Niña de 15 años descubre la verdad sobre el holocuento judío, presenta un informe y obtiene un 10

hmUna niña de 15 años de edad del sur de California que asiste a una escuela secundaria pública, cuenta la historia de cómo recientemente se dió cuenta de ciertas cuestiones relativas al presunto “Holocausto”. Después de escuchar la versión de la creación de la ‘shoah’ en su clase de Historia, junto con los rumores persistentes de que Obama incluía disposiciones para poner un microchip a todos los estadounidenses; se molestó mucho al enterarse de todos los detalles espantosos y traumatizantes. Pero luego tuvo un encuentro que la llevó a cuestionar lo que le habían enseñado, y decidió llevar a cabo su propia investigación.

Al término de su investigación, decidió presentar un informe para un proyecto escolar en una clase electiva que estaba tomando para obtener crédito adicional. La tituló ‘HoloInvento” ¡y obtuvo un 10 en el informe! Por desgracia para el régimen, la versión aceptada del ‘holocausto’, que ha pasado de generación en generación y ha sido promovida constantemente a través de películas de propaganda de Hollywood no es suficiente para lavar el cerebro de los jóvenes, que cada vez piensan mas por sí mismos, fuera de la jaula.

HoloInvento

Una mentira conocida a nivel mundial, esparcida por todas partes y creando desastres en todas partes, ha causado y ultrajado muchas vidas alemanas. El “Holocausto”, una supuesta historia de millones de Judíos siendo torturados en campos de concentración, ha sido, con el tiempo, repetidamente comprobada inexacta, porque el número reconocido de Judíos asesinados, de ser cierto, es imposible, por lo demostrado no sólo por la lógica, pero también por el hecho de que los “sobrevivientes” que se dieron a conocer para dar testimonios, terminaron admitiendo que se prestaron a mentir sobre ello. Esto en sí mismo debería ser prueba suficiente de que este acto de propaganda engañosa es falsa, pero sí hay más pruebas.

Una de las razones para creer que el Holocausto es una mentira es que los Judíos afirmaron haber sido asesinados en cámaras de gas, en grandes grupos a la vez. Sin embargo, no hay evidencia demostrado o documentado de estos hechos. Según los científicos que fueron asignados para estudiar los cuerpos de las víctimas de la segunda guerra mundial, “La mayoría de ellos murieron a causa de las epidemias de tifus y la mayoría del resto murieron de hambre y falta de atención y suministros médicos como resultado de los bombardeos de aliados contra las lineas dealimentación y de suministros médicos.

(http://www.urbandictionary.com/define.php?term=holohoax ) Los judíos mostraron imágenes de cabello y ropa de mujeres y niños, afirmando que se utilizaron para el jabón y mantas después de que sus propietarios hayan sido despojados de ellos y brutalmente asesinados. Sin embargo, la verdad se encuentra en el hecho de que “Los alemanes estaban contra el tifus, la cual fue la verdadera razón de afeitar cabezas, fumigar edificios y cremar los cadáveres.” Además, las cabezas era afeitadas y la gente era reunida para tratarlas, no con gases letales para cometer genocidio, sino con repelente, para detener la epidemia de piojos que se extendían a través de los campos.

Otra cosa que contradice las mentiras de los “sobrevivientes” es que el número de Judíos que dicen que murieron en los campos, es erróneo. Seis millones de Judíos fueron supuestamente asesinados en el Holocausto, cuando ni siquiera una cantidad tal existido en Europa, por no hablar de Alemania. “En 1939, había cerca de 15,7 millones Judíos en el mundo. Después de la Segunda Guerra Mundial, ese número había aumentado a más de 18 millones Judíos. Lo que esto significa es que de los 15 millones Judíos originales del planeta, 6.000.000 fueron gaseados, dejando sólo algunos 9000000. Entonces, la población judía mundial se recuperó y se duplicó a más de 18 millones en menos de nueve años – una hazaña astronómica, que asombró a biólogos y pediatras por todas partes! ” No sólo no fueron asesinados los judíos, sino que se les dió una elección. “Para eso hay que volver a Ilea Ehrenburg, * jefe propagandista soviético durante la Segunda Guerra Mundial, que luego fué enviado a morir en Israel, quien acuñó el mítico número, el 22 de diciembre 1944 – ante decenas de miles de judíos internados, dada la opción de quedarse a ser “liberados” por los comunistas o de ir con sus captores alemanes, no dudó en elegir la segunda opción! ” Así que demuestra que la población judía no fue forzada a campos de concentración donde se les fué arrancado el cuero cabelludo y fueron gaseados.

