FEMA desmiente rumores de catástrofe y asegura presupuesto estable

El presupuesto de Agencia Federal para el Manejo de Emergencia (FEMA, por sus siglas en inglés), no se ha visto afectado por los recortes que han habido en las agencias federales de los Estados Unidos a raíz de la crisis fiscal, aseguró la oficial encargada de la agencia a nivel local, Ana Morales.

Alejandro de la Campa, en el podio, director de FEMA para Puerto Rico. (FEMA)

Alejandro de la Campa, en el podio, director de FEMA para Puerto Rico. (FEMA)

“El fondo de emergencia de FEMA no ha sido reducido este año fiscal, continúa. No ha habido un recorte en el presupuesto. FEMA sigue comprometido con la misión de proveer ayuda a los ciudadanos a responder y recuperarse después de un evento que afecte nuestra nación y no hay limitaciones en el presupuesto”, enfatízó Morales.

De hecho, debido a que septiembre es el Mes Nacional de Preparación y representa el pico de la temporada de huracanes para Puerto Rico, los oficiales de FEMA trabajan diariamente junto al gobierno estatal y los municipios para asegurarse de que la estructura gubernamental esté mejor preparada para cualquier tipo de evento.

Quizá por esto se ha desatado una falsa alarma en las redes sociales ante la llegada de ataúdes y bolsas plásticas a la isla. Según aclaraciones tanto de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD) como de FEMA son parte de las compras rutinarias que se realizan en esta época de huracanes.

“FEMA está consciente de las especulaciones relacionadas con compras de materiales a través de todos los Estados Unidos, particularmente en la región del Atlántico. No hay ninguna amenaza específica, catalizador o alerta en FEMA para comprar suministros adicionales. Durante todo el año, FEMA realiza compras de rutina de materiales y abastece los almacenes a través de toda la nación en anticipación de desastres y para tener suministros pre-ubicados a través de todos los Estados Unidos. No se han hecho compras extraordinarias o inusuales,” explicó el Director de la División del Caribe de FEMA, Alejandro De La Campa.

Según documentos publicados por la agencia, el presupuesto grosso asignado para el ciclo que termina el 30 de septiembre es de alrededor de $13.6 billones. La cifra es $400 millones menos que la del 2012, pero $3 billones más a la del 2011. Las fluctuaciones aclaró, “se refieren al presupuesto administrativo, al pago de nóminas, etcétera, y no tienen que ver con fondo el presidencial de emergencia”.

Morales explicó que a Puerto Rico no se le asigna una tajada del monto pues “el fondo presidencial de emergencia es un fondo nacional y no está asignado por regiones; es una partida de dinero asignada a un fondo para las necesidades en cualquier parte de la nación, en cualquier momento del año”.

Ahora bien, para que ese fondo esté accesible a los puertorriqueños el presidente de los Estados Unidos debe declarar a la Isla en estado de emergencia o zona de desastre. Sin la luz verde del presidente ningún reclamo es procesado.

Personal encargado del servicio al ciudadano en la agencia señaló que, como de costumbre, luego de 10 a 15 días de que se solicite la asistencia, un representante de FEMA visita la residencia afectada para inspeccionarla. Idealmente, es ese mismo tiempo el que les toma enviar el pago o hacer el depósito directo.

Los funcionarios advirtieron que es importante que la ciudadanía recuerde que para hacer un reclamo se debe poseer un título de propiedad y que cada solicitud se evalúa de acuerdo a las necesidades de la familia. Las ayudas asignadas se destinan en su mayoría a la funcionalidad de la cocina y el baño. Enseres de lujo o en exceso en relación a la cantidad de integrantes de la familia no son costeados.

Los representantes también señalaron que caso de que el solicitante cuente con un seguro privado, FEMA no duplica beneficios, sólo cubre el remanente de los daños.

Para más información sobre reclamaciones pulse aquí o llame al (800) 621-3362.

Fuentehttp://www.noticel.com

Shlomo Sand – La invención de la tierra de Israel

En esta conferencia, el historiador israelí Shlomo Sand expone la esencia de su nuevo libro, La invención de la tierra de Israel, y debate con el público presente las ideas por él desarrolladas en esta obra y en su libro anterior (La invención del pueblo judío).

Con su usual contundencia, Shlomo Sand deconstruye por completo la mitología erigida por los sionistas a través de la manipulación de citaciones bíblicas. El propósito de tal manipulación es intentar justificar con argumentos religiosos la ocupación de Palestina y la expulsión de gran parte de los habitantes autóctonos para, en su lugar, asentar los contingentes de personas de ascendencia judía (mayormente oriundos de Europa Oriental) que el sionismo logró llevar para allí.

En el debate con la audiencia, Shlomo Sand revela que, aunque considera que la propuesta de un solo Estado para la región sea moralmente superior, por razones de viabilidad práctica, él se muestra favorable a la creación de dos estados: uno israelí y otro palestino. Sin embargo, diferentemente de lo que anda defendiendo últimamente Norman Finkelstein, Sand se muestra terminantemente contrario a que Israel sea un Estado judío, o que Palestina venga a ser también un Estado racial o religioso. Él defiende la existencia de Israel como un Estado de todos sus ciudadanos, con derechos y deberes iguales para todos, cualquiera sea su religión o ascendencia étnica. Lo mismo para Palestina.

La alternativa de dos estados (en la concepción que Shlomo los vislumbra) debe ser asumida porque es, según él, la única que puede conseguir el consenso necesario para su concreción. Según él, la actual sociedad israelí es la más racista de todo el mundo occidental y, por lo tanto, jamás aceptaría pasar a la condición de minoría en un Estado que fue originalmente creado exactamente con el objetivo de garantizarle su hegemonía.