El orden en la naturaleza no es “ilusorio”. La proporción áurea

 

hombre de vitruvio

Aunque ya hablamos brevemente en esta otra entrada sobre la posibilidad o no de que el orden del universo y la naturaleza sean sólo “aparentes”, ampliamos el tema hoy por ser éste un argumento recurrente en el debate Ciencia-Fe.

Es curioso que, cada vez que los creyentes invocamos ese orden, claramente observable en todo cuanto nos rodea y en nosotros mismos, como una posible prueba de una inteligencia primordial, los ateos insisten en que ese orden en realidad “no existe”, que “sólo nos parece que existe” porque “deseamos verlo así” (??). Y es curioso, sobre todo, porque, al postular que ese “orden aparente” es sólo caos mal interpretado, deben aceptar también que sus cerebros, esos mismos que les están indicando que el orden es sólo aparente, están gobernados también por el caos, pues esto es lo único que el azar puede producir. Aquí se da una curiosa paradoja, una contradicción que no todos los ateos consiguen captar cuando intentamos explicársela: para sostener con tanta rotundidad que el mundo natural es un producto caótico del azar ciego, deben sostener también, como una derivación lógica, que esta conclusión suya tiene muchas posibilidades de ser errónea, puesto que esta conclusión es un producto de sus cerebros, a su vez productos arbitrarios del azar. En otras palabras, cuando los ateos atribuyen esa infalibilidad a sus procesos mentales están, en realidad, alimentando una fe irracional (tan irracional o más que la que reprochan a los teístas :-)) en que sus cerebros están excluidos de la arbitrariedad general del mundo.

John F. Haught explica mejor que yo esta paradoja en los siguientes párrafos:

(Sam) Harris (neurocientífico y escritor americano, autor de “El fin de la fe”) pone una enorme confianza en su propio poder de razonamiento… Hace un tácito acto de fe en su propia inteligencia crítica. Pero nunca nos ofrece una buena razón de por qué deberíamos confiar en que su mente le conducirá -y nos conducirá- a la verdad. En otras palabras, Harris jamás justifica su desmesurada arrogancia cognitiva.Sencillamente cree a ciegas en la superior capacidad de su mente para encontrar la verdad con una facilidad y una certeza inalcanzables para las personas mal orientadas por la fe religiosa. Si quiere ser para nosotros un guía fiable, ha de confiar en que su mente es capaz de ponernos en contacto con el mundo real. Pero, ¿por qué habría de confiar en su mente, dada sobre todo la visión del mundo natural a partir del cual, según se afirma, ha evolucionado la mente humana, la de Harris igual que la de cada uno de nosotros?.. Si la evolución es el (único) factor causal último involucrado en la formación de la mente humana, lo normal sería que desconfiáramos de nuestra actividad cognitiva. Puesto que es entendida como un proceso desprovisto de sentido y propósito, ¿por qué confía el naturalista científico en que la evolución sea eficiente en algo distinto de las adaptaciones? Para justificar nuestra confianza cognitiva es necesario que, aparte de la evolución, algo más opere en el gradual surgimiento de la mente en el curso de la historia natural. Pues, si nuestras mentes no son más que el resultado accidental de un proceso evolutivo sin sentido ni propósito, ¿por qué deberíamos confiar en ellas?

Ninguna interpretación puramente naturalista ofrece razones suficientes para confiar en nuestras mentes.

Una explicación darwinista de las facultades críticas de la mente no es suficiente para fundamentar la confianza que depositamos en nuestros poderes cognitivos. El propio Darwin estaría de acuerdo con esta observación”

Así es, Charles Darwin lo expresaba así en una carta dirigida a W. Graham, fechada el 3 de julio de 1881:

“De continuo surge en mí la horrenda duda de si las convicciones de la mente humana, que se ha desarrollado a partir de la mente de animales inferiores, tienen algún valor, si son verdaderamente dignas de confianza. ¿Confiaría alguien en las convicciones de la mente de un mono, suponiendo que una mente así pueda albergar algún tipo de convicción?”

