Eventual guerra en Asia Occidental. ¿La tercera guerra mundial?

Estaríamos en las puertas de una gran conflagración que de verdad podríamos llamar como la Tercera Guerra Mundial, o al menos, la Gran Guerra de Asia Occidental por la cantidad de países y armas que se involucrarían.

Foto: Google

Para empezar, debo reconocer que parte de estas comparaciones están parcialmente basadas en el libro de Paul Kennedy titulado “Auge y caída de las grandes potencias”, que leí hace unos cuantos años. Por supuesto, como no estoy escribiendo un libro de texto, tiene que ser mucho más breve porque su intención es otra. Pero aquí vamos.

Definiendo los bloques del conflicto

En este conflicto se formarán 2 bloques o grupos de alianzas. Por un lado tendremos los países agrupados en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), más sus aliados Israel, Jordania, y los países del Consejo de Cooperación del Golfo (el CCG, constituido por Arabia Saudita, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Kuwait y Omán), y les sumaremos Jordania, Libia, Túnez y Marruecos, entre otros. Posibles aliados que se pudieran involucrar de una u otra forma son Azerbaiyán y Georgia. Por supuesto, Estados Unidos y la OTAN tiene aliados en todo el mundo, así que de cualquier región pueden surgir aliados e involucrarse países que puede que no tengan nada que ver con esa zona del mundo. A este grupo de países vamos a llamarle el Bloque Imperial o Hegemónico.

El otro grupo de países está comenzando a definirse alrededor del conflicto de un país relativamente pequeño, Siria, pero que amenaza con iniciar una guerra de gran magnitud. En estos países están, por supuesto, Siria, y le sumamos Irán, Rusia y los países de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC, compuesto por Rusia, Kazakstán, Bielorrusia, Kirguistán, Armenia, Tayikistán y Uzbekistán), más una parte de los integrantes de la Organización de Cooperación de Shanghái, encabezados por China. Seguramente tendrán el apoyo político de otros países extra-regionales pero que tendrían una participación efectiva mínima o nula, como Venezuela, Cuba, Argelia y Corea del Norte. A este grupo de países vamos a llamarle Bloque de la Resistencia, un nombre usado hace pocos días por un representante del gobierno iraní.

Hay países cercanos que seguramente pasarán a ser parte del campo de batalla porque internamente hay divisiones y fuerzas militares no gubernamentales, por lo que la posición de su gobierno nacional tal vez no sea lo más importante. Nos referimos a Iraq y Líbano, donde años de guerras y conflictos hacen que las autoridades nacionales tengan poco control sobre la política exterior. Por ejemplo, en Iraq está la región autónoma del Kurdistán, que cada día se aleja más de Baghdad y se acerca a Ankara, al mismo tiempo que en otras zonas actúan libremente milicias, los EEUU y sus aliados como Al Qaeda. En el Líbano está el débil ejército nacional, armado con remanente obsoletos que le regalan otros países; además, hacen vida militante la milicia del Hezbollah, Jumblat, Kataeb, Hariri y Al Qaeda. Quizás el objetivo no oculto de la intervención del Bloque Imperial en Siria es convertir a este país en otra copia de Líbano e Iraq, si no fragmentarlo en varios países, además de ponerlo a sus servicios, especialmente de Israel.

En el Bloque de la Resistencia, no todas las alianzas que se formarían ya existen, y algunas de ellas se estrenarán justamente en la eventual guerra, como entre Rusia e Irán. En el Bloque de la Resistencia no hay una estructura que coordine las acciones bélicas, como la OTAN, además de tener mucha heterogeneidad en todos los factores (militares, armamentísticos, políticos, gubernamentales, económicos, religiosos, etc.), mientras que en el Bloque Imperial hay más homogeneidad, especialmente a nivel de la OTAN.

Comparaciones entre bloques

Debido a los numerosos cambios en los mapas y adscripciones a países de los territorios y países, no siempre es exacto hacer este análisis, pero de todas formas, tendremos que forzar las interpretaciones.