No sólo tenemos la prueba visible del que el Holocausto es una mentira, sino también unos testimonios muy confiables: La Cruz Roja Americana. Se le pidió a la Cruz Roja que haga una investigación y búsqueda de los campamentos y cadáveres, y haga informes precisos sobre sus hallazgos. “Dice el informe:” En la condición caótica en que quedó Alemania después de la invasión durante los meses finales de la guerra, los campos no recibieron abastecimiento de alimentos, a toda la hambruna declarada por el número creciente de víctimas. Alarmados por esta situación, el Gobierno alemán finalmente informó a la CICR el 01 de febrero de 1945 y en marzo de 1945, las discusiones entre el presidente del CICR, y el general de las SS Kaltenbrunner dieron resultados aún más decisivos. El alivio, pudo de ahí en adelante, ser distribuido por el CICR, y un delegado fue autorizado a permanecer en cada campamento … “(Vol. III, p. 83).” http://www.ihr.org/books/harwood/dsmrd01.html ) Al leer esto, se puede concluir que los alemanes no mataron intencionalmente los Judíos, si no que se esforzaron por mantenerlos con vida. Muchas de las acusaciones hecha por los judíos en contra de los alemanes, involucraban las cámaras de gas, donde afirmaban ser despojados, afeitados y reunidos para ser asesinados en masa. Sin embargo, para que una cámara de gas que existe en una premisa, debe haber puertas herméticas y altas chimeneas, ninguna de las cuales se encuentran en los antiguas “campos de la muerte.” Además, no hay ninguna prueba de los Judíos gaseados con excepción de las denuncias formuladas por testigos falsos contratados. Según la Cruz Roja, “A pesar de que seis millones de Judíos hayan sido supuestamente asesinados en las cámaras de gas, ni un cuerpo encontrado ha sido nunca comprobado por autopsia muerto por envenenamiento de gas. Hemos reconocido montones de cadáveres de la Segunda Guerra Mundial, pero la mayoría de estas personas murieron de tifus o el hambre o por los bombardeos de aliados,y una gran parte de los que fueron asesinados eran Alemanes – el equivalente a diez campos de fútbol deberíamos estar lleno de cuerpos gaseados, aún así, ningún cuerpo fue jamas descubierto” ( http://www.biblebelievers.org.au/holohoax.htm ) Si esto no es prueba suficiente, ¿qué más se necesita? ¿Qué excusa puede hacer en replica?

Esto no quiere decir que el Holocausto no ocurrió. Es sólo para demostrar que no fue de la manera que lo relataron los Judíos. No sólo en los campos, sino en todo el mundo, la gente moría de hambre, del tifus y era bombardeada en la segunda Guerra Mundial. Por último, sin tener la evidencia de que sucedió como dijeron, hubo indicios de que los efectos en la Europa de la 2 ª Guerra Mundial fueron muy diferente a lo mostrado, no una historia que beneficiaría a los Judíos, dándoles una indemnización mensual por alguna cosa que era simplemente una hipérbole.

Paola de la Cruz
Twitter: @pochilandia
BWN Argentina –

Fuente: http://bwnargentina.blogspot.com.ar/2013/05/nina-de-15-anos-descubre-la-verdad.html#sthash.a5uan472.dpuf

El Papa Francisco desclasificaría documentos del “Papa de Hitler”

Así lo afirmó el Rabbi Abraham Skorka, íntimo amigo del Papa desde hace más de 20 años.

Pío XII junto a Adolf Hitler. Fuente: Web.

Pío XII junto a Adolf Hitler. Fuente: Web.

ROMA.- El Papa Francisco podría desclasificar documentos que permitirían ahondar en el rol de Pío XII durante la Segunda Guerra Mundial, conocido como el “Papa de Hitler” por sus supuestos vínculos con la Alemania nazi y la Italia fascista.

Así  lo ha establecido un amigo cercano de Francisco, Rabbi Abraham Skorka, quien conoce al pontífice desde hace 20 años. En declaraciones con el periódico Daily Telegraph, Skorka confirmó que había discutido con el Papa argentino sobre el Papa Pío XII, llamado a veces el “Papa de Hitler”. “Es un asunto terriblemente delicado, pero él dice que debe ser investigado exhaustivamente”, le contó al periódico. “No tengo dudas que se moverá para abrir los archivos”, agregó.

Los críticos acusan a Pío XII de permanecer en silencio durante el Holocausto y otras atrocidades, pero sin embargo se conocen historias sobre la ayuda del Papa a casi 200 mil judíos para poder escapar de Alemania en los años 30.

Cuando fue cardenal en Argentina, Francisco pidió abrir los archivos del Vaticano, diciendo que sería necesario investigar a Pío, según el sitio de noticias The Jewish Week.

Cabe recordar que Skorka escribió un libro con el hoy Papa Francisco que se titula “En el cielo y la Tierra”. Durante ese proceso, Skorka recordó que dialogaron sobre el tema: “Le explicaba que no podía entender cómo una persona —un líder espiritual— no se involucrara más y más durante el Shoah [Holocausto]. La respuesta de Francisco fue: Sigamos buscando hasta alcanzar la verdad’”. Luego, concluyó: “Creo que sí,  su actitud será buscar todos los detalles y abrir todos los archivos. Él usará esta oportunidad para encontrar la verdad”.

