Einstein sigue teniendo razón: nada es más rápido que la luz

Comunicado emitido por el Cern, señala que el laboratorio italiano Gran Sasso registró medidas de neutrinos “que concuerdan con la velocidad de la luz”.

El experimento ICARUSdel laboratorio italiano de Gran Sasso ha descartado que los neutrinos, un tipo de partículas subatómicas, sean más veloces que la luz, anunció hoy el Centro Europeo de Física de Partículas (Cern).

Estos resultados refutan las conclusiones preliminares del experimento OPERA, del mismo laboratorio, que detectó neutrinos que supuestamente viajaban veinte nanosegundos más rápido que la luz, algo que contradecía la Teoría de la Relatividad de Einstein y que ha generado controversia desde septiembre pasado.

En esta ocasión, el laboratorio de Gran Sasso registró medidas de neutrinos “que concuerdan con la velocidad de la luz”indicó el Cern, que colabora en el experimento.

“Esto indica que los neutrinos no exceden la velocidad de la luz en su viaje entre los dos laboratorios”, el de Gran Sasso y el del Cern cerca de Ginebra, situados a 730 kilómetros de distancia, agregó.

El director de investigación del Cern, Sergio Bertolucci, opinó que estos nuevos datos refuerzan la idea de que los anteriores resultados del experimento OPERA incurrieron en un “error en la medición”. 

“Los experimentos BOREXINO, ICARUS, LVD y OPERA del laboratorio de Gran Sasso continuarán efectuando nuevas medidas con los haces de neutrinos pulsados desde el Cern en mayo para darnos el veredicto final”, agregó Bertolucci.

Asimismo, celebró que sea cual sea este resultado, el experimento OPERA “se ha comportado con perfecta integridad científica al abrir sus medidas a un examen amplio y al promover que se realicen medidas independientes”. 

“El experimento ICARUS ha aportado una verificación cruzada del resultado anómalo de OPERA del pasado año”, dijo por su parte el portavoz del ICARUS y ganador del Premio Nobel de Física en 1984, Carlo Rubbia.

Ese experimento tiene un dispositivo de medida de tiempo independiente de OPERA y según las mediciones comunicadas hoy los neutrinos llegan a un tiempo “consistente con la velocidad de la luz”.

Rubbia explicó que la Cámara de Proyección de Argón Líquido de la que dispone ICARUS para medir las interacciones de los neutrinos es un “detector novel” que permite “una detallada reconstrucción de las interacciones, comparable a la de las antiguas cámaras de burbujas con sistemas electrónicos completos”.

Los responsables del experimento OPERA ya habían anunciado en febrero pasado que los resultados de neutrinos más rápidos que la luz pudieron deberse a una serie de problemas técnicos en los aparatos de medida. 

Una mala conexión de un cable de fibra óptica y la errónea sincronización entre dos cronómetros explicarían esos resultados, que conmocionaron a la comunidad científica.

Fuente: http://www.latercera.com

¿Descubrirán los científicos la “partícula de Dios”?

La física cuenta con una teoría muy elegante, llamada modelo estándar, que describe la materia como compuesta por partículas sin tamaño, las responsables de que el mundo sea como es. Esta teoría, la más exitosa en la historia de la física, predice la existencia de una nueva partícula aún no observada, el “bosón de Higgs”, que juega el rol fundamental de otorgar masa a todas las partículas.

La palabra masa forma parte del lenguaje cotidiano y la asociamos a cuán pesado o grande es un objeto. ¡Pero recordemos que estamos compuestos de vacío y partículas sin tamaño! ¿Qué es la masa entonces? En física se define como la medida de cuán difícil es acelerar un objeto: que A tenga el doble de masa que B significa que hay que hacer el doble de fuerza para ponerlo en movimiento.

Ahora bien, el modelo estándar “explica” el origen de este concepto básico como una interacción: que A tenga el doble de masa que B significa que A interactúa el doble con el Higgs. Es como una especie de “melaza” que impregna el espacio-tiempo y frena las partículas generando un efecto equivalente a la masa: cuesta más mover las partículas que más interactúan con esa melaza, o sea, con el Higgs.

La meta principal del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) para 2012 es descubrir el Higgs fabricándolo en colisiones a altísimas energías similares a las que ocurrieron en los albores del universo. ¡O demostrar que no existe!

En esta búsqueda también participan físicos argentinos, y para ellos 2012 no será un año más. Encontrar el bosón de Higgs confirmaría el origen de un concepto fundamental como es la masa y afianzaría definitivamente nuestra comprensión de la composición elemental de la materia y de las fuerzas que gobiernan su comportamiento.

El autor es investigador de la Facultad de C.E. y N. de la UBA e integrante del equipo argentino que participa en el experimento Atlas del LHC

Fuente: http://www.lanacion.com.ar