Evidentemente, Darwin sí había captado la paradoja 🙂

El único modo posible de apuntalar esta tesis de que el orden natural es “ilusorio” es sostener que el mundo, la naturaleza, el universo todo, podría haber sido distinto, que antes del comienzo había un sin fin de posibilidades y que nuestro “error”, el error de los teístas, es contemplar el mundo desde la perspectiva equivocada (la perspectiva acertada es la del ateo, claro :-)) Observamos el mundo, dicen, desde del “diseño acabado”, por eso nos parece “ordenado”. No entendemos, continúan los escépticos, que ese diseño no es tal porque la evolución, tanto cosmológica como biológica, podría haber transcurrido siguiendo cualquier otro cauce que el que tomó. Unos cauces -siempre, por supuesto, erráticos y arbitrarios- “podrían” haber llevado a un buen fin y otros no. Eso, nos conceden nuestros ateos, nunca lo sabremos, pero sí sabemos que tuvimos una gran suerte ya que el cauce elegido caprichosamente por la evolución funcionó y dio origen a la vida organizada y, en última instancia, a la aparición del ser humano y su prodigioso cerebro.

Suertudos que somos 🙂

El problema cuando se postula un “podría haber sido”, es que apelamos a un escenario virtual no verificable que, además, excluye el escenario real desde el cual hacemos esa apelación. El “podría haber sido” es un comodín útil para salir del paso si tu oponente en el debate te empieza a acorralar, pero carente de un valor argumental real, pues sostiene como una opción válida lo que es sólo una afirmación indemostrable. Se trata, pues, de una falacia, de la misma categoría que esas de las que suelen acusar los ateos a los creyentes. El “podría haber sido” es un condicional, estamos elucubrando desde el momento presente sobre un pasado que no llegó a ser precisamente porque, si ese pasado hubiera sido, no habría sido nuestro presente. Por eso, detrás de las palabras “podría haber sido” puedes añadir lo que gustes, tenga o no sentido, sea o no una estulticia, y no habrá manera de refutarlo. Un chiste muy viejo cuenta cómo un anciano le confiesa a un amigo: “Yo podría haberme casado con Sofía Loren”, el otro contesta escéptico,“sí, claro”, “te lo digo en serio”, insiste el primero, “estuve a punto: yo le pedí que se casara conmigo y ella me dijo que no” :-).

Yo “podría haber sido” gobernadora de Atlanta, pues sí, claro que sí, “podría”, y “podría” haber nacido en Katmandú y la vida “podría” estar basada en el bismuto en lugar del carbono. ¿Quién puede demostrar lo contrario? Pero me temo que, si alguien esgrime el argumento de la no falsabilidad para anular la hipótesis Dios, no sería muy honesto por su parte esconder ese mismo argumento en el fondo del cajón cuando se trata de aplicarlo a la falsabilidad de su propia hipótesis.

La naturaleza es como es actualmente y a partir de ahí debemos partir. El mundo natural es una gigantesca, variada y asombrosa maquinaria perfectamente eficaz y debemos basar nuestros argumentos en lo que sí es verificable desde donde estamos, y lo verificable es que en el cosmos existe un orden visible. Un orden real, objetivo, medible, no ilusorio o aparente. Si no existiera, como afirma el físico Paul Davies en el primer enlace que ofrecemos en esta entrada,“la Ciencia quedaría reducida a una farsa sin contenido”, puesto que toda ella basa su formidable andamiaje en la robusta realidad de ese orden. Si no hubiera orden en la naturaleza, las matemáticas, concebidas para describirlo, serían imposibles y, sin matemáticas, no habría Ciencia.

Azar es sinónimo de caos y el caos, por definición, no sigue normas o rígidas pautas, propias o ajenas, no elabora patrones ni dicta leyes inamovibles. Ni en uno ni en un millón de años. El ateo, leal como nadie a su compromiso con el materialismo, puede declarar si lo desea que el azar es el único autor de todo lo que vemos, pero afirmando esto, se verá abocado a admitir que ese azar, en el que confía tan ciegamente, y al que cree capaz de realizar -como escribió el biólogo Javier Sampedro “escalofriantes contorsiones”, no es el azar cotidiano que experimenta a diario y al que, como mucho, nuestro ateo sólo confiaría su deseo de que le toque la lotería :-). El azar en el que cree el ateo, no es el azar que opera en la naturaleza. El azar que opera en la naturaleza no es estéril ni errático, es un “azar” anómalo, excepcional, que escribe sus designios sobre papel pautado y los ejecuta en la naturaleza con una precisión matemática. En tres palabras: no es azar.

