SEGÚN EL ORDEN DE AARÓN? PORQUE CAMBIADO EL SACERDOCIO, NECESARIO ES QUE HAYA TAMBIÉN CAMBIO DE LEY” (Hebreos 7:5-12).

Todo sistema de pago de diezmos, administrado sin el Sacerdocio (ya sea de Aarón o de Melquisedec), no es reconocido por el Señor y es, por lo tanto, absolutamente injusto.

¿Por qué es injusto? Porque el hombre no puede prometer bendiciones de parte del Señor si no es su administrador legal reconocido. Cualquier sistema de diezmos administrado por hombres sin sacerdocio, sólo afectará la economía familiar. Bastará un ejercicio de lógica simple para darse cuenta de eso: La décima parte, para un rico, no afecta en nada la canasta familiar de éste; en cambio, para una familia pobre puede ser la diferencia entre comer o no un día de la semana.

Ninguno de esos dos sacerdocios existe en la Iglesia adventista. Nunca existieron en esta Iglesia. Ni James G. White ni Robert Stanley Folkenberg ni Jean Paulsen (actual presidente de la Iglesia Adventista del Septimo Día) tuvieron jamás alguno de estos dos sacerdocios. Por lo tanto, no hay autoridad de lo alto para pedir diezmos.

¿Con qué autoridad una organización, que no tiene ni Sacerdocio Aarónico ni Sacerdocio de Melquisedec, puede pedir dinero en “nombre del Señor”?
En realidad, todo ese dinero que recaudan las organizaciones religiosas, que no poseen el sacerdocio, se utiliza para enriquecer a unos pocos

EL ARTE DE OBTENER DINERO

Lo que más desean los satanistas generacionales es el dinero. Satanás logró apoderarse de sus corazones gracias a las promesas de riquezas; oro y plata.

No existe otro arte que hayan desarrollado mejor que el de saber como obtener ingentes cantidades de dinero. Para ello los satanistas hacen uso de ciertos individuos (tontos útiles) que ignoran por completo el convenio (o pacto) que las esferas más altas, de la Iglesia Adventista, han hecho con el Padre de Todas las Mentiras.

Veamos este video y examinemoslo. En él el pastor Fermin Olguin del Valle, de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, solicita (de manera magistral) el diezmo de los miembros de la iglesia. Su discurso contiene frases muy interesantes: “Como seres humanos todos somos egoistas desde pequeños…” “Cuando nos regalan un juguete, no queremos prestarlo…” “Arrastramos desde pequeños ese egoismo…” “Dios ha planificado como quitarnos este egoismo…” “Estamos en deuda con el cielo…” “Dios sólo desea que le devolvamos la decima parte de todo lo que tenemos…” “Dios ama al dador alegre…” “Dios desea que desarraiguemos cualquier egoismo que Satanás haya sembrado en nuestra mente…” En otras palabras, estamos frente a los ladrones más sutiles que el mundo haya visto jamás:

 

La Iglesia Adventista enseña una verdad parcial, una verdad partida, una media verdad, una mentira.

Recordemos el logo adventista; la Biblia partida:

Logo de la Iglesia Adventista con la Biblia partida (lo cual simboliza una verdad a medias, una verdad incompleta, una verdad sesgada, una mentira).

Una Biblia partida. ¿Quién enseña medias verdades? ¿Quién es el gran engañador?
Satanás es el gran engañador. Él es el “Padre de la Mentira”. El fundamento de sus obras es el engaño. No debemos olvidar que la Iglesia Adventista está fundada en el engaño y el fraude.

El dinero. No existe nada que la cúpula que gobierna a la Iglesia Adventista desee más en este mundo. Elamor por las riquezas no tiene límites en el corazón de los principales líderes adventistas.

 

El diezmo, en la época de Moisés, era administrado por el sacerdocio Aarónico (o levítico), y era en beneficio de los levitas y de los hijos de Aarón. El sacerdocio, que era la autoridad para administrar en los asuntos del Señor, era un elemento clave en el asunto de los Diezmos:

“Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión. Y no se acercarán más los hijos de Israel al tabernáculo de reunión, para que no lleven pecado por el cual mueran. Mas los levitas harán el servicio del tabernáculo de reunión, y ellos llevarán su iniquidad; estatuto perpetuo para vuestros descendientes; y no poseerán heredad entre los hijos de Israel. Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda;por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad.” (Números 18:21-24)

