Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis ya cabalgan entre nosotros

“Sabéis interpretar el aspecto del cielo y no podéis interpretar los signos de los tiempos. ¡Generación malvada y adúltera! Pide un signo y no se le dará otro signo que el signo de Jonás” (Mt. 16, 3-4)

Estamos dando los primeros pasos de un Año Nuevo 2012 que viene precedido de profecías y desbarrancos para la Humanidad. Por lo tanto, sería bueno intentar un pequeño paseo dialéctico por la fuente de toda esta moda apocalíptica, para echar un poco de racionalidad sobre tan perturbadora cuestión.

Sería una aventura irrespetuosa tomar las Escrituras y tentar traducir el metamensaje que contiene; sin embargo, las metáforas allí contenidas se asemejan bastante a lo que estamos viendo por estos días en la realidad.

Véase, por ejemplo en el Evangelio de San Mateo (24, 6-8), cuando Jesús dice: “Oiréis hablar de guerras y rumores de guerras; pero no os turbéis, porque es preciso que esto suceda, más no es aún el fin. Se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá hambres y terremotos en diversos lugares; pero todo esto es el comienzo de los dolores. Nadie puede negar que los acontecimientos en Medio Oriente y el Magreb, mueven a la tentación de pensar que el escenario descrito en San Mateo ya está preparado.

El Apocalipsis a partir del Capítulo VII detalla las calamidades que sobrevendrán sobre la Tierra, pertenecientes a la voluntad de Dios y las siete Copas que son la ira de Dios sobre la Humanidad impenitente.

Pero la diferencia entre los castigos venidos del Cielo y la marcha de los famosos Cuatro Jinetes, es que estos últimos no provienen de Dios, sino que son todos los dolores causados por el Hombre.

La interpretación de qué significan o a quién representan los caballos es muy compleja de determinar, por supuesto, aunque tomando la línea más aceptada y difundida podríamos tentar la siguiente explicación:

“Miré y vi, un caballo blanco, y el que montaba sobre él tenía un arco, y le fue dada una corona, y salió vencedor, y para vencer aún”. (Ap. 6, 6-7)

Entre tantas teorías, existe una suerte de consenso en ver representado en el primer jinete el espíritu de la guerra porque es el único que lleva un arco y una espada. El arco es probable que haga referencia a los partos que eran los únicos arqueros montados del mundo antiguo; de todos modos, la idea de guerra es sinónimo de hambre y muerte.

La guerra nunca es inducida por Dios, sino un hecho exclusivamente de los hombres que en todas las religiones han utilizado a Dios para justificar sus guerras. Estamos cerca de volver a vernos en esa situación cuando se escuchan voces que promueven un próximo enfrentamiento entres cristianos y musulmanes.

“Salió otro caballo, bermejo, y al que cabalgaba sobre él le fue concedido desterrar la paz de la tierra y que se degollasen unos a otros, y le fue dada una gran espada”(Ap. 6, 4-5)

Procede luego la apertura del segundo sello, y el segundo caballo de color bermejo representa quizás la ira y la violencia, proponiendo la discordia entre hermanos; una imagen muy apropiada para describir las Grandes guerras y las guerras civiles que durante el siglo pasado han abundado.

“Cuando abrió el sello tercero, oí al tercer viviente, que decía; Ven, Miré y vi un caballo negro, y el que lo montaba tenía una balanza en la mano” (Ap. 6, 5-6)

Con la apertura del tercer sello, aparece un corcel negro; su color podría indicar vegetación seca o tal vez quemada o los grandes desastres ecológicos que terminan dañando la Tierra y su capacidad de dar frutos. Buscando similitudes en la Biblia, encontramos en el libro de las Lamentaciones una visión similar “Nuestra piel abrasa como un horno por la fiebre del hambre (Lam. 5, 10-11:”) que se complementa con la balanza que blande el jinete que era utilizada para pesar los alimentos.

