Encuentran ataúd relacionado con el éxodo de Israel de Egipto

El anillo de cierre escarabajo tallado con el nombre del faraón Seti I (izquierda) y el sarcófago descubierto en el montículo arqueológico de Tel Shadud. Foto: AP

El anillo de cierre escarabajo tallado con el nombre del faraón Seti I (izquierda) y el sarcófago descubierto en el montículo arqueológico de Tel Shadud.
Foto: AP

Los arqueólogos desenterraron un antiguo ataúd en el norte de Israel, y lo relacionaron con la edad de los faraones y el éxodo de los israelitas de Egipto, dijeron las autoridades.

Los científicos en el lugar de enterramiento también encontraron un escarabajo de oro que tenía el sello del faraón egipcio Seti I, que gobernó en la Edad de Bronce tardía, según la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Seti I era el padre de Ramsés II, a quien algunos estudiosos han identificado como el faraón que gobernó durante el escape de los israelitas de la esclavitud en el antiguo Egipto.

«Hemos descubierto un hallazgo único y raro: un ataúd de arcilla cilíndrica con una tapa anthropoidal rodeado de una variedad de cerámica, que consiste principalmente de los recipientes de almacenamiento de alimentos, vajilla, vasos de culto y huesos de animales», según una declaración de la autoridad de antigüedades.

El hombre misterioso dentro de este ataúd era más probable un funcionario regional que sirvió bajo su regla faraón en torno al siglo 13 aC.

O podría haber sido un hombre de la localidad rica que quería un funeral digno de un faraón.

«Dado que los vasos enterrados con el individuo fueron producidos localmente, asumimos que el fallecido era un funcionario del origen cananeo que estaba ocupado en el servicio del gobierno egipcio», según los investigadores.

«Otra posibilidad es que el ataúd pertenecía a un individuo rico que imitó las costumbres funerarias egipcias.»

El sarcófago fue descubierto en los últimos meses en las excavaciones en el valle de Jezreel en el norte de Israel.

En la noche de Pesaj el próximo lunes, los judíos de Israel y la diáspora leerán y cantarán en el Séder las vicisitudes de sus antepasados bajo el yugo faraónico. Más de tres mil años después, los arqueólogos observan con emoción el hallazgo en la Galilea. Como dice uno de ellos, «los faraones fueron muy hostiles hacia los judíos pero se debe reconocer que sabían crear obras de arte».

Fuente: http://nypost.com/2014/04/09/archaeologists-find-coffin-related-to-israelites-exodus-from-egypt/

Referencias:

http://www.elmundo.es/ciencia/2014/04/10/53465b1622601dd1728b456d.html

El papiro del «evangelio de la mujer de Jesús» no es una falsificación

Sin entrar en su contenido, científicos de las universidades de Columbia, Harvard y MIT concluyen que es muy posible que el controvertido documento sea de entre los siglos IV y IX

El papiro del llamado «evangelio de la mujer de Jesús»

El papiro del llamado «evangelio de la mujer de Jesús»

El 18 de septiembre de 2012, la historiadora de la Universidad de Harvard Karen King sorprendió al mundo con un papiro escrito en copto, del tamaño de una tarjeta de visita, que contenía una frase nunca vista en las Sagradas Escrituras: «Jesús les dijo, mi esposa…». El documento, bautizado como el «evangelio de la mujer de Jesús», también incluía la frase «ella podrá ser mi discípula».

El papiro, que según King había sido escrito en el siglo IV, conmocionó a teólogos e historiadores de textos bíblicos, y fue acusado de manera inmediata por la Iglesia y algunos expertos de ser una falsificación.

Ahora, varios análisis ejecutados por profesores de ingeniería eléctrica, química y biología de las universidades de ColumbiaHarvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) concluyen que la tinta y el papiro tienen muchas posibilidades de ser antiguos, y no una falsificación moderna.

Una prueba de carbono 14 de la Universidad de Harvard en colaboración con el Woods Hole Oceanographic Institute sitúa el documento entre los años 659 y 859. Un estudio del MIT determina que la composición química del papiro es homogénea y que sus patrones de oxidación reafirman la antigüedad. Por su parte, diversas pruebas con infrarrojos llevadas a cabo en Columbia indican que el papiro se parece mucho a otros similares datados entre los siglos IV y VIII.

Las pruebas microscópicas y multiespectrales han permitido resolver dudas sobre si el papiro habría sido alterado. Por ejemplo, la acumulación de tinta en las fibras de la tela podría indicar que se habría escrito en el papiro un momento posterior. O si la letra «alfa» en la cuarta línea hubiera sobrescrito una letra «sigma» anterior, mostraría que alguien quería modificar una referencia a «la mujer» y convertirla en «mi esposa». Para los científicos, no hay evidencias de nada de ello.

Aviva el debate

Desde la presentación de su hallazgo en 2012, King insistió en que el documento no ofrece evidencias de que Jesús fuera un hombre casado. «El tema fundamental del fragmento es afirmar que las mujeres que son madres y esposas pueden ser discípulas de Jesús, un asunto que se debatió con fuerza al comienzo de la cristiandad, cuando el celibato empezaba a ser muy valorado», explica la profesora, cuya investigación sobre el asunto fue publicada ayer por la «Harvard Theological Review».

Esta revista publica en el mismo número un artículo en contra de la teoría de King, a cargo de Leo Depuydt, un profesor de Egiptología de la Universidad de Brown, que declara que el papiro es tan falso «que parece salir de un sketch de los Monty Python».

En su momento, el hallazgo fue acusado de coincidir sospechosamente con dos debates candentes sobre la Iglesia Católica: el celibato del clero y la posibilidad de que las mujeres puedan ejercer el sacerdocio. Tampoco ayudó que el origen del documento fuera desconocido y que King no revelara quién era su propietario.

Los hallazgos científicos indican ahora que el papiro es verdadero pero, probablemente, su contenido siga siendo un motivo de controversia teológica e histórica durante mucho tiempo.

Fuente: http://www.abc.es/sociedad/20140410/abci-evangelio-mujer-jesus-201404102009.html