“La enorme utilidad de las matemáticas en las ciencias naturales es algo que roza lo misterioso, y no hay explicación para ello. No es en absoluto natural que existan ‘leyes de la naturaleza’, y mucho menos que el hombre sea capaz de descubrirlas. El milagro de lo apropiado que resulta el lenguaje de las matemáticas para la formulación de las leyes de la física es un regalo maravilloso que no comprendemos ni nos merecemos”.

Eugene Paul Wigner  
Físico y matemático húngaro
Premio Nobel de Física en 1963

En este caso, los creyentes tenemos todo el derecho a preguntar “qué” o “quién” ha pautado el papel.

Recordamos, una vez más, que el materialismo es una corriente filosófica que surgió antes del s. XIX, a rebufo del espíritu de los tiempos y cuando la Ciencia todavía no sabía qué era esa materia a la que estaba concediendo un poder cuasi omnímodo (aún hoy no lo sabemos con seguridad). Una doctrina surgida, en buena parte, como oposición a la concepción religiosa del mundo y no como resultado de los descubrimientos científicos. Si apelamos a la materia como única realidad, no queda otra opción que atribuir al azar todo lo que no sabemos cómo ocurrió. “No es que sea así, es que tiene que ser así, porque fuera del materialismo no encontramos ninguna otra explicación” aseguraba ingenuamente un divulgador en cierto debate televisivo evidentemente sin entender el alcance de lo que decía. Y así ha ocurrido desde entonces, cada nuevo descubrimiento fue “embutido” a empujones en el molde del fisicalismo y lo que no cabía en ese molde, simplemente fue ignorado o tachado de “fraude”, lo fuera o no. Así hasta el día de hoy.

Los ateos acusan a muchos grupos religiosos (en muchas casiones con razón) de “retorcer” los descubrimientos de la Ciencia para que encajen en sus libros sagrados… Esta táctica, deshonesta venga de donde venga, no difiere demasiado de lo que hacen los fisicalistas: retorcer esos mismos hechos para que encajen en su estrecha concepción materialista del universo. Como consecuencia de una de esas fantásticas piruetas de acomodación, nació en el siglo XIX una nueva versión del azar: el habilidoso, concienzudo, inteligentísimo y, esta vez sí, “ilusorio”,  azar de los huecos 😉 

***

A continuación les invito a leer unos párrafos de un artículo aparecido en la revista National Geographic Historia, nº 129, firmado por el matemático y periodista científico Enrique Gracián. El artículo está dedicado a la proporción de Fibonacci, y el “mágico” número áureo que se repite una y otra vez, casi obsesivamente, tanto en la Tierra como en el resto del universo. Una de las muchas pruebas de que la naturaleza, lejos de ser una amalgama informe y sin sentido (lo que esperaríamos de la actuación errática del azar), sigue unas rígidas normas matemáticamente estructuradas. Es un artículo excelente, no se lo pierdan:

“Se suele simbolizar con la letra griega Φ (phi) y su valor aproximado es 1,6180. Lo encontramos definido por primera vez en el libro VI de los Elementos del matemático y geómetra griego Euclides; allí aparece descrito como una relación entre longitudes, lo que sugiere que está asociado con la idea de proporción. La figura geométrica más sencilla que se puede construir manteniendo esta proporción es un rectángulo. Para ello basta con que el lado más pequeño mida 1, y el más largo, 1,6180. Esta sencilla figura es un rectángulo áureo, adjetivo que introdujo en la década de 1830 el matemático alemán Martin Ohm. ¿Qué tiene de especial? Que está en todas partes.

