OVNIS: la última advertencia de YAHWEH (Parte II)

En la primera parte de esta serie de artículos comentábamos acerca del retorno de los Nefilim y las implicaciones históricas que esto puede tener.

nefileos. Heb. nefilim, del verbo nafal = caer, tiranizar, o bien del sustantivo néfel = abortivo g Sal_58:8 b. Se aplica a progenie de gran estatura g Núm_13:33.

He querido dejar establecido que, según las Sagradas Escrituras, los Nefilim (los caídos) fueron la raza híbrida resultante de la unión físico-sexual entre los ángeles del cielo y las mujeres de la Tierra. Ese fue un suceso extraordinario: fue un acto pecaminoso sin precedentes, y ningún pecado fue jamás castigado de la manera en que éste lo fue. Su crimen fue de tal naturaleza y envergadura (los planes demoníacos consistieron en contaminar el genoma humano a fin de evitar que naciera el Redentor prometido en Edén), que ambas partes sufrieron las consecuencias de la manera más inusual y devastadora: la humanidad al ser casi exterminada en el Diluvio y los ángeles al ser ‘arrojados al abismo y metidos en tenebrosas cavernas, reservándoseles para el juicio del fin de los tiempos’ (Ver 2ª Pedro 2:4; 1ª Pedro 3:19-20).

NOTA: en génesis 6:4 se menciona:

Gén 6:4  En aquellos días (y también después) los nefileos estaban en la tierra, pues toda vez que los hijos de Dios se llegaban a las hijas de los humanos, les engendraban hijos. Estos eran los poderosos que desde la antigüedad fueron varones de renombre.

Evidentemente, esto no necesariamente indica que este engendramiento de gigantes fue producto de una relación sexual entre ángeles de ‘Elohim (mensajeros) y las hijas de los hombres, pero si quizás, producto de una MANIPULACIÓN GENÉTICA.

Aclarado este punto continuamos…

Ovnis y entidades demoníacas en el marco de la Teoría Multidimensional

Vallée, Hynek y el fin de la hipótesis extraterrestre

Reconocido como un genial investigador del fenómeno Ovni, astrofísico de formación y experto en computadoras de profesión, Jacques Vallée conmocionó en 1967 a la opinión pública con un ensayo en el que planteó cuestiones que serían discutidas por la ufología durante varias décadas, como la “ley horaria” de observación de Ovnis [1]. Más tarde llegó un nuevo trabajo [2] donde analizó la manera en que el fenómeno OVNI estaba profundamente imbricado con los mitos ancestrales de muchas culturas:

“La más sorprendente teoría de las que se han propuesto que considera a los Ovnis como visitantes de otro planeta es insuficiente para explicar los fenómenos en su desarrollo histórico. Los ‘platillos voladores’ de nuestros días no pueden ser evaluados sin referencias a las naves volantes de 1897 o a anteriores observaciones de objetos similares” (Pág. 19).

Durante las dos últimas décadas del pasado siglo en los Estados Unidos, Vallée publicó otras obras de interés en colaboración con Joseph Allan Hynek, el “padre” de la ufología científica, así como libros cada vez más atrevidos sobre contactados por alienígenas o sobre casos de encuentros cercanos que dejaron secuelas físicas sobre los testigos. Lo que interesa del caso a la inteligencia cristiana es que su línea argumental se enriqueció con una tesis que ha sido objeto de gran polémica hasta nuestros días: si los tripulantes de los Ovnis se comportan de manera esencialmente idéntica desde hace siglos, “no es razonable afirmar que se trata, simplemente, de visitantes extraterrestres. Deben ser —dice— algo más que eso”. Y después añade que…

“Todo cuanto se manifiesta en su comportamiento, parece concebido y puesto en práctica para hacernos creer en el origen espacial de tales seres y de sus naves. Ciertamente, tales incidentes han influenciado grandemente a los investigadores, que han concluido ‘independientemente’ que los Ovnis son pruebas espaciales llevadas a cabo por una civilización extraterrestre” (Pág. 45. Énfasis mío).

