Intersexualidad

En el artículo anterior mencioné que entre las quimeras biológicas (individuos que se forman por fusión de dos óvulos fecundados independientes) puede darse el caso de que la mayor parte del cuerpo pertenezca a un sexo, pero los órganos genitales pertenezcan al otro. Este fenómeno se llama seudohermafroditismo. También puede ocurrir (aunque es más raro) que un mismo individuo tenga los dos órganos genitales, completos o incompletos. Este fenómeno se llamaba antes hermafroditismo, por el hijo de Hermes y Afrodita en la mitología griega, pero estos casos se han englobado recientemente en el concepto de intersexualidad, un término más general que abarca todos los casos que no se ajustan a la definición usual de cuerpos masculinos o femeninos, reservando la palabra hermafroditismo para animales o vegetales en los que esa condición es normal.

Para aclarar las cosas, diremos que lo normal en la especie humana es que un individuo tenga 46 cromosomas (23 pares), de los cuales el par 23 está formado por los dos cromosomas sexuales, los responsables de las diferencias entre los sexos, que pueden ser, o bien dos cromosomas X (heredados uno de su madre y el otro de su padre), en cuyo caso su dotación genética se llama XX y el individuo es hembra, o bien un cromosoma X (heredado de su madre) y un cromosoma Y (heredado de su padre), en cuyo caso su dotación genética se llama XY y el individuo es varón. Pero además de estos dos casos existen otros, mucho menos frecuentes. Citemos algunos (las cifras de frecuencia están tomadas de la Wikipedia):

  • Síndrome de Klinefelter: Es una trisomía del cromosoma 23. El individuo tiene 47 cromosomas en vez de 46. El supernumerario es el cromosoma sexual X. Su dotación genética sexual se representa como XXY. Externamente parecen varones, aunque no suelen ser fértiles. Uno de cada 1000 nacimientos puede clasificarse en este grupo, aunque algunos autores no los consideran intersexuales.
  • Síndrome de Turner: Es el caso contrario al anterior. El individuo tiene 45 cromosomas porque ha perdido uno de los dos cromosomas sexuales. Su dotación genética sexual se representa X0. Externamente son hembras, aunque a menudo no son fértiles (salvo con fecundación artificial). Afecta a uno de cada 2750 nacimientos, aunque este síndrome tampoco suele considerarse intersexual.
  • Síndrome de insensibilidad a los andrógenos: Son individuos con dotación genética sexual XY, pero cuyas células no responden a las hormonas masculinas, por lo que en casos extremos pueden desarrollarse con órganos sexuales femeninos o con órganos masculinos subdesarrollados. Afecta a uno de cada 13.000 nacimientos.
  • Hiperplasia suprarrenal congénita: Resultado de una mutación que interfiere con la producción en las cápsulas suprarrenales de hormonas sexuales a partir del colesterol. Su efecto puede ser una superproducción de las hormonas masculinas (andrógenos) lo que da lugar a virilización extrema en los varones XY y a genitales ambiguos en las hembras XX. O bien una infraproducción de andrógenos o de estrógenos, lo que puede dar lugar a varones XY con genitales aparentemente femeninos o a hembras con hipogonadismo. Afecta a uno de cada 1000 nacimientos, aunque muchos casos no se detectan hasta muchos años más tarde.
  • Ovotestis: Son individuos, normalmente XY, que poseen un órgano sexual parcialmente masculino y parcialmente femenino. Se da un caso por cada 83.000 nacimientos.
  • Síndrome MRKH o agenesia vaginal: Se presenta en individuos XX que tienen ovarios funcionales pero carecen de útero y a veces de vagina. Se da en uno de cada 5000 nacimientos.
  • Disgénesis gonadal: Es un problema durante el desarrollo embrionario que da lugar a la pérdida de las gónadas. Puede afectar tanto a XY como a XX, y en ambos casos el aspecto externo es femenino. Se da en uno de cada 150.000 nacimientos.

El número total de nacimientos con alguno de estos tipos de intersexualidad viene a ser del orden del 1,5% si se cuentan todos los casos dudosos mencionados, así como aquellos que no se dejan detectar hasta la pubertad o incluso más tarde. Otros investigadores, que no aceptan esta definición tan amplia, los reducen a menos del 0,5%.

Evidentemente, los individuos intersexuales son seres humanos con todos los derechos. Sin embargo, se me ocurren dos preguntas relevantes:

  1. ¿Está justificado que se provoque confusión en el 99% de los niños para proteger de supuestas discriminaciones al 1% restante? ¿No se puede conseguir el mismo resultado de otra manera?
  2. ¿Por qué a los seres humanos engendrados con trisomía del cromosoma 21 (que padecen síndrome de Down) se les niega el derecho a la vida, hasta el punto de que en muchos países de Occidente, en la práctica no se les permite nacer?

Fuente: http://divulciencia.blogspot.cl/2017/03/intersexualidad.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+blogspot/EflLy+(Divulgaci%C3%B3n+de+la+Ciencia)

Anuncios