90bfb9c9fea000a3fa0c1305fabc3795

regla aurea

dios y la regla aurea .

bee

golden ratio      ...

numero sagrado

peacock

Fibonacci helecho

gratio_stem

En los cánones estéticos de la antigua Grecia representaba las proporciones perfectas y se utilizaba en la mayoría de las construcciones arquitectónicas: fue patrón de belleza para los artistas del Renacimiento, aparece en la mayoría de las catedrales góticas y en el edificio de la ONU de Nueva York (…) (El arte imitando a la naturaleza :-)) La proporción áurea está presente en la arquitectura del ADN, el crecimiento de multitud de organismos o la distribución de los planetas del sistema solar.

regla aurea y dios

(Y, por supuesto, en el cuerpo humano :-))

sci_17_hand

regla aurea y dios   ....

regla aurea   ....

En el cuerpo humano la proporción áurea se presenta de diferentes maneras:

– La relación entre la altura de un ser humano y la altura a la que se encuentra su ombligo.
– La relación entre la distancia del hombro a los dedos y la distancia del codo a los dedos.
– La relación entre la altura de la cadera y la altura de la rodilla.
– La relación entre las divisiones vertebrales.
– La relación entre las articulaciones de las manos y los pies… Entre otras.

Leonardo de Pisa, conocido como Fibonacci, fue uno de los matemáticos más destacados de la Edad Media. En su obra más relevante, El libro del ábaco, de 1202, expone un problema sobre la reproducción de conejos cuya solución le da pie a representar una sucesión infinita de números naturales (pueden consultar una explicación detallada de este problema de Fibonacci en el enlace anterior). La posibilidad de ir añadiendo elementos mediante una suma, pero sin alterar la forma, da lugar a una pauta de crecimiento que podemos observar en estructuras de la naturaleza tan diversas como el desarrollo espiral de una galaxia,

dios y la regla aurea  .

las huellas dactilares,

huella dios

o la distribución de los pétalos de las flores.

regla aurea    rosa

(Y no sólo en los pétalos :-))

proporcion aurea

e_sutiles16

col regla aurea

fib4_1

En la Italia renacentista, el número de oro fue retomado por Luca Pacioli(matemático y sacerdote franciscano, por cierto) quién llevó a cabo un exhaustivo estudio del mismo en una de sus obras más influyentes: De la divina proporción. Ilustrada con dibujos de Leonardo da Vinci, en ella explicaba las relaciones existentes entre el número áureo y la sucesión de Fibonacci: cualquier término de ésta se obtiene multiplicando el anterior por el número áureo…

Las espirales son líneas curvas que se generan a partir de un punto y se alejan del centro a la vez que giran a su alrededor. Esta curva ha fascinado desde antiguo a artistas y científicos; es un símbolo ornamental y religioso presente en muchas culturas, y una de las formas más frecuentes en el mundo natural. Entre los genios que aunaron las cualidades del artista y conocedor de las leyes de la geometría destaca el pintor Alberto Durero, quien en uno de sus libros sobre medición explicacómo dibujar una espiral a partir del rectángulo áureo. Si construimos un cuadrado en la izquierda de dicho rectángulo, a la derecha nos quedará un rectángulo más pequeño. Y resulta que este nuevo rectángulo también guarda las proporciones áureas. Este proceso se puede repetir hasta el infinito, con lo cual obtendremos una sucesión de rectángulos áureos y cuadrados cada vez más pequeños.

regla-aurea

(Utilizando un compás, a partir de este “rectángulo áureo” se puede dibujar una espiral que tiende al infinito, la llamada “espiral de Durero”).

proporcion-aurea

En términos matemáticos no es una auténtica espiral, pero es una buena aproximación a la espiral logarítmica que el matemático suizo Jakob Bernoulli bautizó como Spira mirabilis, ‘la espiral maravillosa’. El número áureo forma parte intrínseca tanto de la serie de Fibonacci como de la espiral logarítmica, dos conceptos matemáticos que se combinan en la formación de elementos tan dispares como plantas,

espirals

regla aurea  flor  .

golden ratio   ....

regla aurea  flor

golden ratio

regla aurea     .-

huracanes,

huracán regla aurea

o galaxias.

dios y la regla aurea  .

(La relación entre las nervaduras de las hojas de los árboles, la relación entre el grosor de las ramas principales y el tronco y la relación entre las ramas principales y las secundarias también obedecen a la proporción áurea).

