Especial Benedicto XVI: ¿Milagro, montaje, casualidad?

1360849034_0

La sorprendente renuncia de Benedicto XVI ha estado rodeada toda la semana de historias curiosas. Una de ellas fue la de la periodista que dio la exclusiva del anuncio del Papa, el pasado lunes, gracias a que sabía latín. Pero otra que ‘incendió’ las redes sociales fue la de la fotografía del rayo cayendo sobre la cúpula de la Basílica de San Pedro del Vaticano pocas horas después de que Su Santidad decidiera volver a ser, simple y llanamente, Joseph Ratzinger.

La impactante imagen dio la vuelta al mundo y el martes acaparó portadas de incontables periódicos y webs. “Es un montaje“, se pudo leer y escuchar. “¡Milagro, milagro!”, gritaron otros.“Simplemente el rayo cayó en el lugar correcto y en el momento adecuado”, ha explicado el autor de la instantánea, Alessandro Di Meo, un fotógrafo ‘freelance’ que colabora habitualmente en la agencia de noticias italiana Ansa.

Di Meo ha contado que, el lunes, nada más conocerse el anuncio del Papa a las 11.46 horas, fotógrafos como él y de todas las agencias corrieron hacia la Plaza de San Pedro para obtener instantáneas con las que ilustrar la histórica renuncia. La mañana en Roma estaba nublada, con algún que otro chubasco. Pero cuando llegó la tarde, una tormenta amenazó la capital italiana y el pequeño Estado del Vaticano, apareciendo con la oscuridad unos deslumbrantes rayos. A las 19.30 horas, Di Meo, quien no había parado de sacar fotografías a la tormenta eléctrica, captó el momento en que el rayo tocaba la cúpula más alta del mundo(136,57 metros).

1360849034_extras_ladillos_1_0Di Meo insiste ante los que siguen argumentando que es un montaje que a su célebre estampa precedió una larga serie de fotos. Es más, alega que él no fue el único en obtenerla. Y así fue: un reportero gráfico de la agencia Afp, Filippo Monteforte, también tuvo la ‘suerte’ de atrapar el rayo ‘divino’. Pero lo hizo de manera vertical, y no horizontal, siendo menos atractiva para publicar, según el criterio de las redacciones de la prensa internacional.

Y para no dejar en el tintero otra ‘casualidad’, destacar que la misma mañana de la noticia-sorpresa del Papa y el posterior rayo una de las reacciones más destacadas fue la de Angelo Sodano, decano del colegio cardenalicio, quien sentenció: “El anuncio de la renuncia de Benedicto XVI ha sido como un rayo caído a cielo abierto“.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/14/internacional/1360849034.html

Anuncios

¿Tiene salvación la Iglesia?

Esta pregunta ha sido formulada por uno de los más renombrados y fecundos teólogos del área del catolicismo: el suizo-alemán Hans Küng en un libro reciente que lleva este mismo título ¿Tiene la Iglesia salvación? (2012). De forma entusiasta fomentó la renovación de la Iglesia junto con su colega de la Universidad de Tubinga, Joseph Ratzinger. Ha escrito una vasta obra sobre la Iglesia, el ecumenismo, las religiones y otros temas relevantes. Debido a un libro suyo que cuestionaba la infalibilidad papal fue duramente castigado por la ex-Inquisición. No abandonó la Iglesia, sino que se empeñó como pocos en su reforma con libros, cartas abiertas y llamamientos a obispos y a la comunidad cristiana para que se abriesen al diálogo con el mundo moderno y con la nueva situación planetaria de la humanidad. No se evangelizan personas, hijos e hijas de nuestro tiempo, presentándoles un modelo de Iglesia, hecha bastión de conservadurismo y de autoritarismo y sintiéndose una fortaleza asediada por la modernidad, que es considerada responsable de todo tipo de relativismo. Digamos de paso que la crítica feroz que el papa actual dirige contra el relativismo, la realiza a partir de su polo opuesto, un invencible absolutismo. Esta es la tónica que está siendo impuesta por los dos últimos papas, Juan Pablo II y Benedicto XVI: un no a las reformas y una vuelta a la tradición y a la gran disciplina, orquestadas por la jerarquía eclesiástica.