“Los sacerdotes levitas, es decir, toda la tribu de Leví, no tendrán parte ni heredad en Israel; de las ofrendas quemadas a Jehová y de la heredad de él comerán.
No tendrán, pues, heredad entre sus hermanos; Jehová es su heredad, como él les ha dicho. Y este será el derecho de los sacerdotes de parte del pueblo, de los que ofrecieren en sacrificio buey o cordero: darán al sacerdote la espaldilla, las quijadas y el cuajar. Las primicias de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de la lana de tus ovejas le darás; porque le ha escogido Jehová tu Dios de entre todas tus tribus, para que esté para administrar en el nombre de Jehová, él y sus hijos para siempre.”
(Deuteronomio 18:1-5)

“Y que cada año traeríamos a la casa de Jehová las primicias de nuestra tierra, y las primicias del fruto de todo árbol. Asimismo los primogénitos de nuestros hijos y de nuestros ganados, como está escrito en la ley; y que traeríamos los primogénitos de nuestras vacas y de nuestras ovejas a la casa de nuestro Dios, a los sacerdotes que ministran en la casa de nuestro Dios; que traeríamos también las primicias de nuestras masas, y nuestras ofrendas, y del fruto de todo árbol, y del vino y del aceite, para los sacerdotes, a las cámaras de la casa de nuestro Dios, y el diezmo de nuestra tierra para los levitasy que los levitas recibirían las décimas de nuestras labores en todas las ciudades; y que estaría el sacerdote hijo de Aarón con los levitas, cuando los levitas recibiesen el diezmo; y que los levitas llevarían el diezmo del diezmo a la casa de nuestro Dios, a las cámaras de la casa del tesoro.” (Nehemías 10:35-38)

La autoridad bajo la cual se administraban los diezmos y ofrendas era el sacerdocio. Antes de cristo era el sacerdocio aarónico, o levítico, después de la resurrección de cristo el sacerdocio de Melquisedec reemplazó al sacerdocio de los levitas como autoridad de Dios para administrar en la Iglesia de Jesucristo.

Los líderes de la Iglesia Adventista no poseen ninguno de estos dos sacerdocios. Ellos son sólo ladrones.

El Sacerdocio de Melquisedec reemplazó al Sacerdocio de Aarón como autoridad para administrar en los asuntos de la Iglesia de Jesucristo. Todos los mandamientos anteriores (incluyendo el “Diezmo”) quedaron abrogados al entrar en vigencia el Sacerdocio de Melquisedec:

“Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón?
Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley;
y aquel de quien se dice esto, es de otra tribu, de la cual nadie sirvió al altar.
Porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio.
Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto,
no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible.
Pues se da testimonio de él:
Tú eres sacerdote para siempre,
Según el orden de Melquisedec
.
Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia
(pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios. Y esto no fue hecho sin juramento;
porque los otros ciertamente sin juramento fueron hechos sacerdotes; pero éste, con el juramento del que le dijo:
Juró el Señor, y no se arrepentirá:
Tú eres sacerdote para siempre,
Según el orden de Melquisedec
.”
(Hebreos 7:11-21)

¿DÓNDE ESTÁN?

¿Dónde está el Sacerdocio de Melquisedec de la Iglesia Adventista?
¿Dónde están los doce apóstoles de la Iglesia Adventista del Séptimo Día?
¿Por qué se llama “Iglesia Adventista”? ¿Por qué no se llama la “Iglesia de Jesucristo”?

La Iglesia Adventista del Séptimo Día no es la Iglesia de Jesucristo. La IASD no tiene ninguna relación con la Iglesia que fundó Cristo en el primer siglo. La Iglesia Adventista no tiene doce apóstoles que la dirijan. La Iglesia Adventista no posee ningún tipo de Sacerdocio. La ley del diezmo de la Iglesia Adventista es uno de los fraudes más grandes que existe en el mundo cristiano de nuestros días.

Al carecer de la autoridad de Dios para administrar, los líderes principales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día se constituyen en ladrones de saco y corbata:

El amor desmedido al dinero, de los líderes principales de la Iglesia Adventista (y no su obediencia a lo que manda la Biblia), es lo que mueve el gran aparato financiero llamado “Diezmos y Ofrendas” de la IASD.

Un ejemplo claro de ello se puede ver en el caso del señor Robert Stanley Folkenberg, penultimo presidente de la Conferencia General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

El pastor Robert Stanley Folkenberg fue acusado de algo que en la justicia americana se conoce como “financial impropriety“.

Es evidente que el señor Robert no podía justificar su riqueza así que, para evitar que la “Imágen de la Iglesia” se viese afectada, renunció.

Fotografía del Pastor Robert Stanley, presidente de la Conferencia general Adventista hasta 1999 (año en el que renunciara intempestivamente tras ser acusado de irregularidades financieras).

 

 

 

 

 

FRAUDE Y ENGAÑO

El fraude y el engaño son pilares fundamentales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Los origenes de la Iglesia Adventista descansan sobre el fundamento de la mentira.

