Israel presiona a Estados Unidos por ayuda a sus planes bélicos

La Unión Europea ordenó suspender todas las operaciones bancarias con las instituciones financieras iraníes a partir de este sábado. Israel, en tanto, denigra la imagen de Irán, mientras presiona a Estados Unidos para que lo apoye en sus planes bélicos. Tal presión aleja cada vez más a Tel Aviv de su aliado histórico, que demora su respaldo.

Israel dirige su punto de mira hacia Irán. Por el momento, solo en palabras y polémicas declaraciones de sus políticos que parecen tener como único fin convencer a todo el mundo sobre el peligro que representa la República Islámica.

“Consecuencias peligrosas”

“Las consecuencias de estos pasos políticos pueden ser muy peligrosas desde el punto de vista israelí. Por ejemplo, el bloqueo del Estrecho de Ormuz que suspendería el flujo de crudo del golfo y el ultimátum iraní de no volver a abrir el flujo de petróleo si no se cumplen sus condiciones”, afirma el ex director de Inteligencia del Ejército israelí, Shlomo Gazit.

Estados Unidos coincide con Israel en su visión de Irán como un mal supremo, pero sus posturas se diferencian cuando se trata de un eventual ataque contra objetivos persas.

El ataque contra Irán pese a la obvia protesta de EE. UU. seguramente tensaría las relaciones de Tel Aviv con Washington, podría incluso romperlas“, opina el representante del Proyecto sobre Balance Militar de Medio Oriente, Yiftah Shapir.

Sin declarar la guerra, las relaciones entre el Estado hebreo y su socio estadounidense están lejos de su época dorada. El inquilino de la Casa Blanca, Barack Obama, ha demostrado su descontento con algunas de las declaraciones “a la ligera” del Gobierno de Benjamín Netanyahu, en referencia a un posible “ataque preventivo”.

No creo que haya posibilidad de que Israel necesite la decisión positiva de EE. UU. antes de atacar. Por lo menos puedo decir que no esperamos la luz verde. Nos bastaría una luz amarilla“, comenta Gazit.

¿A qué estaría dispuesto Israel?

Con esta posición de Washington, surge la pregunta de si Israel podría desencadenar y llevar adelante esta contienda por sí solo.

Robert Naiman, director de la organización Just Foreign Policy, dedicada a reformar la política exterior estadounidense, es partidario de que su país adopte una postura neutral. “Yo diría que no es necesario que EE. UU. tenga que involucrarse en la guerra que Israel empezará. Al contrario, el Gobierno estadounidense no puede aceptar la idea de que las autoridades israelíes puedan decidir unilateralmente cuándo se involucrará a EE. UU. en la guerra“.

Mientras los políticos siguen analizando las jugadas sobre el tablero de la hipótesis, sopesando los pros y los contras de esta previsible nueva guerra, en el propio seno israelí crece un coro de ira.

Hay quienes reconocen que un ataque de Israel no tiene sentido, como es el caso de Sharon Dolev, miembro del Movimiento de Desarme israelí, quien asegura que “atacar a Irán no tiene lógica. Pero las autoridades que tenemos hicieron varias cosas ilógicas. Y eso realmente da miedo”.

Según los últimos sondeos, más de la mitad de la población israelí rechaza un ataque a Irán, incluso si fracasan los intentos diplomáticos de resolver las controversias. Pero parece que esto tampoco puede calmar la fiebre belicista del Ejecutivo hebreo.

Fuente: http://www.ticovision.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s