Vamos a revisar primero los países que más se involucrarían del Bloque Imperial:

EEUU: es el país que gasta solo más de la mitad del presupuesto militar del mundo. En materia de armas tiene más calidad y más cantidad que cualquier otra nación. Lidera el principal bloque militar del mundo, la OTAN. Sin embargo, en términos de dinero es uno de los más caros del orbe. Como no tiene las guerras en territorios cercanos, todo lo hace a distancia y por tanto, costoso; además debido a la exageración del sistema capitalista, si bien alcanzan mucha efectividad, como todo lo contratan o subcontratan con empresas privadas (outsourcing), el rendimiento por dólar gastado es menor que en otros países. Luego, tienen armamento tan avanzado y costoso que no tiene rival en el mundo; por ejemplo, usan un avión de US$ 500 millones y lanzan una bomba de US$ 5 millones para atacar al suelo un objetivo que tal vez no cueste más de US$ 50 mil en un país que no tiene una estructura defensiva que pueda rechazar a esas naves; tal vez podrían alcanzar el mismo objetivo con una simple bala de cañón. Por lo tanto, esa ventaja se ve reducida, pero no hay un método que permita equiparar la efectividad del gasto de los distintos países. Por otro lado, cuentan con el mayor déficit presupuestario y comercial del mundo, y su Producto Interno Bruto (PIB) también es el mayor de todos. Como su moneda es la principal del mundo, siempre existe el riesgo de que algún día tengan la tentación de emitir dinero masivamente y crear una gran inflación mundial. Atributos económicos de otros países, como Canadá, Bahamas, Panamá, etc., son en realidad de los EEUU, lo que les da un poder extra pero no contabilizado. También pueden disponer de las decisiones que toman otros gobiernos, por lo que los intereses nacionales de esos países no valen, como es el caso de casi todos sus aliados; por ejemplo, el interés nacional de Grecia, Italia y España es uno, pero aunque vaya en su contra, adoptarán las que le imponga o favorezcan a EEUU. Son los mejores aliados de Israel, y gran parte de su política exterior gira en torno a Tel Aviv; tan aliados que más bien parecen subordinados. Militarmente están en su apogeo histórico y cuentan con el mayor arsenal nuclear del mundo, pero económicamente han perdido su hegemonía absoluta.

Gran Bretaña: anterior principal imperio del mundo, hoy venido a menos, trata de compensarlo tratando de ser el principal aliado de EEUU basándose en el idioma y la historia. Algo así como que alguien diga “no soy el más fuerte, pero soy el mejor amigo del más fuerte, y su segundo de a bordo”. También tiene problemas de deuda, pero puede financiarse aún. Militarmente ya no puede actuar solo a distancia contra enemigos medianamente fuertes, sino en alianza con otros países. Ya hace mucho que perdieron su apogeo, pero la han compensado aliándose con EEUU. No hemos considerado aquí sus armas nucleares.

Francia: tal vez tiene un poco menos deudas que Gran Bretaña, está más cerca de la región del conflicto y una posible intervención militar suya quizás sea más activa. Histórico aliado de Turquía. Aunque nunca han estado en guerra contra los EEUU, por el hecho de no tener el mismo idioma no pueden pretender ser tan amigos de EEUU como Gran Bretaña. También tienen un importante gasto militar, y buena parte del equipamiento mayor es de fabricación propia, y más barato que el norteamericano. Igual que Gran Bretaña, hace muchas décadas que dejaron su apogeo, pero si bien habían conservado cierta autonomía de acción, desde el gobierno de Sarkozy para acá han pasado a ser un apéndice de EEUU. No hemos considerado aquí sus armas nucleares.

Turquía: en esta posible guerra, Turquía sería la punta de lanza y el principal actor bélico del conflicto. Tiene el segundo ejército de la OTAN después de EEUU, y es su ángulo más sensible. Desde que se desintegrara el Imperio Otomano en 1918, nunca había estado mejor que ahora en todos los factores, económico, político, militar, etc. Seguramente hay muchos deseando reconstruirlo, y sus vecinos inmediatos temerosos de que vuelva a darse. Están en la cresta de esta ola, y parece que ya se sienten con suficiente potencial que hay que emplear. Según el resultado de esta guerra, vamos a ver si lo GASTAN o lo INVIERTEN.

Arabia Saudita, Qatar, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos: desde que se llevan registros históricos hace milenios, estos países nunca habían estado tan bien en todos los sentidos. La expansión islámica que se inició alrededor del año 630 tuvo su epicentro en el Heyaz por menos de 25 años, volviendo esa región a decaer y apartarse del protagonismo político militar mundial. Además, el Heyaz está invadido por el Nayd, de donde viene la familia Saud, en cuya capital Ryad se toman las decisiones principales. Nunca habían acumulado tantas reservas de dinero e inversiones en el exterior, y allí está el riesgo, porque aunque ellos son los dueños, no tienen la última palabra sobre sus riquezas, por que se han terminado convirtiéndose en rehenes de los países que las dominan realmente (recuerden la diferencia entre deber US$ 10 mil a un banco y deber US$ 10 millones). Según el resultado de esta guerra, vamos a ver si GASTAN o INVIERTEN su potencial, aunque en ningún caso recuperarán lo que gasten, por lo que simplemente están siendo obligados a financiarla porque pueden perder más si no lo hacen (recuerden los embargos a Libia). Son los que más arriesgan, porque en cualquier escenario que no sea una victoria absoluta, contundente y rápida, pueden sufrir un cambio de régimen y sistema de gobierno. Hay que decir que serán el principal frente en una guerra contra Irán.