La IASD nació a partir del Movimiento Millerista de la década de 1840, que resultó ser una de las últimas oleadas de reavivamiento del Segundo Gran Despertar religioso.

El movimiento Millerista recibe su nombre de Guillermo Miller (predicador laico metodista nacido el 15 de febrero de 1782 en Pittsfield, Massachusetts). Al estudiar Daniel 8:14 Miller llegó a estar convencido de que la “purificación” de la que hablaba el profeta se refería al regreso de Cristo para purificar la Iglesia. Ocupando un razonamiento de “sentido común cristiano” (tal como el principio de interpretación profética de “un día por año”, a las profecías de Daniel y Apocalipsis) interpretó la profecía de “los 2300 días” de Daniel 8:14 concluyendo que la segunda venida de Cristo ocurriría “alrededor del año 1843”.

Aunque Cristo no vino en 1843, Millerno se dio por vencido y decidió cambiar de fecha. El movimiento Millerista culminó con el “movimiento del séptimo mes”, que enseñaba que el “ministerio sacerdotal de Cristo” culminaría con la purificación de la tierra, estableciendo la segunda venida de Cristo en o antes del 22 de octubre de 1844, coincidiendo con un Yom Kippur.

Como Cristo no regresó en esa fecha, el episodio se llegó a conocer como “el Gran Chasco” o “la Gran Decepción”.

La “Gran Decepción” significó, para muchos, la ruina económica.

La “Gran Decepción” marca un punto de quiebre entre el ocultismo y el cristianismo practicado por el liderazgo de la Iglesia Adventista. Las ideas ocultistas, que se habían mantenido escondidas en la epoca previa a la “Gran Decepción” (ahora se sabe que William Miller creía en la Cábala), surgieron como “Angel de Luz” después del chasco de 1844.

A partir de ese momento el Espíritu de Mentira se estableció, de forma definitiva, en el liderazgo de la ASD.

Contrario a lo que algunos investigadores piensan, Ellen G. White no fue masón (las mujeres no podían acceder a los rituales de la masonería en aquel tiempo). Es importante aclarar, en este punto, que la Masonería y los Iluminati, aunque tienen muchas cosas en común, son diferentes. Ambos comparten símbolos y señas pero los iluminati son satanistas generacionales. Los Iluminati son una “sociedad secreta”, la masonería no es una sociedad secreta sino “una organización que tiene secretos”. Es por ello que en la Tumba de Ellen G. White se encuentra un obelisco.

Hay algunos lectores adventistas, sin embargo, que han hecho notar que existe un memorial, en forma de obelisco, para una persona tan prominente como George Washington. No obstante, lo que estos lectores no han notado es que George Washington SÍ era masón. Además el Monumento a Washington no está en su tumba.

Siga leyendo: http://ocultismo-adventista.blogspot.com/

La Masonería creó el Adventismo

El creador del Adventismo, William Miller, era Mason de Grado 33 dentro del Rito Escoces. No solo eso, sino que también fue el Gran Maestre de la Logia Estrella de la Mañana N° 27 de Poultney, de Vermont, EE.UU. Está documentado el señor Miller atendió al menos a una reunión Masónica en la Logia Aurora en Hampton en enero de 1793. Se sabe que oficialmente ingresó en la Masonería no antes de 1810. Y que dejó tal organización en 1833, una semana antes de comenzar a predicar su ministerio Adventista. Todos su circulo cercano dentro y fuera del adventismo sabía ésto. Aún en su Biografía “Memorias de William Miller” escrita por su amigo personal Sylvester Bliss, fue publicada en 1853. Dado que su circulo interno se convirtió luego de su muerte en lo que fue la clase dirigente y fundadora de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, no solo es imposible que ellos no supieran ésto, sino que de ningun modo les molestaba reunirse con un Gran Maestre de la Masonería como Miller.

Es interesante notar que justo alrededor del momento en que nació el ministerio Adventista de Miller (1930), había en los Estados Unidos de America un fuerte sentimiento anti-masónico gracias al caso William Morgan, desaparecido en Nueva York misteriosamente luego de haber revelado secretos de la Masonería. El Partido Anti-Masónico fue formado y comenzó a ganar mucho poder, mas aún en aquella zona del Noreste de EE.UU. donde se hallan Nueva York y Vermont. Muy fuerte este partido se volvió en el mismo lugar donde vivia Miller, tanto es así que en 1932, un candidato del Partido Anti-Masónico de Vermont gana las elecciones Estatales. Por tanto, podemos tenemos amplio margen y razones para sospechar el que William Miller haya creado el Adventismo justo en este momento y lugar, esto es, especular que haya sido una forma de camuflar la Masonería con un escudo de religion: el Adventismo.

