Candidato a la presidencia Chileno propone incorporar temas de Ideología de Género desde la educación parvularia

El candidato presidencial Alejandro Guillier es uno de los promotores de un proyecto de ley que busca incorporar la identidad de género en la educación parvularia. El proyecto, que fue firmado por otros cuatro senadores, está en su primer trámite constitiucional. “Guillier quiere utilizar una retroexcavadora valórica para que a los niños desde kínder se les empiecen a inculcar la diversidad sexual”.

“Incorporar la identidad de género entre los objetivos de la educación parvularia”, es el propósito de una moción firmada, entre otros, por el candidato presidencial del Partido Radical y del Partido Socialista Alejandro Guillier.

El proyecto de ley, que actualmente se encuentra en primer trámite constitucional en la comisión de educación y cultura del Senado, busca modificar el artículo 28 de la ley N°20.370, que establece la ley general de educación. Esta actualmente señala una serie de principios y valores que la educación parvularia deberá fomentar para lograr un desarrollo integral de los niños y niñas, para lo cual debe promover los aprendizajes, conocimientos, habilidades y actitudes que permitan el desarrollo de esos principios y valores en los niños.

La moción, presentada entre otros por el senador Guillier, establece al respecto que “en la inclusión de dicho listado se echa de menos una temática que ha sido de mayor aceptación y preocupación social y que dice relación con el desarrollo de la identidad sexual de género de los niños y niñas”.

El proyecto de ley fue firmado además por los senadores Carlos Bianchi (IND), Isabel Allende (PS), Manuel Antonio Matta (DC) y Andrés Zaldívar (DC), además del candidato presidencial.

EL CAMBIO QUE SE BUSCA EN LA LEY

Los senadores impulsores de la modificación a la ley 20.370 buscan modificar dos letras del artículo 28, que actualmente establece lo siguiente: “Sin que constituya un antecedente obligatorio para la educación básica, la educación parvularia fomentará el desarrollo integral de los niños y niñas y promoverá los aprendizajes, conocimientos, habilidades y actitudes que les permitan”. A continuación se establecen, de las letras “a” a la “m”, lo que debería permitir la educación parvularia.

La actual letra “b” de la ley dice: “apreciar sus capacidades y características personales”. Esta busca ser reemplazada, según el nuevo proyecto de ley, por “apreciar sus capacidades y características personales, así como también su identidad de género”.

Además se busca reemplazar la actual letra “e” (“trabajar individualmente y en equipo, con esfuerzo, perseverancia, responsabilidad y tolerancia a la frustración”), por la siguiente: “desarrollar actitudes de respeto y aceptación de la diversidad social, étnica, cultural, religiosa, física y de género”.

Puedes leer completa la moción presentada por Alejandro Guillier aquí.

Fuente: http://www.eldemocrata.cl

Expertos desmontan las mentiras de los estudios a favor de la adopción homosexual

La página web de la Columbia Law School, que forma parte de la prestigiosa Columbia University de Nueva York, ha publicado los resultados de los 79 estudios llevados a cabo hasta ahora en los Estados Unidos sobre el bienestar de los niños en familias homoparentales.

Sus conclusiones son sorprendentes y parecen definitivas: dicen que no hay ninguna desventaja en ser hijos de una pareja de mujeres o de hombres en lugar de serlo de una pareja formada por un hombre y una mujer.

Los invitados del Centro di Ateneo di Studi e Ricerche sulla Famiglia han desmontado esos estudios, tirando por la borda la conclusión de los mismos

75 de ellos apoyan esta teoría por tan solo cuatro que muestran datos contrarios. Pero he aquí que los invitados del Centro di Ateneo di Studi e Ricerche sulla Famiglia, de la Universidad Católica de Milán, han desmontado esos estudios, tirando por la borda la conclusión de los mismos y sus métodos científicos.

Los responsables de la rectificación han sido Paul Sullins, Elena Canzi, Eugenia Scabini y Vittorio Cigoli, en un seminario internacional titulado “Homogenitorialidad y filiación”, que tuvo lugar el 28 de septiembre pasado.

Dos grandes fallos

La primera crítica de estos expertos hacia estos estudios atañe a la falta de representatividad y a la reducida dimensión de los tipos de población utilizados en los informes favorables al colectivo LGTBI.

“Un detallado recuento por parte de los revisores, tanto favorables como críticos, concuerdan que sólo 5  estudios de todo el grupo han utilizado un tipo casual. Esto significa que 70 de los 75 estudios que sostienen la opinión de que a los niños no les afecta tener padres homosexuales no utilizan un tipo representativo en apoyo de su inferencia”.

Es decir, casi todos los estudios favorables al lobby LGTBI presentados como “investigación” están basados en sondeos de contactos y amigos, y conocidos de los amigos o de los propios investigadores.

“Este procedimiento no es creíble. Intentar valorar lo bien que van las cosas para los niños criados por parejas gays entrevistando a redes receptivas a las peticiones de los gays, es como intentar valorar el índice de religiosidad de una población entrevistando a los participantes a un curso de estudios bíblicos y a sus amigos”.

En cambio, los 5 estudios que revelan desventajas para los hijos de parejas homosexuales están basados todos en tipos casuales y cuantitativamente representativos.

“El 61% de los casos identificado como ‘padres del mismo sexo’ consistía en parejas progenitores de sexo distinto”

El segundo tipo de error es de orden fáctico. Es el caso de tres de estos estudios se incluyeron a parejas heterosexuales erróneamente clasificadas como homosexuales.

Estos errores materiales no son raros y condicionan mucho los resultados porque, al ser el número de las parejas homosexuales muy pequeño comparado con el de las heterosexuales, no refleja las proporciones efectivas en la realidad, según recoge ReL.

En el estudio de J.L. Wainright “el 61% de los casos identificado como ‘padres del mismo sexo’ consistía en parejas progenitores de sexo distinto. En otro reciente estudio basado en datos del censo holandés, casi el 65% del tipo de progenitores del mismo sexo consistía en progenitores heterosexuales asignados erróneamente“.

Al final, los estudios más fiables del total de los 75 son aquellos que contradicen la conclusión que se publica en la página, y es que los hijos en situaciones homoparentales tienen más problemas que los que tienen como progenitores a un hombre y una mujer que viven juntos.

Visto en: www.actuall.com