Y bien, yo creo que ese “algo más” que postula Vallée tiene mucho que ver con la teoría perfectamente compatible con la visión bíblica de un universo de muchas dimensiones, desde las que podrían estar ‘saltando’ entidades inteligentes desde un espacio-tiempo paralelo, y lo que explicaría —dicho sea de paso— su aspecto uniforme a lo largo de los siglos. Esa es, en líneas generales, la tesis de un ensayo suyo publicado en España, Crónica de otros mundos (Editorial Tikal), donde pasa revista a las visitas de estos ‘seres multidimensionales’ desde la noche de los tiempos hasta nuestros días.

En el mismo tono, Jerome Clarcke llegó a pensar que la hipótesis de los ‘visitantes interplanetarios’ ya no es tan fácil de aceptar [3].

Dice que ahora sabemos que esos fenómenos son infinitamente más complejos e infinitamente menos susceptibles de ser explicados por las hipótesis interplanetarias que una vez fueron aceptadas tan fácilmente. De forma similar, Hynek también halló grandes problemas con la hipótesis del origen extraterrestre de los OVNIs. Dijo lisa y llanamente:

“Hay demasiadas cosas contra esta teoría. Me parece ridículo que una superinteligencia viaje grandes distancias para hacer cosas relativamente estúpidas como detener autos, recoger muestras de suelo y asustar personas” [4].

Y se refiere a los “muchos, muchos, demasiados informes” en los que el comportamiento de los Ovnis presenta grandes problemas para el creyente en la hipótesis extraterrestre. Después de treinta años de seria investigación sobre Ovnis, Hynek finalmente adoptó la teoría de que ellos eran entidades más bien de otra dimensión o de una realidad paralela a la nuestra y no visitantes de otros planetas.

Whitley Strieber reconoció en 1987 en la revista People lo siguiente: “Estoy un 80 % seguro de que los Ovnis son más bien visitantes de otros aspectos de la realidad y no necesariamente de otros planetas” [5]. Pero fue el físico J. Lemaitre [6] quien sumarió el rechazo contra la hipótesis extraterrestre cuando dijo que es imposible interpretar el fenómeno Ovni en términos de naves espaciales materiales tal como nosotros las entendemos, es decir, como máquinas autopropulsadas que retienen su naturaleza material y su estructura mecánica para viajar de un sistema solar a otro atravesando la distancia que separa estos sistemas por el continuo einsteiniano.

La Teoría Multidimensional en la cosmovisión bíblica

Ahora bien, la hipótesis multidimensional no se halla en oposición con la cosmovisión bíblica del universo, sino todo lo contrario. La visión del cristiano bíblico promedio es la de un universo creado con un amplio sector espiritual invisible, o al menos no accesible al rango de las percepciones sensoriales humanas. Este sector del universo, inaccesible a la experiencia común, pareciera que se mueve paralelo a nuestra existencia terrena y nos afecta profundamente a cada momento.  Fenómenos de controversia y de interés vital para todos, y que no pueden ser definidos con exactitud por el paradigma científico vigente (tales como el amor, la belleza, la Deidad, los milagros, las percepciones extrasensoriales y el mismo fenómeno Ovni), quizás solo puedan tener su explicación en un esquema más amplio de la realidad.

En su magnífica obra titulada Teoría del universo multidimensional, Schabbath van Nes Ziegler dice que debe destacarse que toda la fenomenología catalogada como ‘apariciones milagrosas’ entra dentro de lo técnicamente posible si se piensa en una estructura multidimensional del cosmos. Por lo demás, conviene también recordar que la misma ortodoxia científica está en constante mutación con respecto a su definición de lo que es la “realidad”. Al respecto el profesor Michael Polanyi llegó a decir que la existencia de la mayor parte de las cosas del universo debe basarse en principios que nada tienen que ver con los puntos de vista corrientes en el mundo científico [7].