No es sin pruebas ni razones que decimos: “La Masoneria creó el Adventismo”.

A continuación las pruebas:

El Libro “El Extraño Trabajo de Dios, William Miller y el Fin del Mundo” escrito por David L. Rowe, página 27, dice: “Casi inmediatamente los Millers ingresaron en lo que Hale llamó “la sociedad de una clase superior de hombres”, en politicas y temperamento afín a los patrones de Hampton. La Masónica logia lo llevó a contactarse con ellos. Como joven él había atendido al menos a una reunión Masonica, probablemente en la Logia Aurora, organizada en Hampton en enero del 1793, pero fue en Poultney donde Miller se volvió un miembro, uniendose a la Logia Estrella de la Mañana y eventualmente alzandose al rango de Gran Maestre.”

Las “Memorias de Wiliam Miller” escritas por Sylvester Bliss, páginas 21 y 22, dice: “Fue aqui cuando el Sr. Miller se volvió un miembro de la Fraternidad Masónica, en la cual su perseverancia, si no nada mas, fue manifestada: de modo que avanzó a los mas altos grados que las logias que en aquel condado, o en aquella región, podían conferir.”

http://alhim.revues.org/index3475.html

Ricardo de la Cierva afirma que «todos los masones de grado 33 son satánicos».  http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=15346

Masones y Sociedades Secretas: redes militares durante las guerras de independencia en América del Sur.  http://alhim.revues.org/index3475.html

El Ojo Que Todo Lo Vé de Satan en la Litografía “El Camino de la Vida” concevido por James White y su esposa Ellen White, en 1874. Fotografia del original depositado en los archivos de la Universidad Adventista de Loma Linda.

Fuentes:

http://espadadelespiritu.foroactivo.com/t529-la-masoneria-creo-el-adventismo

http://laverdadnoslibertara.blogspot.com/

Zac 11:17  ¡Ay del pastor inútil, que abandona el rebaño! ¡Caiga un puñal contra su diestra y contra su ojo derecho! ¡Séquese su brazo por completo, Y apáguese para siempre su ojo derecho!

Isa 52:11  ¡Apartaos, apartaos, salid de allí, y no toquéis cosa inmunda! ¡Salid de en medio de ella, Purificaos los que lleváis los utensilios de YHVH!

Jer 51:45  ¡Salid de en medio de ella, pueblo mío! ¡Ponte a salvo de la ardiente ira de YHVH!

Jesucristo no necesita de INTERMEDIARIOS EN LA TIERRA, sea la iglesia que sea, católicos, adventistas, testigos de jehova, protestantes, etc.  TODOS ESTÁN CONTAMINADOS!  El ANTICRISTO es un SISTEMA COMPLETO!.

Joe 1:5 ¡Despertad, borrachos, y llorad! ¡Gemid, bebedores todos, Porque el licor os es quitado de la boca!
Joe 1:6 Porque un pueblo fuerte e innumerable invade mi tierra, Tiene colmillos de león y quijadas de leona.
Joe 1:7 Ha convertido mi vid en desolación, ha desgajado mi higuera, La ha descortezado y derribado, y ha dejado blancos sus sarmientos.
Joe 1:8 ¡Laméntate cual doncella ceñida de saco Por el marido de su juventud!
Joe 1:9 En la Casa de YHVH se ha quitado la ofrenda y la libación, Los sacerdotes hacen duelo, Los ministros de YHVH.
Joe 1:10 El campo está asolado, La tierra está de luto, Porque el trigo ha sido devastado; El mosto se secó, y el aceite se ha agotado.
Joe 1:11 ¡Avergonzaos labradores; Gemid viñadores, Por el trigo y la cebada, Porque la mies del campo se ha perdido!
Joe 1:12 La vid está seca, la higuera marchita, Lo mismo el granado, la palmera y el manzano; Todos los árboles del campo están secos, Y hasta el gozo de los hombres se ha agotado.
Joe 1:13 ¡Vestíos de luto, sacerdotes! ¡Gemid, ministros del altar! ¡Pernoctad en saco,° ministros de mi Dios! Porque la ofrenda y la libación Se ha quitado de la Casa de vuestro Dios.
Joe 1:14 ¡Proclamad un ayuno santo! ¡Convocad a solemne asamblea! ¡Reunid a los ancianos, y a todos los moradores de esta tierra, En la Casa de YHVH vuestro Dios, y clamad a YHVH!
Joe 1:15 ¡Ay de ese día! Porque cercano está el día de YHVH, Llegará como azote aparejado por ’El-Shadday.