Image1

Así pues, el número Φ … gobierna el desarrollo de distintos seres vivos. La distribución de las escamas en una piña tropical,

Pineapple_by_vlargg

el desarrollo de la concha de los caracoles,

golden ratio dios

o la forma en que se agrupan las semillas de las plantas son algunos ejemplos de la presencia del número áureo en la naturaleza, lo que lleva a pensar que obedece a algún tipo de funcionalidad que aún desconocemos”.

golden ratio caracolas

chameleon_fibonacci

regla aurea   ..

863a60f72fb40a295eda85d283fd38b9

golden ratio  ....

El número áureo y la proporción de Fibonacci aparecen, como venimos diciendo, en la descripción de las órbitas planetarias, está involucrado en las distancias entre los planetas y sus períodos, en la reflexión de la luz en el cristal, en las células del sistema nervioso, etc. Es decir, abarca un terreno demasiado amplio como para adjudicarlo exclusivamente a las instrucciones encriptadas en el ADN. Aunque así fuera, aunque la proporción áurea resultara ser sólo la resolución física de una de las innumerables instrucciones inscritas en el libro de de la vida, aún quedaría mucho campo para abonarlo con preguntas. Pero no es así.

Resumiendo, amigo ateo, usted puede -adornando al azar con el ingenio que necesite para que el argumento le funcione- creer que el orden de la naturaleza surgió y se desarrolló por sí solo, de acuerdo, pero no puede negar que ese orden existe. 

Puede hacerlo, claro, nadie se lo impide, pero sería como negar que existen las estrellas, los océanos, el Cañón del Colorado y el cordero a la riojana.

 😉

***

“El matemático juega a un juego en el que él mismo inventa las reglas, mientras que el físico juega a un juego en el que las reglas son proporcionadas por la naturaleza; pero a medida que pasa el tiempo se hace cada vez más evidente que las reglas que el matemático encuentra interesantes son las mismas que las que ha escogido la naturaleza”.

Paul Adrien Maurice Dirac
Físico teórico inglés
Premio Nobel de Física en 1933 
***
“Entre los seres vivos resulta patente el orden, obra de un Poder superior al que yo llamo Dios. Es en este punto donde coinciden la fe y la verdad científica. La primera de ningún modo contradice a la segunda, sino que la completa al aportar una comprensión más sencilla del universo”
Jean Dorst
Biólogo, ornitólogo, paleontólogo francés
Formado en la Universidad de París
Miembro de la Academia de las Ciencias 
*** 
 
“El mundo es racional… El orden del mundo refleja el orden de la mente suprema que lo gobierna”
 
Kurt Gödel
Lógico, matemático y filósofo austriaco
Doctor por la Universidad de Viena
Considerado uno de los más importantes lógicos de todos los tiempos
Célebre por sus dos Teoremas de la Incompletitud

FUENTE: http://frasesdedios.blogspot.com/2015/01/el-orden-en-la-naturaleza-no-es.html

 

Formas, números, patrones, y la Proporción Divina en la Creación de Dios

En la creación de Dios existe una «Divina Proporción» que aparece en una multitud de formas, números y patrones cuya relación sólo puede ser resultado del omnipotente, bueno y todo sabio Dios de las Escrituras. Esta Divina Proporción —que aparece desde lo más ínfimo hasta lo más grande, en los seres vivos así como en las cosas no vivientes— revela la pasmosa obra de Dios y Su interés en la belleza, la función y el orden.

Comenzaré con las formas, y luego pasaré a considerar cómo un patrón numérico y una proporción (la Divina Proporción) forman parte inherente de estas formas y de estos patrones, y cómo aparecen por todas partes en la creación.

Comencemos con una forma con la que estamos todos familiarizados. Es la espiral que se ve comúnmente en las conchas. Contemplando cuidadosamente dicha espiral (el Nautilus con sus cámaras es probablemente el ejemplo más claro) observaremos que al ir agrandándose, retiene su idéntica forma. Por cuanto el cuerpo del organismo crece en el camino de una espiral equiangular y logarítmica, su forma nunca cambia. Esta hermosa forma recibe comúnmente el nombre de «espiral áurea».