En la misma línea de referencia, un pasaje de Ezequiel (Ez. 4, 16-17), hace referencia a la escasez de agua, propiamente habla de “agua tasada”, lo cual advierte sobre lo que se escucha en los periódicos de que las próximas conquistas estarían motivadas por controlar ese vital recurso y ponerle precio.

Una última interpretación del jinete de la balanza puede asimilarse a la injusticia que reina en el mundo, la carestía y las hambrunas que acaban de decretar la ONU, por ejemplo; refrendados por el versículo siguiente que dice: “Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino”[1]. Escasez porque una libra de trigo es suficiente buena comida para una persona, pero no para su familia.

Además, la comida disponible es indigente: cebada. Los productos más refinados como el aceite y el vino, de lujo podría decirse, son cuidados de ser dañados porque son los que consumirían los ricos. Actualmente ya se ve cómo los dueños del dinero van haciéndose de tierras en países extranjeros para controlar en el futuro lo que se plante (Ver nuestro artículo “Hacia un nuevo orden agrícola mundial”)

“Miré y vi un caballo bayo, y el que cabalgaba sobre él tenía por nombre Mortandad, y el infierno le acompañaba. Fuéles dado poder sobre la cuarta parte de la tierra para matar por la espada, y con el hambre, y con la peste, y con las fieras de la tierra”. (Ap. 6, 8-9)

El cuarto jinete monta un caballo bayo, pelaje de color amarillento, macilento color propio de la peste y del color de los cadáveres, del cual el Libro de la Revelación dice que “resume a los otros tres”. Es decir, la muerte por la “espada y la plaga y por las fieras de la tierra”; la espada es la guerra, la plaga el derivado de las guerras y las muertes y las “fieras de la Tierra” serían los poderosos, los dueños del Sistema.

Si se observa con detenimiento, todas estas cosas ya están pasando, las leemos a diario en los medios de comunicación y escuchamos tambores que anuncian las que faltan.

Aplicando la coherencia, no se puede hablar de un Fin del Mundo por voluntad de Dios, de los dioses o de extraterrestres, sino por la propia mano del hombre ya que todos los eventos que representan los Cuatro Caballos del Apocalipsis provienen de la voluntad del hombre.

Dicen que la misericordia Divina es infinita, por lo tanto, bueno sería que todos comenzáramos a disponer nuestros espíritus para el cultivo de los valores superiores, en lugar de estar escuchando las voces fatalistas que le ponen fecha de vencimiento a la Humanidad.

Si de la voluntad del hombre ha sobrevenido el galope de los Jinetes del Apocalipsis, de la misma voluntad del hombre podría venir también organizar un Mundo nuevo, mejor, con mayor equidad y caridad.

Por ahí, el inicio de este Año Nuevo 2012, sea la oportunidad.

Por Ernesto Bisceglia 

Fuente: http://www.elintransigente.com/notas/2012/1/1/nuevo-cristiana-cuatro-jinetes-apocalipsis-cabalgan-entre-nosotros-118320.asp

Si bien, los acontecimientos que estamos viviendo y que hacen relación con la profecías del libro de las revelaciones, en términos de guerra, hambrunas, pestes, etc; son causa del hombre, también sabemos (de acuerdo a las profecías bíblicas), que hay otra mente inteligente trabajando en la tierra con los poderosos que nos gobiernan:

Apo 13:11 Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los del Cordero, mas hablaba como el dragón.
Apo 13:12 Y ejerce todo el poder de la primera bestia en presencia de él; y hace a la tierra y a los moradores de ella adorar la primera bestia, cuya llaga de muerte fue curada.
Apo 13:13 Y hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.
Apo 13:14 Y engaña a los moradores de la tierra por las señales que le ha sido dado hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que hagan una imagen de la bestia que tiene la herida de cuchillo, y vivió.

