Ideología de género, mitos y mentiras

Ideología de género, mitos y mentiras

El efecto de este documental fue que la falsedad de la ideología de género quedó en evidencia y dejó en ridículo al Instituto ante la audiencia televisiva. Los ciudadanos de los países nórdicos empezaron a preguntarse por qué era necesario financiar con 56 millones de euros de los contribuyentes la promoción de una ideología basada en una “investigación” que no tenía ninguna credencial científica, así que retiraron la financiación al instituto. No es otra cosa sino DINERO, en forma de múltiples organizaciones, fundaciones y ONGs regadas con dinero público, lo que hace que los promotores-activistas de esta ideología la defiendan con tantas uñas y dientes.

Liberalismo implacable

En diciembre del año 2011 se produjo un golpe tremendo para la conocida como “ideología de género” cuando el Consejo Nórdico de Ministros (Consejo Intergubernamental de Cooperación Nórdico: Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca e Islandia) decidió cerrar el Instituto de Género Nórdico de Oslo (NIKK). El NIKK había sido el promotor en los países nórdicos de la ideología de género y proporcionaba la base “científica” a las políticas sociales y educativas que, a partir de 1970, contribuía a que los países nórdicos fueran más “sensibles al género”. La decisión de cerrar el Instituto fue tomada después de que la televisión estatal noruega emitiera el documental que está colgado abajo en dos partes, con subtítulos en español, en el que se expone el carácter absolutamente anticientífico de la NIKK y su “investigación”.

Es cierto que a nivel mundial hay una gran desigualdad en cuanto al número de mujeres y hombres que estudian…

Ver la entrada original 707 palabras más

[Viral] Pastor argentino se lanza en contra de la ideología de género

“Posiblemente me vaya a salir caro este video”, así comienza el monólogo en donde un pastor Argentino realiza una dura crítica a la sociedad argentina. El hombre señala que los sectores mayoritarios han dejado que minorías los silencien y les indiquen lo que deben hacer.

A lo largo del video, el trasandino hace una vasta crítica al progresismo en general, pasando por temas como el lenguaje inclusivo, aborto libre, educación y libertad de expresión. Además prosigue con reparos a las bases morales de la familia occidental moderna.

De la misma manera ataca al gobierno del presidente argentino Mauricio Macri por su indefinición frente al tema del aborto, culpándolo por ceder debido a intereses “económicos y personales”. Igualmente realiza una crítica a algunos sectores cristianos por apoyar algunas de estas políticas.

Aborto libre: ¿De qué lado está la evidencia?

Aborto libre: ¿De qué lado está la evidencia?

Independiente de la cantidad de muertes, el aborto clandestino es una realidad extendida en Chile con más de 100.000 por año, lo que pone en riesgo potencial a las mujeres. La evidencia al respecto es más cauta en este punto. Amnistía Internacional (2016) muestra que las cifras de aborto pueden rondar entre los 33.000 , 70.000 o 160.000 al año, según tres estudios diferentes. Me parece que, si se quiere llevar un debate serio sobre el aborto, los dirigentes no pueden seguir sosteniendo discursos que no representan la realidad del país. Es urgente que se hable con transparencia a la ciudadanía y sin caricaturizar posturas. Esto recién comienza y el tiempo dirá si la evidencia es tomada en cuenta.

La marcha pro un aborto libre se basa en el lema “Educación para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Hasta ahí sería insensato no dar cabida en la legislación del país a mujeres que están muriendo. Hagamos “doble clic” sobre este punto y revisemos qué dice la evidencia científica al respecto.

Según el estudio de Donoso y Oyarzún (2004) Chile entre 1990 y 2000 redujo en un 50% la tasa de muerte materna, convirtiéndose en el país más seguro de la región. Más aún, en otro estudio (Donoso, 2004) calcula la tasa de mortalidad materna multiplicando la cifra oficial por la estimación de subregistros, es decir, agregado los casos teóricos de abortos clandestinos, estimando una cifra máxima entre 2 a 4 mujeres por año. Lo más interesante de todo esto, es que los científicos no creen que el aborto legal solucioné las muertes maternas que aún persisten en el sistema, sino que se debe abogar por políticas de prevención del embarazo no deseado (Szot y Moreno, 2003).