Pero para aquellos cuya concepción materialista-naturalista de la realidad pueda chocar con la visión de una realidad multidimensional más amplia, habrá que enterarlos de que el mundo según lo perciben los sentidos no es la realidad fundamental para juzgar todas las experiencias, sino apenas una abstracción que los hombres infieren a partir de algo más amplio. Eso no significa, por supuesto, que ya se haya descubierto un hábitat oficial —es decir, científicamente comprobado— para el tipo de experiencias de orden extraordinario como las que he mencionado arriba, y que han experimentado a lo largo de los siglos millares de personas; pero acaso la física más avanzada nos sugiere que el contacto con realidades más sutiles es menos impensable de lo que el materialismo reinante lo cree. Si me valen el ejemplo, les diré que Einstein escribió en cierta ocasión que cuando un físico teórico le dijo que era dado a creer en la telepatía, él le respondió que quizás eso estuviese más relacionado con la física que con la psicología… [8]

Asaltando la ‘Gran Muralla’ a la ligera

Esta sección paralela e invisible del cosmos a que ya me he referido, tiene que ver con la existencia de un mundo o una serie de mundos multiformes y/o superpuestos que, al parecer, se encontrarían habitados por una jerarquía de entidades de naturaleza no corpórea —o al menos de una naturaleza corpórea más sutil que la que conocemos. La Biblia incluso revela este mundo espiritual como en actitud de guerra constante a nivel de jerarquías angélicas.

“Nuestra lucha no es contra seres humanos —dice el apóstol Pablo—, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales” (Efesios 6:10- 12, énfasis mío).  Y el apóstol Juan nos presenta en el Apocalipsis todo un mundo diferente del que estamos acostumbrados a ver y que puede, con seguridad, representar un peligro para todos aquellos que han intentado establecer un contacto irresponsable con esas entidades no humanas en las “regiones celestiales”. René Guénon llegó a hablar de las ‘fisuras de la Gran Muralla’, por donde desde hace varios siglos se precipitan ‘corrientes de pensamientos vivos’, que se personalizan en nuestro mundo tomando posesión de algunos individuos. De esta manera, éstos se convierten, por imprudencia o ignorancia, en “vehículos” de inteligencias enemigas del hombre.

Pongamos por ejemplo el caso de la Tabla Ouija, usada por muchos como instrumento de contacto con otras realidades.  Sierra dice que la Ouija es hoy uno de los mayores focos de desequilibrios psíquicos entre adolescentes. A decir de Sierra [9], su uso indiscriminado por personas de escasa madurez suele desencadenar graves trastornos de personalidad. No es exagerada la apreciación de Sierra. Hace pocos años, un periódico local informaba que una niña de solo 12 años de edad pasó todo un año muy atemorizada debido a que una tabla Ouija predijo equivocadamente que ella iba a morir para cuando cumpliera los 13. El rotativo hizo notar también que el uso de la tabla lo puede exponer a uno a influencias demoníacas y experiencias con las que no se debe jugar. Stoker Hunt [10], señala que aparte de dar mensajes obviamente equivocados, se sabe que la tabla ha causado psicosis en algunos usuarios, mientras que otros pierden todo concepto de la realidad debido a su obsesión con el “juego”. Hunt afirma también que el tablero Ouija seduce a la gente de una forma increíble gracias a la naturaleza íntima de la información que revela. Cuanto más sugestionable es el jugador, más peligroso resulta el juego.