En Apo 13:11 vemos como hay otra bestia que comenzará a reinar, al parecer, desde un enfoque religioso, haciéndose pasar por el Cordero de Dios (Yeshúa), suplantando probablemente, pero que en realidad no es el Cordero, sino que trabaja para el dragón (ya que habla como el dragón).  En el libro de las revelaciones, el dragón está simbolizado por Satanás y por su sistema satánico que está impuesto actualmente en el mundo:

Apo 12:9 Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua, el llamado diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

Luc 10:18  Les dijo: Veía Yo a Satanás caer del cielo como un rayo.

Apo 20:2 Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años;

Gén 3:1 Pero la serpiente era astuta, más que toda bestia del campo que YHVH ’Elohim había hecho. Y dijo a la mujer: ¿Conque ’Elohim ha dicho: No comáis de ningún árbol del huerto?

En Apo 13:12 vemos que esta bestia religiosa ejerce todo el poder de la primera bestia, le da poder, para que hable a todos los moradores de la tierra y adoren a la primera bestia que fue sanada de una llaga de muerte.  Si asociamos esto con el papado de roma, vemos que durante la historia estos estuvieron a punto de desaparecer del mapa, sin embargo, su poder ejercido era tan grande que “revivieron” de esa herida producto de las guerras y nos siguen gobernando religiosamente hasta el día de hoy.  Sin embargo, en Apo 13:13 vemos que esta bestia tiene la facultad para hacer señales y tal como lo dice, hacer descender fuego del cielo.  ¿Apariciones Marianas o tal vez algún poder que le sea otorgado por el Dragón para hacer todas estas señales?, es una buena pregunta.

Apo 13:14 aclara un poco mejor el concepto revisado anteriormente, ya que acá engaña a los moradores de la tierra y dice que les manda a que hagan una imagen de la bestia que tiene la herida de cuchillo, claramente se está refiriendo al papado de roma, basta con dar una mirada a todas las imágenes católicas que circulan por el mundo, a las chapas del vaticano, de la virgen María, de sus “santos”, etc etc etc.  Lo que evidentemente rompe con lo dicho en:

Éxo 20:4  No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

Evidencia de lo anteriormente dicho y expuesto, usted la puede encontrar en variados artículos de la red, a continuación le ofrezco una lista interesante de artículos que dan soporte a lo anteriormente mencionado:

https://laverdadysololaverdad.wordpress.com/2011/12/10/proyecto-bluebeam-el-engano-final-y-el-novus-ordo-seclorum-nwo/

https://laverdadysololaverdad.wordpress.com/2011/05/01/el-anti-cristo-%C2%BFcuanto-falta-para-la-aparicion-del-anticristo/

https://laverdadysololaverdad.wordpress.com/2011/02/28/el-gran-dragon-rojo/

https://laverdadysololaverdad.wordpress.com/2011/02/26/el-hombre-del-apocalipsis/

Anuncios

2 pensamientos en “Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis ya cabalgan entre nosotros

  1. Pingback: La ONU confirma que los Cuatro Jinetes del Apocalipsis ya cabalgan entre nosotros « laverdadysololaverdad

  2. me gusta –escudriñar el libro de DIOS JEHOVÁ escrito esta Feliz el que lee en voz alta y los que oyen las palabras de esta profecía Apocalipsis – que esta pasando hoy 2017 salen a relucir la maquinaria de Guerra y bombas nucleares ¿’¿ DIOS EL DUEÑO DEL TODO TIERRA Y UNIVERSO Y MAS ALLÁ LUGAR DE SU TRONO DEL GRAN REY SEÑOR SOBERANO DE LOS EJÉRCITOS JEHOVÁ- SABRÁ LAS INTENCIONES DEL SIMPLE MORTAL HOMBRE TERRENAL DE LA TIERRA ¿’¿’¿ el toma y elige hombres como instrumento de juicio para su propósito con justicia pero salva a su pueblo su Hijo – sentado en el caballo blanco se le llama Rey de Reyes y Señor de señores es Fiel y Verdadero es el portador de DIOS su PALABRA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s