El presente libro: ¿Tiene salvación la Iglesia? (2012) expresa un grito casi desesperado en pro de transformaciones y, al mismo tiempo, una manifestación generosa de esperanza de que éstas son posibles y necesarias, si no se quiere entrar en un lamentable colapso institucional.

Quede claro, para empezar, que cuando Küng y yo mismo hablamos de Iglesia, entendemos la comunidad de aquellos que se sienten comprometidos con la figura y la causa de Jesús, cuyo foco reside en el amor incondicional, en la centralidad de los pobres e invisibles, en la hermandad de todos los seres humanos y en la revelación de que somos hijos e hijas de Dios, siendo el mismo Jesús quien dejó entrever que él era el propio Hijo de Dios que asumió nuestra contradictoria humanidad. Éste es el sentido originario y verdadero de Iglesia. Pero históricamente la palabra Iglesia ha sido apropiada por la jerarquía (desde el papa a los curas); ella se identifica como Iglesia tout court y se presenta como la Iglesia.

Pues bien, lo que está en profunda crisis es esta segunda concepción de Iglesia, que Küng llama “sistema romano”, o sea, “la Iglesia institución-jerárquica” o “la estructura monárquico-absolutista de mando”, cuya sede se encuentra en el Vaticano y se centra en la figura del papa con el aparato que le rodea: la curia romana. Esta crisis se prolonga desde hace siglos y el clamor por cambios atraviesa la historia de la Iglesia, culminando en la Reforma del siglo XVI y en el Concilio Vaticano II (1962-1965) de nuestros días. En términos estructurales, las reformas estructurales siempre fueron superficiales o aplazadas o simplemente abortadas.

En los últimos tiempos, sin embargo, la crisis ha adquirido una gravedad especial. La Iglesia institución (papa, cardenales, obispos y curas), repito, no la gran comunidad de los fieles, ha sido alcanzada en su corazón, en aquello que era su gran pretensión: la de ser “guía y maestra de moral” para toda la humanidad. Algunos datos ya conocidos han puesto en jaque tal pretensión y han llevado el descrédito a la Iglesia institución, lo cual ha ocasionado gran emigración de fieles:

Los escándalos financieros involucrando al Banco Vaticano (IOR), que se transformó en una especie de off-shore de lavado de dinero; los documentos secretos sustraídos, quien sabe si hasta de la mesa del papa, por su propio secretario y vendidos a los periódicos, revelando las intrigas por el poder entre cardenales; y especialmente la cuestión de los sacerdotes pedófilos, miles de casos en varios países, que involucran a padres, obispos y hasta al cardenal de Viena Hans Hermann Groer. Gravísima fue la instrucción dada por el entonces cardenal Ratzinger a todos los obispos del mundo de encubrir, bajo sigilo pontificio, los abusos sexuales a menores para evitar que los curas pedófilos fuesen denunciados a las autoridades civiles. Finalmente el papa tuvo que reconocer el carácter criminal de la pedofilia y aceptar su enjuiciamiento por los tribunales civiles.

Küng muestra, con erudición histórica irrefutable, los pasos dados por los papas al pasar de sucesores de Pedro a vicarios de Cristo y a representantes de Dios en la Tierra. Los títulos que el canon 331 confiere al papa son de tal magnitud que, en realidad, caben solamente a Dios. Una monarquía papal absoluta con báculo dorado no concuerda con el cayado de madera del Buen Pastor que cuida con amor de sus ovejas y las confirma en la fe, como pidió el Maestro (Lc 22,32).

Por Leonardo Boff

Setiembre 14 de 2012

Publicado en www.servicioskoinonia.org

Leído en: http://www.elciudadano.cl/2012/09/14/57225/tiene-salvacion-la-iglesia/

Vaticano revela normas para juzgar presuntas apariciones

Joseph Ratzinger, pontífice de Roma.

El documento contiene las claves para el análisis de dichos casos. Fue aprobado en 1978 por el Papa Pablo VI y durante años su contenido estuvo reservado sólo a prelados.

Ciudad del Vaticano.- El Vaticano ordenó revelar oficialmente y por primera vez el contenido de normas que aplica la Iglesia católica para juzgar la veracidad de presuntas apariciones de la Virgen, manifestaciones divinas y revelaciones místicas.

Según informaron fuentes eclesiásticas, en los próximos días la Sede Apostólica distribuirá las traducciones en italiano, inglés, francés, alemán y español del documento utilizado por obispos y teólogos de todo el mundo para analizar supuestos fenómenos sobrenaturales.