Omán: quizás el menos envuelto de los países del CCG en esta contienda, tiene menos poder que sus socios del bloque, y hasta asistió a la reunión que convocó Teherán de los “verdaderos amigos de Siria”. Gracias al petróleo se ha venido recuperando de la gran decadencia que experimentó después de ser derrotado por Gran Bretaña y otras naciones europeas en el Océano Índico, a quienes fue sometido en el siglo XIX. Dista mucho de su anterior potencia y esplendor. Lo hemos apartado de los otros 4 países del CCG porque ha venido demostrando mayor autonomía de acción y tuvo un pasado glorioso que los otros no tuvieron, pero en líneas principales, sigue allí y compartirá buena parte de sus socios.

Jordania: país artificial creado después de la Primera Guerra Mundial (1GM), su gobierno monárquico también ha sido mantenido de manera artificial desde afuera. No tiene vida propia, y guarda una relación de dependencia total con respecto a EEUU, Israel, Gran Bretaña, y en las últimas décadas, también del CCG (porque su familia real vino huyendo del Heyaz, donde fueron derrotados por la casa Al Saud, con los que mantuvieron fuerte enemistad hasta hace poco, a pesar de tener los mismos aliados). No tiene recursos naturales abundantes ni actividades económicas importantes, y su estructura social también es frágil. Sus recurrentes manifestaciones sociales y políticas nunca son definitivamente resueltas, aunque sean aplacadas, y de vez en cuando resurgen. Nunca nadie puede predecir su historia de mañana. Pero será el principal puente de paso en el frente sur en una guerra regional alrededor de Siria. Si pierde, puede terminar anexada a Damasco.

Israel: aunque ha evitado involucrarse en la primera línea de los conflictos recientes que nos atañen (Siria, Irán) y tampoco ha sido mencionado como tal, sin lugar a dudas está detrás de todo lo que sucede, y es su verdadera razón de ser. Ya dijo una vez Ariel Sharon: “La política exterior de EEUU la hacemos nosotros”. Y todos los políticos norteamericanos compiten entre sí para ver no quién es más leal o amigo de Israel, sino quién es el más sumiso a Israel. Por lo tanto, seguro que al estallar una guerra mayor Israel entrará en ella. De paso, mantienen una amenaza permanente sobre Irán, (aunque van a tratar que otros países hagan la guerra por ellos) y están en estado de guerra oficial con Siria desde 1947. Tienen en contra su pequeño territorio y población, pero tienen el mayor arsenal militar de la región (en calidad y cantidad) más armas atómicas, y por si acaso, acceso ilimitado al suministro norteamericano. Mediante EEUU, dominan todas las acciones de gobierno del Bloque Imperial, inclusive contra los intereses de sus naciones integrantes. Hay quienes dicen que la verdadera capital de EEUU, Gran Bretaña, Francia, etc., está en Tel Aviv, por lo que no hay que confiarse de su pequeño tamaño aparente. No hemos considerado aquí sus armas nucleares, y son el país que tiene la mayor probabilidad de usarlas.

Ahora, aunque no está declarado ni existe como tal algo llamado así, revisaremos los países principales del Bloque de la Resistencia:

Siria: como principal centro inicial de la guerra, es el primero que debemos analizar, y porque hasta ahora es el que ha soportado en solitario casi todo el peso del conflicto bélico. Siria es el pedazo principal del país que fue dividido para conformar Siria, Líbano, Palestina (e Israel) y Jordania, además que le quitaron después la provincia donde quedan las ciudades de Antioquia (Antakya) y Alejandreta (Iskanderún), anexadas por Turquía, y de remate, los Altos del Golán a manos de Israel, así que ya ustedes pueden adivinar el sentir general de la población de resentimiento, resignación, impotencia y sueños de recuperar la pasada grandeza. A lo largo de su historia, tal vez la más antigua del mundo de forma continua, ha experimentado diferentes fases desde un imperio establecido en 3 continentes hasta la humillación y dominación que duró siglos. Pero desde que se independizó la actual Siria después de la Segunda Guerra Mundial (2GM) ha estado en un estado de guerra permanente, lo que ha hecho que tenga una relativamente débil economía, pero un sector militar sobredimensionado para el tamaño del país. Su economía había mejorado y crecido en la última década, lo que le permitió estar en su mejor momento desde 1945 (y quizás, desde 1516), teniendo un autoabastecimiento en muchos rubros agrícolas e industriales. No cuenta con los recursos naturales de sus vecinos de la zona (Turquía, Iraq, Arabia Saudita) ni los poderosos aliados de Israel y Jordania. Pero con muchos enemigos en sus alrededores han desarrollado una economía de guerra que les permite resistir por un buen tiempo, como lo ha hecho hasta ahora. En el caso de Siria, este conflicto no es electivo sino impuesto contra su voluntad. Ha desarrollado una estrecha alianza con Irán y Rusia, aunque dista mucho de tener ni siquiera remotamente una estructura como la OTAN o el extinto Pacto de Varsovia. Pero contrariamente a Afganistán, Somalia, Iraq o Libia, que fueron atacados e invadidos sin que nadie los defendiera o lamentara, su conflicto ha generado un grupo de países dolientes o simpatizantes que puede provocar la única alianza que llegue a rivalizar con la OTAN desde el fin de la Guerra Fría y la desintegración de la Unión Soviética (URSS).

Irán: nadie duda que el objetivo mayor del conflicto sirio es Irán, por lo que es altamente estratégico que no deje caer al gobierno de Damasco. Desde la Revolución Islámica de 1979 encabezada por el difunto Ayatollah Khomeini, ha sufrido de continuos y crecientes embargos militares y económicos, lo que la ha forzado a un esquema autárquico para autoabastecerse de sus necesidades fundamentales, y contrariamente a Siria, tiene tamaño y recursos para hacerlo. No sabemos a ciencia cierta la calidad y cantidad de sus equipos militares, pero son de producción propia. Añadamos que, de hecho, ya están en una guerra no declarada de parte de Israel y occidente, pero aún no han pasado a las operaciones bélicas. El hecho de que EEUU haya tenido otros objetivos antes de Irán le han permitido acumular más armamento y ganar tiempo para una futura guerra. En lo económico y militar, están en su mejor momento de los últimos 150 años, aunque su milenaria historia es muy diversa y con muchos picos, largas crestas y también fosas. Tienen población suficiente para mantener una guerra larga solos contra todos los países del CCG juntos más Jordania e Israel, pero la participación de Turquía (de población equivalente a Irán), EEUU y otros países europeos puede poner el balance en su contra, por lo que su guerra debe ser primordialmente defensiva. Resistir, sobrevivir y causar importantes daños a los enemigos es suficiente para que declaren victoria, lo que les hará aumentar su capital político a nivel internacional, y que allanaría el camino para futuras alianzas. Recientemente convocó a una reunión de los “Verdaderos amigos de Siria”, y para ser un país tan presionado y bloqueado, logró reunir a 28 países, que no quiere decir que sean sus aliados, pero si da una idea de su poder de convocatoria. Al momento de escribir este trabajo, estaba en preparación la cumbre en Irán del Movimiento de los No Alineados (MNOAL).

Rusia: es el país más extenso del mundo. Tiene como estrechos aliados y seguidores a otros integrantes de la antigua URSS, como Kazakstán, Bielorrusia, Armenia, etc. Es la segunda potencia armamentista del mundo después de EEUU, y a nivel nuclear tiene un poder equivalente, pero no tiene los aliados ni subordinados de EEUU. Tienen en contra su población envejecida para sostener una larga guerra, y su economía es mucho más pequeña y débil no sólo que la de EEUU, sino incluso que la alemana, francesa, británica, italiana o japonesa. Hasta sus socios del grupo BRICS, China y Brasil la superan económicamente. Pero el poder nuclear es demasiado grande como para permitir que llegue a entrar en una confrontación directa con EEUU, pues se destruirían completamente de forma mutua, así que va a ser un interesante juego de ajedrez donde no van a entrar en guerra total ni forzar su intervención abierta y directa contra las potencias mayores. Pero desde 1962 nunca habíamos estado más cerca de ese posible apocalipsis.

China: no está en el área geográfica del conflicto, pero se le han declarado los mismos enemigos que a Siria e Irán, además de que EEUU ha proclamado que su área de mayor interés militar de ahora en adelante será la región de Asia oriental – Pacífico, o sea, China. Tiene la mayor población del mundo, y el tercer país en superficie, pero a pesar de su crecimiento económico, aún tiene centenares de millones de habitantes en pobreza extrema. Se han recuperado de la decadencia de los últimos 3 siglos, cuando dejó de ser la mayor economía del mundo, puesto que ostentó por más de 17 siglos seguidos. Aunque tienen el mayor ejército del mundo, en términos armamentísticos están aún lejos de EEUU y hasta de Rusia, pero tienen el suficiente potencial económico de resistir una guerra larga. Su estrategia es la de evitar cualquier conflicto bélico importante hasta que vuelvan a consolidarse como primera potencia económica del mundo. Su arsenal nuclear no es de los mayores del mundo, pero sí es suficientemente grande para disuadir a potenciales enemigos.