Nos consta que la imprudencia en estas y otras acciones de contacto irresponsable con entidades espirituales descarnadas pero peligrosas, ha producido más de una desgracia a personas con una curiosidad morbosa por lo sobrenatural. El ocultista William Blatty, quien fuera autor de El Exorcista, tuvo un saludable temor de tal instrumento cuando se refirió al tablero Ouija como “muy peligroso”, y añadió que las instituciones mentales ‘están llenas de personas que han entrado en relación con el mundo oculto mediante su uso’. A partir de aquí, conviene recordar las palabras que un ermitaño del Ga (Tibet oriental) dijo en una ocasión: “Hay que evitar abrir canales a la ligera. Pocas personas sospechan lo que contiene el gran fondo del universo, que abren imprudentemente…” [11]

Diferentes planos dimensionales

Los físicos hoy creen que el universo abarca más dimensiones que las cuatro que conocemos y que percibimos con nuestros sentidos (tres del espacio y una del tiempo). Y la única manera en que podemos empezar a visualizar el concepto de un universo multidimensional es mediante el pensamiento analógico.

Una de las mejores analogías es aquella que nos habla de un mundo imaginario, dimensionalmente inferior, llamado “Planolandia”: un lugar de dos dimensiones habitado por seres también de dos dimensiones, en donde solo existe la longitud y la anchura pero no la altura ni la profundidad; algo así como figuras geométricas dibujadas sobre una hoja de papel, pero infinitamente delgadas [12].

Es posible imaginar el modo en que los ‘planolandeses’ percibirían un objeto tridimensional que interactuara con su mundo. Por ejemplo, si de pronto hiciéramos que una esfera atravesara Planolandia y la lográramos ‘estacionar’ a cierta altura, permitiendo que su presencia fuera detectada, los ‘planolandeses’ solo podrían percibir una forma circular que correspondería (desde nuestro marco de referencias) solo a una sección ortogonal de la esfera. Así, al preguntárseles a los ‘planolandeses’ qué perciben, la respuesta de ellos sería: “Un círculo”.

Si hiciéramos que nuestra esfera se moviera ahora solo sobre el plano horizontal de Planolandia, seguiría siendo percibida la misma forma circular, aunque no dejaría de inquietar a los planolandeses por no saber de dónde habría surgido tal ser… Sin embargo, imagine el lector ahora el siguiente escenario: si nosotros hiciéramos que la esfera se moviera lentamente hacia arriba o hacia abajo sobre un eje vertical, los planolandeses se encontrarían pasmados al ‘ver’ cómo el presunto círculo va disminuyendo su diámetro ¡al extremo de convertirse en un punto que luego desaparece!

Creo que está por demás decir que tal evento ‘sobrenatural’—en el marco de referencia planolandés— causaría una consternación generalizada entre los habitantes. Y ni qué decir del acalorado debate teórico en el que se trenzarían los más prominentes intelectuales planolandeses, entre cuyos ‘escépticos’ sería bien conocida su posición de rechazo a toda explicación ‘paranormal’.

Pues bien, la analogía de una hipotética Planolandia nos permite comprender que los eventos que pudieran tener lugar en las ‘regiones’ dimensionalmente superiores de nuestro universo (ahora reconocida su existencia por los físicos teóricos), podrían tener efectos visibles sobre nuestro ‘inferior’ mundo tridimensional, aun cuando sus causas podrían permanecer más allá de nuestras capacidades naturales de senso-percepción e incluso de la sensibilidad de nuestros más sofisticados instrumentos de observación y medición.

Al hablar de Ovnis que aparecen y desaparecen de súbito, o que cambian su forma, Vallee [13] ha señalado que todo parece indicar que los observadores de Ovnis hubieran visto proyecciones sucesivas, en nuestro espacio 3D, de objetos de “dimensionalidad más alta”. Por su parte, John Weldon y Zola Levitt [14] creen que los demonios pueden inducir toda una serie de experiencias que, de hecho, no hayan ocurrido nunca realmente. Dicen que ellos (los demonios, que son los supuestos alienígenas) pueden, sin duda alguna, por medios para nosotros inalcanzables, producir Ovnis ‘reales’ que se pueden hacer visibles. Añaden que con los poderes que sabemos poseen los demonios podrían ‘en teoría’ transformar una gran piedra en un Ovni, asumir forma humana en el interior y aterrizar abiertamente, haciendo creer a un observador inexperto en la existencia objetiva de civilizaciones tecnológicamente superavanzadas. Así pues, concluyen que la observación de los Ovnis es o bien una proyección electromagnética realizada al interior de nuestra atmósfera, o bien una manipulación temporal de materia o energía a escala reducida procedente de ellos mismos.