Un segundo punto muy interesante, es que, independiente de la cantidad de muertes, el aborto clandestino es una realidad extendida en Chile con más de 100.000 por año, lo que pone en riesgo potencial a las mujeres. La evidencia al respecto es más cauta en este punto. Amnistía Internacional (2016) muestra que las cifras de aborto pueden rondar entre los 33.000 , 70.000 o 160.000 al año, según tres estudios diferentes.

La presentación de estas cifras es poco rigurosa, porque no distingue entre abortos espontáneos y abortos inducidos. La cifra de 33.000, es corroborada por el investigador Elard Koch (2014) a partir de las tipificaciones CIE-10, contemplando aborto espontáneos e inducidos, estimando un máximo de 18.071 abortos provocados por año. En segundo lugar, el informe anual de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales  (2013) asegura que hay entre 60.000 y 70.000 abortos por año: sin embargo, no se logra distinguir entre abortos espontáneos o provocados.

Al consultar la referencia utilizada para estimar esta cifra, no se encuentra disponible en la página web indicada (además que la página no cuenta con una sección de investigación científica sobre aborto, y sí sobre otros temas médicos). Por último, la cifra de 160.000 abortos por año ha sido la más cuestionada. Según el estudio de Jorge Szot (2008) está cifra se desprende de un informe del Instituto Guttmacher (s/f). Ahora bien, el mismo instituto (2016) indica que las cifras que superan los 60.000 abortos por año no han sido corroboradas. Además, dos estudios (Koch et al, 2012; Koch et al, 2014) critican que esta cifra (160.000) fue calculada en Chile bajo serias falencias metodológicas: esto fue advertido primero en Colombia cuando se usó una metodología similar (encuestas de opinión subjetivas) y se entregó una cifra de 1 aborto por cada 1,8 nacidos vivos.

Un último punto, que ha enfrentado a la sociedad es que el aborto seguro es un privilegio de los ricos (que los justifican como apendicitis). No olvidemos que la ex Ministra Helia Molina hizo una acusación grave a las clínicas privadas, lo que a lo postre le costaría el cargo, precisamente porque la evidencia muestra lo contrario. El estudio de Koch (2012) demostró que desde el cambio de ley en 1989 que restringió el aborto en todas sus causales, no ha habido aumento en hospitalizaciones por apendicitis u otras cirugías comunes.

A nivel internacional, la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2012) asegura que “los abortos que cumplen con los requisitos de seguridad se convierten en el privilegio de los ricos” (p.18), basándose en el estudio de Shusheela Singh y colaboradores (2009). Sin embargo, los datos que entrega este estudio sólo muestran que en 4 países (Uganda, Pakistán, México y Guatemala) hay diferencias en el acceso a atención médica post abortos clandestinos entre las categorías “pobres” y “no pobres”, pero en ningún momento entrega evidencia sobre abortos realizados por gente con altos ingresos económicos. Es imposible pensar que la sociedad se divide entre pobres (que según Casen presentan el 13% de la población) y no pobres (el otro 87%). Quizás habría que indagar si está cifra aumentó en el extranjero, pero hacer un rastreo de este tipo a nivel científico resulta imposible.

Me parece que, si se quiere llevar un debate serio sobre el aborto, los dirigentes no pueden seguir sosteniendo discursos que no representan la realidad del país. Es urgente que se hable con transparencia a la ciudadanía y sin caricaturizar posturas. Esto recién comienza y el tiempo dirá si la evidencia es tomada en cuenta o no.

http://www.elmostrador.cl

Lo que toda chilena debería saber sobre el movimiento feminista: PanAm Podcast

Cada vez son más las mujeres que caen en la trampa del feminismo, sin darse cuenta que detrás no hay más que un interés político de la izquierda.

En Chile, el movimiento feminista cada vez tiene más fuerza. Hace algunos meses se tomaron las universidades y exigían, como siempre hacen las feministas, cosas completamente absurdas, como por ejemplo que la bibliografía estudiada en los cursos fuera 50% de mujeres y 50% de hombres.

Chile feminismo

Hoy inicia una nueva obsesión para estas mujeres chilenas, inspirada en lo que ha ocurrido recientemente en Argentina. Hoy marcharán para lograr aborto “legal, gratuito y seguro”. Van por la legalización del asesinato de los no nacidos y, además, pedirán que sea pagado por los contribuyentes.

En el podcast de hoy hablamos de lo que está haciendo el movimiento feminista en Chile, de cómo avanzan, de su vinculación con la izquierda y, por supuesto, de cuáles son los peligros que enfrentamos con el avance de esta ideología.