Fuente: http://www.elintransigente.com

Platillos volantes y misiones nazis a la Luna desde América del Sur

Juan Antonio Sanz

Ilustración del presunto OVNI que habrían construido los nazis. (Wikimedia Commons)

Madrid, 22 jun (EFE).- Sudamérica se convirtió, en la II Guerra Mundial, en un campo de experimentación tecnológica de los nazis, con colonias en Argentina, Chile o Brasil donde desarrollaron armas secretas increíblemente avanzadas que podrían haber cambiado el curso de la contienda y de la historia.

Tales tecnologías incluían motores capaces de vencer la gravedad aplicados a naves de forma circular, fuentes de energía desconocidas por los aliados con la meta de viajar a la Luna e investigaciones nucleares que apuntaban a un inminente desarrollo de una bomba atómica que el fin de la guerra, en 1945, frustró.

Esta es la tesis del autor español Felipe Botaya, quien acaba de completar su tetralogía sobre tecnología secreta nazi con el libro “Kolonie Waldner 555” (Nowtilus), en el que expone el papel de esos asentamientos alemanes en Sudamérica, amparados por las autoridades locales y algunos de los cuales pudieron sobrevivir a la guerra.

Según Botaya, los laboratorios que las SS tenían en la frontera de Brasil con Argentina y Paraguay, en la Patagonia argentina o en los Andes chilenos formaron parte de un plan maestro cuyo epicentro estaba en una mina cercana a la aldea de Ludwigsdorf, junto a la frontera checa, entre los Sudetes y la Baja Silesia.

Foto de pasaporte del doctor Hans Kammler. (Wikimedia Commons)

“Utilizaron una física exótica que no tiene nada que ver con la que llamaban la física judía, de Albert Einstein y Robert Oppenheimer. Hicieron descubrimientos muy innovadores para aquel momento y que incluso lo serían en la época actual, como la ‘campana’, Die Glocke”, explica Botaya en una entrevista con Efe.

Este artilugio, de cuya existencia hay muchos testimonios pero cuyo rastro se desvaneció al finalizar la guerra, consistía en una estructura de tres metros de diámetro y cuatro de altura con forma de campana, en la que giraban dos cilindros con un elemento similar al mercurio, el xerum 525, muy radiactivo.

La tecnología de “Die Glocke” provocaría, refiere Botaya, una fuerza antigravitatoria que, aplicada a la aeronáutica, permitiría alcanzar velocidades sin parangón.

Este invento y la supervivencia de bases nazis explicaría fenómenos como el de los ovnis o la extraña y masiva expedición militar lanzada por Estados Unidos sobre la Antártida dos años después de finalizada la guerra.

“No tengo ninguna duda de que el fenómeno ovni tiene un origen terrestre. Otra cosa es que nos lo hayan vendido como ‘marciano'”, afirma Botaya, también autor de “Antártida 1947”, “Operación Hagen” y “Kronos”.

El escritor relata que, “hasta los años cincuenta, pudo existir un centro de poder nazi en el mundo posiblemente en la Antártida o Groenlandia. Estas bases fueron abandonadas y se recuperaron las que los alemanes tenían en Sudamérica”, donde había una gran infraestructura desde antes de la contienda.

Documento firmado por Kammler, el último rastro que se tiene del doctor nazi. (Wikimedia Commons)

“La base principal de los nazis en Sudamérica era la brasileña Kolonie Waldner 555 (la cifra era el número de afiliación nazi de Martin Bormann, mano derecha de Hitler). Sólo esa colonia tenía la clave del proyecto”, precisa.

Ya en 1941, hubo un informe de la inteligencia estadounidense que advertía sobre la amplia presencia de fuerzas alemanas en América del Sur, lo que llevó, dice Botaya, a crear las bases de EEUU en Brasil, “para contrarrestar esa amenaza, que sobrevivió al conflicto”.

EEUU “siempre supo lo que pasaba y lo manipuló con la histeria ovni. Intentaron incluso fabricar sus propios platillos volantes, pero no llegaron al nivel de los alemanes. Eran motores de combustión interna frente a los basados en la antigravedad”, subraya.

El cerebro de la ofensiva tecnológica nazi, el general de las SS Hans Kammler (desaparecido misteriosamente en abril de 1945) “dio tal acelerón a las investigaciones tras el atentado contra Hitler de julio de 1944, que es difícil imaginar lo que habría ocurrido si tal impulso se hubiera producido en 1939; la historia ahora sería distinta”.

En su libro, Botaya novela la eventualidad de que estas fuerzas nazis, “que tras la guerra se ocultaron en poderosas corporaciones multinacionales”, hubieran alcanzado la Luna ya en 1945 desde Colonia Dignidad, en Chile.

Tal idea, según el autor, alimenta las dudas sobre la misión del Apolo XI y el que, estando el satélite tan cerca de la Tierra, americanos y rusos interrumpieran hace casi cuatro décadas la exploración lunar.

“¿Para qué construir una estación espacial internacional, desplegando una ingeniería colosal en el espacio, cuando puedes ocupar una base natural como es la propia Luna, a la que se tarda en llegar apenas tres días? Quizá porque alguien ya lo hizo antes”, concluye. EFE

Fuente: http://ar.noticias.yahoo.com