Hiperdimensionalidad

Los físicos trabajan hoy con el concepto complejo de la hiperdimensionalidad (dimensionalidad más alta) debido a la naturaleza de los datos que la física cuántica ha estado arrojando desde hace más de medio siglo, aunque esté en debate el número preciso de dimensiones que componen nuestro universo. Está claro también que tales hiperdimensiones no pueden ser observadas directamente, dado que, como hemos dicho, nuestra naturaleza y la de nuestros aparatos están diseñados dentro del marco de referencia de la tridimensionalidad (o tetradimensionalidad) universal inmediata. Sin embargo, sí pueden ser entendidas matemáticamente.

La teoría multidimensional puede ser utilizada para arrojar luz sobre la naturaleza de la realidad ‘espiritual’. Claude Bragdon [15], escribiendo desde un punto de vista ocultista, ha dicho que la posesión demoníaca, la escritura automática y otros fenómenos relacionados pueden ser explicados mediante una teoría que tome en cuenta la existencia de dimensiones más elevadas. Dice que solo es necesario darse cuenta que, desde la perspectiva de unas dimensiones más elevadas, el interior de un sólido (como el cuerpo humano) está tan abierto como el interior de una figura plana lo está desde el reino de la tercera dimensión.

Para entender lo anterior, el lector deberá imaginarse una simple figura geométrica —un círculo, digamos. ¿Podría con su mano de tres dimensiones colocar algo en el interior de la figura, una simple marca o un pequeño objeto, por ejemplo, sin necesidad de abrirla? ¿Cuán fácil sería esta ‘operación de implante’? ¡Absolutamente fácil! Y bien, ahora imagine a un ser vivo de tres dimensiones—un psicópata, digamos. ¿Podría usted colocar un objeto o una idea en el interior de su cerebro sin abrirle la cabeza? Por supuesto que no podría hacerlo así, y eso debido a que usted y él serían de la misma complejidad dimensional. Sin embargo, tal operación sería tan sencilla para un ser dimensionalmente superior a nosotros como lo fue para nosotros la operación del primer ejemplo. Pues bien, un demonio—que por definición posee una naturaleza dimensionalmente superior a la naturaleza humana—no solo podría tener acceso epistémico a los pensamientos de una persona o implantar pensamientos en la psique de un ser humano, sino que si tuviera la oportunidad ¡en menos de un segundo le extraería a usted el intestino delgado sin abrirle la piel! La voluntad invasora de una entidad demoníaca podría incluso apoderarse de alguna región del cerebro de su víctima haciendo que ciertos órganos parecieran actuar con autonomía [16].

En su famosa obra Cosmos, Carl Sagan recreaba el caso imaginario de un planolandés que escuchaba voces procedentes de un universo de cuatro dimensiones. Sagan dice que este imaginario planolandés se habría visto en la necesidad de acudir al psiquiatra por no poder explicar cómo es posible escuchar una voz que sale de su interior y de su exterior al mismo tiempo y sin aparente origen. Sin embargo, en la experiencia del planolandés, no se trataría de ninguna alucinación sino de una voz completamente real. Al no tener acceso a la tercera y cuarta dimensiones, para él la voz saldría al mismo tiempo de dentro y de fuera, y si esa entidad dueña de la voz le abdujera, introduciéndole en una nueva realidad de cuatro dimensiones, los otros planolandeses le verían esfumarse al instante, y al retornar le verían materializarse de la misma manera. En su testimonio, el sujeto abducido solo podría decir que “fue llevado al tercer cielo” (en cuerpo o en espíritu, quién sabe), que “escuchó cosas indecibles” que a los planolandeses “no se nos permite expresar”, y que estuvo en una situación completamente nueva e indescriptible, en un mundo superior extradimensionalmente donde existe “arriba” y “abajo” (comparar con 2ª Corintios 12:1-4).