Nuestra invitada es Daniela Carrasco, Cientista Político. Coordinadora del Área de Formación de la Fundación Jaime Guzmán y colaboradora asociada a Ciudadano Austral, y al Centro de Estudios Libertarios.

Carrasco asegura que cada vez son más las mujeres que caen en la trampa del feminismo. Creyendo que este movimiento simplemente busca castigar a los hombres cuando comentan delitos y defender a las mujeres víctimas de violación o acoso. De modo que mujeres que incluso se consideran de derecha terminan militando en estos grupos.

Nuestra invitada comenta la relación política que muchas no ven. La intención de la izquierda es conseguir seguidores y cautivar militantes a través de movimientos como el feminismo o el ambientalismo, que parecen, a primera vista, no tener un componente político.

En el podcast de hoy también hablamos de lo que puede venir para Chile en materia de legalizar el asesinato de niños no nacidos e incluso obligar a los contribuyentes a pagarlo. En Argentina, fueron precisamente las feministas las que lograron que se aprobara semejante crimen, ¿lograrán en Chile frenarlas a tiempo?

https://es.panampost.com/vanessa-araujo/2018/07/26/lo-que-toda-chilena-deberia-saber-sobre-el-movimiento-feminista-panam-podcast/?cn-reloaded=1

Viral: Un embrión de 7 semanas es un ser humano, no un cúmulo de células.

https://drive.google.com/open?id=1GZ2uoJ1sse4UW-v99GzYrslWHNiemyIO

https://web.facebook.com/fatherfrankpavone/videos/10153442293855670/

Profesor Raúl Madrid y la eutanasia legal: “No existe el derecho a terminar con ninguna vida”

Resultado de imagen para eutanasia

La muerte del médico y militante socialista Manuel Almeyda, en enero de 2014, quien gravemente enfermo y con 89 años decidió dejar de comer los días previos a su fallecimiento, debido a lo que calificó como una vida “insufrible e indigna”, reabrió el debate sobre la eutanasia legal en Chile. ¿Es legítimo el derecho a morir, o bien legislar sobre esta materia constituye un atentado a los derechos humanos?

Contrapunto

“No existe el derecho a terminar con ninguna vida”

¿Es partidario de establecer una legislación que otorgue a un paciente terminal o incurable el derecho a morir cuando así lo decida, sin alargar la vida innecesariamente y permitiendo una muerte digna?

No lo soy. La vida humana es un don muy superior al ámbito de la potestad humana, en la medida en que somos incapaces de causarla o conservarla indefinidamente, como si fuera un producto de nuestro ingenio. Fruto de esta inabarcabilidad de la vida, no es posible ejercer sobre ella los atributos del dominio pleno, que incluye la disposición.

Así, la muerte digna se relaciona más con el debido respeto a la vida propia o ajena en todas sus fases, antes que con evitar los padecimientos asociados a ella. De hecho, puede haber mucha dignidad en el dolor y en el sufrimiento: el padecer se hace digno justamente por la elección de la vida por sobre la muerte. La expresión “alargar la vida innecesariamente” es del todo impropia. ¿Quién tiene la capacidad de decir que una vida, o una parte de ella es innecesaria? Atribuirse la autoridad de juzgar en esto es una concesión al totalitarismo. Una cosa muy distinta es no extender innecesariamente tratamientos médicos inútiles o desproporcionados, pues la limitación del esfuerzo terapéutico es parte de la lex artis del médico, y de un adecuado tratamiento de la enfermedad terminal.

¿La elección sobre el derecho a morir debiera radicar en el propio afectado y no ser una imposición desde el Estado?

Tomando como base la respuesta anterior, ni el afectado tiene derecho a pedir su propia muerte, ni el Estado puede decretarla. No existe un derecho a morir. Lo que existe más bien es el deber de cada individuo de conservar la vida, y el Estado debe cautelar que las personas cuenten con los medios para que ello sea posible. Una ley que autorizara la eutanasia sería un contrasentido en relación con tal deber, pero también respecto del interés social en la vida humana, en la medida en que esta no es solo un bien individual, tino también para la comunidad.

¿Es lícito dejar morir a un paciente incapaz de tomar decisiones, no aplicándole un tratamiento inútil? ¿Sus parientes o los médicos que lo atienden estarían autorizados moralmente para tomar esa decisión?