Esta espiral es visible en cosas tan diversas como huracanes, semillas en espiral, la cóclea del oído humano, el cuerno de los carneros, la cola del caballito de mar, las hojas de los helechos en crecimiento, la molécula del ADN, las olas que rompen en la playa, los tornados, las galaxias, la cola de un cometa al enroscarse alrededor del sol, los remolinos, los patrones de las semillas o flósculos en los girasoles, las margaritas, los dientes de león, y en la construcción de los oídos de la mayoría de los mamíferos.

Esta espiral sigue un patrón matemático preciso. Primero consideraremos esta espiral en los girasoles. Al contemplar cuidadosamente un girasol, observaremos dos juegos de espirales (hileras de semillas o floretes) dispuestas en direcciones opuestas. Cuando se cuentan las hileras de espirales en cada dirección, se descubre que en la abrumadora mayoría de los casos sus números, dependiendo del tamaño de la flor, seguirán las siguientes proporciones:

flores pequeñas, 34 y 55; medianas, 55 y 89; grandes, 89 y 144

Estos números forman parte de la secuencia numérica de Fibonacci, un patrón descubierto alrededor de 1200 d.C. por Leonardo Pisano (históricamente conocido como Fibonacci). Cada número sucesivo es la suma de los dos números precedentes. La secuencia de estos números es 0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233, y hacia el infinito. Este patrón numérico se revela en diversas maneras a través de toda la naturaleza, como veremos.

Cuando se divide el número mayor de este patrón por el número inmediatamente menor en la serie, la razón será de aproximadamente 1,618; si se divide el número menor por el mayor inmediatamente adyacente, la razón se aproxima mucho a 0,618. Este cociente es el más eficiente de similares series numéricas.

Belleza

¿Por qué Fidias —el escultor griego— y otros en los antiguos países de Grecia y Egipto usaban a menudo esta razón en el diseño de muchas de sus obras de arte? Porque se había descubierto que esta razón era sumamente atractiva para el ojo humano; produce lo que se conoce como el Rectángulo Áureo. Si el lado corto del rectángulo es 1, el lado largo será 1,618. Esta forma rectangular se aproxima al patrón usado para el diseño del Partenón de Grecia, y para muchas de sus numerosas imágenes, de sus muchos vasos, portales, ventanas, estatuas, etc., e incluso para ciertos parámetros de la Gran Pirámide de Egipto. El edificio de las Naciones Unidas es un rectángulo áureo. Muchas de las cosas que usamos se diseñan de manera que se aproximan al rectángulo áureo: las tarjetas de crédito, los naipes, las placas de los interruptores, los blocs para escritura, etc.1

Artistas como Leonardo da Vinci, Van Gogh, Vermeer, Sargent, Monet, Whistler, Renoir y otros empleaban la proporción áurea en muchos de sus trabajos. Tomaban «un caballete en blanco y lo distribuían entre áreas basándose en las proporciones áureas para determinar la situación de los horizontes, de los árboles, etc.».2 ¿Por qué la proporción dorada? Las formas artísticas pueden tener bien una simetría estática, bien dinámica. En la simetría estática, las líneas poseen unas medidas determinadas, mientras que en la simetría dinámica lo que recibe énfasis es la proporción de las áreas. Implica «crecimiento, poder, movimiento. Da animación y vida a la obra del artista … en lugar de dar un efecto de quietud y silencio»3 de la simetría estática. Éste es el atractivo de la proporción áurea.

Otra área de enorme interés es la aparición de la secuencia de Fibonacci en la disposición en espiral de las hojas alrededor de tallos de plantas (conocido como filotaxis). Este patrón en espiral se hace evidente al contemplar el tallo directamente desde encima, y observando el arco que el tallo forma desde la base de una hoja a la siguiente, y la fracción de la circunferencia del tallo que queda inscrita. En cada caso, los números pertenecen a la sucesión de Fibonacci. Ejemplos: En el olmo el arco es 1/2 de la circunferencia; en la haya y en el avellano, 1/3; en el albaricoquero y el roble, 2/5; en el peral y el álamo, 3/8; en el almendro y el sauce, 5/13; y en algunos pinos, bien 5/21, bien 13/34. ¿Por qué lo dispuso Dios de esta manera? Bien, sucede que este patrón asegura que cada hoja recibirá la máxima exposición a la luz del sol y al aire, con un mínimo de sombreado o de apiñamiento respecto de otras hojas.