2Co 12:1 Ciertamente gloriarse no es provechoso, aunque es necesario. Vendré, pues, a las visiones y revelaciones del Señor:
2Co 12:2 Sé de un hombre en el Mesías que hace catorce años (si en cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), el tal fue arrebatado hasta el tercer cielo.
2Co 12:3 Y sé del tal hombre (si en el cuerpo, o aparte del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe),
2Co 12:4 que fue arrebatado al paraíso, y escuchó palabras inefables que no es dado al hombre expresar. (Énfasis mio)

Está por demás decir que al no haber testigos de tales sucesos, un psiquiatra planolandés intentaría por todos los medios convencerle de que no existen tales cosas como “arriba” y “abajo”, y que la realidad en la que se mueven los planolandeses normales es plana y horizontal para todos sin excepción.

¿No podrían existir, me pregunto, entidades interesadas en experimentar con las percepciones humanas manipulando la información a voluntad a fin de conseguir objetivos que escapan a la comprensión del sujeto abducido o poseído, aplicando técnicas de intervención del pensamiento?

NOTA: El material de Nag Hammadi contiene reportes de experiencias visionarias de los iniciados, incluyendo encuentros de primera mano con seres inorgánicos llamados Arcontes. La enseñanza gnóstica explica que estas entidades surgieron en la primera etapa de formación del sistema solarantes de que la Tierra fuera formada. Los Arcontes habitan el sistema solar, el reino extraterrestre como tal, pero pueden intervenir en la Tierra. Interesantemente, esta idea gnóstica va cercanamente de acuerdo con el punto de vista de Jacques Vallee, quien sostiene que los ET/cyborgs pertenecen probablemente al reino planetario local. Vallee también propone que el enigma ET/OVNI es un “sistema de control espiritual”, un fenómeno que “se comporta como un proceso de condicionamiento”. (Mensajeros del Engaño). Esto es exactamente lo que los gnósticos dicen acerca de los Arcontes: pueden afectar nuestras mentes por medio de técnicas de condicionamiento subliminales. Sus principales tácticas son el error mental (virus intelectual, o ideología falsa, especialmente doctrinas religiosas) y simulación. Los Arcontes son predatorios, a diferencia de una amplia gama de seres no-humanos y de otras dimensiones que también eran conocidos por los gnósticos, seres que son benévolos o neutrales hacia la humanidad.

Para mayores referencias acerca de la investigaciones de John Lash.  Visite: La Teoría Gnóstica de Intrusión Extraterrestre.

Conclusión. La tesis que he venido manejando en esta obra, de ser comprendida correctamente es capaz de integrar aquellos aspectos aparentemente inverosímiles del fenómeno OVNI dentro de un sistema coherente de comprensión del mismo, y nos permitiría reenfocar toda su fenomenología de un modo diferente del común. Mi propuesta es que enfoquemos a los ovnis, a sus ocupantes y sus actos de abducción como el resultado de la interacción de una serie de entidades malvadasdimensionalmente superiores, con nuestro mundo cotidiano, en el contexto de un programa terrible de engaño y posible futura esclavización.

10-03-2013 16-18-34

Referencias y webliografía

[1] La “Ley Horaria” establecía que los OVNIs se observan preferentemente a partir de las once de la noche.

[2] VALLÉE, Jacques. (1972): Pasaporte a Magonia. [Plaza & Janés]

[3] CLARCKE, Jerome (1973): Flying Saucers Review, vol. 16, nº. 5, p 21.

[4] VALLÉE, Jacques. (1991): Revelations. [Vallantine Books: New York, N. Y.], Pág. 290.