Habría que clarificar un poco los términos. Si el tratamiento es dudoso en cuanto a su resultado y comporta grandes sufrimientos o gastos ruinosos, nos encontramos frente a lo que la doctrina llama actualmente “tratamientos desproporcionados”, los que no son exigibles si se cumplen las condiciones antes descritas. En este caso, los que se encuentran en posición de garantizar el bienestar del paciente podrían llegar a tomar la decisión de no continuar ese tratamiento, lo que en ningún caso puede consistir en la realización de acciones positivas destinadas a terminar con su vida.

Uno de los argumentos en contra de la eutanasia legal es que estimula una “pendiente peligrosa” en contra del derecho a la vida en otros campos, potenciando las eutanasias ilegales. “Puede haber mucha dignidad en el dolor y en el sufrimiento: al padecer se hace justamente por la elección de la vida por sobre la muerte”

¿Está de acuerdo con esa afirmación?

El respeto a la vida es una totalidad. Como recuerda Heidegger, sólo existe una realidad que no es susceptible de apropiación en el mundo que conocemos, y esa es la realidad humana. Dicha naturaleza ajena a la dominación debe ser aceptada como un continuo, desde el inicio de la vida hasta la muerte. Lo que usted llama una “pendiente peligrosa” es una forma de expresar que cualquier apertura de disponibilidad sobre el otro significa su disponibilidad por completo. Es labor del derecho consagrar la protección general de esa integridad, no deconstruirla permitiendo excepciones, por muy pequeñas que estas parezcan. No hay excepción pequeña cuando se trata de la vida humana, cualquiera de ellas supone en definitiva su negación. Además, como se encuentra acreditado, en los países que han legalizado la eutanasia como manifestación de voluntad individual, esta se ha comenzado a autorizar paulatinamente respecto de pacientes que no están en condiciones de expresar su parecer, incluso niños, como es el caso de Holanda.

Al legislar en contra de la eutanasia legal, ¿se confunde el derecho a la vida con el derecho a vivir?

La cuestión no es, por lo tanto, legislar en contra de la eutanasia, sino a favor de la integridad de la vida. Esto significa que basta con afirmar esta integridad a través de la Constitución y la ley, no es necesario legislar específicamente sobre la eutanasia, ni sobre ninguna forma de apropiación de la realidad humana.

En este sentido, no veo conflicto alguno entre ambas figuras por causa de la prohibición de la eutanasia, i, lo que es lo mismo, por la protección de la vida del paciente terminal o sujeto a padecimientos. Legislar contra la eutanasia es una acción que considera de modo unívoco el significado de la vida, y por lo tanto no constituye una “confusión” entre, por una parte, el derecho a continuar viviendo (como exigencia respecto de terceros) y el derecho a vivir (entendido como la capacidad de vivir mientras se desee). El derecho a la vida no puede sino incluir el derecho a vivir esa persona en todos sus extremos, porque, como se explicaba antes, no existe el derecho a terminar con ninguna vida, ya sea propia o ajena, con la excepción del caso de la legítima defensa, y siempre y cuando se cumplan sus condiciones.

Fuente: http://derecho.uc.cl/es/noticias/derecho-uc-en-los-medios/15367-profesor-raul-madrid-y-la-eutanasia-legal-no-existe-el-derecho-a-terminar-con-ninguna-vida

España: Casado propone volver a la ley del aborto del 85

Pablo Casado, tras ser elegido líder del PP en el Congreso Nacional del partido, este sábado.

Pablo Casado, el nuevo presidente del PP, elegido este sábado en el congreso nacional, ha reiterado en la campaña para suceder a Rajoy su intención de refundar el partido y recuperar el techo electoral de los 11 millones de votos que conviertan a la formación en el partido “hegemónico en el centro derecha”. El ex vicesecretario de Comunicación, de 37 años, abogado y economista, ha manifestado su voluntad de volver a la ley del aborto de 1985 e ilegalizar los partidos independentistas, entre otras propuestas que consuman el giro del partido hacia la derecha.

Volver a la ley del aborto de 1985

Casado ha defendido el “derecho a la vida” y dijo sobre el aborto: “No nos gusta la ley de Zapatero [de plazos] y la vamos a modificar. Queremos volver a la ley de 1985 [de supuestos]. El aborto no es un derecho. No puede ser barra libre y un coladero como con esta ley”. Así prometió un cambio legislativo que Rajoy no hizo en su etapa en el Gobierno.

Mayor información: https://elpais.com/politica/2018/07/21/actualidad/1532178071_249531.html