El documento que contiene las claves para el análisis de estos casos, del cual esta agencia de noticias tiene una copia, lleva por título “Normas sobre el modo de proceder en el discernimiento de presuntas apariciones y revelaciones”.

Aprobado en 1978 por el Papa Pablo VI, durante años su contenido estuvo reservado sólo a prelados y especialistas. Entre otras cosas porque la única versión oficial disponible estaba en latín.

Eso cambiará cuando la Congregación para la Doctrina de la Fe publique las traducciones. Serán versiones oficiales y definitivas. De hecho la Librería Editorial Vaticana ya imprimió numerosos ejemplares y la noticia será incluida en el diario pontificio “L’Osservatore Romano”.

Se trata de un verdadero vademécum sobre los pasos a seguir cuando se tiene conocimiento de una posible aparición.

Contrariamente a la creencia popular, corresponde siempre al obispo de cada lugar y no al Vaticano el estudio, en primera persona, de un supuesto fenómeno sobrenatural. La Sede Apostólica puede intervenir en casos particulares, aunque es raro que utilice esa potestad.

Aún así la Curia Romana recibe, cada año, diversos expedientes de presuntas revelaciones. Episodios de lo más variados que, en casi todos los casos, son remitidos a las diócesis.

En los tiempos de internet las noticias de tales visiones se difunden rápidamente entre los fieles y la facilidad de viajar favorece peregrinaciones espontáneas. Esto se ha convertido en un desafío para la autoridad eclesiástica.

Una preocupación compartida por Benedicto XVI, que en su exhortación apostólica post-sinodal “Verbum Domini” reconoció la necesidad “ayudar a los fieles a distinguir bien la palabra de Dios de las revelaciones privadas”.

Para identificar la credibilidad de un fenómeno extraordinario, las normas ofrecen criterios “positivos” y “negativos”.

El objetivo principal es salvaguardar la fe del pueblo y evitar la proliferación de advocaciones que desmientan las enseñanzas de la Iglesia o, directamente, se contrapongan a ella.

Una investigación rigurosa del presunto hecho es clave para garantizar la certeza moral de su existencia y debe ser el primer punto que los prelados deben tomar en cuenta al analizar un caso.

Además, deben cerciorarse del equilibrio psíquico del “vidente” así como de su honestidad, rectitud de vida, sinceridad, docilidad a la autoridad eclesiástica y capacidad para retornar a una normal vida de fe. Junto a esto se requiere excluir episodios de psicosis o histeria colectiva.

Sólo los cambios de vida de las personas que entran en contacto con el hecho, conocidas como “conversiones”, no bastan para avalar una manifestación divina, aunque los “frutos espirituales abundantes y constantes” tienen su peso.

Asimismo los estudiosos deben tomar en cuenta elementos de desconfianza como, por ejemplo, un evidente afán de lucro vinculado al hecho o actos inmorales cometidos por el sujeto o sus seguidores cuando durante o con ocasión del mismo.

Según las normas vaticanas es deber de cada obispo vigilar, informarse y actuar para corregir o prevenir abusos en el ejercicio del culto, para condenar doctrinas erróneas y para evitar el peligro de misticismo falso o inconveniente.

En caso de llegar a la certeza de encontrarse ante un episodio divino, tiene la facultad de permitir manifestaciones públicas de devoción.

Fuente: http://www.elfinanciero.com.mx

Comentario de laverdadysololaverdad:

¿Cuáles serán las razones que instigaron al Vaticano para liberar esta información?

¿El Vaticano sabrá algo que el resto de los mortales no sabemos?

Pues aunque muchos tengan aún dudas al respecto, la biblia contiene todas las respuestas a estas preguntas y aún mucho más.  Vamos a echar un vistazo a la Biblia en el Antiguo Testamento nos dice lo que el segundo mandamiento de Dios:

Éxodo 20,4-6 – No te harás estatua, ni imagen semejante de lo que esté arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.  No te postrarás ante ellos ni los servirás, porque Yo soy YHVH tu Dios, Dios Celoso, que visita la iniquidad de padres sobre hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que lo aborrecen, pero hace misericordia a millares de los que lo aman y guardan sus mandamientos.

