Basilea, por nuevo orden bancario mundial

Se pretende evitar “laxitud” en el otorgamiento de créditos.

México será una de las naciones que tendrá que adoptar los Acuerdos de Basilea III, reglas que dicta el Banco de Pagos Internacionales (BIS). Foto Especial

México, D.F. .- La crisis financiera internacional dejó al descubierto las debilidades de los sistemas bancarios europeos, sobre todo de las grandes instituciones, cuyas filiales tienen presencia en México.

Ante la vulnerabilidad del sector, organismos internacionales acordaron reforzar la regulación bancaria.  Estas disposiciones, que se denominan Basilea III, buscan evitar “laxitud” en el otorgamiento de crédito y que los bancos tengan un mayor respaldo de capital para enfrentar cualquier problema.

Sin embargo, la regulación tendrá repercusiones en el otorgamiento de crédito a empresas y familias, sobre todo, de los bancos europeos y estadounidenses.

México será una de las naciones que tendrá que adoptar los Acuerdos de Basilea III, reglas que dicta el Banco de Pagos Internacionales (BIS).

Guillermo Babatz, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), adelantó que las medidas se aplicarán de manera “anticipada” en México.

Las disposiciones cuyo plazo para su adopción es de seis años a partir de 2012, causaron preocupación y molestia de los directores de los grandes intermediarios internacionales.

Pero, el presidente de la CNBV consideró que no se prevé ningún impacto en el otorgamiento de crédito, por lo menos, en el país.

Manuel Medina Mora, presidente de la Comisión Ejecutiva de Banamex y directivo de Citigroup, mencionó que es necesario abrir una discusión con las autoridades a fin de encontrar fórmulas que permitan reforzar el marco regulatorio de la banca, “pero sin afectar al sector”.

El ex presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) reveló que ya hay propuestas sobre la mesa para “ajustar” algunas de las disposiciones de Basilea III, entre las que se incluye el tema de los requerimientos de capital.

Roberto Setubal, presidente de Itaú Unibanco, dijo que estos requerimientos ponen en peligro el crecimiento de las instituciones.

Guillermo Babatz aclaró que los acuerdos de Basilea III “son un tema cerrado”, por lo que no se prevén cambios en las disposiciones.

México, a salvo

Jaime Ruiz Sacristán, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), afirmó que el país se mantendrá a la vanguardia en la aplicación de los acuerdos de Basilea III.

Incluso, el índice de capital promedio se ubica en 16%.

Bajo las reglas actuales, el nivel mínimo debe ser de 8%, pero si una institución baja de ese rango, las autoridades empiezan a actuar con acciones correctivas tempranas.

Lo que plantea Basilea III es que el mínimo tendrá que ser de 10.5%.

Insistió que debido a que desde hace años se adoptaron diversas medidas preventivas, “los bancos lograron capitalizarse bien y contar con amplias reservas”.

Luis Robles, vicepresidente de BBVA Bancomer, explicó que el gremio está de acuerdo con “prácticamente todas las disposiciones”.

Incluso, se espera que en las siguientes dos semanas se cuente con la última versión de las normas, a fin de que entren en vigor en junio.

“No tenemos ninguna divergencia significativa y creo que podemos llega a muy buen puerto”, dijo.

¿En qué consiste Basilea III?

De acuerdo con el documento “Basilea III: Marco internacional para la medición”, que elaboró el BIS, estas disposiciones tienen como objetivo de reforzar las normas internacionales de capital y liquidez de los bancos con el fin de promover un sector bancario más resistente.

Con ello, se pretende mejorar la capacidad del sector bancario para absorber problemas procedentes de tensiones financieras o económicas de cualquier tipo.

El organismo internacional recalcó que un sistema bancario fuerte y resistente es la base de un crecimiento económico sostenible. Detalló que las medidas se adoptaron debido a que la crisis económica y financiera que estalló en 2007 fue “grave” y profunda, porque muchos de las instituciones bancarias extranjeros actuaron con laxitud en el otorgamiento de crédito y mantenían niveles de liquidez insuficientes.

En consecuencia, manifestó el BIS, el sistema bancario no fue capaz de absorber las pérdidas en las carteras de crédito.

“Y en el punto más álgido de la crisis, el mercado dejó de confiar en la solvencia y liquidez de numerosas instituciones bancarias”.

Ante ello, el BIS detalló que los tres pilares principales de los Acuerdos de Basilea III, son: un aumento en la calidad y la cantidad de la base de capital regulador y mejoras en la cobertura de riesgo del marco de capital.

A lo anterior, se suma un esquema que busca prevenir un exceso de apalancamiento en el sistema bancario y proporcionar mayor protección frente al riesgo de errores de medición.

También, se incluyen elementos macroprudenciales para contener los riesgos sistémicos que provienen de la interconexión entre instituciones financieras.

El BIS recordó que durante la crisis, las pérdidas financieras que enfrentaron algunos bancos a nivel mundial fueron “extremadamente cuantiosas, por lo que las “defensas”, como son los acuerdos de Basilea III, ayudarán a moderar la expansión crediticia.

Ley de quiebras, pendiente en el Congreso

Uno de los temas que quedan pendientes en el marco regulatorio bancario es la aprobación de Ley de Quiebras, propuesta que sigue sin avanzar en el Congreso.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda (SHCP), con esta medida se cerarrá el círculo sobre resoluciones bancarias, con el fin de evitar, prevenir y resolver un problema de insolvencia en una institución bancaria.

La ley de Quiebras busca agilizar el proceso de disolución o quebranto de una entidad financera y activar de manera más rápida el seguro a los depositantes.

Los pendientes

En el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), entidad que participó en la elaboración de las reglas, afirmaron que es indispensable contar con disposiciones específicas para las instituciones en caso de que caigan en insolvencia.

En México hay bancos en quiebra y liquidación; la mayoría iniciaron este procedimiento a partir de la crisis de 1995. Entre las instituciones que se incluyen están: Unión, Cremi, Obrero e Interestatal, Quádrum, Anáhuac, Capital y Atlántico.

Para crear la ley de Quiebras se requerirá modificar la Ley de Instituciones de Crédito, a la de Concursos Mercantiles, de Protección al Ahorro Bancario y a la Ley de Amparo. En la propuesta se precisan los tiempos y las acciones que se tomarán para la quiebra de un intermediario bancario.

Basilea III

* Disposiciones que tienen como objetivo reforzar las normas internacionales de capital y liquidez de los bancos con el fin de promover un sector bancario más resistente.

* Se pretende mejorar la capacidad del sector bancario para absorber problemas procedentes de tensiones financieras o económicas de cualquier tipo.

* El BIS recalcó que un sistema bancario fuerte y resistente es la base de un crecimiento económico sostenible, que haga frente a situaciones de turbulencia.

Fuente: http://www.vanguardia.com.mx

Fuente: Romina Román Pineda/El Universal

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s