[5] People, 11 de mayo de 1987, página 39.

[6] LEMAITRE, J. “The Paralel Universe Myth”, en Flying Saucer Review, Vol. 15, Nº 6, Pág 23.

[7] POLANYI, Michael. (1970): Science and Man. (Nuffield Lecture; febrero 5)

[8] Citado por A. Vallentin en Einstein (1953).

[9] SIERRA, Javier. (1996): Los guías del cosmos; [Santillana S. A.: Madrid]

[10] HUNT, Stoker. (1985): Ouija: The Most Dangerous Game. [Perennial/Harper & Row: New York]

[11] Palabras del lama Kuchog Want-chin citadas en DAVID-NEEL, Alexandra. (1993): Initiations and Initiates in Tibet. [Dover Pubns].

[12] El concepto imaginario de “Planolandia” fue introducido por vez primera en 1884 por el reverendo Edwin Abbot, bajo el pseudónimo de A. Square, en su obra Flatland. A Romance of Many Dimensions.

[13] VALLÉE, Jacques (1977): “Carta a Otto Brender”, Parallel Univers. [New York : Warner Books]

[14] WELDON, John y Zola Levitt (1978): Ovnis: ¿Qué está sucediendo en la Tierra? [Barcelona: Clie]

[15] BRAGDON, Claude. (1972): A Primer of Higher Space. [Tucson: Omen Press].  http://www.albanyqigong.com/images/a_primer_of_higher_space.pdf

[16] Este es el modo en que puedo explicar, por ejemplo, el conocido como “síndrome de la mano rebelde”, un mal del que solo se han detectado 40 casos desde 1909 (sin contar a las personas que prefieren mantener su lamentable situación en secreto). Esta perturbación neurológica, también conocida como “síndrome del doctor Strangelove” (en memoria de aquella película en que Peter Sellers interpretaba a un médico que sufría esta aberración), se caracteriza porque los pacientes observan asombrados cómo una de sus manos se comporta con aparente autonomía, como si tuviera su propio cerebro. El paciente es incapaz de controlar los movimientos de su propia extremidad que, en ocasiones, se vuelve contra el resto del cuerpo intentando hacerle daño. Según los investigadores, algunos afectados llegan a atarse las manos por temor de lo que ellas ‘pudieran hacerle’.

La información de este artículo fue tomada del libro de Armando H. Toledo, La Antigüedad del Futuro; EL FENÓMENO OVNI Y EL PROGRAMA EXTRATERRESTRE A LA LUZ DE LA TEORÍA NEFILIM. THE UCLi PRESS, INTL. Cuernavaca, México.

La presente obra digital es el resultado de cientos de horas de investigación bíblica y bibliográfica. Es una edición de autor y se distribuye gratuitamente a los lectores de habla hispana en América Latina y el resto del mundo. El autor, que es un investigador mexicano (n. 1965), no tiene compromisos denominacionales con ninguna iglesia establecida, llámese católica, evangélica o de cualquier otra denominación. La UCLi es un ministerio mundial cristiano de investigación y docencia de carácter independiente.

Primera publicación © 2005.
Todos los derechos reservados.
Se permite el uso de este material para ser citado, distribuido gratuitamente y estudiado en grupos religiosos y no religiosos, siempre y cuando no se altere su contenido y se den los respectivos créditos al autor.

Copyright © 2007 by The UCLi International Ministries
Quinta edición: 2012.

Puede descargar el archivo PDF desde Acá.

Anuncios

4 pensamientos en “OVNIS: la última advertencia de YAHWEH (Parte II)

  1. Pingback: OVNIS: la última advertencia de YAHWEH (Parte III) | La Verdad y solo la Verdad

  2. Pingback: El Anticristo y la conexión Alienígena | La Verdad y solo la Verdad

  3. Pingback: ¿Por qué EE.UU., Gran Bretaña, Francia e Israel odian tanto a Siria? | La Verdad y solo la Verdad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s