Si usted lea cuidadosamente el segundo mandamiento vemos que claramente nos advierte contra la adoración de pinturas y esculturas. Podemos crear cualquier cosa en forma de ídolos.

La Biblia en el Nuevo Testamento dice claramente que la ley de Dios sigue siendo válida y NADIE tiene el derecho a eliminar o añadir una letra.

Mat 5:18 Porque de cierto os digo: Hasta que pase el cielo y la tierra, de ningún modo pasará una iota (1), ni un trazo (2) de letra de la ley, hasta que todo se haya cumplido.

(1) La más pequeña letra del alfabeto hebreo.

(2) trazo de letra. Los distintos trazos que conforman una letra.

La Iglesia Católica Romana a propósito cambió la ley para justificar sus enseñanzas no bíblicas.

En la Biblia no existe un solo verso que señale que debemos adorar a la Virgen María. De acuerdo a la ICAR, María es como una virgen humana que actúa como mediador entre las personas y Dios nuestro Creador. Por el contrario, la Biblia dice claramente que el único mediador es siempre y solamente Jesucristo.

1Ti 2:5 pues hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesús el hombre, el Mesías,

Jua 14:6 Jesús le dice: Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre sino por mí.

Hch 4:12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Conclusión

Los tiempos cada vez se acortan más, estamos a pocos años (me atrevo a decir) de presenciar eventos fantásticos en la tierra, donde el hijo del hombre descenderá en gloria a hacerle guerra a todos los sistemas apóstatas que gobiernan este mundo y que son orquestados por Satanás mismo y por los caídos. Pero no olvidemos, que la biblia declara un orden cronológico de eventos que deben suceder antes de la aparición en el planeta del REY DE REYES y SEÑOR DE SEÑORES, uno de esos eventos, es también la aparición del inicuo en la tierra, el hijo de perdición, el anticristo que será la personificación de Satanás en la tierra el cual gobernará desde el tercer templo en Jerusalen; el cual destruirá y matará a los dos olivos:

Apo 11:7 Cuando terminen su testimonio, la bestia que sube del abismo (el anticristo) hará guerra contra ellos, y los vencerá, y los matará.

Dan 7:21 Y observé que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía,
Dan 7:22 hasta que vino el Anciano de días, y se dio el juicio a los santos de ’Elyonin, y llegó el tiempo en que los santos poseyeron el reino.

Otras referencias:

Dan_7:3; Rev_13:5-7; Rev_17:8.

El número de apariciones marianas será incrementado exponencialmente, ese es un hecho:

Como dice el ex jesuita Salvador Freixedo: “Las apariciones marianas son otro juego de los dioses”, un juego benévolo por decirlo de alguna manera, parte de un plan desarrollado por seres extraterrestres cuya finalidad es lograr la conversión de las personas a través de estas manifestaciones celestiales. La finalidad es la toma de conciencia de miles de devotos que logran captar estas apariciones, con el único fin de lograr llevar a la humanidad hacia el camino del bien, a través de hechos que para nosotros resultan sobrenaturales, que son muy bien planificados por los extraterrestres valiéndose de sus grandes avances científicos, tecnológicos y espirituales.

¡Y si que lo logran!, de alguna u otra forma logran captar millones de fieles, como ejemplo tenemos nuevamente el caso de Fátima, o también el de la Virgen de Guadalupe en México.

¿Ahora entiende usted porque tanta gente gusta de seguir a los grupos “new age”, a esos grupos que sirven a los extraterrestres?  en su mayoría son personas que fueron o son católicos…   o tienen una tendencia a la adoración de imágenes marianas.

Apo 13:14  y engaña a los que moran en la tierra por medio de las señales que le fue concedido hacer en presencia de la bestia, ordenando a los que moran en la tierra hacer una imagen a la bestia que tiene la herida de la espada, y revivió.

2Ts 2:8 Entonces será revelado el inicuo (a quien el Señor matará con el soplo de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida),
2Ts 2:9 cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con toda clase de poderes, y señales milagrosas, y prodigios mentirosos, 
2Ts 2:10 y con todo engaño de iniquidad para los que perecen: recompensa por no haber acogido el amor de la verdad para ser salvos.

¡QUE DIOS BENDIGA A ESTE PLANETA EN GRAN MANERA Y A TODOS SUS HABITANTES!