No sólo descubrimos este patrón en las disposiciones de las hojas, sino que también se encuentra comúnmente en la disposición de muchos pétalos de flores. Ejemplos: un lirio tiene 3 pétalos, el alhelí amarillo 5, la espuela de caballero 8, la manzanilla bastarda 13, el áster 21, el piretro 34, el helenium 55, y la margarita de otoño 89. Con una tal variedad de proporciones de espirales en las disposiciones de las hojas y de los pétalos, desde luego nadie podrá aburrirse con la creación de Dios.

En el momento en que nos enteramos que la información que especifica estas espirales y estos números en los seres vivientes está almacenada en el ADN, ¿nos habría de sorprender entonces descubrir que la molécula misma del ADN tiene una anchura de 21 Ǻngstroms y que la longitud de una vuelta entera en su espiral mide 34 Ǻngstroms, ambos números de Fibonacci? La molécula de ADN es literalmente una larga secuencia de rectángulos áureos.4

Examinemos ahora el ámbito de las cosas muy pequeñas y de las muy grandes. En el mundo de los átomos hay cuatro asimetrías (la estructura de los núcleos atómicos, la distribución de los productos de fisión, la distribución de los números de los isótopos, y la distribución de las partículas emitidas), y es significativo que «los valores numéricos de todas estas asimetrías son aproximadamente iguales a la «razón dorada», y que la cantidad que forma estos valores es a veces números de Fibonacci o «casi» números de Fibonacci».En los estados cambiantes de una cantidad de átomos de hidrógeno, al ir los átomos ganando y perdiendo energía radiante en niveles sucesivos de energía, la proporción cambiante de las historias de los electrones atómicos forman números de Fibonacci.6

En el ámbito de fenómenos muy grandes, cuando se compara el período temporal de la revolución de cada planeta alrededor del sol en números redondos con el del planeta adyacente, ¡sus fracciones son números de Fibonacci! Comenzando con Neptunoy pasando hacia el interior en dirección al sol, las razones son 1/2, 1/3, 2/5, 3/8, 5/13, 8/21, 13/34. ¡Son las mismas que en la disposición en espiral de las hojas en las plantas!

 

Revolución de los planetas en días y su correlación con las
secuencias de Fibonacci y con las disposiciones en espiral de las hojas en las plantas8

Observado

(teórico)

Razón

Plantas

(Plutón)

90.000

(2:3 Neptuno)

Neptuno

60.193

62.000

Urano

30.688

31.000

1:2

Olmo

Saturno

10.670

10.333

1:3

Haya

Júpiter

4.332

4.133

2:5

Albaricoquero

Asteroides

1200-2000

1.550

3:8

Peral

Marte

687

596

5:13

Almendro

Tierra

365

366   8/13

8:21           —

Venus

225

277 13/21

Pino

Mercurio

88

87

13:34

Pino

Algunos creacionistas han teorizado que alguna fuerza cósmica, probablemente en relación con los tiempos del diluvio de Noé, alteró el sistema solar, especialmente desde Venus hasta el cinturón de asteroides. Esta puede ser la explicación de los únicos ajustes teóricos significativos en la tabla: Marte (687 a 596), y Venus (225 a 277); el resto están muy cercarnos a la realidad. Incluso con estos dos ajustes, la correlación del patrón de Fibonacci con los tiempos del período de los planetas va mucho más allá de un mero azar. Es un ejemplo adicional de la maravillosa y divina disposición matemática de la creación por parte de Dios. Que no sea perfecta va con el hecho de que aunque el pecado de Adán afectó a la totalidad de la creación (Romanos 8:22), pero en Su bondad Dios no ha permitido que el pecado borre todas las señales de Su gran obra creadora (Salmo 19:1).