Iraq y el Líbano son 2 países que no hemos considerado en ninguno de los bloques, agotados por largos años de guerras e invasiones, gobiernos poco fuertes, y con la población con simpatías divididas, pero que por su ubicación pueden volver a ser el campo de batalla de una posible guerra a gran escala. Y si sus vecinos deciden usarlos como tierra de paso, es poco lo que podrán hacer para evitarlo. De hecho, Iraq no puede evitar las incursiones turcas en el norte de su país, y Líbano tampoco impide los sobrevuelos israelíes ni que usen su territorio para infiltrar y abastecer al ejército que actualmente incursiona en Siria.

Así mismo, están otros países que no sabemos si participarán directamente en el conflicto, como por ejemplo, Azerbaiyán, que apoyaría al Bloque Imperial, Grecia, cuyos habitantes seguramente estarán del lado sirio pero que forma parte de la OTAN y sería usado por la alianza para los ataques. O Ucrania, que hasta ahora ha votado en la ONU a favor de EEUU, pero no sabemos si participará, y si lo hace tal vez lo haga al lado de Rusia. Y del lado oriental están Pakistán, Afganistán y la India, que lo más seguro es que eviten involucrarse en el conflicto porque tienen mucho que perder y poco que ganar, pero no sabemos si sus gobiernos adoptan algunas posiciones ilógicas y deciden entrar.

Conclusiones

Este análisis no pretende ser concluyente, porque como toda acción humana, ésta no es el campo de las ciencias exactas, y a veces se hace lo que no se debe. Por otro lado, hemos ignorado muchos factores del estudio, porque si fuera un libro o escrito para revista científica, debería llevar cuadros comparativos, gráficos e imágenes explicativas. Además, hemos pasado por alto muchos países igualmente importantes, pero cuyo potencial de participación directa no es elevado, como serían la Libia actual, Túnez, Egipto, Alemania, Yemen, y otros que se han mencionado pero sin entrar en detalles, como India, Pakistán, Afganistán, Azerbaiyán, Bangladesh, Indonesia, etc.

No se ha considerado en absoluto que alguno de tantos países involucrados use armas nucleares, y aunque en principio los países del Bloque Imperial lleven una ventaja inicial, el resultado de la guerra es incierto aún porque depende de las estrategias, de cuánto va a poner en juego cada uno, de la conveniencia política interna en algún momento, etc.

Pero en líneas generales podemos concluir que si el actual conflicto evoluciona hacia etapas superiores, la amenazada y predicha gran guerra sería la más importante y violenta del mundo desde la 2GM, superando en sus dimensiones a todos los anteriores conflictos, como las guerras árabe-israelíes, Irán-Iraq, Iraq-Kuwait, Iraq-EEUU, Afganistán-URSS, Afganistán-EEUU, Libia, y hasta Corea, Vietnam, Centroamérica y Angola.

Es decir, estaríamos en las puertas de una gran conflagración que de verdad podríamos llamar como la Tercera Guerra Mundial, o al menos, la Gran Guerra de Asia Occidental por la cantidad de países y armas que se involucrarían.

Puede ser que en otras partes del mundo otros países aprovechen para hacer los respectivos ajustes sabiendo que EEUU están muy ocupados en una guerra que por motivos ideológicos y religiosos es primordial para ellos, pero que la razón nos dice que no les conviene.

Solamente queda rezar porque prive la cordura en los dirigentes que están impulsando la guerra, especialmente en EEUU, Israel y las monarquías árabes, donde el discurso político está por cruzar las barreras de no retorno, porque los dirigentes han venido haciendo su campaña con la guerra que si la evitan sería su suicidio político, y para evitarlo van a preferir ir a una gran guerra que se llevará a millones de vidas y mutilados, y donde se quemará tanta riqueza acumulada en los últimos años, porque muchos de los países están en su mejor momento económico.

Ojalá ahora surjan los dirigentes pacifistas o que al menos tengan suficiente cordura para cambiar el rumbo que llevamos.

————–
(*) Economista, M.Sc.

ssaba@hotmail.com

Leído en: http://www.analitica.com

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s