Una divergencia sumamente interesante en la tabla es la de la Tierra. Como el siguiente planeta en la serie después de Marte, su número debería ser 8:21, pero no lo es. Este número «salta» sobre la tierra y se relaciona con Venus. Incluso con esta divergencia descubrimos que el período de la Tierra en comparación con Marte y Venus son números de Fibonacci (8/13, 13/21). Soy de la opinión de que esta anomalía es prueba divina de la singularidad del planeta Tierra en relación con todo el cosmos. También cumple otra condición, porque esta «anomalía» destruye el big bang y la hipótesis nebular, porque si todos los planetas se hubieran formado a partir de una nube en rotación de polvo y átomos, esta característica no estaría presente. La observación de que los tiempos de revolución de los planetas alrededor del sol se correlacionan con la disposición de las hojas alrededor de sus tallos es también algo pasmoso.

Estas formas, estos números y esas espirales, y la proporción divina, se repiten constantemente en su presencia a través de toda la creación. Se encuentran tanto en seres vivientes como en fenómenos del mundo físico. Su simetría, belleza y precisión matemática se hacen patentes en cada aspecto de la naturaleza. Aunque la perfección absoluta no se encuentra en todo lo anterior (debido a los efectos del pecado de Adán), su misma presencia en prácticamente todo lugar y en todo es un poderoso argumento en contra de su origen por un ciego azar o por procesos evolutivos. La única conclusión racional es que el Creador del universo es un Ser personal e inteligente que creó estas cosas como una huella visible de Su existencia personal, aunque invisible. Este gran, sabio, poderoso, creativo y soberano Dios de la creación es Aquel que se revela en la Biblia, de quien se puede decir: «Él hace grandes cosas, que nosotros no entendemos» (Job 37:5). Él es digno de toda adoración. ¿Y cuál es Su nombre? El Señor Jesucristo. «Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas» (Apocalipsis 4:11).

Referencias

  1. Trudi Hammel Garland, Fascinating Fibonaccis, Dale Seymour Publications, 1987, p. 19. Disponible en: http://www.bbhomeschoolcatalog.com or 800/260-5461.
  2. Ibid., pp. 34, 36.
  3. Garth E. Runion, The Golden Section, Dale Seymour Publications, Palo Alto, CA. 1990, pp. 84-85.
  4. Marl Wahl, A Mathematical Mystery Tour, Zephry Press, Tucson, AZ. 1988, p. 128.
  5. J. Wlodarski, «The Golden Ratio and the Fibonacci Numbers in the World of Atoms», Fibonacci Quarterly, diciembre de 1963, p. 61.
  6. H. E. Huntley, «Fibonacci and the Atom», Fibonacci Quarterly, Diciembre de 1969, pp. 523-524.
  7. Sigue habiendo polémica acerca de si Plutón es un planeta verdadero o no. Lo sea o no, su distancia de Neptuno sigue siendo una razón de Fibonacci, aunque en la dirección opuesta.
  8. Marcius Willson, The Fourth Reader of the School and Family, Harper & Brothers, Publishers, Nueva York, 1860, p. 216.

Fuente: http://www.icr.org/article/shapes-numbers-patterns-divine-proportion-gods-cre/

* Fred Willson es el Especialista de Educación Científica a distancia de ICR.Citar este artículo: Willson, F. 2002. Shapes, Numbers, Patterns, and the Divine Proportion in God’s Creation. Acts & Facts. Impact # 354, Dec. 2002.

Este artículo se publicó originalmente en diciembre de 2002. Fuente original: http://www.icr.org/article/shapes-numbers-patterns-divine-proportion-gods-cre/ (acceso el 30 de enero de 2012). © Copyright ICR 2002. Publicado con permiso.


Traducción del inglés: Santiago Escuain
© Santiago Escuain 2012, por la traducción.
© Copyright SEDIN 2012 para el formato electrónico –  http://www.sedin.org. Este texto se puede reproducir libremente para fines no comerciales y citando la procedencia y dirección de SEDIN, así como esta nota en su integridad.

SEDIN
Servicio Evangélico – Documentación – Información

Apartado 2002

08200 SABADELL (Barcelona)
ESPAÑA
sedin.org@gmail.com